PUBLICIDAD

Francisco: “Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar”

Vatican News
|

La Iglesia está muy herida, y hoy está también muy herida por tensiones en su interior

Si uno tiene una duda sincera sí, se puede dialogar, aclarar. Pero no responder a los ataques.

Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar

En algunos casos el matrimonio es válido, pero a veces es mejor que los dos se separen por el bien de los hijos.

Cuando comenzó el Sínodo sobre la familia, algunos dijeron: ahí está, el papa convoca un Sínodo para dar la comunión a los divorciados. ¡Y siguen todavía hoy!

El padre Antonio Spadaro, el jesuita que dirige la revista La Civiltà Católica, ha publicado en el sitio web de la misma, el encuentro que tuvo lugar entre el Papa Francisco y los jesuitas de Rumanía en el último Viaje Apostólico del Santo Padre ha dicho país, que tuvo lugar del 31 de mayo al 2 de junio.

Dando inicio a la conversación, el papa dice:

Hagan preguntas… ¡Pelota al centro!

Toma la palabra el P. Marius Talos y dice: Aparte de las manifestaciones de aprecio, los jesuitas somos a veces objeto de críticas. ¿Cómo debemos comportarnos en tiempos difíciles? ¿Cómo permanecer al servicio de todos en momentos de turbulencia?

¿Qué hacer? Se requiere paciencia, se requiere hypomonē, es decir, hacerse cargo de los acontecimientos y de las circunstancias de la vida. Hay que llevar sobre los propios hombros el peso de la vida y de sus tensiones. Sabemos ya que hay que proceder con parresía y coraje. Son importantes. Sin embargo, hay tiempos en los que no se puede avanzar demasiado, y entonces hay que tener paciencia y dulzura. Eso mismo hacía Pedro Fabro, el hombre del diálogo, de la escucha, de la cercanía, del camino. El tiempo actual es más de Fabro que de Canisio, quien, a diferencia de Fabro, era el hombre de la disputa. En un tiempo de críticas y de tensiones hay que hacer como Fabro, que trabajaba con la ayuda de los ángeles: le rogaba a su ángel que hablara con los ángeles de los otros para que hiciesen con ellos lo que nosotros no podemos hacer. Y, además, se requiere verdaderamente la cercanía, una cercanía mansa. Hay que estar ante todo cerca del Señor con la oración, con el tiempo transcurrido frente al sagrario. Y después, la cercanía al pueblo de Dios en la vida cotidiana con las obras de caridad para curar las heridas. Yo pienso la Iglesia como hospital de campaña. La Iglesia está muy herida, y hoy está también muy herida por tensiones en su interior. ¡Mansedumbre, hace falta mansedumbre! ¡Y de verdad hace falta valentía para ser mansos! Pero hay que avanzar con la mansedumbre. Este no es el momento de convencer, de hacer discusiones. Si uno tiene una duda sincera sí, se puede dialogar, aclarar. Pero no responder a los ataques.

Hace mucho tiempo publiqué en Argentina un librito en el que presenté las cartas del general, P. Ricci, en el momento de la persecución y de los sufrimientos de la Compañía. Se titula Las cartas de la tribulación. Los jesuitas de La Civiltà Cattolica han comenzado a estudiarlas considerando también las cartas que escribí al episcopado chileno y estadounidense. Ellos han publicado el volumen con estudios y comentarios. Han hecho verdaderamente un buen trabajo. Si leen el libro, verán que allí se dice qué se debe hacer en los momentos de tribulación a la luz de la tradición de la Compañía. ¿Qué hizo Jesús en el momento de la tribulación y del ensañamiento? No se ponía a litigar con los fariseos y saduceos, como había hecho antes cuando estos intentaban tenderle trampas. Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar. Cuando hay persecución queda por vivir el testimonio y la cercanía amante en la oración, en la caridad y en la bondad. Se abraza la cruz.

El provincial pide al papa: «Háblenos de las consolaciones que lo están acompañando».

¡Me gusta ese lenguaje! No me preguntas qué podemos hacer aquí o allá. Me preguntas sobre las consolaciones y desolaciones. La anterior era una pregunta sobre las desolaciones; esta es una pregunta sobre las consolaciones. El examen de conciencia debe dar cuenta de estos movimientos del alma. ¿Cuáles son las verdaderas consolaciones? Aquellas en las que se hace presente el paso del Señor. ¿Dónde encuentro yo las mayores consolaciones? En la oración el Señor se hace oír. Y luego las encuentro con el pueblo de Dios. En particular, con los enfermos y con los viejecitos, que son un tesoro. ¡Id a visitar a los ancianos! Y luego con los jóvenes, que son inquietos y buscan testimonios verdaderos. El pueblo de Dios comprende las cosas mejor que nosotros. El pueblo de Dios tiene un sentido, el sensus fidei que te corrige la línea y te pone en el recto camino. ¡Pero tenéis que oír las cosas que me dice la gente cuando me encuentro con ella en las audiencias! Tienen olfato para entender las situaciones.

Os contaré una anécdota. A mí me gusta detenerme con los niños y los ancianos. Una vez, había una anciana. Tenía los ojos preciosos, brillantes. Yo le pregunté: «¿Cuántos años tiene?». «Ochenta y siete», me respondió. «Pero ¿qué come para estar tan bien? Deme la receta», le dije. «¡De todo! —me respondió— y los ravioles los hago yo misma». Le dije, entonces: «¡Señora, rece por mí!». Ella me respondió: «Todos los días rezo por usted». Y yo, para bromear, le pregunté: «Dígame la verdad: ¿por mí o contra mí?». «¡Pero, por supuesto: rezo por usted! Muchos otros dentro de la Iglesia rezan en contra de usted». La verdadera resistencia no está en el pueblo de Dios, que se siente de verdad pueblo. Lo escribí en Evangelii gaudium. Ahí lo tienen: yo encuentro consolaciones en el pueblo de Dios. Y también el pueblo de Dios es un verdadero papel tornasol: si se está de veras con el pueblo de Dios se comprende si las cosas van bien o no.

Otra anécdota. Yo había hecho una promesa a Nuestra Señora del Milagro por las vocaciones a la Compañía. Iba cada año a ese santuario en el norte de Argentina. Allí hay siempre mucha gente. Un día, después de la misa, mientras salía con otro sacerdote, se acerca una señora sencilla, del pueblo, no «ilustrada». Llevaba consigo estampitas y crucifijos. Y le pidió al otro sacerdote: «Padre, ¿me bendice?». Él, que es un buen teólogo, respondió: «Pero, ¿usted estuvo en la misa?». Ella respondió: «Sí, padrecito». Entonces él preguntó: «¿Usted sabe que la bendición final bendice todo?». La señora: «Sí, padrecito». El padre: «¿Y sabe que el sacrificio de Cristo se renueva en la misa?». Ella: «Sí, padrecito». Él: «¿Y sabe que quien sale de la misa lleva todo bendecido?». Él: «Sí, padrecito». En ese momento salía otro sacerdote, y el «padrecito» se dio la vuelta para saludarlo. En ese momento, la señora se dirigió de repente a mí y me dijo: «Padre, ¿me bendice?». Ahí está. ¿Veis? La señora había aceptado toda la teología, pero quería esa bendición. ¡La sabiduría del pueblo de Dios! ¡Lo concreto! Vosotros diréis: pero podría ser superstición. Sí, algunas veces alguien puede ser supersticioso. Pero lo que importa es que el pueblo de Dios es concreto. En el pueblo de Dios encontramos lo concreto de la vida, de las verdaderas cuestiones, del apostolado, de las cosas que tenemos que hacer. El pueblo ama y odia como se debe amar y odiar. Es concreto.

Un jesuita húngaro, el P. Mihály Orbán, pregunta. «En esta región tenemos una parroquia con alemanes, húngaros, rumanos y greco-católicos. Quiero hablarle de un problema que tiene que ver con la familia: la nulidad de los matrimonios. Es difícil gestionar los procesos de nulidad. No se llega nunca al final. Sé que usted habló de esto con los obispos italianos, pero ¿qué hacer? Me parece que muchos viven sin poder llegar al final del proceso. Los tribunales no funcionan.

Sí. También el papa Benedicto habló de eso. Tres veces, si lo recuerdo bien. Hay matrimonios nulos por falta de fe. Luego, a veces el matrimonio no es nulo, pero no se desarrolla bien por inmadurez psicológica. En algunos casos el matrimonio es válido, pero a veces es mejor que los dos se separen por el bien de los hijos. El peligro en el que corremos el riesgo de caer será siempre la casuística. Cuando comenzó el Sínodo sobre la familia, algunos dijeron: ahí está, el papa convoca un Sínodo para dar la comunión a los divorciados. ¡Y siguen todavía hoy! En realidad, el Sínodo recorrió un camino en la moral matrimonial, pasando de la casuística de la escolástica decadente a la verdadera moral de santo Tomás. El punto en el que en Amoris laetitia se habla de integración de los divorciados abriendo eventualmente a la posibilidad de los sacramentos fue hecho según la moral más clásica de santo Tomás, la más ortodoxa, no la casuística decadente del «se puede o no se puede». Pero nosotros sobre el problema matrimonial tenemos que salir de la casuística que nos engaña. A veces sería más fácil decir: «se puede o no se puede», o, también, «adelante, no hay problema». ¡No! Hay que acompañar a las parejas. Hay experiencias muy buenas. Esto es muy importante. Pero hacen falta los tribunales diocesanos. Y he pedido que se haga el proceso breve. Sé que en algunas realidades no funcionan. Y hay demasiado pocos tribunales diocesanos. ¡Que el Señor nos ayude!

El P. Vasile Tofane plantea una pregunta: «La Iglesia greco-católica ha tenido un papel muy importante en nuestro país. Sin embargo, algunos dicen que esta Iglesia ha agotado su papel histórico y que los fieles deberían escoger entre entrar en la Iglesia latina o hacerlo en la ortodoxa. Ahora bien, usted va a beatificar a siete obispos mártires. Esto me hace comprender que esta Iglesia tiene un futuro. ¿Qué piensa al respecto?

Mi posición es la de san Juan Pablo II. La Iglesia respira con dos pulmones. Y el pulmón oriental puede ser ortodoxo o católico. El statu quo debe mantenerse. Hay toda una cultura y una vida pastoral que debe ser preservada y custodiada. Pero hoy el camino ya no es el uniatismo. Más aún: diría que hoy no es lícito. Sin embargo, en el momento actual hay que respetar la situación y ayudar a los obispos greco-católicos a trabajar con los fieles.

Interviene el P. Lucian Budau: «Soy párroco en Statu Mare, en el norte del país. Tenemos la parroquia en la ciudad y, además, hay dos pueblos casi en el bosque. Lo que más daño me hace es la indiferencia.

Una de las grandes tentaciones de hoy es la indiferencia. Vivimos la tentación de la indiferencia, que es una forma más moderna de paganismo. En la indiferencia todo está centrado en el yo. No hay capacidad de tomar posición sobre lo que sucede. Uno de los fotógrafos de L’Osservatore Romano, un artista, hizo una foto titulada Indiferencia. En la imagen se ve a una señora muy bien vestida, con un abrigo de piel y un hermoso sombrero, que en una noche de invierno sale de un restaurante de lujo. Junto a ella aparece en la foto una mujer en el suelo que pide limosna. Pero la señora mira para otro lado. Esa fotografía me ha hecho pensar mucho. Es lo que nosotros en español llamamos «calma chicha». ¿Cómo lo decís vosotros en italiano? Calma piatta. San Ignacio dice que si hay indiferencia y no hay ni consolaciones ni desolaciones las cosas no van bien. Si nada se mueve, hay que fijarse qué sucede. Y también a nosotros nos hará bien abrir los ojos sobre la realidad y mirar qué sucede. Gracias por tu pregunta: significa que no eres indiferente.

Volvamos a los Ejercicios espirituales y procuremos comprender por qué vivimos una indiferencia interior sin consolaciones ni desolaciones. ¿Por qué hay indiferencia en esa parroquia o en aquella situación? ¿Cómo puedo ayudar a agitar las aguas? La indiferencia es una forma de cultura de la mundanidad espiritual. Pero ¡atención! No hay que confundirla con la que para san Ignacio es una indiferencia buena. La indiferencia buena es la que hay que tener frente a elecciones de vida y que no nos venzan pasiones fuertes, pero pasajeras y volátiles, que nos confunden. Hay dos indiferencias diversas: la buena y la mala.

A mí me preocupa la cultura de la indiferencia mala, donde todo es calma chicha, donde no se reacciona a la historia, donde no se ríe y no se llora. Una comunidad que no sabe reír y no sabe llorar no tiene horizontes. Está encerrada entre los muros de la indiferencia.

Dado el horario, el provincial interviene diciendo que, tal vez, se podría concluir el encuentro, pero Francisco pide que se le haga todavía una pregunta más. Interviene el P. Florin Silaghi: «No sé si es una pregunta: siento que estamos en una Iglesia que tiene un vestido muy variopinto. Nosotros, los jesuitas, somos un reflejo de esta Iglesia. ¿Qué piensa de esta diversidad? ¿Cómo gestionarla?

Que un jesuita sea diferente del otro es una gracia. Significa que la Compañía no anula las personalidades. La pregunta es, después, cómo se gestiona esta diversidad comunitariamente. Debemos tener unidad de corazones, de espíritu. Lo importante es el diálogo comunitario y la discusión fraterna que se prepara con la oración. Agradezcamos a Dios por ser diversos. Sí, a veces la diversidad es ideológica, y esta hay que combatirla. Cuando es fruto de tomas de posición ideológicas cerradas, la diversidad no sirve. La diversidad buena es la que el Señor nos ha dado y que nos hace crecer. Pero las dificultades no deben bloquearnos nunca. Hay que seguir avanzando siempre. La paz la encontraremos después más allá…

Fuente: www.civiltacattolica-ib.com

38 comentarios en “Francisco: “Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar”
  1. Pues cuánto le queda a este hombre para parecerse a Jesús, porque él no ha parado de cascar de todo y de nada desde que salió en camisón al balcón de San Pedro a dar las buenas noches. De palabra y por escrito; de lo humano, lo divino y lo mediopensionista; como una metralleta. Hasta para decir chismosos a los peluqueros y a las mujeres que van al supermercado (sic).

    1. Estoy de acuerdo
      Habla muchísimo y como argentino
      concreta poco
      Es un error ?
      Para mi mentalidad cartesiana si , es un error
      Pero nadie puede cambiar a ninguna persona
      Hay que aceptarlo aunque no se comparta

    1. Pero es que ni siquiera calla como él mismo se jacta: se pone a discursear de cualquier otra cosa menos de lo único necesario, que decía Jesucristo.

  2. Cuando habla dice que guarda silencio y cuando guarda silencio, su silencio es elocuente y culpable. O enjuicia a Viganó y lo condena por la mayor acusación de la historia a un papa o se marcha ya. Tertium non datur.

  3. Lo que siempre me pregunto es si habla en serio y se cree lo que dice, o es una impostura en él todo lo que dice en plan santo y pastoral
    En el primer caso da pena, porque podría ser cortedad de luces o algún desajuste. En el segundo, a quienes toma por cortos es a nosotros.
    Pero,¿cómo puede ser que unos pastores de la Iglesia le sigan la corriente como serviles cortesanos?

    1. Aintzane, es el segundo caso, y no nos toma por tontos, pero sabe que, diga lo que diga, si es ambiguo, tiene bien sujeto al aparato eclesial. Esta ceguera de los pastores no es algo natural, sino de infectación satánica muy profunda y disimulada, como advirtió la Virgen para los últimos tiempos en la Salette: Por eso los pastores “buenos” que la padecen no son conscientes y siguen creyendo que hacen lo que deben… Hasta que Dios les sacuda….

    2. No tienes fe, solo tienes odio, eres una persona que quisiera un Papa a su gusto, pero ahí está: Él es S.S. Francisco, Sucesor de Pedro, Vicario de Cristo. Aunque no te guste. Si rechazas al Papa, rechazas al mismo Cristo. Ten cuidado con lo que dices.

      1. SI EL PAPA, electo por la mafia de san Gaule, que no obedece a nuestro señor Jesucristo, impone sus criterios erróneos, y profiere HEREJIAS, los Católicos, seguimos a CRISTO Y SUS ENSEÑANZAS, no a un hombre que no hace su función, apacienta a sus ovejas.
        EDGAR que este hombre respete a CRISTO y te aseguro que no tendars que escribir en este o ningúna pagina, que Dios te bendiga.

  4. No se plantea ningún tema doctrinal, su nivel teológico es ínfimo. Todo se reduce a impresiones de tejas abajo, donde él siempre tiene la razón, es el incomprendido y la víctima y adopta una actitud de perdón. Cuando la realidad es que sus venganzas son terribles y su actitud es despótica.
    Pero, ¿por qué le siguen la corriente y le siguen el juego?
    El error, la culpabilidad ante la confusión, la deserción de tantos católicos, la salvación de las almas, la persecución y calvario de tantos católicos en China y Oriente parece no preocuparle en absoluto.
    Sorprende que el Marius Talos se sorprenda a su vez de las críticas a los jesuitas y sienta que están pasando por una gran tribulación. Increíble.

  5. GRACIAS FRANCISCO. ESTÁ ACABANDO CON EL TRÁFICO DE SERES HUMANOS. SALVINI ENDURECE POLÍTICA CONTRA LA INMIGRACIÓN CLANDESTINA. El Consejo de Ministros italiano ha autorizado un nuevo decreto de seguridad redactado por el ministro del interior populista, Matteo Salvini, que restringirá las operaciones de las ONG de transporte de migrantes en el país.
    Las nuevas disposiciones incluyen la capacidad del gobierno italiano para confiscar barcos de los grupos de la sociedad civil que violan las sanciones del gobierno italiano o que intentan ingresar ilegalmente en aguas territoriales italianas con inmigrantes ilegales, informa Il Giornale

    Parte del decreto también dará más margen de maniobra a los servicios de inteligencia y policía para que puedan interceptar y utilizar agentes encubiertos para combatir a los traficantes de personas ilegales.

  6. La extensa entrevista que el Arzobispo Carlo Maria Viganò concedió a Chico Harlan y Stefano Pitrelli al Washingon Post del 10 de junio es de excepcional importancia por varias razones.

    La primera y más importante razón es que esta entrevista marca el fracaso total de la estrategia de “silencio” del Vaticano frente a las acusaciones hechas por el ex nuncio en los Estados Unidos. Los funcionarios de los medios del Vaticano estaban convencidos de que las revelaciones de Viganò podría permanecer confinado a una audiencia reducida, lista para olvidar después de unos momentos de emoción. Así no sucedió.

    El Washington Post es uno de los periódicos más leídos del planeta, con millones de lectores, y la entrevista con el arzobispo fue durante casi tres días el segundo artículo más popular en su sitio. La voz de Viganò ha tenido un impacto mundial, derrumbando el muro de silencio e imponiéndose como un testimonio que ya no puede ser ignorado o minimizado.

  7. Para mí, el colofón que acredita la veracidad de todo lo que denuncia Monseñor Vigano, es su profunda convicción personal sobre la cita inexcusable que, como todos, tiene de comparecer ante el Juicio de Dios y que, como él mismo dice, dada su edad no puede estar muy lejos.
    “Memento mori”…Cuánto mejor nos iría si fuéramos conscientes de su realidad.

    1. alguna vez ha veis dado dinero a un pobre y el os a dicho te lo devolveré,y tu le dices gracias pero no hace falta que me lo devuelvas eso es divino no existe interés.
      si tu das que te lo agradezcan pero no pidas nada a cambio

  8. «Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar» ha sido que Jesús guardo puntualmente silencio para el cumplimiento profético del Siervo Sufriente Is 53 7 “Maltratado, aguantaba, no abría la boca; como cordero llevado al matadero, como oveja muda ante el esquilador, no abría la boca”.
    Jesús es consciente de los Cantos del Siervo Sufriente, por lo q esa generalización de que bajo en el ensañamiento no se puede hablar, esta fuera de lugar. El silencio tiene una finalidad y motivación muy diferente.
    Luego, además de las palabras en el Calvario, Juan 18 22-23 “Apenas Jesús dijo aquello, uno de los guardias presentes le dio una bofetada y le dijo “Así respondes al sumo sacerdote. Jesús contestó “Si he hablado mal, demuéstrame la maldad; pero si he hablado bien ¿por qué me golpeas?” Esto no es estar callado Mc 14 62 “Yo soy. Veréis al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Todopoderoso y llegando entre las nubes del cielo” Mas el interrog con Pilatos

  9. Y el topicazo de “la señora con abrigo de pieles” indiferente frente al mendigo. Pues los grandes millonarios de hoy -como los futbolistas – van en vaqueros o en shorts y tatuados, y con zapatillas deportivas como todo el mundo. Esto es secundario, por supuesto. Pero como mujer que simpatiza con las pocas señoras que aún se visten de manera clásica y decorosa- que eso sí que es ir contra corriente- pues me molesta la sandez del tópico

  10. Es muy diferente callar cuando se sufren injusticias, ante las falsas acusaciones callaba Cristo, pero incluso llegó a increpar a quién le abofeteó, “si he hablado mal dí en que fue, pero sinó, ¿Porqué me pegas?.”.

  11. Y lo de la anciana que le dijo que había gente dentro de la Iglesia que rezaba contra él, es de traca.
    A la anciana y al Papa les diría que eso no se da dentro de la Iglesia Católica. Estamos los que rezamos para que el Papa afirme y confirme la sana doctrina y se deje de medias tintas y confusiones. Si eso es rezar en contra del Papa , apaga y vámonos…

    1. Qué bueno que rezas, pero muchas veces te dejas tirar de la lengua por otros y escribes de manera irreverente contra el Papa y eso también es pecado.

      1. Yo no me dejo llevar por nadie.
        Cuando un Papa, el que sea, refuta con su encíclica la tradición de la Iglesia, pues reacciono como tengo que reaccionar por para eso me puso Dios sangre en las venas.

  12. Esta pregunta de Jesús al que se atrevió a darle una bofetada…¡Dios mío! … se estremecen las entrañas ante semejante iniquidad. Qué conmoción tan grande se siente viendo esta aterradora desmesura….

  13. Increíble esa compulsión de compararse en activo y ante auditorio con Nuestro Señor Jesucristo.
    Que alguien me saque de la duda, pero creo que es el primer “santo” que lo hace.

  14. Soy argentino y no conocí mucho a Bergoglio porque vivo en una provincia alejada de Bs. As. Me pregunto, siempre fue así. No puede creer que hable con tan poca precisión y superficialidad. Además, debemos que el silencio del Papa, es similar al silencio de Jesús. Medio exagerado, no? Prefiero seguir con otras cosas.

  15. Yo me compadecía mucho de los pobres católicos de la Iglesia clandestina China, pero ahora voy a añadir en mis oraciones a los pobres católicos greco-católicos, después de estas palabras de Francisco:
    “Pero hoy el camino ya no es el uniatismo. Más aún: diría que hoy no es lícito. Sin embargo, en el momento actual hay que respetar la situación y ayudar a los obispos greco-católicos a trabajar con los fieles.”

    Están en una iglesia no-licita, pero que se debe de mantener por eso del status-quo. Flantástico. Pero beatifica a 7 obispos greco-católicos (uniatas). De una iglesia no-licita. Jenial.

  16. A Catholic psychologist has denounced the latest Vatican document on gender theory as containing “not one sentence of sound advice for parents who try to educate their children towards the virtues necessary for a Christian life.”

    In a searing critique, Dr. Gerard J.M. van den Aarweg, a Dutch psychologist and psychoanalyst specializing in the treatment of persons with homosexual tendencies, condemned the recent Vatican document on gender theory, saying “the aggressive neo-pagan sexual ideology of the world has no wisdom we might share. The task of the Church is not dialoguing but teaching and correcting, there is a relentless spiritual war going on in the field of sexuality, marriage, and the family.”

    1. Basically, it is an ideological document. It is not specifically Catholic, in spite of some lip service. It essentially makes a plea for a kind of atheist-humanist/socialist sex education, presented as more or less Catholic. It gushes over the boons of a social model of sexual education monitored by “professional experts” on the basis of naively supposed ever-deepening insights into sexuality in the current human sciences. It represents the kind of illusionary and sentimental talk about education and “affectivity” characteristic of the immature and superficial humanistic psychology of the 1960s, but now proclaimed as ‘higher wisdom’ by a Vatican Congregation whose members run half a century behind the times. It is ‘dialogue’ and ‘listening’ and ‘openness’ all over again. But no listening to the divine teachings of the Catholic Church on sexuality, marriage and the family (for these seem in need of ‘restructuring’).

  17. El Papa? Cuidado!!
    Definitivamente este hombre es un encantador de serpientes, que tiene seducido al mundo con su postura modernista; pero muy triste al AMO, SEÑOR, UNICO DUEÑO DE LA IGLESIA: JESUS DIOS.
    Que viva Benedicto XVI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles