PUBLICIDAD

El decálogo del Papa para los Nuncios

Vatican Media
|

«El compromiso principal de nuestra misión apostólica será procurar la salvación y la santificación del mayor número de almas»

«Es irreconciliable ser un Representante pontificio y criticar al Papa por detrás, tener blogs o incluso unirse a grupos hostiles a él, a la Curia y a la Iglesia de Roma»

El Santo Padre ha recibido esta mañana en la Sala Clementina del Palacio Apostólico a los participantes en la reunión de los Representantes Pontificios -los Nuncios- en el Vaticano del 12 al 15 de junio.

Publicamos a continuación amplios fragmentos del discurso preparado por el Papa para esa circunstancia y que ha entregado a los presentes. “Una especie de ‘decálogo’ -dice el texto- que, en realidad, a través de vosotros se dirige también a vuestros colaboradores y, de hecho, a todos los obispos, sacerdotes y personas consagradas que se encuentran en todas las partes del mundo”.

El Papa acabo su discurso con las famosas letanías de la humildad del cardenal Merry del Val, el que fuera Secretario de Estado en el Pontificado de San Pío X.

Fragmentos del discurso del Santo Padre ofrecidos por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

1- El nuncio es un hombre de Dios.

Ser un «hombre de Dios» significa seguir a Dios en todo y por todo; obedecer sus mandamientos con alegría; vivir por las cosas de Dios y no por las del mundo; dedicarle libremente todos los recursos, aceptando con un espíritu generoso los sufrimientos que surgen como resultado de la fe en Él. El hombre de Dios no engaña ni defrauda a su prójimo; no se deja ir a chismes y calumnias; conserva la mente y el corazón puros, preservando los ojos y los oídos de la inmundicia del mundo.

2- El nuncio es un hombre de Iglesia.

Al ser un Representante Pontificio, el nuncio, no se representa a sí mismo, sino a la Iglesia y, en particular, al sucesor de Pedro… Es feo ver a un nuncio que busca el lujo, los trajes y los objetos “de marca” en medio de personas sin lo necesario. Es un contra-testimonio. El mayor honor para un hombre de la Iglesia es ser «siervo de todos».

Ser hombre de la Iglesia también requiere la humildad de representar el rostro, las enseñanzas y las posiciones de la Iglesia, es decir, dejar de lado las convicciones personales.

Ser un hombre de la Iglesia significa defender valientemente a la Iglesia ante las fuerzas del mal que siempre intentan desacreditarla, difamarla o calumniarla.

PUBLICIDAD

3- El nuncio es un hombre de celo apostólico.

El nuncio es el anunciador de la Buena Nueva y al ser apóstol del Evangelio tiene la tarea de iluminar el mundo con la luz del Resucitado, de llevar a Cristo a los confines de la tierra. Es un hombre en camino que siembra la buena semilla de la fe en los corazones de quienes encuentra. Y aquellos que se encuentran con él deberían sentirse, de alguna manera, interpelados.

La indiferencia (es) una enfermedad casi epidémica que se está propagando en varias formas, no solo en la generalidad de los fieles, sino también entre los miembros de los institutos religiosos. Dios es digno de gloria infinita… La gloria de Dios brilla sobre todo en la salvación de las almas que Cristo ha redimido con su sangre. De ello se deduce que el compromiso principal de nuestra misión apostólica será procurar la salvación y la santificación del mayor número de almas.

4- El nuncio es un hombre de reconciliación.

Una parte importante del trabajo de todo nuncio es ser un hombre de mediación, de comunión, de diálogo y de reconciliación. El nuncio siempre debe tratar de ser imparcial y objetivo, para que todas las partes encuentren en él al árbitro correcto que busca sinceramente defender y proteger solo la justicia y la paz, sin dejarse nunca involucrar negativamente.

 Si un nuncio se encerrase en la nunciatura y evitase encontrarse con la gente, traicionaría su misión y, en lugar de ser un factor de comunión y reconciliación, se convertiría en obstáculo e impedimento. Nunca debe olvidar que representa el rostro de la catolicidad y la universalidad de la Iglesia en las Iglesias locales dispersas en todo el mundo y ante los gobiernos.

5- El nuncio es un hombre del Papa.

Como Representante pontificio, el nuncio no se representa a sí mismo, sino al Sucesor de Pedro y actúa en su nombre ante la Iglesia y los gobiernos, es decir, concreta, implementa y simboliza la presencia del Papa entre los fieles y las poblaciones. Es hermoso que en varios países la Nunciatura se llame «Casa del Papa».

Ciertamente, todas las personas pueden tener reservas, simpatías y antipatías, pero un buen nuncio no puede ser hipócrita porque el Representante es un trámite, o mejor dicho, un puente de conexión entre el Vicario de Cristo y las personas a quienes ha sido enviado, en una zona determinada, para la cual ha sido nombrado y enviado por el Romano Pontífice.

Por lo tanto, es irreconciliable ser un Representante pontificio y criticar al Papa por detrás, tener blogs o incluso unirse a grupos hostiles a él, a la Curia y a la Iglesia de Roma.

6-El nuncio es un hombre de iniciativa.

Es necesario tener y desarrollar la capacidad y la agilidad para promover o adoptar una conducta adecuada a las necesidades del momento sin caer nunca en la rigidez mental, espiritual y humana, o en la flexibilidad hipócrita y camaleónica. No se trata de ser oportunista, sino de saber cómo pasar de la ideación a la implementación teniendo en cuenta el bien común y la lealtad al mandato.

7- El nuncio es un hombre de obediencia.

La virtud de la obediencia es inseparable de la libertad, porque solo en libertad podemos obedecer realmente, y solo obedeciendo el Evangelio podemos entrar en la plenitud de la libertad. La llamada del cristiano, y en este contexto, la del Nuncio a la obediencia es la llamada a seguir el estilo de vida de Jesús de Nazaret.

8- El nuncio es un hombre de oración.

Aquí me parece importante recordar una vez más las palabras insuperables con las que San Giovanni Battista Montini, como Subsecretario de Estado, describió la figura del Representante pontificio: «Es la de alguien que verdaderamente tiene la conciencia de llevar a Cristo con él» (abril de 1951), como el bien precioso para comunicar, anunciar, representar. Los bienes, las perspectivas de este mundo terminan siendo decepcionantes, empujan a no estar nunca satisfechos. El Señor es el bien que no defrauda, ​​el único que no defrauda. Y esto requiere un desapego de uno mismo que solo se puede lograr con una relación constante con el Señor y la unificación de la vida en torno a Cristo.

9- El nuncio es un hombre de caridad operosa.

Aquí es necesario reiterar que la oración, el camino del discipulado y la conversión encuentran en la caridad que se hace compartición la prueba de su autenticidad evangélica. Y de esta forma de vida se deriva la alegría y la serenidad mental, porque se toca con la mano la carne de Cristo.

La caridad también es gratuita, y es por eso que me gustaría hablar de un peligro permanente, el peligro de las regalías. La Biblia define inicuo al hombre que «aceptar regalos por debajo del manto, para desviar el curso de la justicia»

La caridad operosa debe llevarnos a ser prudentes a la hora de aceptar los regalos que nos ofrecen para ofuscar nuestra objetividad y, en algunos casos, desafortunadamente, para comprar nuestra libertad.

¡Ningún regalo cualquiera que sea su valor debe esclavizarnos! Rechazad los regalos que son demasiado caros y con frecuencia inútiles o dirigidlos a la caridad, y recordad que recibir un regalo costoso nunca justifica su uso.

10.- El nuncio es hombre de humildad

Me gustaría concluir este manual con la virtud de la humildad, citando las «Letanía de la humildad» del Cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930), Secretario de Estado y colaborador de San Pío X, un antiguo colega vuestro:

«Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón parecido al tuyo.

Del deseo de ser alabado, Líbrame, Señor

Del deseo de ser honrado, Líbrame, Señor

Del deseo de ser aplaudido, Líbrame, Señor

Del deseo de ser preferido a otros, Líbrame, Señor

Del deseo de ser consultado, Líbrame, Señor

Del deseo de ser aceptado, Líbrame, Señor

Del temor a ser humillado, Líbrame, Señor

Del temor a ser despreciado, Líbrame, Señor

Del temor a ser reprendido, Líbrame, Señor

Del temor a ser calumniado, Líbrame, Señor

Del temor a ser olvidado, Líbrame, Señor

Del temor a ser ridiculizado, Líbrame, Señor

Del temor a ser injuriado, Líbrame, Señor

Del temor a ser rechazado, Líbrame, Señor

Concédeme Señor el deseo de que otros sean más amados que yo,

Concédeme Señor el deseo de que otros sean más estimados que yo,

Concédeme Señor el deseo de que otros crezcan susciten mejor opinión de la gente y yo disminuya,

Concédeme Señor el deseo de que otros sean alabados y de mí no se haga caso,

Concédeme Señor el deseo de que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil,

Concédeme Señor el deseo de que otros sean preferidos a mí en todo,

Concédeme Señor el deseo de que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda»

29 comentarios en “El decálogo del Papa para los Nuncios
  1. Es curioso, la ortodoxia, no sólo no consiguió acabar con la heterodoxia en el seno de la Iglesia sino que, indebidamente, hasta la toleró e incluso promocionó, al nombrar tantos obispos, cardenales, nuncios, rectores de universidades y de seminarios heterodoxos. Llegada la heterodoxia al poder con Francisco, por medio de la mafia de san Gallen , está empeñada con toda su alma y todos sus recursos en acabar con la ortodoxia, el catolicismo, a extinguir. Estamos pagando ahora las consecuencias de demasiadas negligencias, que oscurecen los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Francisco no es una criatura amamantada por los anterioes, pero lo han posibilitado. Se ha confirmado la escritura una vez más » los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz «.

        1. Esto no es un pastel. Decía san Pablo aquello de escrutadlo todo con cuidado, quedaos con lo bueno. Así salvó la Iglesia la paganidad. Más con un hermano. Y perfectos no somos ninguno salvo el Señor. Paciencia.

  2. Disposición adicional: El nuncio es un hombre que nunca manosea a otro, ni aunque éste último sea camarero, ni aunque viva en París, ni aunque se trate de una recepción oficial de alto nivel.

  3. Los dos puntos destacables son para la risa…¡¡¿procurar la salvación de almas??!!…Oh sí…Debería aplicárselo a sí mismo…¿Y los miles de almas que han abandonado la Iglesia gracias a MacCarrick y Co. Ltd. y que a Viganó sí le duelen y a Francisco solo le importa para que limpien el planeta, amen los dioses indígenas y los dejemos entrar a nuestro país siempre y cuando sean musulmanes y no católicos?…¿Y qué decir de las miles de almas chinas perseguidas?…Por favor! Háganle un decálogo a Francisco para ver si se entera de lo contradictorio que es entre lo que le dice a los nuncios y lo que él mismo practica…

  4. Ah ya, o sea que hay Nuncios que critican por detrás al Papa. Siempre lo mismo chismes, y tal, que poca seriedad. Si se refiere a Viganó mejor que lo rebata con documentos si mintió o no. Al día de hoy parece que no, y cada día parece ser por desgracia más evidente que no mintió, porque si no mintió igual cumple con casi esos mandamientos del Nuncio.
    Charlatanería barata desde luego a la que nos tiene acostumbrados y que no solucionará nada de nada, al revés.
    Y otra cosa, no decía que las críticas en los blogs no le afectaban, pues para no hacer caso de los blogs y ser muy minoritarios según él y sus palmeros les dan mucha importancia. Tanta que hasta el punto de pensar que los Nuncios por detrás escriben aquí, coadyuvan a la crítica y demás, eso es muy serio, pero a la vez muy contradictorio con lo declarado anteriormente.

  5. La entrevista Viganò sigue siendo noticia en la prensa de hoy y no tiene desperdicio. Las repercusiones son inmediatas y afectan de una forma muy directa a la iglesia en Estados Unidos. Parolín les dice a sus nuncios reunidos en Roma que tienen que tener un trabajo ejemplar y una conducta siempre cristalina y hace referencias veladas a Viganò. Al mismo tiempo los grupos de laicos en Estados Unidos piden a sus obispos que se dejen de marear la perdiz y hagan públicos todos los documentos sobre McCarrick antes de que los publique Viganò. Parolin tendrá que empezar a entender que las palabras ya no se las cree nadie. El cuerpo diplomático es una parte del problema y será muy difícil que sea la solución. Desde el nuncio de los tocamientos homo en París, que lo sigue siendo, pasando por el desaparecido monseñor Capella, en teoría encarcelado en Vaticano, nada nos habla de transparencia y de trabajo ejemplar.

  6. «Es irreconciliable ser un Representante pontificio y criticar al Papa por detrás» y también por delante; la misericordia okupa llega inmediatamente, como a Burke o a Minutella o a Seifert, entre otros.

    Sin embargo, estoy de acuerdo con Jorge Mario, no se puede criticar al Papa y menos todo el día. Jamás he pronunciado una crítica al Papa y menos si está orando por la Iglesia en Mater Ecclesiae.

    Lumen Gentium n.25

    Esta religiosa sumisión de la voluntad y del entendimiento, de modo particular se debe al magisterio auténtico del Romano Pontífice, aun cuando no hable ex cathedra; de tal manera que se reconozca con reverencia su magisterio supremo y con sinceridad se adhiera al parecer expresado por él según la mente y voluntad que haya manifestado él mismo y que se descubre principalmente, ya sea por la índole del documento, ya sea por la insistencia con que repite una misma doctrina, ya sea también por las fórmulas empleadas.

  7. Es irreconciliable ser un Representante pontificio y criticar al Papa por detrás» y también por delante; la miseri.cordia okupa llega inmediatamente, como a Burke o a Minutella o a Seifert, entre otros.

    Sin embargo, estoy de acuerdo con Jorge Mario, no se puede criticar al Papa y menos todo el día. Jamás he pronunciado una crítica al Papa y menos si está orando por la Iglesia en Mater Ecclesiae.

    Lumen Gentium n.25

    Esta religiosa sumisión de la voluntad y del entendimiento, de modo particular se debe al magisterio auténtico del Romano Pontífice, aun cuando no hable ex cathedra; de tal manera que se reconozca con reverencia su magisterio supremo y con sinceridad se adhiera al parecer expresado por él según la mente y voluntad que haya manifestado él mismo y que se descubre principalmente, ya sea por la índole del documento, ya sea por la insistencia con que repite una misma doctrina, ya sea también por las fórmulas empleadas.

    1. En resumen, así como no existe Papa emérito tampoco Papa here.je. O es Papa o es here.je. La existencia de un Papa here.je contradice la asistencia permanente dada por Jesucristo a su Iglesia y no estaría fundada más en una Roca estable sino en mentiras y vientos de doctrina.

  8. Reitero una pregunta, tal vez alguien, inclusive el articulista tenga a bien contestarla.

    ¿La Sede de San Pedro siempre permanece intacta de cualquier error?

  9. El 13 de mayo, Martin Mosebach también agregó su propia firma a la Carta Abierta. Mosebach es un conocido novelista y ensayista alemán que ha recibido el más alto premio literario nacional en Alemania, el Premio Georg Büchner que otorga la Academia Alemana de Lengua y Literatura.
    Dice De Francisco que su estilo de gobierno es paradójico: es un gobernante que exige sumisión y obediencia ciega para destruir, especialmente por este medio, el fundamento espiritual de toda obediencia. Utiliza la autoridad papal para socavar el Magisterio papal. Se vuelve cada vez más claro que él se entiende a sí mismo como un agente de una revolución de arriba hacia abajo.

  10. Y solo es para los Nuncios?
    Porque el James está retando a la Iglesia con su actuación. Se pregunta uno si lo que hace ésta persona lo permite la Iglesia o no. Y tantos que actúan abiertamente en favor de ideas de izquierda, ¿no van a ser sancionados?

  11. No soy quién para juzgar… frase de un papa que renuncia al juicio que es una cualidad del intelecto y lo a cambia por discernir, palabra que paradójicamente tiene el mismo significado que el juicio y que es continuamente usada para enjuiciar a los que con todo respeto y con sólidos argumentos doctrinales dan la cara por una Iglesia que se derrumba ante tantas arbitrariedades por el difundidas.

  12. Ay Belzunegui…ay Carlitos…sois únicas….siiiii…UNICAAAASSSSS
    Qué sería de nosotros sin vuestros sabrosos cotilleos… realmente no sabríamos en que malgastar nuestro precioso tiempo…
    Qué los santos Lefebre y Viganó os protejan siempre y en todo lugar…mis bonitaaaassssss ….!!!!!

  13. Lo que es curioso es que no contamos nucios, representantes del Vaticano en muchos países del mundo , embajadas del Vaticano y toda una parafernalia impropia De la Iglesia del Nuevo Testamento y de Cristo
    Curioso no , amargo

  14. ¿Son realmente necesarios tantos nuncios y nunciaturas en estos tiempos en los que hay escasez de sacerdotes de base y en los que los obispos locales tienen gran facilidad de comunicarse y hacer consultas a distancia?

  15. Actúa como el típico dictador, algo aprendió en Argentina, la intimidación montonera ante quién me diga la verdad, una verdad que suele ser incómoda para mis fines, «Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo aquel que hace lo malo aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Pero el que vive conforme a la verdad viene a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras son hechas en Dios». San Juan 3,19-21

  16. En la reunión de ayer se ha pedido una especie de voto de fidelidad al Papa Francisco. Los nuncios lo son de este papa, y del anterior, y del que venga. Las fidelidades personales son inútiles. Estamos en un momento en donde se pide fidelidad al llamado francisquismo y esto puede convertir a la iglesia católica en una especie de secta en torno a su pastor y no en un pueblo de creyentes en torno a Jesucristo. No pensamos que estamos, como muchas noticias de hoy señalan, ante una revuelta de nuncios. El malestar es evidente y los enfados pueden ser muy diplomáticos pero son enfados al fin. La profunda herida abierta por el caso Viganò sigue sangrando y ha encendido todas las alarmas. En el Vaticano saben perfectamente que Viganò tiene toda la razón y muchos de sus compañeros nuncios lo apoyan. Un Viganò ya es mucho y el sistema no se puede permitir ni un problema más y están intentando cortar la hemorragia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles