PUBLICIDAD

Defensores de la fe: el testimonio de los primeros mártires

|

En un tiempo necesitado del ejemplo de los mártires y de aquellos que han defendido su fe hasta las últimas consecuencias, el sacerdote Charles P. Connor nos acerca a algunas de las grandes figuras de la historia de la Iglesia a través de las páginas de Defensores de la fe. En este libro, publicado en España por la editorial Homo Legens,descubrimos las vidas ejemplares de aquellos que fueron baluartes de la fe en algunos de los momentos más relevantes -y también más difíciles- de la historia de la Iglesia.

Historias heroicas como las de los primeros mártires, que dieron su vida en defensa de la fe bajo el Imperio Romano, durante las feroces persecuciones que tuvieron lugar en los primeros siglos de vida de la Iglesia. Este fue el caso de san Tarsicio, que pagó con su vida su fidelidad a Cristo en los tiempos de la persecución del emperador Valeriano. Fue acorralado mientras llevaba la comunión a los enfermos y murió tratando de proteger la Eucaristía que le había sido confiada.

Otro de los testigos de la fe de estos primeros tiempos fue santa Felicidad, esclava de la noble santa Perpetua en Cartago. Fue martirizada en el año 203 tras negarse a hacer sacrificios a los dioses. Su respuesta ante la amenaza de ser echada a las fieras es para todos los cristianos un ejemplo de fe y confianza en Dios: «Ahora soy yo la que sufro. Pero entonces habrá otro que sufrirá por mí, porque yo sufriré por él.»

Años más tarde, era san Cipriano, obispo de Cartago, quien daba testimonio de Cristo hasta el derramamiento de sangre. Capturado durante las persecuciones de Valeriano, afrontó con valentía el martirio, confirmando su negativa a participar en los rituales a los dioses paganos. 

Las persecuciones a estos primeros defensores de la fe comenzaron en el siglo I bajo el mandato del emperador Nerón y fueron soportadas por los cristianos con fortaleza heroica. A pesar de padecer todo tipo de sufrimientos a causa de su fe, la caridad fue la respuesta que ofrecieron a sus perseguidores. El testimonio de Tertuliano de Cartago, recogido en las páginas de Defensores de la fe, así lo confirma:

Somos un solo “cuerpo” por el sentimiento de una misma creencia, por la unidad de la disciplina, por el vínculo de una misma esperanza. Formamos una agrupación y un batallón para asediar a Dios con nuestras plegarias, como cerrando filas ante Él. (…) Rezamos también por los emperadores, por los ministros, por las autoridades (…) Pero es sobre todo esta práctica de la caridad la que, a ojos de muchos, nos imprime un carácter vergonzoso. “Mirad -se dicen- cómo se aman los unos a los otros”, porque ellos se detestan entre sí; “mirad -dicen-cómo están dispuestos a morir unos por otros”, porque ellos están dispuestos más bien a matarse (…)

La última de las grandes persecuciones contra los cristianos se produjo durante el mandato de Diocleciano a principios del siglo IV. Esta persecución se extendió por todo el Imperio y duró una década. La llegada al poder de Constantino trajo finalmente la paz y el fin de las persecuciones de las autoridades a los cristianos. Sobre este momento histórico escribe Eusebio de Cesarea en un fragmento que recoge Charles P. Connor en su obra:

Y al ocurrir de este modo las cosas, de repente, como una luz que brilla saliendo de la noche oscura, en cada ciudad se podían ver iglesias congregadas, reuniones concurridísimas y, además, las ceremonias ejecutadas al modo acostumbrado. Y todo pagano infiel era presa de gran estupor ante esto y se maravillaba de cambio tan prodigioso y a gritos proclamaba grande y único verdadero al Dios de los cristianos.

17 comentarios en “Defensores de la fe: el testimonio de los primeros mártires
  1. La diferencia está en perseguir la Verdad o perseguir la mentira. Porque persiguiendo la Verdad del Evangelio se hace daño no solo a las personas, el daño físico es menos importante, sino también a su salvación eterna, porque a veces se les impone la mentira que conduce al pecado, como la mentira de los cátaros, y a la condenación.
    Por el contrario, persiguiendo la mentira, que siempre es obra de satanás, se preserva la conciencia y la inteligencia de las personas, porque los mentirosos suelen convertirse, aunque haya mentirosos contumaces que merecen castigo. Los castigos en épocas pasadas eran físicamente muy crueles, aunque hoy son psicológicamente peores. (Sta. Juana de Arco fue a la hoguera sin negar la verdad ni un segundo – El santo cardenal Pell está sufriendo más que ella).
    Al tí Miguel, que vienes a echar mugre a esta página bastaría con rociarle de agua exhorcizada.

  2. DEFENSORES DE LA FE,
    DEL SEÑOR FIELES TESTIGOS.
    SUS VERDADEROS AMIGOS
    EN UN MUNDO QUE NO CREE.
    SELLASTEIS A ESPADA Y FUEGO
    VUESTRA INFINITA ESPERANZA,
    QUE SE CLAVA,COMO LANZA,
    EN QUIEN OYE VUESTRO RUEGO.
    LEGIÓN CANDIDA,INCONTABLE
    DEL TE DEUM QUE REZAMOS,
    PORTANDO PALMAS Y RAMOS
    ANTE EL SEÑOR INEFABLE…
    MARAVILLOSA GAVILLA
    DE GRANO FRUCTIFICADO.
    TRIGO COPIOSO Y DORADO
    QUE SE RECOGE EN LA TRILLA.
    DULCE MIES,SOBREABUNDANTE,
    PARA LOS SILOS DEL CIELO.
    REGIA TROPA PUESTA EN VUELO
    HACIA EL ÚNICO IMPORTANTE…

  3. ¿Vosotros veis a Dios en la eucaristía? Yo lo veo en todas partes, y eso incluye la eucaristía. Pero no solo la eucaristía. Dios está en el desayuno, el te de la mañana, el café de media mañana y el arroz con verduras del medio día. Y está en las águilas que vuelan. Y el los árboles que crecen. Y en el sol, o las nubes, o la lluvia. En la hierba que crece salvaje, o la hierba recién cortada. En el maullido del gato. En el atardecer…. Si Dios está en todas partes, ¿Cómo es que no lo veis más que en la eucaristía? Pero tampoco lo veis en la eucaristía. No podéis. Es solo un farol que os echáis. Si lo vieseis en la eucaristía, lo veríais en todos lados. De momento estáis muertos, pero resucitar es una remota posibilidad que tenéis. Suerte.

    1. Miguel, a Dios no se le puede ver; Me explico, los seres humanos ven lo aprehensible, lo que no es aprehensible no se puede ver, lo no aprehensible es inconceptuable. Vemos los objetos del mundo exterior. Por ejemplo, nadie ve el amor, los sentimientos son inaprehensibles e inconceptuables, por ello el amor no se ve, se siente y experimenta pero no se ve, y su definición son descripciones de lo experimentado a posterior; Dios desborda los conceptos y el entendimiento humano; hay un conocimiento de Dios, sí, consiste en lo que nos revela y nosotros podemos asumir. Cuando se dice coloquialmente veo a Dios aquí o allá, lo que se pretende decir es que se ve el reflejo de Dios aquí o allá, cuando se dice que se ve a Dios en la Eucaristía es porque se ve a Dios encarnado, Dios se nos revela en Jesús. Solo se puede llegar a Dios Padre a través de Jesús Hijo precisamente porque Dios Padre directamente, sin Jesús, es in aprehensible, solo se puede aprehender de Dios Padre lo que el quiere.

  4. MARAVILLOSO SEÑOR
    QUE SACAS,DE PEDERNALES,
    HIJOS DE ABRAHAM A RAUDALES,
    QUE TE DAN GLORIA Y LOOR.
    SEÑOR QUE DAS TAL VALOR
    PARA AGUANTAR EL TORMENTO,
    QUE DE UN MÁRTIR SACAS CIENTO
    A DESPECHO DEL DOLOR.
    TÚ,QUE SUFRISTE LA MUERTE
    TRAS UNA HORRENDA PASIÓN,
    ATRAES A TU CORAZÓN
    A TODO EL QUE SUEÑA VERTE.
    Y NI FLAGELOS HIRIENTES,
    NI LLAMAS ABRASADORAS,
    NI ESPADAS TALADRADORAS,
    NI TORTURAS IMPONENTES,
    RESTAN DEL HAZ DE TU TRIGO
    NI UNA PEQUEÑA SEMILLA.
    PUES,INTACTA,TU GAVILLA
    VA ETERNAMENTE CONTIGO.
    SEÑOR COMPARTIENDO ASÍ
    TU TORTURA REDENTORA,
    PARA TEÑIR CON TU AURORA
    CUANTO HICISTE PARA TI.
    TÚ QUE COMPARTES CALVARIO
    CON LOS QUE CREEN EN TU NOMBRE,
    PROPONIENDO A CADA HOMBRE
    QUE SE VISTA TU SUDARIO…
    GRACIAS POR ESOS TESTIGOS
    QUE NO TEMEN NI A LA MUERTE.
    ACTUANDO DE TAL SUERTE
    QUE HALLES MADUROS LOS HIGOS…

  5. MIGUEL,
    nosotros también vemos a Dios en todas partes. Es Cristo quien està en la Eucaristía y uniéndonos a Él en el sacramento nos hacemos uno con el Padre medianta el Esp. Santo.

    Hay que profundizar bastante en nuestra fe y pedir el entendimiento al Esp. S. para comprenderlo. Como cuando Jesús le dice a Pedro que el conocimiento de quien es Jesús no le viene de la carne ni de la sangre sino de Dios.

    En Jesús es donde se produce el encuentro de la Divinidad con la humanidad y en eso se diferencian también vuestras creencias y las nuestras ya q para vosotros el cuerpo es algo desechable pero para nosotros humanidad q resucita. Ya en ese simple detalle se hace evidente q no todas las religiones son creencias q llevan al mismo lugar. Se contradicen.

    Pero el amor y el respeto exigen abrazar al prójimo y no intentar herirle en su fe.

    Un abrazo y Feliz Domingo

  6. Eso que escribí antes no iba por ti, ACS. Tú has tenido al menos una experiencia profunda del espíritu, que tuviste a bien compartir conmigo. Una experiencia similar a la que yo tuve, no una vez, sino en diferentes ocasiones. Esas experiencias son la puerta de entrada al verdadero yo, que es Cristo. Son el verdadero bautismo de fuego. No un chorro de agua, cuando eres un recién nacido. Eso puede estar muy bien para tus padres, pero no es una experiencia especial en ti. Pero la otra, el bautismo de fuego, sí lo es.

    Aquí hay personas que se llaman cristianos, pero no lo son. Convierten la Eucaristía en una ceremonia fetichista, en la que aseguran que sucede el «milagro» de transformar una oblea en el cuerpo de Cristo, y un poco de vino en su sangre. El cuerpo y la sangre de Cristo es su Vida. Y la Vida está presente a cada momento, en todo cuanto vivimos, no solo en la misa. Eso no significa rebajar la Eucaristía, sino elevar el resto a su mismo nivel.

  7. Hola Miguel, …aquí no hay un «tu» y un «los otros» .Verás, hay un «nosotros» en Cristo.Hay una comunión de los católicos en Cristo. Una ofensa a la Eucaristía nos duele a todos pq es una ofensa a Cristo.Tú, tienes un concepto de Cristianismo q no es Católico.Bien, puedes tenerlo,eres libre.Pero Jesús mismo dijo q no habría salvación para quien no comiera su carne ni bebiera su sangre pq su carne era auténtica comida y su sangre auténtica bebida y con los díscípulos de Emaús celebró la primera misa y así desapareció cuando partió y les dió el pan.Pq Él mismo era el pan.Se hizo pan en ese instante..
    Creo q tener experiencias no nos hace mejores.Lo q nos hace mejores es la acción del Esp.S.en nosotros, lo percibamos o no.
    De hecho cuando tuve la 1a. era atea y nada santa, te lo aseguro.Creo q es más bien al contrario: sólo en la oscuridad nos deslumbra un rayo de luz.
    Por eso es tan impactante en nuestra vida el encuentro con Dios,pq ilumina repentinamente nuestra oscuridad.
    Saludos 🤗

    1. ACS estoy de acuerdo con que la luz nos impacta la primera vez, porque vivimos en la oscuridad. Eso es exactamente lo que me sucedió a mí también. No importa para nada, si se es ateo o creyente. La experiencia es igual de impactante, porque tanto unos como otros viven el terreno del ego, el faso yo. La experiencia les lleva hasta el verdadero «sí mismo». Y es verdad, la experiencia de Dios no nos hace mejores. En cuanto a la Eucaristía, mi experiencia es diferente a la tuya. El catolicismo ha caído en una especie de fetichismo de la hostia consagrada, como algo superior a cualquier otra manifestación de Dios. Mis palabras anteriores han sido mal interpretadas, pues no dije nada blasfemo: al contrario. Dije que incluso una hostia insípida contiene a Dios en toda su gloria (mis palabras fueron mál escogidas, lo admito, porque a veces no soy cuidadoso cuando escribo). Pero yo encuentro a Dios en todas partes, no solo en la Eucaristía.

  8. El cristianismo no tiene buenas prensa entre los medios dominantes.
    Y causa en los no cristianos desde reparos hasta aversión.
    En cambio el budismo sí que tiene buena prensa entre los medios poderoso.
    Porque se le considera más inocuo y más en línea con el poder temporal.
    Y eso lo hace más potable a los poderes del 🌏, que lo promocionan.
    Incluso para el Nuevo Orden Mundial.
    A pesar de que el budismo puede contener «un destello de la Verdad», no aprueba las creencias budistas en las practicas cristianas,
    San Francisco de Sales predicó que ‘el hombre debe desear poseer su alma, en lugar de permitir que sea poseida por las cosas del mundo.
    El objetivo de los cristianos e elevar esa alma ofreciendola a Cristo.
    El budismo queda a medio camino debido a su agnosticismo.
    El agnosticismo del budismo le lleva a considerar que no existe el bien y el mal moral porque no hay normas creadas por un dios.___
    Esto es muy interesante viene en:
    Foros de la Virgen María
    Dice mucho más.

  9. Un poquito más :
    Diferencias sustanciales entre el catolicismo y el budismo.
    Sobre Dios.
    Para los católicos Dios es el Ser Supremo Uno y Trino, Eterno, Justo, Misericordioso, no tuvo principio ni tendrá fin.
    Las 3 personas de la Santísima Trinidad son: Dios Padre, Creador del mundo y de todo lo que existe, Dios Hijo, Salvador del hombre por medio de su sacrificio en la Cruz y Dios Espíritu Santo, Consolador, Fortalecedor y Fuente de las Gracias Divinas.
    Como criatura que es, el católico adora y agradece a ese Dios lleno de Majestad y bondad, que por amor lo creó y que al verlo caído dejó Su Trono y tomó la condición humana para salvar a la humanidad, devolviéndole el derecho a aspirar al Reino de los Cielos.

    En el budismo, toda creencia religiosa, no es más que una construcción.
    El budismo no está interesado en la cuestión de Dios.
    La existencia de Dios le es indiferente.
    Al no reconocer ningún Dios, su principio es ateo.
    Dios no es ni afirmado ni negado por el budismo. Merton

  10. El budismo no es una religión, en principio. No es un sistema de creencias, como lo que teneis vosotros. Se han levantado doctrinas budistas, ciertamente, pero eso no es lo que hizo Buda. (Tampoco es lo que hizo Cristo, por cierto). Ni Buda ni Cristo enseñaron doctrinas. Lo que dieron es un sistema práctico a seguir, que en ambos casos parece resumirse en un método de vida muy simple, que se resume en esto: el reino de los cielos, o la tierra pura (el nirvana), está el el aquí y el ahora. Tanto Cristo como Buda dan enseñanzas prácticas para entrar en el reino de los cielos, o la tierra pura. El primero dice ENTRAD EN VUESTRO RECINTO INTERIOR Y ORAD A DIOS EN LO SECRETO. El segundo se extiende más, en cierto sutra, dando una forma de práctica mucho más detallada, que puede resumirse en esto: siéntate, y respura conscientemente. Ni Buda ni Jesús fundan Iglesias, y la frase SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARE MI IGLESIA, no se refiere a una Institución, como las que existen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles