PUBLICIDAD

El Papa predica contra “el odio” en Rumanía y no menciona el comunismo

Vatican Media
|

¿Qué problema tiene el Papa para condenar el comunismo por su nombre? La ‘Ostpolitik’ vaticana del siglo pasado ya no tiene ningún sentido tras la caída del muro, pero ni siquiera en la beatificación de siete mártires del comunismo es capaz de referirse, citándola, a esta ideología criminal.

Desde Blaj, en la Transilvania rumana, Su Santidad nos pedía, como recogían todos los diarios, que no cediéramos «a una cultura del odio”. Y no deja de ser desconcertante que, tratándose de la beatificación de siete obispos grecocatólicos martirizados por la atroz tiranía comunista que vivió el país desde 1945 hasta 1989, no tuviera nada que decir específicamente de esta ideología repetidamente condenada por la Iglesia. No solo eso, sino que aprovechó para establecer una comparación que quizá los muertos podrían encontrar abusiva, al cargar contra “Una cultura individualista que, quizá ya no ideológica como en los tiempos de la persecución atea, pero no obstante más seductora y no menos materialista”.

Por lo demás, nadie que siga con alguna atención los discursos del Santo Padre puede ignorar a qué suele referirse con esa expresión genérica de “cultura del odio”, porque es su obsesivo ‘ritornello’ y volvió a ello en la rueda de prensa en el vuelo de vuelta, al referirse a las “ideologías” que están poniendo en peligro la marcha de la Unión Europea, un proceso político por el que nos ha pedido que recemos.

Sí, para el Papa la “cultura del odio” es la que representan Matteo Salvini con su política de cierre de puertos a las ONG de transporte de inmigrantes ilegales y, en general, a todos los que tienen algún reparo a abrir de par en par las fronteras a la inmigración procedente de África.

La postura del Papa en este punto es, faltaría más, perfectamente respetable, e incluso defendida por una mayoría de la élite mundial, como hizo evidente el financiero George Soros con un reciente mensaje de apoyo en Twitter, y aunque se distancie de lo que han sostenido Papas anteriores, como Benedicto XVI, sobre el derecho de los Estados a controlar sus fronteras.

Pero, en cualquier caso, si una actitud restrictiva con respecto a la inmigración ilegal es ‘cultura del odio’, habría que inventar un nuevo nombre para lo que significó el comunismo en Europa del Este, e incluso en su versión aguada en la China de hoy. Él mismo llamó a los campamentos de refugiados “campos de concentración”, en una prueba, como mínimo, de falta de tacto y consideración a quienes han tenido que sufrir una estancia en uno verdadero. Como, por ejemplo, muchos fieles que se negaron a apostatar en esa China en la que, en su opinión expresa, todo va estupendamente gracias a los pactos recientemente alcanzados con el gobierno comunista.

En Rumanía saben de “cultura del odio”. Todo comunismo es miseria, opresión, represión y mentiras, pero la modalidad rumana destacó por su insólita crueldad, incluso en tan poco aconsejable compañía, y muy especialmente por ensañarse contra los creyentes. En un país de apenas 20 millones, tres millones pasaron por sus infernales prisiones, de los que 800.000 murieron en ellas. A las torturas físicas propias de toda tiranía, los sátrapas comunistas rumanos añadieron otras de aplicación exclusiva para sacerdotes y seminaristas, como ser diariamente totalmente sumergidos en pilas de orina y restos fecales o asistir a misas negras y escuchar las peores blasfemias.

En la posguerra y, sobre todo, durante y después del Concilio Vaticano II, la Iglesia aplicó una política consistente en no condenar explícitamente el comunismo -ya previamente condenado- ni insistir en las prédicas contra este mal que tenía esclavizado a medio planeta para no agravar la suerte de los católicos al otro lado del Telón de Acero y porque, en previsión de que el comunismo hubiera llegado para quedarse, poder negociar con el nuevo poder. De ahí que no hubiera condena específica del marxismo, aunque fue la petición más repetida por los padres conciliares previa a la apertura, en una omisión por la que nadie ha criticado al Vaticano, contrariamente a lo que se ha hecho con su postura contra el nazismo, que no fue lo bastante tajante como hubieran querido.

Pero ya no tiene sentido. El muro ha caído, los países del Pacto de Varsovia son democracias respetables y no hay en ellas persecución religiosa. ¿Por qué, entonces, elude el Papa condenar específicamente el comunismo, con todas las letras?

El Papa ha dejado clara desde el principio su preferencia por los regímenes de izquierdas. Llegó en su día a hablar de los comunistas como de una especie de ‘cristianos inconscientes’, y sus diatribas políticas van siempre dirigidas contra las ideologías opuestas a la izquierda internacional. Ha sido tan expresivo contra Trump como sonriente y cariñoso con Castro; Bolsonaro no, Lula sí, y un largo etcétera de todos conocidos.

No es que pensemos por un segundo que Su Santidad sea comunista, algo que no puede ser ningún católico; pero sí aceptamos su palabra en el sentido de que es de izquierdas, y probablemente piense que una crítica directa y cerrada al comunismo favorecería posturas políticas que ha demostrado aborrecer.

Realmente este dilema podría tener una solución muy simple: no hablar de política, no meterse tanto en política, menos aún en contra de posturas legítimas que sostienen quizá una mayoría de católicos practicantes, como parece vislumbrarse en el escenario italiano. Y, por contra, centrarse en la función que Cristo confió a su predecesor, San Pedro: confirmar en la fe a sus hermanos.

PUBLICIDAD

47 comentarios en “El Papa predica contra “el odio” en Rumanía y no menciona el comunismo
  1. Lo peor no es cuando no menciona al comunismo sino cuando lo menciona, para sostener que comunistas y cristianos somos lo mismo, como dijo en otra de sus desastrosas entrevistas, no precisamente de altos vuelos.

    1. Claro, todo el mundo es bueno menos los católicos, tan rígidos, que seguimos creyendo en los dogmas de siempre y no en los nuevos del pensamiento único, el gender, el ambientalismo limitador de la natalidad, el desarrollo sostenible, el migracionismo desarraigador y abaratador de la mano de obra, el ecumenismo poliédrico, como estadio intermedio camino de la religión universal, etc.

      1. A ver… Belzunegui. Eso de darlo todo a los pobres… ¿A usted le suena a capitalismo?

        Eso de amar al prójimo y darle de beber, etc… ¿A usted le suena a capitalismo?

        Seamos serios.

        Sí… ya sé. Stalin, Mao y demás familia. ¿Y?

        Ahora mismo quienes predican en España dar de comer al hambriento y beber al sediento SON LOS COMUNISTAS. Y los otros, los de VOX, son los que quieren concertinas, devolver a los inmigrantes, etc…

        1. Y, sin embargo, las concertinas las puso el PSOE y quien está devolviendo a inmigrantes es el PSOE, que es quien gobierna gracias a los comunistas y separatistas, etc.
          Qué pesados con el capitalismo y el comunismo… ¿Es que no conocen nada más que eso? ¿No conocen ni siquiera el distributismo de Chesterton?
          Seamos serios y también un poco más leídos. ¿A quién quiere engañar, alma de cántaro? A usted mismo…

      2. A ver, Belzunegui, no puedes dejar de admitir que el comunismo y el socialismo son las doctrinas políticas que más ayudan al cristianismo. Son las que más hambrientos, sedientos, pobres, desterrados, enfermos, oprimidos, prisioneros han generado en toda la historia de la Humanidad. Son las que más mártires han proporcionado a la Iglesia Católica. Gracias a su alianza con Hitler (nacional-socialismo) ocasionaron la Segunda Guerra Mundial, que tanto benefició a la Humanidad (la Energía Atómica, la Condena a los Crímenes de la Humanidad, La caída del Telón de Acero, El final de la Guerra fría, la condena al antisemitismo). Todo esto no habría sido posibles sin la IIGM y sus consecuencias.

        Y además, siguen el principio evangélico: Predican, pero no practican. Una auténtica maravilla.

      3. En vez de » comunismo» , Jesus de Nazaret nos diria Bien Comun ( Doctrina Social de la Iglesia)..La Economia al servicio de la comunidad..amiga de las personas .El Papa si dice una denuncia muy de Cristo: Este Sistema( del dios Mamon) esta matando..y no solo al planeta…sino con guerras y sequias..hambrunas y comercios de armas para Vampiros de la vida y los derechos humanos. Este Sistema ya lo denuncio Jesus de Nazaret..con propuestas sociales Solidarias y Comunitarias..y asi le paso lo que le paso. Rusia , China y demas han sido Dictaduras sin libertades..y nada de Bien Comun ..Los Manifiestos Comunistas ateos del XIX y las Comunidades religiosas cristianas de Ora y Labora – Monasterios y Ordenes han sido poner la Tierra, el fruto del Trabajo y la Fraternidad, como Bien divino y humano, para ser compartido en libertad , unidad, igualdad y solidaridad . Todo lo contrario de este » Capitalismo » dionisiaco , depredador y violador , asi como generador de muerte, explotacion y opresion.

  2. cuando no gustan las pruebas presentadas, supongo que es legítimo traducir erróneamente una declaración demostrativa en una pregunta abierta. Después de todo, las palabras significan lo que decimos que significan. No hay derecho a decir que sabes lo que significan.

  3. Estoy con Belzunegui.
    Menos bla,bla,bla,y más hacer.
    Hay que poner el cascabel en el cogote del gato,aunque arañe.
    Qué valen purpuras,episcopados,prebendas,honores y canonjías comparado con ser testigos de la Verdad?
    Como reza el epitafio de un cardenal enterrado en la catedral toledana, AQUÍ YACEN CENIZAS,POLVO Y…NADA.

  4. Desidereo.
    ¿Acaso las obras de caridad suenan a comunismo?
    ¿Los comunistas hablan de dar de comer al hambriento y de beber al sediento? ¿Cuándo?
    Aquí los únicos que hacemos eso somos los católicos. Y para muestra, Caritas.
    ¿Qué genera el comunismo? Una igualdad que acaba desigualando de manera brutal a los que mandan con respecto a los mandados.
    Ahí está Venezuela. Una tierra rica en recursos naturales y ¿cómo está? A ver allí qué pan y qué agua se reparte al pueblo. Eso sí, Maduro no ha perdido ni un gramo. Se reparte el pan y el agua a sí mismo.

    1. A ver… Mariela. Pues CLARO que los comunistas hablan de dar de comer al hambriento y beber al sediento. Eso y muuuucho más.

      Los comunistas defienden que TODOS paguemos impuestos, los ricos más que los pobres, y que con esos impuestos se mantengan servicios sociales como la educación pública y la sanidad pública, de calidad.

      Defienden que esos servicios son una necesidad y un derecho (no limosna… que la limosna degrada al que la recibe, socaba su dignidad frente a la dignidad de quien la da).

      Cáritas, por muy orgullosa que esté usted de ella, NO debería existir. Porque debería ser el Estado quien aportara unos servicios mínimos.

      Cáritas, por muy orgullosas que esté usted de ella, es una ridiculez comparado con la red de escuelas públicas o de hospitales públicos. Quien defiende lo público defiende que un pobre no se muera de una enfermedad, tirado en la calle. Quien defiende lo público defiende que el hijo de un rumano pueda tener una educación.

    2. Me pone usted como ejemplo Venezuela. ¿Por qué no me pone usted como ejemplo a China? ¿O China no es comunista? Ah… ya… Es verdad. China va como un tiro y no le sirve a usted como ejemplo…

      Si quiere otro día hablamos de Venezuela…

      Y no se confunda. Yo reconozco la labor de miles de personas que trabajan desinteresadamente en Cáritas, en comedores sociales, etc… Pero el sistema de limosnas sólo consigue que los que tienen sigan dándole migajas a los pobres para que sigan siendo pobres.

    3. A ver Mariela:

      Pues claro que aman a los pobres, hambrientos, sedientos, oprimidos, prisioneros….. país que abraza el comunismo o socialismo, país que los multiplica.

      Pues claro que practican la caridad: pero no esa «light» y «de corazón» cristiana; practican la caridad estatal, o das todo lo que tienes, o te lo confiscamos y encerramos en la cárcel (mas pobres y prisioneros).

      Por ejemplo, Rumanía: mientras eran comunistas, los niveles de educación, alimentación, producción, sanidad… eran socialistas: toda la sociedad tenía todo esto a pleno nivel. Fue caer el comunismo, y en menos de 24 horas se vieron pobres, prisioneros, enfermos, terrenos contaminados, empresas arruinadas….. que no había habido en los 40 años precedentes. Porque dejaron de ser comunistas, está claro. Si siguieran siéndolo, tendrían el envidiable nivel de sanidad, educación, alimentación y producción cubano o norcoreano. Por supuesto. Claro que si.

    1. El aporte de la Iglesia Católica a Cáritas es minúsculo, prácticamente inexistente. Cáritas no se alimenta de la X del IRPF, sino de otras aportaciones, de ayuntamientos, etc…

    2. Susanaa:

      Cáritas es una institución eclesial. Si no existiera la Iglesia Católica, no habría Cáritas. Recibe la aportación de personal, locales, infraestructuras… de la Iglesia Católica. Por estatuto, cada párroco es miembro de Cáritas. Como se explica aquí:
      religion . elconfidencialdigital . com /articulo/solidaridad/Conferencia-Episcopal-aportacion-Caritas-comienzo/20151210162836014499.html
      «La mayoría de las sedes de cáritas diocesanas están gestionadas por los párrocos y el mantenimiento de las mismas (luz, agua, gastos fijos y variables) corren a cargo del obispado.»
      Cáritas recibe la mayor parte de su presupuesto (73%) de las «aportaciones privadas»:
      caritas. e s /quienes-somos/como-nos-financiamos/

      Quién y dónde se recaudan estas aportaciones; ecco, por y en la Iglesia Católica.

      Para que tengas una idea, Greenpeace gasta casi un 45% de su presupuesto en recaudar y administarse:
      es . greenpeace . org/es/quienes-somos/financiacion/
      Caritas, el 6%…..

  5. Susanaa. Tiene razón. Cuando he nombrado Caritas lo he hecho porque es algo que todo el mundo puede ver. No quiere decir que yo esté de acuerdo con según qué labores de las que realiza.
    De todas formas, hay católicos que aunque no marquemos la X, seguimos ayudando a la Iglesia en sus necesidades. No todo pasa por la X.

  6. Ser cristiano, no es ser catolico ni comunista. Ser cristiano es ser OTRO CRISTO. Eso es lo que significaba en el pasado. No es una ideología. Ni dogmas ni gilipolleces. No es un catecismo que te aprendes, para saber en lo que tienes que creer. El comunismo es un sistema de creencias, como el catolicismo. Una ideología. Incluso unos ritos. Un modo de funcionar, si se quiere. Se basa en dogmas de fe, también. Ser cristiano es otra cosa. Un cristiano no es comunista. Ni católico. Hoy se acepta que se es católico, de manera cultural. Eso nada tiene que ver con una ideología. Después de un buen número de siglos, los europeos nos identificamos con un tipo de arquitectura, comidas, arte… Que tiene relación con el catolicismo. Pero eso no tiene por qué atarnos, hasta el punto de no dejar que nos movamos. Hoy el mundo se ha globalizado, y no estamos confinados a una sola cultura. El catolicismo es cultural, sí. Ser cristiano, no lo es.

  7. Efectivamente ser cristiano es ser otro Cristo,por la disponibilidad del corazón,a seguirlo,en todo,amando hasta la locura,dando hasta la última gota de sangre,esto es humanamente,imposible,no hay voluntad que lo logré,hasta las últimas consecuencias:»podría encontrarse un hombre que diera su vida por una causa noble,un amigo,pero quién daría su vida por un enemigo,un pecador?,no es acaso una locura de amor?.Pues esto es lo que Cristo nos pide,y solo lo podemos cumplir cuando el mismo Cristo,habita en nosotros,y El realiza sus obras en nosotros,San Pablo dirá no soy yo el que vive,sino Cristo que vive en mi.Los Sacramentos que tiene la Iglesia son el medio para que esto se pueda realizar.

  8. El comunismo es la ideología más genocida de la Historia. En Rumanía, en el campo de concentración de Pitesti, el comunismo puso en práctica el genocidio más cruel del que se tensó conocimiento.

    Al decir del historiador François Furet, de la Academia Francesa, se lo considera «uno de los experimentos más terribles en deshumanización que ha conocido nuestra época».

    En Rumania bajo el comunismo fueron martirizados centenares de miles de católicos. No hubo ni una palabra en su memoria. Vergüenza y traición.

  9. «Y clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?» Apocalipsis 6:10

    Son las palabras de los mártires católicos masacrados por el marxismo, que repiten una y otra vez ante el altar del Cordero.

    Mientras quienes deberían hablar en la tierra, callan.

    1. Stork:

      Ni comunismo ni fascismo ni inquisición.

      Yo estoy de acuerdo. ¿Y usted? ¿O el católico Hitler no mató a nadie? O Franco no era amiguito de Hitler y Mussolini? ¿O Mussolini no le regaló el Estado Vaticano a la Iglesia Católica? ¿Jugamos a quiénes eran peores?

      Ese juego es ridículo. NO, yo no defiendo al genocida Stalin, ni al genocida Hitler, ni al genocida Franco. Ni defiendo que se queme gente en la hoguera durante la Inquisición.

      Yo estoy limpio de ese virus. ¿Lo está usted?

    2. Stork

      No hagas caso al trollete este.

      Aquí defiende lo contrario.
      infovaticana . com /2019/06/04/el-papa-predica-contra-el-odio-en-rumania-y-no-menciona-el-comunismo
      Tipico de los de su calaña.

  10. Es cierto, el discurso del Papa no tocó muchos temas. No habló de los alíenígenas, ni tocó el tema de los canguros australianos y olvidó hablar de los churros con chocolate y tampoco habló de los tacos mexicanos. Lo siento Esteban, quizá el factor tiempo fue limitante. Además el Papa no va a decir lo que tú quieres qué diga, no esas arrogante.

  11. Viernes 7 de mayo de 1999, el santo polaco y Papa legítimo de la Iglesia Católica en discurso ante los politicos rumanos. Comparen y vean las diferencias con el farsante okupa vaticano de hoy.

    «Me complace encontrarme con los miembros del Cuerpo diplomático. Su presencia muestra la atención que los Estados vecinos, Europa y el mundo entero prestan a Rumanía, a su desarrollo interior y a sus relaciones exteriores. Ojalá que la comunidad internacional intensifique su ayuda a las naciones que, tras salir del YUGO COMUNISTA, se esfuerzan por reorganizar su vida económica y social…»

    «Cuarenta años de COMUNISMO ATEO han dejado consecuencias y cicatrices en la carne y en la memoria de vuestro pueblo y han instaurado un clima de desconfianza. Todo ello no puede desaparecer sin un real esfuerzo de conversión de los ciudadanos en su vida personal y en las relaciones con toda la comunidad nacional….»

    1. Antes en la ceromonia de bienvenida el Papa Woytila expresaba que «….vuestra patria ha experimentado los HORRORES DE DUROS SISTEMAS TOTALITARIOS, compartiendo el doloroso destino de otros muchos países de Europa. El RÉGIMEN COMUNISTA suprimió la Iglesia de rito bizantino-rumano unida a Roma y persiguió a obispos y sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, muchos de los cuales pagaron con su sangre la fidelidad a Cristo…..»

      Se siente la diferencia entre un pastor en serio y el falso actual que solo representa a la mafia de San Gallen y nada más.

  12. ¿ Puede predicar contra el odio quien insulta y persigue todos los días a los católicos y ha pactado con el pensamiento único y el islam religión de paz su exterminio ? Que te compre quien no te conozca.

  13. Ser otro Cristo no tiene nada que ver con creencias o dogmas. Acaso Jesús creía en algo? Jesús no creía. JESÚS SABÍA. Lo que sabía no lo podía explicar a sus discípulos, por lo que les hablaba en parábolas. Pero la meta no rea que sus discípulos creyeran, sino que supieran por experiencia propia. (Creer en el evangelio, no significa creer de un modo intelectual, sino ver con el corazón, que equivale al termino kensho, en japonés). Jesús llevo a sus discípulos a conocerse a sí mismos, GNOSIS. Conocerse a sí mismos, es conocer a Cristo. Y conocer a Cristo, es conocer el origen, Abba, que nada tiene que ver con el Dios al que vosotros seguís, el demiurgo. La Gnosis puede ser cristiana, budista, taoista, hindú, musulmana… No tiene denominación, porque es universal. Va más allá de las docrinas, apunta al centro del corazón humano: CRISTO. Mística es equivalente a Gnosis. Cunado se llega a la meta, Cristo es quien vive en nosotros. Eso es ser cristiano.🙏

  14. Esa fue la orden desde El Concilio Vaticano II «ni mentar al Comunismo» (Mattei. El Concilio Vaticano II. Homo Legens)
    Siguiendo la misma hoja de ruta. Por indicación de los amos del mundo (a través de BEA) desde Juan XXIII. Pasando por Pablo VI (que fue su gran agente)
    En ese concilio también existieron buenos discípulos del Señor, que hicieron frente a esta infamia.
    En términos futbolísticos. Judeo-masonería 10. Iglesia de Jesucristo: 0
    Así va el partido.
    Como seguimos utilizando el silencio (la peor de las infamias) o la censura de la Verdad. La mentira acabará hasta con la OBRA misma. No tardando mucho.

  15. Bueno… el pacto de Metz no ha muerto, como no ha muerto el comunismo…

    infovaticana . com/blogs/info-caotica/el-pacto-de-metz-visto-por-dos-profesores-del-opus-dei/

  16. No, no. Acabar con la Iglesia de Jesucristo no es posible, porque Él Mismo la protege y estará con nosotros hasta el fin del mundo. No hay que desconfiar de Su Ayuda. Otra cosa es que los designios de Dios son inescrutables. Pero sin duda, Él proveerá.

  17. «Y conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres»… pero la obediencia y el silencio cómplice se han erigido contra la Verdad. Si ya no se puede ver la verdad minúscula acerca de personajes mediocres y ávidos de poder, como se acercarían a la Verdad?

  18. Desidereo.
    Pues si quiere le pongo a China como ejemplo. No precisamente de comunismo en cuanto a economía se refiere, desde luego. Ahí se apuntan a los que más les convenga, aunque se llame capitalismo.
    Para mí China no es ejemplo de nada más que para no seguir su rumbo en ningún sentido.
    En ningún momento he dicho yo que estuviera orgullosa de Caritas. Mi ayuda a la Iglesia no pasa ni por marcar la cruz ni por Caritas. Y coincido con usted en que dar por dar, denigra a la persona.
    Por otro lado usted dice: «Los comunistas defienden que TODOS paguemos impuestos, los ricos más que los pobres, y que con esos impuestos se mantengan servicios sociales como la educación pública y la sanidad pública, de calidad»
    Eso, amigo, lo defienden todos. El pagar impuestos, me refiero. Ni con unos ni con otros redunda en beneficio de la sociedad. Y en los países comunistas, mucho menos. Venezuela, China, Cuba, Corea del Norte…como para no pisar por allí jamás

  19. Su Santidad, Papa? No lo creo. Pro comunismo sí. Bien lo dijo San José María Colbert : En Roma algún día ondeará la bandera del comunismo.
    Y sí, no hay dudas, solo mirar lo que pasa en China con la Iglesia católica.

  20. Se supera cada día.
    Si alguien aún le cree algo, es por es tonto.
    Anti todo lo bueno. Anticatólico siempre.
    Odia la Verdad.

    Y sigue ahí, nadie es capaz de mandarlo al geriátrico.

  21. Queridos amigos hemos alcanzado, gracias al par de quintacolumnistas habituales, el nivel de «Cristo sería comunista»´ya que el comunismo defiende una «sanidad y educación pública de calidad y atiende a los pobres». Naturalmente me niego a entrar en un nivel de discusión para mentes que no han cumplido 11 años. URSS, Camboya, China de Mao (ahora está en el logro del capitalismo del Partido), Vietnam (en la misma fase que China), Corea del Norte, Albania, Rumanía, Checoeslovaquia, Cuba, Venezuela, Polonia, Hungría, Bulgaria, Yugoeslavia, Angola, etc. En fin que Cristo sería comunista ya que tuvieron un gran éxito estos países en sanidad y educación pública (y ahora me vendrán con que en Cuba leen mucho y hay muchos médicos) y en «opción preferencial por los pobres» (traducido «opción clara por la dacha en el Mar Negro o Galapagar).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles