PUBLICIDAD

Francisco a los partidarios del diaconado femenino: “Si encuentran otra religión, son libres de irse”

“Caminamos aquí sobre una sólida senda, el camino de la Revelación, no podemos recorrer un camino diferente que altere la Revelación y las declaraciones dogmáticas”
|

Ya lo dijo el Papa en el avión de vuelta de Skopje y lo ha repetido ahora: no habrá ‘diaconisas’ en la Iglesia Católica.

Ha sido, precisamente, ante la Unión Internacional de Superioras de Religiosas donde Su Santidad ha dejado oír sus tajantes palabras, precisamente el mismo foro ante el que empezó a rodar esta pelota hacia estas mismas fechas en 2016, cuando a instancias de las religiosas prometió mandar investigar la cuestión de las ‘diaconisas’ de los primeros siglos de la Iglesia.

Y en idéntico foro, ante la pregunta de una de las congregadas, el Santo Padre ha reiterado lo que dijo en el avión a su vuelta de Skopje, aunque con mayor contundencia.

“Caminamos aquí sobre una sólida senda, el camino de la Revelación, no podemos recorrer un camino diferente que altere la Revelación y las declaraciones dogmáticas”, ha sentenciado, concluyendo, casi desafiante: “Somos católicos, pero si alguna de ustedes quiere encontrar otra religión, es libre de irse”.

Antes de eso, Su Santidad había explicado a la hermana que había planteado la pregunta que “tenemos que volver la vista atrás hacia el inicio de la Revelación, y si no había algo así, si el Señor no quiso un ministerio sacramental para las mujeres, no se aplica”.

El Papa Juan Pablo II ya dejó claro hace más de 20 años que la Iglesia no tiene la potestad de conferir el orden sacerdotal a las mujeres, pero entre los siglos IV y VI hubo en la Iglesia “diaconisas” que ejercitaban algunas funciones en la liturgia, así que los partidarios del sacerdocio femenino vieron la ocasión de avanzar hacia el objetivo por esta vía indirecta.

Pero la comisión formada por el Papa no encontró nada, es decir, nada de lo que se pretendía: las ‘diaconisas’ citadas en los primeros siglos no tenían nada que ver con lo que hoy entendemos por un diácono, no constituían un cuerpo sacramental sino que eran más bien mujeres que ayudaban en cuestiones muy específicas. Por ejemplo, cuando el bautismo habitual era de cuerpo entero, auxiliaban a las catecúmenas.

Es decir, que San Juan Pablo cerró la puerta al sacerdocio ‘pleno’ para las mujeres y ahora Francisco acaba de hacerlo para el diaconato. Y sus palabras son definitivas, ¿no, cardenal Baldisseri?

PUBLICIDAD

Les dejamos el discurso completo del Santo Padre, publicado en español por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Queridas hermanas:

Me alegra mucho poder recibirlas hoy con motivo de su Asamblea general, y desearles un tiempo pascual lleno de paz, alegría y pasión por llevar el Evangelio a todos los rincones de la tierra. Sí, la Pascua es todo esto y nos invita a ser testigos del Resucitado viviendo una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría. Nadie nos puede robar la pasión por la evangelización. No hay Pascua sin misión: «Vayan y anuncien el Evangelio a todos los hombres» (cf. Mt 16,15-20). A su Iglesia el Señor le pide que muestre el triunfo de Cristo sobre la muerte, le pide que mostremos su Vida. Vayan hermanas y anuncien a Cristo Resucitado como la fuente de la alegría que nada ni nadie nos puede arrebatar. Renueven constantemente su encuentro con Jesucristo Resucitado y serán sus testigos, llevando a todos los hombres y mujeres amados por el Señor, particularmente a cuantos se sienten víctimas de la cultura de la exclusión, la dulce y confortadora alegría del Evangelio.

La vida consagrada, como ya afirmó en su día san Juan Pablo II, como cualquier otra realidad de la Iglesia, está atravesando un tiempo «delicado y duro» (S. Juan Pablo II, Exhort. ap. Vita consecrata, 13). Frente a la disminución numérica que vive la vida consagrada, particularmente la femenina, la tentación es la del desánimo, la resignación o el “arrocamiento” en lo de “siempre se ha hecho así”.

En este contexto les repito con fuerza lo que les he dicho en otras ocasiones: no tengan miedo de ser pocas, sino de ser insignificantes, de dejar de ser luz que ilumine a cuantos están inmersos en la “noche oscura” de la historia. No tengan miedo tampoco de «confesar con humildad y a la vez con gran confianza en el amor de Dios su fragilidad» (Carta a todos los consagrados, 21 noviembre 2014, I, 1). Tengan miedo, es más: tengan pánico de dejar de ser sal que dé sabor a la vida de los hombres y mujeres de nuestra sociedad. Trabajen sin descanso para ser centinelas que anuncien la llegada del alba (cf. Is 21,11-12); para ser fermento allí donde se encuentren y con quien se encuentren, aunque eso, aparentemente no les aporte beneficios tangibles e inmediatos (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 210).

Hay mucha gente que las necesita y las espera. Necesita de su sonrisa amiga que les devuelva confianza; de sus manos que les sostengan en su caminar; de su palabra que siembre esperanza en sus corazones; de su amor al estilo del de Jesús (cf. Jn 13,1-15) que cure las heridas más profundas causadas por la soledad, el rechazo y la exclusión. No cedan nunca a la tentación de la autorreferencialidad, de convertirse en “ejércitos cerrados”. Tampoco se refugien «en una obra para eludir la capacidad operativa del carisma» (La fuerza de la vocación, 56). Desarrollen, más bien, la fantasía de la caridad y vivan la fidelidad creativa a sus carismas. Con ellas serán capaces de «reproducir la santidad y la creatividad de sus fundadores» (S. Juan Pablo II, Exhort. ap. Vita consecrata, 37), abriendo nuevas sendas para llevar el aliento y la luz del Evangelio a las distintas culturas en las que viven y trabajan en los más diversos ámbitos de la sociedad, como hicieron ellos en su tiempo. Con ellas serán capaces de revisitar sus carismas, de ir a las raíces viviendo el presente convenientemente, sin tener miedo a caminar, «sin permitir que el agua deje de correr […] La vida consagrada es como el agua: estancada se pudre» (La fuerza de la vocación, 44-45). Y de este modo, sin perder la memoria, necesaria siempre para vivir el presente con pasión, evitarán tanto el “restauracionismo” como la ideología, del signo que sea, que tanto daño hacen a la vida consagrada y a la misma Iglesia.

Y todo con su presencia y su servicio humilde y discreto, animado siempre por la oración gratuita y la oración de adoración y de alabanza. Orar, alabar y adorar no es perder el tiempo. Cuanto más unidos estemos al Señor, más cerca estaremos de la humanidad, particularmente de la humanidad que sufre. “Nuestro futuro estará lleno de esperanza”, como afirma el lema de esta Plenaria, y nuestros proyectos serán proyectos de futuro, en la medida en que nos detengamos diariamente delante del Señor en la gratuidad de la oración, si no queremos que el vino se convierta en vinagre y la sal se vuelva insípida. Sólo será posible conocer los proyectos que el Señor ha hecho para nosotros si mantenemos nuestros ojos y nuestro corazón vueltos hacia el Señor, contemplando su rostro y escuchando su Palabra (cf. Sal 33). Sólo así serán capaces de despertar el mundo con su profecía, nota distintiva y prioridad de su ser religiosas y consagradas (cf. Carta a todos los consagrados, 21 noviembre 2014, II, 2). Cuanto más urgente es descentrarse para ir a las periferias existenciales, más urgente es centrarse en Él y concentrarse en los valores esenciales de nuestros carismas.

Entre los valores esenciales de la vida religiosa está la vida fraterna en comunidad. Compruebo con tanta alegría los grandes logros que se han alcanzado en esa dimensión: comunicación más intensa, corrección fraterna, búsqueda de la sinodalidad en la conducción de la comunidad, acogida fraterna en el respeto por la diversidad…, pero al mismo tiempo me preocupa el que haya hermanos y hermanas que llevan su vida al margen de la fraternidad; hermanas y hermanos que llevan años ausentes ilegítimamente de la comunidad, por lo que acabo de promulgar un Motu Proprio, Communis vita, con normas bien precisas para evitar esos casos.

En cuanto a la vida fraterna en comunidad, también me preocupa que haya Institutos en los que la multiculturalidad y la internacionalización no son vistas como una riqueza, sino como una amenaza, y se viven como conflicto, en lugar de vivirlos como nuevas posibilidades que muestran el verdadero rostro de la Iglesia y de la vida religiosa y consagrada. Pido a las responsables de los Institutos que se abran a lo nuevo propio del Espíritu, que sopla donde quiere y como quiere (cf. Jn 3,8) y que preparen a las generaciones de otras culturas para asumir responsabilidades. Vivan hermanas la internacionalización de sus Institutos como buena noticia. Vivan el cambio de rostro de sus comunidades con alegría, y no como un mal necesario para la conservación. La internacionalidad y la interculturalidad no tienen vuelta atrás.

Me preocupan los conflictos generacionales, cuando los jóvenes no son capaces de llevar adelante los sueños de los ancianos para hacerlos fructificar, y los ancianos no saben acoger la profecía de los jóvenes (cf. Jl 3,1). Como me gusta repetir: los jóvenes corren mucho, pero los mayores conocen el camino. En una comunidad son necesarias tanto la sabiduría de los ancianos como la inspiración y la fuerza de los jóvenes.

Queridas hermanas: En ustedes agradezco a todas las hermanas de sus Institutos el gran trabajo que realizan en las distintas periferias en que viven. La periferia de la educación, en la que educar es ganar siempre, ganar para Dios; la periferia de la sanidad, en la que son servidoras y mensajeras de la vida, y de una vida digna; y la periferia del trabajo pastoral en sus más variadas manifestaciones, en el que, testimoniando con sus vidas el Evangelio, están manifestando el rostro materno de la Iglesia. Gracias por lo que son y por lo que hacen en la Iglesia. Nunca dejen de ser mujeres. «No hace falta dejar de ser mujer para igualarse» (La fuerza de la vocación, 111).

Al mismo tiempo les pido: Cultiven la pasión por Cristo y la pasión por la humanidad. Sin pasión por Cristo y por la humanidad no hay futuro para la vida religiosa y consagrada. La pasión las lanzará a la profecía, a ser fuego que encienda otros fuegos. Sigan dando pasos en la misión compartida entre diversos carismas y con los laicos, convocándolos a obras significativas, sin dejar a ninguno sin la debida formación y el sentido de pertenencia a la familia carismática. Trabajen en las mutuas relaciones con los pastores, incluyéndolos en su discernimiento e integrándolos en la selección de presencias y ministerios. El camino de la vida consagrada, tanto masculina como femenina, es el camino de la inserción eclesial. Fuera de la Iglesia y en paralelo con la Iglesia local, las cosas no funcionan. Presten gran atención a la formación tanto permanente como inicial y a la formación de formadores capaces de escuchar y de acompañar, de discernir, saliendo al encuentro de los que llaman a nuestras puertas. Y, aun en medio de las pruebas por las que podemos estar pasando, vivan con alegría su consagración. Esa es la mejor propaganda vocacional.

Que la Virgen las acompañe y proteja con su materna intercesión. Por mi parte las bendigo de corazón y bendigo a todas las hermanas que el Señor les ha confiado. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí.

58 comentarios en “Francisco a los partidarios del diaconado femenino: “Si encuentran otra religión, son libres de irse”
  1. ¿ Y para qué querrán ordenarse esas ancianitas ? De todos modos, Francisco ¿ a qué juega ? Un día les da alas y otro se las corta. Se ve que la comisión está atascadísima, una comisión que nunca de debió designar, pues la cuestión estaba más que clara con las conclusiones de la anterior.

    1. Belzunegui: Creo que una actitud razonable y de justicia es reconocer cuando lo que hace una persona está bien hecho, aun cuando lo ordinario sea lo contrario. La decisión que tomó el Papa Francisco en relación a las diaconisas es correcta, y es de justicia reconocerlo así.

      1. No tiene más remedio. Le hubiese gustado que la comisión concluyera como él quiere, pero le ha fallado estrepitosamente. ¿ Para qué la creó si la cuestión ya estaba zanjada y aclarada por la anterior ? Si tu te quieres fiar de Francisco, adelante. Yo no me fío nada, pero nada de nada, desde hace tiempo. Ya sabemos de sobra cómo es este sujeto. Cuando da un paso atrás es para coger carrerilla, ahora con las amazonas y los celibatos a extinguir.

      2. La pena de muerte es “inaceptable e inmoral”, dijo el Papa Francisco a la Unión Internacional de Superiores Generales el 10 de mayo.
        Esta declaración es errónea porque la pena de muerte fue, desde el principio, aceptada, defendida y enseñada como moralmente lícita a lo largo de la historia de la Iglesia.
        Francisco usó el subterfugio de que esto era “diferente hace 50 años” pero “ha habido una mejor comprensión de la moralidad”.
        Esto no es cierto ya que no han surgido nuevos argumentos convincentes a este respecto. Por lo tanto, Francisco contradice cada documento de la Iglesia sobre la pena de muerte en su pontificado.
        Su afirmación implica que el tiempo o las circunstancias pueden cambiar las verdades objetivas y, más allá de la pena de muerte, se crea un precedente para “cambiar” cualquier otra enseñanza moral [o dogmática].

        1. Estupido!!! Tu eres de los incoherentes que se rasgan las vestiduras por el aborto y la eutanasia y estás a favor de la pena de muerte. Pues aunque no te guste te lo digo: la pena de muerte es inaceptable como el aborto y la eutanasia.

    2. Qué quiere tio? Si está claro que diga lo que diga, tú nunca reconocerás que el Santo Padre hace bien . Lo tuyo es criticar a ultranza, sea lo que sea.

    1. Si entiende italiano lo verá en los ‘tuits’ que se incluyen en la noticia. El discurso el Papa ni lo leyó, lo puede comprobar en el vídeo.

    2. No está en el discurso porque es la respuesta, precisa, que el Papa estaba dándole a una madre que, según parece, le formuló directamente la pregunta. Puede ver la respuesta del Papa en https://t.co/qGCNTX4Z0g
      Parece que el Papa no pudo terminar la respuesta porque la traductora o quien le asistía le señaló a alguien.

    1. Exacto, dejando constancia que siempre habla como Jorge Mario. No puede de otro modo ya que no tiene el aval del Espíritu Santo, eludido en el cónclave el 2013, para hablar como Papa.

    1. Demos gracias, fue valiente el Papa en esto.- Muchas veces estoy en contra de su actuar, pero aquí hay que darle su merito y Gracias a Dios que así fue.

      También hay que intensificar la oración por los y las religiosas, que sean lo que el Papa les a dicho.

  2. Creo que Francisco vino al papado con recelo de los clericalistas y conservadores, pero en los últimos años ya se está cansando también de los progres.

    1. De lo que está cansado es de su ministerio petrino – al que nunca debió acceder – fundamentalmente porque es totalmente inepto e inadecuado para el mismo. No solo pasará a la Historia por ser uno de los más nefastos sucesores de Pedro, sino además por haber sido un tonto útil de los que lo promovieron.

    1. De acuerdo, como te dice una cosa te dice la otra, y ello lo considera sabiduría. Tiene una confianza ciega en sus cuentos. Porque sabe que hay mucho tonto utilizable y también mucho arribista eclesiático que lo festeja.

      1. su propia comisión investigadora no arrojó nada para su deseo de fundar el diaconado femenino, así que no le quedo otra que declarar que no va, si eso es hacer las cosas bien pues te respeto en tu alegría.

      2. No tiene más remedio. Le hubiese gustado que la comisión concluyera como él quiere, pero le ha fallado estrepitosamente. ¿ Para qué la creó si la cuestión ya estaba zanjada y aclarada por la anterior ? Si tu te quieres fiar de Francisco, adelante. Yo no me fío nada, pero nada de nada, desde hace tiempo. Ya sabemos de sobra cómo es este sujeto. Cuando da un paso atrás es para coger carrerilla, ahora con las amazonas y los celibatos a extinguir.

  3. Francisco parece que ha detenido el asunto de las diaconisas, pero su objetivo ha sido cumplido: todo el mundo ya tiene en mente este tema, provisionalmente aparcado, para que en un futuro no cause tanto trauma: la primera semilla ha sido plantada.

  4. Que el Papa hable así, debería ser lo habitual. Pero no nos tiene acostumbrados a ello. Es para pensar que los católicos de a pie tengamos que agradecer esa claridad. Me alegra profundamente que haya sido así de claro, pero daré credibilidad a esas palabras si a todos los enemigos de la Iglesia les da puerta de la misma manera.

  5. Cualquiera como yo que haya estudiado lo fundamental de la teología sabe que no se pueden ordenar mujeres en ningún grado ¿para qué coj…. crea una comisión que sabe su resultado?

    Manda webs!

  6. Pues ya es el colmo, Si escupe, es aguado si no, es reseco.
    Un dicho vulgar pero necesario decirlo.
    Así que diga lo que diga está mal?
    No hay que ser!
    Si ya el Papa, ! Por fin habló claro!, lo que merece es un sonoro aplauso.

    1. Spes, tu todavía no te has enterado de como “trabaja” Francisco, porque a muchas buenas personas se os hace difícil ver su doblez. Es demasiado retorcida para que la aceptéis. Esto de las diaconisas no es más que una cortina de humo para sujetar adeptos antes del sínodo contra el celibato “de Amazonia”. Tiene que dar dos o tres para atrás antes de cada paso adelante porque lo que más cuenta para esta gentuza es seguir llevando bien sujeto al grueso de la Iglesia hacia donde quieren: A la apostasía por entregas.

    2. Amen
      No me quieren publicar mi comentario, pero por si acaso este si, les diré a los de siempre, que detecto bastante maldad, imperdonables críticas hacia alguien que anteriormente criticaron por creer que tenia la intención de hacer lo contrario.
      Y que como creyente me siento escandalizada, que no se puede vivir con una vela a Dios y otra al diablo, y eso es cuando no se reconoce el bien ni se diferencia del mal.

  7. No nos engañemos: ha abandonado las diaconisas por la vía histórica, pues no hay precedentes, pero en breve la tomará por la misma vía que le ha llevado a la inadmisibilidad total de la pena de muerte: que hay una nueva percepción sobre la dignidad de la mujer y su llamada a las más altas cotas en todos los ámbitos del quehacer humano, incluido el eclesial.

  8. Si no os gusta lo que digo y pienso, entonces quedaos fuera! Iris!, Es esta la forma de hablar un papa??, Es esta la forma de dirigirse a los fieles de la Iglesia, que no de SU iglesia?Lo dicho, un auténtico dictador, que no padre , y mucho menos buen pastor.

    1. Exactamente, alma. En estas formas vergonzosas se ve lo que es. Por primera vez me he sentido cercano a las “diaconisas”, porque pueden tener aspiraciones poco canónicas, pero son hijas de la Iglesia.

    2. Ya pagaba yo para que hablase asi de claro en todos los demás temas, que les dijera las cosas asi a los obispos alemanes, la verdad no nos hace daño, solo la soberbia nos mata.
      A veces hay que ser firmes para frenar las avalanchas….

  9. Históricamente Jesucristo no llamó a ninguna mujer a formar parte de los doce. En esto debe verse una voluntad explícita, pues podía hacerlo y manifestar con ello su voluntad. Jesucristo debía prever que al tomar la actitud que tomó, sus discípulos la interpretarían como que tal era su voluntad.
    la actitud de Jesús respecto de la mujer contrasta fuertemente con la de los judíos contemporáneos, hasta un punto tal que sus apóstoles se llenaron de maravilla y estupor ante el trato que les brindaba (cf. Jn 4,27). Así:
    –conversa públicamente con la samaritana (cf. Jn 4,27)
    –no toma en cuenta la impureza legal de la hemorroísa (cf. Mt 9,20-22)
    –deja que una pecadora se le acerque en casa de Simón el fariseo e incluso que lo toque para lavarle los pies (cf. Lc 7,37)
    –perdona a la adultera, mostrando de este modo que no se puede ser más severo con el pecado de la mujer que con el del hombre (cf. Jn 8,11)
    Si Jesucristo quería la ordenación ministerial de las mujeres lo habría hecho.

  10. De ese hombre, con una descomunal enfermedad psicológica, ya conocida por el prepósito Kolvenbach cuando quiso parar su nombramiento de obispo, no se puede esperar ninguna confianza porque un día dice una cosa y al siguiente dice la contraria.
    Por cierto, el titular del artículo no es correcto, en el vídeo el Papa habla de otra Iglesia no de otra religión, y la diferencia de interpretación es descomunal.

  11. No sé, si es cosa del teléfono, pero otra vez se come
    Lss 5 primeras letras, o si esto se puede arreglar desde la central de ediciones, 😁, siendo así, voy a escribir barbaridades, total, que a nadie le pueden importar. 🤗👋

  12. Independientemente del método escogido por el Papa, arribó a la conclusión correcta y ha tenido el valor de transmitirla. Bien por el Papa Francisco.

  13. Se ha puesto en evidencia la definición en 2002 de la CTI “El diaconado evolución y perspectiva” (verlo en vatican.va) En lo que respecta a la ordenación de mujeres para el diaconado, conviene notar que emergen dos indicaciones importantes de lo que ha sido expuesto hasta aquí: 1) las diaconisas de las que se hace mención en la Tradición de la Iglesia antigua —según lo que sugieren el rito de institución y las funciones ejercidas— no son pura y simplemente asimilables a los diáconos; 2) la unidad del sacramento del Orden, en la distinción clara entre los ministerios del obispo y de los presbíteros, por una parte, y el ministerio diaconal, por otra, está fuertemente subrayada por la Tradición eclesial, sobre todo en la doctrina del concilio Vaticano II y en la enseñanza posconciliar del Magisterio.

  14. Lo que pretendía Francisco con este primer ensayo es ir haciendo boca, ir creando ambiente. ¿ Para qué creó una comisión que se ha atascado, como era previsible, pues ya la anterior concluyó en la negativa ? Si sus intenciones no eran retorcidas, venga Dios y lo vea.

  15. Con todo respeto la Segunda Comisión no se ha atascado, ha reconocido la vigencia de lo anteriormente aconsejado y evidentemente al no ponerse de acuerdo han preferido o les han pedido que no expidan dos informes diferentes para no tener que elegir uno de los dos y hacerse personal e individualmente responsable de la decisión, es el camino de la “unanimidad” sinodial, si no lo pueden resolver ustedes no me lo pasen a mí, lean atentamente lo que se dijo de una comisión integrada por sapos de distintos pozos. Ahora viene lo de Amazonia nuevo capítulo todavía Humeante…….

  16. ¿Por qué se escandalizan los nuevos fariseos ante las palabras del papa Francisco? Jesús se lo dijo claramente a sus apóstoles en San Juan 6 que si el comer su cuerpo y beber su sangre los escandalizaba…. luego les dice: ¿ustedes también quieren marcharse? Muy bien por el papa Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles