PUBLICIDAD

El Palacio de la Cancillería, sede del Tribunal del Vaticano

|

El llamado Palazzo della Cancelleria, situado en la céntrica calle Corso Vittorio Emanuele II en Roma, alberga la sede del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, el Tribunal Apostólico de la Rota Romana y la Penitenciaría Apostólica.

InfoVaticana en Roma visita este palacio, que goza de extraterritorialidad, fue declarado patrimonio de la humanidad en 1990 y construido entre 1489 y 1513. Se trata del primer palacio erigido en Roma con el nuevo estilo renacentista para el cardenal Raffaele Riario, sobrino del Papa Sixto IV.

Cabe destacar que en 1517, el palacio fue confiscado por León X -primer papa Médici-, debido a la implicación de Rario en la conspiración de los Pazzi, cuyo objetivo fue acabar con los Médici en Florencia y sustituir su gobierno por uno de Della Rovere.

Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica

Este dicasterio, además de ejercer la función de Tribunal Supremo, provee a la recta administración de la justicia en la Iglesia y se rige por una ley propia.

Examina, en primer lugar, las querellas de nulidad y las peticiones de restitución «in integrum» contra las sentencias de la Rota Romana; los recursos, en las causas sobre el estado de las personas, contra la negativa de la Rota Romana a un nuevo examen de la causa; las excepciones de sospecha y otras causas contra los jueces de la Rota Romana por actos realizados en el ejercicio de su función y  los conflictos de competencia entre tribunales, que no dependen del mismo tribunal de apelación.

Además, examina los recursos interpuestos dentro del plazo perentorio de treinta días útiles contra los actos administrativos singulares dados por los dicasterios de la Curia Romana o sancionados por ellos, siempre que esté en discusión si el acto impugnado ha violado cualquier ley al deliberar o al proceder. En estos casos, además del juicio de ilegitimidad, puede examinar también, si lo pide el que recurre, lo referente a la reparación de los daños causados por el acto ilegitimo.

Este Tribunal examina también otras controversias administrativas, que le presenten el Romano Pontífice o los dicasterios de la Curia Romana, así como también los conflictos de competencia entre los mismos dicasterios.

Entre sus funciones se encuentra vigilar sobre la recta administración de la justicia y proceder contra los abogados y procuradores, cuando sea necesario. Además, debe decidir sobre las peticiones dirigidas a la Santa Sede para obtener la comisión de una causa a la Rota Romana u otra gracia relativa a la administración de la justicia, prorrogar la competencia de los tribunales inferiores y conceder la aprobación, reservada a la Santa Sede, del tribunal de apelación correspondiente, así como promover y aprobar la erección de tribunales interdiocesanos.

Tribunal Apostólico de la Rota Romana

Este Tribunal actúa como instancia superior, ordinariamente en grado de apelación, ante la Sede Apostólica, con el fin de tutelar los derechos en la Iglesia, provee a la unidad de la jurisprudencia y, a través de sus sentencias, sirve de ayuda a los tribunales de grado inferior.

Los jueces de este Tribunal son escogidos por el Sumo Pontífice de distintas partes del mundo, constituyen un Colegio, preside este Tribunal el Decano, nombrado también por el Sumo Pontífice para un tiempo determinado, entre los mismos jueces.

Este Tribunal juzga en segunda instancia, las causas ya sentenciadas por tribunales ordinarios de primera instancia y remitidas a la Santa Sede por legitima apelación; en tercera o ulterior instancia, las causas ya examinadas por el mismo Tribunal Apostólico y por cualquier otro tribunal, a no ser que hayan pasado a cosa juzgada.

PUBLICIDAD

En primera instancia juzga a los obispos en las causas contenciosas, a no ser que se trate de los derechos o de los bienes temporales de una persona jurídica representada por el obispo; a los abades primados, o abades superiores de congregaciones monásticas y a los superiores generales de institutos de religiosos de derecho pontificio; las diócesis u otras personas eclesiásticas, físicas o jurídicas, que no tienen un superior fuera del Romano Pontífice y las causas que el Romano Pontífice hubiere confiado al mismo Tribunal.

Penitenciaría Apostólica

La competencia de la Penitenciaria Apostólica se extiende a lo que concierne al fuero interno y a las indulgencias. Se trata del dicasterio más antiguo y el primer tribunal de la curia romana.

Para el fuero interno, tanta sacramental como no sacramental, concede las absoluciones, dispensas, conmutaciones, sanciones, condonaciones y otras gracias.

Además, provee a que en las basílicas patriarcales de la Urbe haya un número suficiente de penitenciarios, dotados de las oportunas facultades. Cabe destacar que al mismo dicasterio le está encomendado lo que concierne a la concesión y el uso de las indulgencias, salvo el derecho de la Congregación de la Doctrina de la Fe para examinar todo lo referente a la doctrina dogmática sobre ellas.

1 comentarios en “El Palacio de la Cancillería, sede del Tribunal del Vaticano
  1. Antes Roma locuta, causa finita.
    Ahora Roma locuta, que si quieres arroz, Catalina.

    Vease Barbastro que despues de ganar todo lo ganable en Roma no hacen caso en Lerida con las obras de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles