Fátima, signo de los tiempos

Virgen de Fátima
|

(Thomas S. Crown)

Lucía de Fátima señaló que el Tercer secreto está en el Apocalipsis, y más concretamente en los capítulos VIII y XIII; ambos se refieren a los castigos, al falso profeta, y al anticristo. Esa Tercera parte del secreto de Fátima fue dada a conocer por el Vaticano en el año 2000 (las dos partes anteriores ya se habían hecho públicas con anterioridad). Pero existe una Cuarta parte, o la explicación de la Tercera, si se quiere, que consta de veinticuatro líneas manuscritas y que ha permanecido oculta. Dicha parte fue publicada por el escritor y periodista José María Zavala, año 2017, en su libro El secreto mejor guardado de Fátima. Son también varias las personas cercanas y de confianza de los papas anteriores que manifestaron haber visto esa «Cuarta parte del secreto de Fátima», y que no fue divulgada en el año 2000. La publicación de tan trascendental documento en el mencionado libro estuvo precedida de un riguroso y exhaustivo informe pericial caligráfico, realizado por uno de los peritos calígrafos de mayor prestigio en España, Begoña Slocker de Arce. El resultado de dicho estudio fue concluyente: el texto de la «Cuarta parte del secreto» fue escrito por la misma mano que los anteriores (todos de puño y letra de Lucía Do Santos, la vidente de Fátima, y aprobados por la Iglesia).

El cardenal Raymond Leo Burke nos advierte sobre el mensaje de Fátima:

«El mensaje de Fátima habla de las fuerzas diabólicas desencadenadas en nuestro tiempo en el mundo, que se introducen en la vida de la propia Iglesia alejando a las almas de las verdades de la fe y, por lo tanto, del amor divino que mana del glorioso Corazón traspasado de Jesús» (Cumbre del Centenario de Fátima. Abadía de Buckfast (Inglaterra). 13 de octubre de 2017).

Pero junto a su advertencia, el cardenal Burke ofrece también un mensaje de esperanza para los momentos de adversidad:

«Si bien deberíamos ser realistas sobre los grandes males que acosan al mundo y a la Iglesia, también deberíamos estar llenos de esperanza en la victoria del Sagrado Corazón de Jesús a través del Inmaculado Corazón de María».

Y prosigue diciendo:

«La Virgen en Fátima nos ofrece los medios para ser fieles a su Divino Hijo, encontrar la sabiduría, y obtener la fuerza de la gracia salvadora a un mundo profundamente perturbado:

1º Rezar el Rosario cada día.

2º Usar el escapulario marrón.

3º Hacer sacrificios por la salvación de los pecadores.

4º Reparar las ofensas a su Corazón (Inmaculado) con la reparación de los Cinco primeros sábados.

5º Al papa le pide la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón».

El cardenal concluye con estas palabras magisteriales: «La Virgen continuará hablando a nuestros corazones igual que hablaba a los corazones de los mayordomos del vino en Canaán: «Haced lo que Él os diga». En la Cumbre del Centenario de Fátima el cardenal Burke invitó también a los fieles a rezar la oración mostrada por el Ángel a los niños de Fátima:

«Dios mío, creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no te aman».

Por su parte el padre Ingo Dollinger, hijo espiritual del padre Pío (el «santo de los estigmas» y amigo personal del papa Benedicto XVI, a quien la estigmatizada Teresa Neumann le profetizó que tenía que ser sacerdote por deseo de Cristo), explicó que justo después de la publicación en junio de 2000 del Tercer Secreto de Fátima por el cardenal Angelo Sodano, el cardenal Joseph Ratzinger le dijo en una conversación personal, tras concelebrar misa con él, que una parte del Tercer Secreto permanece inédita: «Hay más que lo que publicamos» —afirmó Ratzinger.

A medida que va pasando el tiempo van disipándose las dudas de estar viviendo ya los tiempos de Fátima, es decir, la materialización de la «Cuarta parte» del secreto referida a la apostasía. Se trata de un secreto manuscrito por Lucía y recogido en veinticuatro líneas: «Se equivoca quien piensa que la misión profética de Fátima está acabada» (Benedicto XVI. Fátima. Mayo de 2010). Veamos a continuación lo recogido en la tercera parte de la visión y que fue dada a conocer en el año 2000. De especial interés resulta el texto destacado en negrita:

«Vimos en una inmensa luz que es Dios, algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él, a un obispo vestido de blanco (hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre […] Llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por unos soldados».

En la visión correspondiente a la cuarta parte, y que conocemos gracias al libro de José María Zavala, se recoge lo siguiente:

«Nuestra Señora nos mostró una visión de un individuo que yo describo como el «Santo Padre», ante una multitud que estaba alabándolo. Pero había una diferencia con un verdadero Santo Padre, la mirada de demonio, éste tenía los ojos del mal».

¿Se refería Lucía, la vidente de Fátima, al papa Benedicto XVI cuando escribió que vieron a un obispo vestido de blanco muerto por unos soldados? Si se hubiera referido al papa oficial hubiese hecho mención expresa a él como «papa», en lugar de hacerlo como «obispo». ¡Ah, pero ningún obispo viste de blanco, salvo el sumo pontífice! Luego… ¿quién es el «obispo vestido de blanco», que por consiguiente ya no es «papa», y que es perseguido mientras huye de Roma? No lo sabemos. Por otra parte, Lucía tiene la visión de «un individuo» que ella describe como el «Santo Padre», pero éste tenía «la mirada de demonio, pues tenía los ojos del mal».

Parece claro que se trata de un papa que huye de Roma entre cadáveres para salvar su vida, nada que ver, por tanto, con la versión ofrecida por el Vaticano en el año 2000. Nótese también que ambas visiones se refieren a dos «Santo Padre», pero con descripciones muy diferentes una de la otra. Desde el año 1960 en que debió haberse revelado el Tercer secreto de Fátima al mundo, ningún papa se ha atrevido a divulgar el contenido de tan preocupante como incómodo mensaje. ¿Es por temor a ser considerado el papa aludido en el secreto? ¿Quién puede ser el «Santo Padre» que Lucía describe con la mirada de demonio por tener los ojos del mal?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “Fátima, signo de los tiempos
  1. Esa Cuarta parte del secreto de Fátima, «sutilmente no y sí revelado» lo deja escrito Juan Pablo II en su libro Cruzando el umbral de la esperanza, Capítulo: Para no tener miedo. Donde de forma singular y especial para quien, sin especular con el asunto en cuestión, está interesado en mismo dice así:

    -Es necesario que en la conciencia de usted resurja con fuerza la certeza de que existe Alguien que tiene en sus manos el destino de este mundo que pasa; Alguien que tiene las llaves de la muerte y de los infiernos; Alguien que es el Alfa y el Omega de la historia del hombre, sea la individual como la colectiva,-

    Este personaje, conocido entre gentes, será el próximo Papa; y detrás de él ya no habrá ningúno otro Papa que pueda cambairar lo que él diga.

  2. El personaje en cuestión: Alguien tres veces Alguien, que sucederá muy pronto a este papa Francisco; Como Alguien, -en mayúsculas- está protegido en su misión por el Dios Padre, sea: el que tiene en sus manos el destino de este mundo que pasa; por el Dios Hijo como Alguien que tiene las llaves de la muerte y de los infiernos; y como Alguien que por principio de la herencia genética a través de los tiempos acumulada es, el Alfa o principio y el Omega o fin de la historia del tiempo, la suya propia más la heredada por el Dios Espíritu Santo. Y es uno y son dos que de forma singular, morirán al pie del Obelisco de Gran Plaza

  3. Es revelador, de Mattei observa la predicción de San Luigi Orione en 1913, cuatro años antes de que Nuestra Señora apareciera en Fátima para proporcionar en el Tercer Secreto. Su advertencia profética fue: «el modernismo o semi modernismo no puede seguir, porque antes o después se transformará en protestantismo o en un cisma en la Iglesia que será el más terrible que el mundo haya visto jamás «.

  4. En vez de centrarse en el Evangelio….!!!!!
    Qué tonteras propias de desocupados…
    Qué raro que la virgen no «diga» nada de los neuróticos que la quieren manipular….

  5. Comentar y agradecer: a dos personas que han colaborado con su ayuda, a Elisa Isabel para tenga medio de transporte, al Centro para personas, discapacitadas, en otra localidad, agradecer a la Virgen María del Rosario, que en ella hemos puesto nuestra fe, a Jesús de la Divina Misericordia en nuestra novena realizada a él, a todos vosotros hermanos en la fe, por haberos cansado cada día, con nuestra solicitud desesperada, y algo muy bonito sucedió, que un hermano que colaboro con nosotros se acercó al Centro de día invitado por nosotros para que nos conociera, y conociera el entorno; entro dentro del Centro y conoció a Elisa Isabel Discapacitada, en un 86%, junto a otros discapacitados que allí estaban, el disfruto, y sintió como que se le saltaban las lágrimas, de ver quizás lo nunca visto, y besar y tocar a Elisa Isabel, y otros discapacitados junto a ella, el me comento que nunca lo envidara se llama Antonio, se llevó nuestro recuerdo y nosotros el de él, Para siempre. Amen. Hermanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles