PUBLICIDAD

Las visiones de Ana Catalina Emmerick y lo que desconocemos de la vida de Cristo

Bibliotheca Homo Legens publica 'La vida oculta de Jesús', que recoge las visiones de Emmerick sobre esa etapa de la vida de Cristo que nos resulta extraña.
|

Que los Evangelios no recogen el conjunto de la vida de Cristo nos lo dice, en primer lugar, el sentido común, y, en segundo lugar, un versículo del Evangelio según san Juan: «Jesús también hizo muchas otras cosas. Si se las relatara detalladamente, pienso que no bastaría todo el mundo para contener los libros que se escribirían».

La vida oculta de Jesús, recientemente publicado por Bibliotheca Homo Legens, recoge las visiones de la beata Ana Catalina Emmerick sobre esa etapa de la existencia de Cristo que nos resulta extraña, incluso desconocida: su nacimiento, su infancia, su juventud… Todo lo previo, en fin, a su aparición pública y una parte de lo que de ésta no se revela en los Evangelios.

Por supuesto, estas visiones, transcritas al dictado de Emmerick por Clemens Bretano, no son dogma de fe. Podemos creer en ellas o no. En cierto modo, sólo podremos creer en ellas asistidos por la gracia: la fe – también la fe en las visiones de la beata germana – es un don, y a nosotros sólo nos corresponde acogerlo.

 

                Comprar aquí                 

¿Quién fue Ana Catalina Emmerick?

Emmerick nació en Westafalia en 1774. Fue la quinta de nueve hermanos, lo que contribuyó a su temprana madurez: como señala Gonzalo Altozano en el prólogo de La vida oculta de Jesús, hubo de ejercer de madrecita de los más pequeños.

Pero esa madurez no sólo quedó manifestada en los desvelos para con sus hermanos pequeños, sino también en algo menos ordinario o prosaico. Ya muy niña, así, tuvo visiones de temática religiosa. Ella no percibía nada anormal en ellas; pensaba, inocente, que todos los demás las tenían también. Pero ni mucho menos.

Ingresada en un convento tras ingentes vicisitudes que pusieron a prueba su vocación, padeció una severa enfermedad que fue agravándose con el paso de los años. Un dolor, el de la enfermedad, al que hemos de añadir el de los estigmas, ofrecidos por Jesús en una aparición que Emmerick vivió siendo muy joven.

Como suele ocurrir en estos casos, la examinaron diferentes comisiones cuyo dictamen fue siempre idéntico: lo de Emmerick – sus visiones y estigmas – carecía de explicación científica y apuntaba, por tanto, a lo sobrenatural. Eso se antojaba muy difícil de reconocer para personas contaminadas por los prejuicios racionalistas propios de la época, pero la realidad acabó imponiéndose.

Ana Catalina Emmerick fue beatificada el 3 de octubre de 2004, ya en las postrimerías del pontificado de Juan Pablo II.

PUBLICIDAD

11 comentarios en “Las visiones de Ana Catalina Emmerick y lo que desconocemos de la vida de Cristo
  1. No creo que una santa, avalada por los estigmas, la enfermedad y el sufrimiento, dedicara su vida a engañar a sus contemporáneos y generaciones venideras. ¡ Gracias Ana Catalina !

      1. Ah, bueno, Cecilia. Entonces la beata dedicaba su vida a engañar a sus contemporáneos y generaciones venideras. Porque la expresión «¡Qué equivocado está usted!», implica que lo verdadero es todo lo contrario de lo afirmado por Belzunegui. Muy raro, pues, que una mentirosa así hubiera sido beatificada.

  2. Como siempre hay que decir la verdad, aquí digo que las obras o profecias de Ana Catalina Emerick como de Marie Julie Jahenny, nunca estuvieron en el índice de libros prohibidos como sí que estuvieron el diario de sor Faustina y la María Valtorta con su poema del hombre Dios y sus misterios luminosos. No hay qie ocultar datos, es información verídica.

  3. Basta cerrar los ojos y escuchar los relatos de las vestas en especial de Ana Maria Catalina Emmerick. para darse cuenta de la impresionante vida de Jesús
    Son presionantes los detalles, sobretodo su crucifixión, uno no puede dejar de llorar al escuchar tan impresionante visión

  4. «La dolorosa Pasión de nuestro Señor Jesucristo» de Ana C. Emmerich es un libro impresionante y está en Kindle por 0,99

    Este segundo libro, seguro que es tan bueno como el primero. Lo leeré.

  5. El libro de María Valtorta «El Poema del Hombre-Dios» fue el último libro que se incluyó en el Índice de Libros Prohibidos. Después, el Índice desapareció. Ahora he oído que se está rehabilitando la figura de María Valtorta y de su libro, a nivel vaticano. En un (presunto) mensaje de Medjugorje se dice que es cierto todo lo que ahí se cuenta. Yo he leído partes de él (son 11 tomos) y me parece en general bastante coherente con lo que dicen los Evangelios.

  6. La más grande entre todos los santos, junto con Sor María de Jesús de Ágreda.
    Todo el mundo debería tener estos libros, especialmente los católicos.

  7. Recordando los evangelios apócrifos de la Infancia, me da un poco de repelús esto de la beata y lo que se monta alrededor. Puede que sea verosímil, pero… La sanción de la Iglesia, como tal Iglesia, no existe y además la historia de la salvación no está ni siquiera apoyada por todo esto. Es algo así como el Santo Grial: si tenemos a Jesús cada día en la Eucaristía, directo, entero, ¿hay algo de sagrado fetichismo en el vaso de ágata? Y a eso se añade el perfil de los entusiastas del asunto. Todo es bueno mientras no se sobrevalore, creo. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles