PUBLICIDAD

San Roberto Belarmino y el Papa ‘hereje’

|

Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia, expone las cinco principales opiniones que sobre éste asunto sostienen los teólogos católicos (en Tercia Controversia Generalis “De Summo Pontifice” liber II caput XXX).

Primera opinión que aquí señalo es la de que la providencia nunca permitirá un Papa hereje. En el Concilio Vaticano I se planteó esta cuestión y el obispo Zinelli, relator de la fe dijo: “Estimamos con bastante probabilidad que esto nunca sucederá, porque confiamos en la providencia de Dios. Ahora bien, Dios nunca falla en lo necesario; y por tanto si Dios permitiera un mal tan grande, El suplirá abundantemente con su providencia”. (Tomado de Salaverri “De Ecclesia Christi” nº 657 en “Sacrae Teologiae Summa T-I ed. BAC Madrid 1958 pag. 718). San Roberto la considera probable.

Segunda opinión. El Papa hereje nunca deja de ser Papa y aunque no sea miembro ya de la Iglesia, es un instrumento separado –de la Iglesia de Cristo- a través del cual Cristo nos gobierna, debiendo obedecerle en todo menos en lo que sea herejía o pecado.

Un ejemplo sencillo nos hará entender la noción de instrumento separado. Instrumento separado es el no bautizado y sin fe que con intención de hacer lo que hace la Iglesia, aunque no crea en ella, bautiza a un moribundo por petición de éste.

El Vaticano II habla de la Comunión plena y no plena, el hereje tendría una comunión no plena y muy débil por el carácter sacramental que conserva. Y aunque según esto no puede decirse sin más que el hereje esté totalmente excluido del Cuerpo de la Iglesia, sería chocante que quien no está en comunión plena sea el máximo responsable de velar por la comunión y que quien no tiene fe sea el máximo custodio del depósito de la fe y tenga que confirmar en la fe a los demás.

Esta opinión ha sido defendida recientemente por Mons. Schneider con argumentos y reflexiones interesantes, S. Roberto la considera muy improbable (valde improbabilis) pues si al hereje no debemos ni saludarle como dice la Escritura como vamos a tenerle por cabeza. (II Jn 10 11; Tit 3, 10-11).

Las tres opiniones restantes admiten que el Papa hereje deja de ser Papa y difieren en qué momento deja de serlo.

Así la tercera opinión, dice que el Papa deja de ser Papa, enseguida que comete el pecado de herejía, aunque sea solo internamente, mentalmente, y no lo manifieste. Y si ya fuera hereje cuando comenzó su pontificado, nunca fue Papa. Pues el que no cree ya está juzgado (Jn 3, 18) y se pone por debajo de todos los fieles. Esta opinión la sostiene Torquemada. Los teólogos advierten de los peligros que pueden resultar de ésta opinión, por ejemplo Domingo Bañez (en su Comentario ST II – II  q. 1  a. 10).

La cuarta opinión dice que el Papa deja de ser Papa y es depuesto por Dios mismo enseguida que se hace manifiesta su herejía. Wernz- Vidal y Billot argumentan que el peligro es tan grande que no admite demora. Esta opinión la considera S. Roberto verdadera (“opinio vera”). También tratan los teólogos hasta qué punto ha de ser manifiesta la herejía para quedar depuesto por Dios, haciendo reflexiones semejantes a las que hace poco ha hecho Roberto de Mattei distinguiendo con la tradición canónica entre público y notorio.

La quinta opinión sostiene que el Papa hereje deja de ser Papa cuando interviene un acto declaratorio de su herejía. Esta opinión la sostiene Cayetano, Suárez (“De fide” disp. X sect. VI y “De legibus” lib. IV cap. VII), así Suarez dice que lo deben declarar los cardenales si así lo hubiera dispuesto el Papa, si no por los obispos en Concilio (convocado por cardenales u obispos solo para este asunto y por derecho de defensa), o en diversos concilios provinciales, u otros modos de manifestaciones pues son pastores puestos por Cristo. Y, del mimo modo que el Papa recibe el poder de Cristo después de la elección de los cardenales, es depuesto por Cristo después de la declaración de los obispos con fe. Ve esto proporcionado a la naturaleza visible de la Iglesia. El Papa Inocencio III en un sermón dice: “La fe es para mí a tal punto necesaria que teniendo  a Dios como único Juez en cuanto a los demás pecados, sin embargo solamente por el pecado que cometiere en materia de fe, podría ser yo juzgado por la Iglesia” (Tomado de la L. Billot  “De Ecclesia Christi” Roma 1927 pg. 633). Según Suarez como hemos visto seria en juicio con sentencia declarativa no con sentencia imponiendo la deposición del Papa, pues éste sería depuesto por Cristo. De modo semejante S. Alfonso María de Ligorio, doctor de la Iglesia, dice “Si el Papa como persona privada, incurriera en herejía, al instante quedaría despojado del pontificado; porque como entonces estaría fuera de la Iglesia, no podría ser el jefe de la Iglesia. En éste caso, la Iglesia debería por tanto, no desposeerlo, porque nadie tiene autoridad sobre el Papa, sino declararlo privado del pontificado”(En “Defensa del Poder Supremo del Soberano Pontífice “ Cap. VIII). Los teólogos suelen hablar del Papa que cae en herejía como persona privada, o como doctor privado, lo cual no explican mucho, así en la práctica se entiende que esto incluye desde lo que el Papa habla en conversación personal, hasta lo expresado en su Magisterio no infalible.

Permítaseme una última reflexión. Así como los hechos invalidan la primera opinión. Y no lo digo por el caso del Papa Honorio –pues hay historiadores que defienden que no fue hereje- sino a lo sumo falto de valor y celo en la defensa de la fe. (Así Agostino Saba “Historia de los Papas” T-I ed. Labor 1964 pgs. 278-s) sino por el presente. Podría darse el caso de que el Papa usara las formalidades solemnes al uso para “definir ex cathedra” lo herético. Como Dios no se contradice, si permitiera este hecho nos estaría mostrando o la verdad de la opinión cuarta, según la cual ya no sería Papa en el momento de la definición, pues ya habría dejado de ser Papa cuando anteriormente había manifestado la herejía de otros modos; o la verdad de la tercera opinión, o sea,  que habría dejado de ser Papa cuando cometió pecado interno de herejía. La seudodefinición ex Cathedra sería ocasión para conocerlo.

Fco. Suárez pbro. Valencia

PUBLICIDAD

33 comentarios en “San Roberto Belarmino y el Papa ‘hereje’
  1. He buscado hoy el articulo de sarah, que ayer no pude leerlo. Y ha desaparecido . A ver, no parece muy serio que de una publicación aparezcan y desaparezcan artículos no por arte de magia. Lo normal es, a mi entender: «rectificados el articulo… Por motivo…», retiramos el articulo por motivo…» (de presiones o lo que sea). Sinceridad y verdad, y ya esta.

      1. En efecto, lo vi en titular de Infovaticana y luego desapareció el artículo de Esteban sobre Sarah e inmigración.

        Solicito que se reponga. No tengan miedo. El temor dejenlo para la santa ira de Dios, no para presiones humanas de ningún tipo.

  2. Claro, así nos curamos en salud, diciendo que, de caer en la herejía, el papa deja de serlo; pero eso no es serio, sino que, admitiendo que el papa es un poder supremo y además infalible, hay que apechugar con las consecuencias: que nadie lo puede juzgar ni deponer, y que, de contradecir la doctrina anterior, cuyo fundamento está en los papas anteriores, se acabó la doctrina católica en su integridad, pues lo que cae en contradicción, se torna inconsistente lógicamente.

    1. Perdone, el papa no es infalible. Solo un cierto tipo de magisterio del papa lo es. Por favor, lea la Pastor Aeternus del Vaticano I y si puede sus actas y discusiones. precisamente hasta se modifico el título del capítulo para decir claramente que se trata de solo un cierto tipo de sus afirmaciones que cuentan con la misma infalibilidad que cuenta la Iglesia. Por eso cuando a Ratzinger le preguntaron alguna vez en alguna entrevista si era infalible dijo que por supuesto no.

      1. Efectivamente el papa sólo es infalible, al hablar «ex cathedra», pero para esto sólo hace falta un requisito: que el mismo papa quiera hablar así.

    2. La doctrina católica posee una unidad orgánica de forma tal que el sentido de la doctrina posterior sólo puede ser interpretada validamente en función de la doctrina anterior a la cual pretende iluminar. En este sentido la doctrina de la infalibilidad pontificia está subordinada a la propia doctrina. Pablo IV en Cum ex Apostolatus Officio sostiene que nop puede ser cabeza de la Iglesia quien se excluye del cuerpo por el acto de herejía, de la misma opinión es S Roberto Belarmino en De Romano Pontífice y en Pastor Aeternus del Concilio Vaticano I se especifica que «la infalibilidad ha sido concedida para preservar el depósito de la Fe, pero no para introducir novedades.» Es decir el propio Concilio que afirma la infalibilidad papal, cuando añade «pero no para introducir novedades», advierte contra un posible uso bastardo de la misma.

  3. Otro problema es que el Vaticano II se sacó de la manga eso de la comunion plena y no plena, es una novedad que no está en la tradición, por lo tanto no hay obligación de creerla, es un invento sólo pastoral. Se inventó para justificar que la Iglesia de Cristo es más amplia que la Iglesia católica, y así los protestantes y cismáticos estarían en comunion semi plena con tal de no admitir que no están en comunion con la iglesia. Hay que estar en comunion con el Papa pero el Papa tiene que estar a su vez en comunion con la tradicion trasmitida por sus predecesores tambien papas. Hay que estar en comunion con la mortalium animos q condena el ecumenismo. Ellos mismos q se inventaron el termino y q no admiten la mortalium animos son los q estarian en comunion semiplena si es q existe tal cosa.

    1. El problema es entonces que hay sedevacantistas de todos los papas anteriores a Juan XXIII y no creen en el magisterio q transmitieron porque es contrario a las enseñanzas de los papas postconciliares. Ponen el cvii como el fundamento piedra angular y fundacional de la Iglesia, por lo tanto desde san pedro a pio xii no estaban en comunion plena con la verdadera iglesia q se han inventado ellos en un nuevo pentecostes primaveral.

      1. Y a su vez todo este lio modernista se basa en su concepto herético de Tradición. Para ellos la tradicion son las constumbres y el folklore de la Iglesia, y como la tradicion en la q ellos creen está viva, y todo ser vivo evoluciona, el folklore va cambiando. Una cosa q va cambiando en ningun caso puede ser tradicion, puesto q la definicion de tradicion consiste en elementos q no cambian con el paso del tiempo. Ahora bien, aquí es donde pinchan: Cristo no puso ninguna biblia, Cristo puso la Sagrada Tradicion, q en parte se puso por escrito y esa es la biblia, y parte se transmitió oralmente y aparece en los concilios o en los ritos de los sacramentos y el magisterio. Vino Pablo VI con esa forma de pensar y se puso a quitar y poner folklore, por lo tanto nos quedamos como lutero y la sola escritura. La habeis cagado.

    2. No ha leído usted el pasaje donde Jesús dice: «El que no está contra nosotros está a favor nuestro».

      Búsquelo y léalo, y déjese de superpapadas.

        1. No hay negación de los pasajes, al contrario, el pasaje “el que no esta contra nosotros (en plena comunión) esta a favor nuestro (es decir tiene comunión no plena)” es ampliación de los otros dos, que usted indica.

  4. Como los anatemas de Trento es folklore y el magisterio preconciliar es folklore y el folklore se puede cambiar y quitar, he aquí que están admitiendo que el cvii tambien será folklore y del mismo modo tambien se puede quitar. Convierten el magisterio infalible de la iglesia q se transmite siempre igual de papa a papa, en el folklore mental q se le ocurre a cada Papa. Cvii y nueva misa es su folklore fundamental de ellos, q por supuesto no se les puede tocar. Se creen q ya han vencido.

  5. Código Der. Canónico.
    Art. 751.
    Herejía: negación o duda, pertinaz (terca, prolongada), de UNA verdad (o varias) en la que es obligatorio creer. Apostasía: rechazo TOTAL de la fe cristiana. Cisma: negarse a tener vínculo con el Papa o con los católicos que están bajo la autoridad papal.
    Art. 1364.
    La sanción para estos tres delitos canónicos es la excomunión latæ sententiæ (inmediata; no requiere resolución escrita).
    La excomunión es plena. Porque el código no dice plena y no plena. Y este código es posterior al CV II. Y esta declaración del CV II (plena – no plena) es canónica, no dogmática. Por lo tanto, esta declaración del CV II quedó derogada.

    1. Como por estos foros todos somos SUPER- PAPAS, no logro ver que los arts. 751, y 1364., deroguen una doctrina del Vaticano II. Para nada hacen mención a la comunión plena y no plena.

  6. Aquí habría que decir, como dice Jesús en el evangelio: «El que esté libre de herejía que le tire la primera piedra al Papa».

    En nuestro fuero interno, todos tenemos algo de la doctrina que no aceptamos, y por eso somos pecadores.

  7. El problema que tenemos hoy no es el de un papa que niega formalmente algún dogma de la Fe católica, aunque también, es el de alguien que cada día emborrona la doctrina, toda ella, la oscurece, la maltrata, no nos confirma en la Fe y no para de sembrar dudas e incertidumbres en todo. El otro problema que tenemos es que los cardenales, en su inmensa mayoría, o miran para otro lado o aplauden la faena. Mucho me temo, salvo alguna intervención divina extraordinaria, que el siguiente papa vaya a ser todavía peor, visto lo que estamos viendo en nombramientos de obispos y cardenales, casi todos lamentables, salvo alguna excepción para contentar a los incondicionales de adhesiones inquebrantables y encefalograma plano.

    1. Desde mi punto de vista este Papa tiene solamente dos fallos: 1.-Que piensa en voz alta delante de periodistas, lo que ha provocado que tenga que pedir perdón en varias ocasiones por afirmaciones torpes e imprecisas. 2.- Que gobierna la Iglesia universal como si fuera una parroquia concreta, con lo que mucha doctrina tiene un carácter muy particular y obscenamente concreto. Por lo demás, es un Papa excelente.

  8. La comunion plena y semi plena es tan absurda como la señora embarazada del todo y la señora que está sólo un poco embarazada.
    San Roberto Belarmino, como era católico, desconocia tal terminología ecumenica del demonio

    1. Pusieron en el cvii el gobierno colegial de la Iglesia q se inventaron cuatro chalados, para terminar siendo el gobierno voluntarista del Papa de turno donde la verdad es lo que exprese el Papa en cada momento a modo de medium o pitonisa. La Iglesia no se puede convertir en un fanatismo de culto al lider donde nadie razona nada, porque entonces es una secta. Es que quien se junta con sectas en Asis termina comportandose como otra secta.

  9. Cuanto menos se razone dentro de la Iglesia y más voluntaristas papólatras se vuelvan los católicos, más facil es engañarlos con novedades modernistas que no son católicas. La gente termina imitando el comportamiento q ve en el clero, y el clero al final no es el llamado por Dios sino el seleccionado por ellos mismos de entre los q menos se den cuenta del tinglado postconciliar, o sea, de entre los q les importa un pimiento cuál sea la verdad, unos funcionarios enchufados colocados a dedo q no pretenden convertir a nadie sino mantenerse en su sillón.

    1. Cuando un cura sólo predica que todo está bien en la iglesia y que todo son flores, prados y felicidad, piensa mal: alguien lo enchufó porque buscaba colocación, es puro marketing y negocio, carrera empresarial. Dios no llamó a ningún tarado de estos. Fátima predicando los castigos de Dios y ellos predicando el paraiso terrenal y cómo llegar a la paz con el demonio. La apostasía empezó por el vertice de la iglesia en los 60 pq Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo.

      1. Predicar novedades que no se encuentran en la Sagrada Tradición es pura apostasía. Hay obligación de transmitir el magisterio verdadero de la Mortalium Animos, de la Quo Primum Tempore, del Syllabus y de todo lo demás que le esconden con malicia a la gente. La tradicion no es un folklore cambiante q se le ocurre al Papa, sino q es siempre la misma Tradición puesta por Cristo para siempre.

        1. Por eso, JPII no tenía derecho ha hacer todo lo contrario de la Mortalium Animos, sino que tenía la obligación de cumplir con la Mortalium Animos. Ser papa no es hacer lo que te dé la gana, sino que implica unas obligaciones que se juran durante su coronacion como papa. Todo papa jura transmitir lo que ha recibido transmitido por sagrada tradicion, no jura inventarse nuevas doctrinas contrarias por mucho q estén en un concilio.

        2. ¿Y hasta dónde nos podría indicar en el Magisterio De la Iglesia que se remonta la tradición de la “Mortalium Ánimos” o el “Syllabus”? Es sólo curiosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles