PUBLICIDAD

El obispo electo de Cartagena y la inasible primavera

|

Sebastián Chico, recién elegido obispo de Cartagena, ha permitido la celebración de un funeral por Francisco Franco, y los nuevos fariseos, los de la Cofradía de la Misericordia Selectiva, llevan desde entonces rasgándose las vestiduras y pidiendo su cabeza.

“¿Quién está engañando al Papa Francisco y colándole este tipo de obispos, que no comulgan con su primavera?”, se preguntan, supuestamente, representantes del clero murciano en un texto deliciosamente victoriano de José Manuel Vidal en Religión Digital, en una atribución que, apostaríamos la cabeza, ha salido de la pluma y la confusa cabeza del periodista.

Se escandaliza Vidal con un ímpetu y un tono de ir a pedir las sales que hemos echado a menudo de menos en su portal con asuntos de mayor gravedad y fundamento, pero nos tememos que en Religión Digital hace tiempo que, por lo que parece, la Iglesia es cosa buena cuando hace política de izquierda y ya está tardando en prohibir ser alguna otra cosa.

De hecho, leyendo el texto se diría que ya está prohibida bajo pena de excomunión latae sententiae. El titular de la noticia lo deja claro, negro sobre blanco: ‘Sacerdotes de Murcia acusan al obispo electo de Cartagena de ultraconservador y simpatizante de Vox’. Solo puede acusarse de lo que es inmoral o criminal, de modo que para Vidal ser conservador -ser ‘ultraconservador’ es un mero sinónimo hiperbólico- y votar a Vox son lo uno o lo otro. Probablemente, ambas cosas.

Pero lo asombroso no es lo que pueda opinar Vidal, que aquí ya nos conocemos todos; lo asombroso es que pueda escribir ese titular sin advertir el disparate. Leemos en el texto: “¿Quien informa al Papa Francisco, para que meta la pata hasta este extremo?”, se pregunta indignado un venerable sacerdote murciano. Y añade: “Esto es escandaloso. ¿Quieren entregar la Iglesia de España a la extrema derecha política?”.

Tener, de todos los obispos de España, uno que podría, según las malas lenguas, votar -o no- a Vox, un partido perfectamente legítimo y con una visión bastante más cercana a la católica que cualquiera de los políticos que enamoran a Vidal, significa “entregar la Iglesia de España a la extrema derecha política”. Lo dice, ya saben (guiño, guiño), “un venerable sacerdote murciano”.

¿Y cuáles son exactamente los cargos? Copiamos a Vidal, como si fuéramos un Thomas Rosica cualquiera: “Al parecer, el día 20 de Noviembre, aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco se habría celebrado una misa en el seminario diocesano, con la bandera de la dictadura presente en la capilla, con el objetivo de contentar a un grupo de seminaristas ‘pro Vox’”.

Realmente este Chico no sé en qué está pensando; esa no es forma de hacer carrera en la Iglesia de la Renovación Perpetua. Todavía, si se hubiera tomado libertades con un hijo de confesión, como McCarrick, o simplemente se hubiera hecho fotos masturbándose al estilo de Zanchetta -el obispo emérito que, oh sorpresa, el Papa se ha llevado con él a los Ejercicios Espirituales de Cuaresma-, tendría un pase y la misericordia clerical caería copiosa sobre él.

Mucho nos tememos que, de seguir por este abominable camino, el obispo cartagenero podría acabar haciendo algún disparate como, no sé, negarle la comunión a un adúltero público o a un protestante confeso.

Ahora en serio: ¿qué ha hecho mal Chico? Franco vivió y murió como católico, por no hablar del pequeño detalle de que su ‘golpe’ fue considerado por Roma ‘cruzada de liberación’, por aquello de que los muy tolerantes republicanos estaban matando clérigos como conejos y violando monjas como si fuera una competición. En ese caso, celebrar un funeral por su alma inmortal no es en absoluto reprochable.

Pero pongámonos en el otro caso, en el extremo de Vidal, y pensemos en Franco como un sanguinario tirano opresor, asesino de su pueblo. Es decir, supongamos que era un hombre malo, cargado de culpas odiosas. ¿No es eso mayor, y no menor, razón para celebrar un funeral por su alma? ¿Pretende Vidal negar los auxilios debidos a los difuntos a los que él considere malvados, en serio? ¿Y quién es él para juzgar? ¿Se va a crear una sección de difuntos ‘insalvables’, a los que se negarán las misas funerales, y con la política, además, como único criterio?

Habla mucho Su Santidad contra los pelagianos y gnósticos entre nosotros los católicos, pero debería echarles un ojo a los nuevos donatistas como Vidal, que se escandalizan de que se den misas por los muertos inconvenientes.

PUBLICIDAD

 

24 comentarios en “El obispo electo de Cartagena y la inasible primavera
  1. Magnífico artículo, de quitarse el sombrero. Lo único que no me gusta es cuando dice “…aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco…” Me hubiera gustado que se refiriese a él como el Caudillo, el Generalísimo o simplemente como Francisco Franco.

      1. Por cierto, que yo creía que para pelotas los de mi empresa, pero, ¡coño, anda que en la Iglesia se quedan cortos! Y si no que se lo digan a Osoro que da bochorno oírlo.

    1. Pues yo creo que si hasta Alfonso Rojo se ha sacudido de su periódico al Vidal ese devolviéndolo a la nada de la que nunca debió salir, no se qué demonios hace Infovaticana dándole tanta bola a semejante mindundi, la verdad.

    2. Pues si no te enteras, no solo dictadorzuelo, sino también asesino y totalitario, asco de dictador que iba bajo palio a instancias de clérigos lamebotas de su tiempo.

      1. Edgar por lo que tu dices por eso Franco necesita más oraciones. Los Santos no necesitan que recemos por ellos para que estén con Dios ya están, y les invocamos precisamente porque ven cara a cara a Dios. Son los pecadores los que necesitan nuestro ruegos.

  2. Sólo ver la foto, de Su Ilma. Obispo Sebastian Chico, creo haber captado su espíritu, porque me ha encantado; para mi, es mucho más limpio y veraz en la Fe de Cristo, no me ha sorprendido este escrito, simplemente es natural y autentico, pido a Dios, viva intensamente las Bienaventuranzas y sea luz de Cristo para todas las gentes. Solicita Su Bendición, una Cartagenera que vive en Barcelona.

  3. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo? El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua, el que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al impío y honra a los que temen al Señor, el que no retracta lo que juró aun en daño propio, el que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará. Hoy: estoy en casa, de nuevo junto a los míos, mi hija Elisa Isabel, y mi esposa María Luisa, Gracias a Dios, a La Virgen María y a Jesucristo por siempre a ellos que tanto amo, nunca han estado solas siempre acompañadas de El espíritu de Dios cada día, por su enfermedad. Me recupero poco aun contra las adversidades que se unen a los recursos que son pocos, hacemos lo que podemos para sobrevivir con la Providencia de Dios todo Poderoso, sigo con mi tratamiento. Diario.

  4. Vivo en Argentina y los nombramientos de Obispos promovidos por el Papa, son de sacerdotes vinculados al Peronismo, en su versión de izquierda (hay que recordar que las tiene todas), y todos de la teología de la liberación. Justifican la violencia de las clases sociales pobres y doctrinalmente son heterodoxos. No hay vuelta con esto.

  5. Está probado que el Frente Popular dio un pucherazo en las elecciones de febrero de 1936, tal como ya lo había dejado escrito el entonces Presidente de la 2ª República Niceto Alcalá Zamora en sus memorias. Por lo tanto el gobierno contra el que se produce el “Alzamiento Nacional” del 18 de julio de 1936 no es un gobierno legítimamente elegido. Por cierto, Azaña tampoco creía que la destitución de Niceto Alcalá Zamora fuera constitucional (no lo era).

  6. El porcentaje de clero asesinado en la zona republicana (durante la guerra civil) superó en casi todas las diócesis al porcentaje de judíos muertos en Francia durante la ocupación nazi (solo el 25%, cifra baja comparada con otros países, no porque ahí los nazis fueran más clementes o incompetentes, sino porque ahí eran más difíciles de localizar). Barbastro 88%, Lérida 66%, Tortosa 62%, Málaga 48%, Menorca 49%, Segorbe el 55% , Toledo 48%, Madrid 30%, Barcelona 22%, Valencia 27%,… (en las grandes ciudades era más fácil esconderse)

  7. El asesinato de sacerdotes había empezado antes: en Asturias, durante la “revolución de octubre de 1934” al menos 33 fueron asesinados.
    El incendio de iglesias había empezado en mayo de 1931. Por cierto, la proclamación de la 2ª República (cuya constitución jamás fue refrendada por el pueblo español) constituyó un quebrantamiento del orden establecido (unas elecciones municipales que no ganan los republicanos más que en las grandes ciudades no pueden servir de coartada para un golpe de estado, que unos meses antes habían intentado militarmente en Jaca, por ejemplo _Fermín y Galán).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles