PUBLICIDAD

Vuelve la ‘sinodalidad’, ahora con nuevas aplicaciones

Vatican Media
|

“Sinodalidad”. Es la palabra de moda en la minicumbre de los abusos, como acabó siéndolo en el sínodo supuestamente dedicado a la juventud. Un término tan vago como “clericalismo” y con la misma función.

 

¿Quién podría pensar que el problema de los abusos sexuales de sacerdotes y su encubrimiento en la Iglesia tenía como solución la ‘sinodalidad’? Y, sin embargo, esa está siendo la palabra más repetida en la cumbre, obligada en las presentaciones de quienes han hablado públicamente hasta ahora. Parece el Bálsamo de Feriabrás, capaz de curar las cosas más inverosímilmente distintas, de ser lo que anhelan los jóvenes y, al mismo tiempo, el remedio específico para atajar los abusos.

Lo explicó el cardenal arzobispo de Bombay Oswald Gracias, al decir en su presentación que “el abuso sexual de menores y adultos vulnerables” revela “una compleja red de factores interrelacionados”, entre los que citó “la psicopatología, las decisiones morales pecaminosas, los entornos sociales que permiten que se produzca el abuso y, a menudo, respuestas institucionales y pastorales inadecuadas o sencillamente inicuas, o falta de respuesta”.

No, la homosexualidad no aparece por ninguna parte entre los factores, ni siquiera su desconcertante incidencia en los abusos y, por tanto, presumiblemente, entre el clero. Y de ese discurso relativamente razonable, pese a la clamorosa omisión, Gracias da un salto en el vacío para concluir que, para encarar todos esos factores nocivos, son vitales “la colegialidad y la sinodalidad”.

Es un tanto antiintuitivo. Si la ‘colegialidad’ significa algo, ha sido precisamente un exceso de colegialidad lo que ha llevado a los obispos a taparse las vergüenzas unos a otros y a desanimar poderosamente toda denuncia. Nadie quiere aparecer como el aguafiestas que estropea la hermosa fraternidad colegial denunciando a un ‘hermano en el episcopado’. Porque pensar que en toda la Conferencia Episcopal de Estados Unidos nadie había oído una palabra de que el todopoderoso cardenal McCarrick acostumbraba a llevarse seminaristas guapos a su casita de la playa exige una credulidad que, afortunadamente, la Iglesia no nos exige.

También el organizador de la cumbre por encargo del Papa, el cardenal arzobispo de Chicago Blaise Cupich, demostró que había entendido la consigna y remachó en su discurso, a continuación de Gracias, el aspecto ‘sinodal’ de todo este asunto. Cupich hizo un intento de definición de este lábil término, explicando que “representa la participación de todos los bautizados a todos los niveles -en parroquias, diócesis, organismos nacionales y regionales- en un discernimiento y reforma que penetra a través de toda la Iglesia”.

¿Han entendido algo? Lo suponía. La cosa va de descentralización de poder en la Iglesia pero, paradójicamente, como en el caso al que nos referíamos antes, la propia insistencia unánime en la sinodalidad, en una cumbre dedicada a los abusos, demuestra su absoluta ausencia. Porque si todos repiten idéntico mensaje en una cumbre que, reconozcámoslo, tiene poco que ver, cuesta pensar que sea por una feliz y universal coincidencia en lugar de responder a un deseo de complacer al Santo Padre en sus directrices.

 

21 comentarios en “Vuelve la ‘sinodalidad’, ahora con nuevas aplicaciones
    1. Lee el evangelio de mañana, la misericordia, de la cual te burlas y haces mofa repetidamente, hunde sus raíces en la predicación de Jesús. Si ya la Iglesia Catolica no te agrada puedes fundar una iglesia a tu gusto y medida y poner un Papa que te agrade, o te pones tu de Papa.

      1. Edgar, yo por ti estoy rezando para que el Señor te abra los ojos.
        Prescinde del mal que hacen los demás y abre tus ojos hacia tu interior.
        Y procura formarte en la doctrina, en la tradición y en historia de la Iglesia, pues en tus comentarios, aparte de una enorme falta de caridad, dejas entrever una enorme ignorancia.
        Ser católico no es cuestión de sentimiento ni de impulsos ciegos. Pide al Señor que te haga entender esto, es muy importante.

          1. No hablaba contigo y no me refería a ti.
            No te conozco, pero ha quedado claro cómo eres.
            Que el Señor no te lo tome en cuenta.

          2. Por lo visto vosotros pasáis del Evangelio, sois verdadero sepulcro blanqueado, sólo nos interesa la doctrina la tradición. El Evangelio y la caridad evangélica os la pasáis por el arco del triunfo. Aquí en Pamplona mi ciudad, la meca de lupus, estamos hartos de ese esquema ultraconservador tradicionalista integrista al que vosotros estáis sirviendo como borregos . En verdad dais pena, y de católicos nada.

      2. Edgar.
        Me atrevo a decir que Belzunegui no se burla de la misericordia. Opino como él.
        Son quienes la separan de la justicia los que la manosean a tal grado de dejarla en misericorditis. Eso sí que es una burla y una falsedad.
        Nadie puede fundar otra Iglesia porque ya la fundó Jesús. No somos protestantes que saltan de una iglesia a otra o fundan una nueva según se acomode a sus gustos.
        Quienes se tienen que ir a fundar otra “iglesia” o a pasear al Congo Belga, son quienes reniegan de los dogmas , quienes la rica Tradición les parece una carcundia y quienes quieren hacer de la Iglesia Católica adalid del NOM.
        Aintzane, me uno a su oración.

          1. Edgar. Aciertas a medias en lo primero porque, la verdad no es que esté preocupadilla, sino muy preocupada.
            En cuanto a lo segundo, si ya has hecho en tu cabeza la idea de que no leo el evangelio, no veo la manera de sacarte del error.

  1. El cardenal Sean O’Malley de Boston desea ver un informe del Vaticano que detalla quién supo qué y cuándo acerca de Theodore McCarrick, uno de los hombres más influyentes de la Iglesia en los Estados Unidos, y hasta el sábado pasado, un ex sacerdote declarado culpable de pecados sexuales con menores y adultos. O’Malley dijo que cree que el informe debería incluir información enviada a la Santa Sede por las cuatro diócesis donde McCarrick prestó servicios, es decir, Nueva York, Metuchen, Newark y Washington, DC.

    1. Homofobia: cuando reconoces que los gays no pisan una iglesia ni borrachos pero puedes usarlos para tirarles la basura
      Hipocresía: cuando se te olvida que en realidad son sacerdotes católicos y tu objetivo no es atajar el mal sino continuar escondiendo tu fracaso

      1. Solo Dios sabe cómo acabará todo ésto, está demasiado complicado, Y José, el gay que no entra a una Iglesia, es porque no quiere, no porque nadie lo rechace,.(claro, no va a ir como se presentan en sus desfiles),.

      2. Y entonces, si los gays no pisan una iglesia, que hace un muerde almohadas como tu abrevando por aquí? Es que tienes remordimientos? elige, o una cosa o la otra, las dos solo sirve para perder el tiempo. Al menos diviertete, porque da la impresión de que a ti te tira mas lo de la almohada.

  2. Buen artículo y mejores comentarios: Clericalismo, sinodalidad, dicasterios, congregaciones para…., oficinas varias para…, derecho canónico, tribunales apostólicos varios y qué sé yo cuántas cajas secretas, todo para no decir que se ha utilizado la confesión a menores, la Palabra y la eucaristía para encubrir a pederastas y depredadores homosexuales y más cosas, utilizando camarillas, silencios cómplices y promociones para “la labor”. Caramba ! que no es tan complicado. Rezar para que las víctimas no se sientan culpables y aplicar la Justicia terrenal porque la eclesiástica da lo que da. Temblad pervertidos eclesiásticos que os vais a enterar !….. huy qué miedo.
    Mañana misa en desagravio. Pues eso.

    1. Vale gran parte de lo que dices es cierto, pero tan cierto como que la inmensa mayoría de los abusos, son por parte de hombres homosexuales que ocupan algún cargo religioso. Es decir, que la homosexualidad es el origen de la mayor parte de los abusos y por supuesto la falta de castidad.
      De verdad no entiendo que hace un homosexual activo como tu interesandose por estos temas. Con la de cosas que hay para entretenerse ahi afuera.

  3. ¿ Cómo van a reconocer responsabilidad alguna los obispos si, el primero que tendría que reconocerla en los casos McCarrick y Zanchetta, entre otros, el propio Francisco, dice que no va a hablar, porque la tiene toda, y trata irresponsablemente de proyectarla sobre los demás ? ¡ Miserables, os vais a condenar !

  4. Que plastas sois tratando de echarle la culpa a otros a gays de la mierda de la Iglesia.
    Ya huele este tema.
    Los abusadores a la cárcel y los inquisidores fuera de lo a Igkesus, incluido tú Estebitan.

  5. Es sorprendente, que no se hable ni siquiera de alguna forma de detección de candidatos al seminario con atracción hacia el mismo sexo. Tampoco se habla de métodos de detección de víctimas de abuso entre los candidatos, que en palabras del Papa podrían intentar repetir enotros aquello que sufrieron. Nada claro salio de la cumbre, apenas buenas intenciones de las cuales está empedrado el camino del infierno

  6. Con esto de la ” Sinodadidad ” aquí en la Cumbre sobre abusos sexuales a menores se ve que el Papa Francisco va “imponiendo” su agenda a tiempo y a destiempo. La Barca sigue llenándosenos de agua…Gracias Carlos Esteban por su oportuno comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles