PUBLICIDAD

¿Qué distingue al cristianismo de las demás religiones?

En 'No anteponer nada a Cristo', publicado por Bibliotheca Homo Legens, el difunto cardenal Caffarra da la respuesta
|

Tendemos a pensar, influidos por el relativismo rampante, que todas las religiones son iguales en esencia y que, por tanto, no hay una más valiosa que las demás. Esta visión es, no obstante, equivocada: no todas las religiones tienen la misma naturaleza. Concretamente, hay algo en el cristianismo – y, en parte, en el judaísmo – que lo diferencia de todas las demás religiones.

Precisamente a esta especificidad del cristianismo se refiere el difunto cardenal Carlo Caffarra en una homilía recogida en el libro ‘No anteponer nada a Cristo’, publicado por la editorial Homo Legens.

                Comprar aquí                 

En ese sermón, el cardenal distingue entre la religión propiamente entendida – que no es sino el esfuerzo del hombre para alcanzar a Dios – y la revelación bíblica, que refleja el esfuerzo de Dios por encontrarse con el hombre:

El hombre, mendigo de bienaventuranza, desea ver el «rostro de Dios»  (Sal 42, 3). Es buscador de ese bien que cumple totalmente su deseo. La religión es la expresión de la búsqueda de Dios por parte del hombre. Pero la revelación bíblica invierte esta condición: no es el hombre el que busca a Dios, sino «yo mismo – dice el Señor Dios – buscaré mi rebaño y lo cuidaré». 

Pero la revelación de Dios no es, en el cristianismo, sólo palabra; la Palabra se hace carne en un momento concreto, irrumpiendo en la historia para llenar de sentido y plenitud la vida de los hombres. Jesucristo – y en esto radica la singularidad del cristianismo – es mucho más que el predicador de una doctrina religiosa y moral:

Jesucristo es la misma verdad. Moisés no ha hecho más que transmitir la Ley; otros han transmitido una doctrina religiosa o moral. Jesucristo, en cambio, no sólo nos proporciona el don de la Verdad, sino que Él mismo es este don, porque es el Verbo hecho carne. Es este carácter único y singular el que confiere al acontecimiento que celebramos hoy, la Navidad, un significado absoluto y universal. 

Ésta es la razón, nos enseña el prelado, por la que no debe incluirse el cristianismo en esa suerte de ‘supermercado’ que expone las religiones como si de productos de limpieza se tratase, invitándonos a elegir el que más nos convenga en cada momento:

Esta posición de Cristo impide que Él sea incluido en el «supermercado de las religiones», en el que el hombre entra y compra lo que responde mejor a sus exigencias. La posición de Cristo en la historia impide que se le relativice, que el cristianismo sea considerado como una religión más entre las otras. Quien relativiza a Cristo, aunque después enaltezca su persona, en realidad ya lo ha abandonado.

Las palabras del difunto cardenal Caffarra, tan diáfanas, nos ayudarán a distinguir el ecumenismo sano de ese ecumenismo relativista que mercadea con las verdades de la fe.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

21 comentarios en “¿Qué distingue al cristianismo de las demás religiones?
    1. El cristianismo es la Verdad de Dios comunicada por Él mismo. Las otras religiones son intentos humanos de acercarse a Dios, unas veces más acertados y otras muy errados.

    2. La libertad religiosa del vaticano II establece q cada uno elige la religion de su conciencia porque cada uno tiene dignidad humana (indignidad humana si creemos en el pecado original), y q no se le puede coaccionar en nada (=no se le puede convertir, o coaccion moral), excepto si va en contra del orden publico ( que seria reprimir por coaccion violenta).
      El error básico del vaticano II y del magisterio de Juan Pablo II se basa en la manipulación de San Justino cuando habla de las «semina verbi». San Justino habla de que la filosofía griega, muy diferente de la religion pagana griega, con el uso de la razón se había constituido en semina verbi o preparación para la llegada del evangelio. Nada dice de que la religion pagana sea preparacion para la llegada del evangelio. La manipulacion del cvii consiste en aplicar las semillas del Verbo a las religiones falsas, cosa q es imposible q haya inspirado el Espiritu Santo, mas bien la masonería.

      1. Otro error muy comun es no especificar “cristianismo catolico” como religion verdadera y decir sólo “cristianismo”. Esto tambien se basa en el ambiguo y erroneo cvii (que deja la puerta abierta para que cuele la herejia), cuando da a entender que una cosa es la Iglesia de Cristo que subsiste en otra cosa que es la Iglesia católica. 

        1. De la misma manera que no decimos que un niño con 3 años subsista después pasado el tiempo en un hombre con 40, sino que lo correcto es decir que el niño con 3 años ES el mismo que cuando tiene 40. La palabra “subsiste” implica que los dos terminos de la comparacion son diferentes y no son lo mismo

          1. Los elementos de verdad de las religiones falsas no son las semillas del verbo de san Justino que el vaticano II desvirtúa. Como los modernistas niegan la revelación primitiva, tienen que tergiversar para justificar el condenado ecumenismo, para ellos Dios se revela en el subconsciente de todo hombre produciendo religiones diversas, lo cual es falso y por eso dice el Papa q son religiones queridas por Dios, por eso dicen aquello de poner en comun lo q nos une y olvidar lo q nos separa, cosa masónica de toda la vida. La revelación primitiva empieza con Adán y Eva, Dios se va revelando siguiendo una unica linea de revelacion q continúa hasta llegar al judaismo superado luego por el cristianismo católico. Las ramas son las religiones falsas q no pueden salvar, cuyos elementos de verdad no les pertenecen, son robados de la religion verdadera y q sirven para convertirlos y no para respetar su libertad del error.

  1. El cristianismo (y considero cristiana solo a la Iglesia Católica que fue la única fundada por Cristo) se diferencia del resto de religiones en que nos religa con Dios ya que es la Verdadera. Las otras religiones religarán con a saber quién…

  2. No anteponer nada a Cristo, no anteponer nada al corán, no anteponer nada a Yavhé, yo no veo ninguna diferencia.

    “No creáis nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen; creedlo después de someterlo al dictamen de la razón y a la voz de la conciencia”., ahí si veo una diferencia, la razón y la conciencia provienen de Dios sin duda alguna, la Torá, el nuevo testamento o el corán son obra del hombre

    1. Claro… y le vamos a creer a usted cuando dice que el evangelio lo han escrito los hombres como podían haber escrito recetas de cocina.
      No anteponer nada al corán quiere decir que, si se tercia, un musulmán me puede rebanar el cuello por ser cristiana y ¡ojo! que para ellos, pongo de ejemplo en España, cristiano es todo aquel que no sea de su «religión». Así que no van a andar mirando si el del cuello a rebanar es ateo o va a misa a diario.
      No anteponer nada a Cristo, significa lo contrario. Dar la vida incluso por el rebanador de cuellos.
      Creo que la diferencia es notable…

      1. Se ve que eso de la Guerra Santa nunca existió. Se ve que no existió lo que llamamos Inquisición, que se dedicaba a quemar científicos y ateos por igual. Se ve que en Irlanda del Norte nadie mató ni murió por culpa de la religión. Se ve que Franco no metía en la cárcel a los homosexuales por el simple hecho de serlo… Venga… olvidémoslo todo. Nada de todo eso pasó.

        1. Demonio Sidereo: Qué atrevida es la ignorancia ! Gracias a las Guerras Santas no tenemos que mirar hoy a La Meca ni ser unos miserables protestantes ni un satélite del Moscú soviético. Dime el nombre de un científico quemado por la Inquisición. Y el de un ateo. Aparte de que la Inquisición sólo tenía jurisdicción sobre los bautizados. En Irlanda del Norte, como en toda Irlanda mucho más, la invasión protestante inglesa ocasionó millones de muertos y su despoblación, sí. Franco no metía a los homosexuales en la cárcel sólo por serlo, sino en unos pocos casos por escándalo público, como a los heterosexuales que tal hicieran. Más bien el franquismo hacía la vista gorda con la homosexualidad y el Caudillo jamás usó esa palabra.

      2. ¡Y Desi pretende que no lo llame trol!

        Lo que lamento es que haya gente con buena voluntad que pierda el tiempo con tus trolas y mentiras.
        Por eso apareces por aquí. Si nadie te respondiera más que yo, desaparecerías.

        Si sigues troleando te dedicaré un poema.

        Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, toc, tic, trol.

  3. En tiempos lejanos, concretamente después de la Torre de Babel, cuando la Tierra fue partida a trozos (Gn 10, 25), vean mapamundi, también la humanidad fue partida en naciones, territorios, lenguas, religiones y raza separadas por desiertos y mares y montañas.. Cada dios quiso un pueblo aparte y le dotó de una religión expresa. Dios Yavé se reservó Israel, y así estamos, hasta que todos seamos uno en Cristo, el verdadero Mesías (Recuperar la fe en dos días).

  4. “La esencia del cristianismo es:
    La vida nueva, concedida por la misericordia de Dios,
    realizada por obra de la redención divina, inaugurada por la fe, preparada por la penitencia,
    convertida por el bautismo en criatura nueva, regeneración y restauración, que consiste en una comunión real con Dios, con Cristo y con el Espíritu, e incluye la adopción como hijo y heredero de Dios, y purifica y santifica objetivamente el cuerpo y el alma del hombre,
    que hay que alcanzar y conservar de manera subjetiva en una lucha que se desarrolla durante la vida del cristiano, que, cuando se pierde, se recupera por medio de la penitencia, y que, después de la resurrección, alcanza su consumación final y gloriosa”.
    (Heinrich Schumacher, El vigor de la Iglesia primitiva, Herder, Barcelona, 1957).
    No es fácil que otro teólogo haya hecho jamás una definición más completa, más exacta, ni más grande del cristianismo que ésta del hoy desconocido Heinrich Schumacher, Recuperar la fe en dos días.

  5. La respuesta es: Cristo.

    (Para los judíos y musulmanes el más grande o un gran profeta, para los cristianos Dios hecho hombre).

    Y no hace falta entrar en grandes teologías, ni canonismos, ni sermones escatológicos, que seguro están muy bien también para teólogos, eruditos y estudiosos del tema.

    Nosotros somos gente sencilla, de a pié, que no vamos a convencer a nadie a golpe de comentario o sermón estupendo sobre nuestro catolicismo, sino con el ejemplo de nuestra vida.

    Por éso aquel que se encuentra en su vida con Cristo, su vida cambia y haya la diferencia. Sin más.

  6. Que la única religión verdadera sea la Católica no excluye ciertas formas de religiosidad que nacen de una buena disposición para con Dios. Desde el Sacrificio de Melquisedec hasta la fe de la cananea, pasando por la religiosidad de los atenienses alabada por San Pablo en el Aerópago, a los que anuncia que les va a hablar de uno de sus dioses que ellos llaman el Dios desconocido. Por eso le parece inexcusable, Romanos 2, que no crean en Dios los que pueden verlo a través de la Creación.
    Por eso la Iglesia lleva hablando mucho tiempo de la «ignorancia invencible». Por eso Cristo en el Juicio Final recompensa con la vida eterna a los que hicieron algo en su favor cuando lo hicieron a los pobres, aunque no conocieran al mismo Cristo. Y condena a otros que sí le conocían, pero no se comportaron bien.
    La palabra subsiste es preciosa, porque significa que sigue existiendo tal cual es tras el paso del tiempo y de la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles