PUBLICIDAD

Un sacerdote irlandés niega la comunión a un político abortista

Robert Troy apoyó con entusiasmo la abolición de la octava enmienda de la Constitución irlandesa El político irlandés Robert Troy
|

A propósito del apoyo explícito de determinados políticos católicos al aborto, se ha abierto en el seno de la Iglesia un sugerente debate: ¿debe excomulgarse a los políticos que voten a favor de proyectos de ley abortistas? Los obispos de Knoxville (Tennesee) y Tyler (Tejas), consternados por la aprobación de la ley abortista de Nueva York, consideran que sí; otros, como el propio arzobispo de Nueva York, creen que no.

En este turbulento contexto, un cura irlandés, el padre John Hogan, ha rehusado dar la comunión al político Robert Troy, que secundó la abolición de la octava enmienda de la Constitución irlandesa. Ésta, aprobada en 1983, aseguraba la protección del derecho a la vida del nasciturus y sólo permitía el aborto en un caso muy concreto: riesgo para la vida de la madre.

Tal y como recoge Buzz Ireland, el político en cuestión se había declarado pro-vida tiempo, pero a la hora de la verdad se decantó por votar a favor de la nueva ley abortista en el Parlamento (mes de diciembre). Ésta permite abortar en cualquier supuesto hasta la duodécima semana de gestación y hasta los seis meses en un amplio abanico de casos.

Irlanda, de excepción a norma

Hasta el pasado año 2018, Irlanda constituía una suerte de oasis pro-vida; así, como ya se ha señalado, la legislación respecto al aborto era felizmente restrictiva. Sin embargo, el primer ministro Leo Varadkar, con el pretexto de no desoír un manifiesto clamor popular, convocó un referéndum precisamente encaminado a eso, a que la gente se pronunciase sobre la cuestión.

Tras unos meses de intensa propaganda abortista, marcados también por el silencio del Vaticano, los irlandeses optaron por la abolición de la octava enmienda. La victoria de los ‘sí’ al aborto fue, además, bastante holgada: 67% a 37%. Irlanda, otrora un país inequívocamente católico, rompía definitivamente con su pasado y su más íntima esencia.

Esta ruptura con la tradición venía gestándose tiempo atrás, no obstante. Desde los albores del S.XXI, los sucesivos gobiernos irlandeses se han afanado en convertir a su país en vanguardia de la ‘modernidad’. Ya en 2015, por ejemplo, se legalizó el ‘matrimonio’ homosexual en un referéndum en el que la Iglesia también se decantó por mantener un perfil bajo.

El papel de Soros en el plebiscito

Una de las organizaciones más implicadas en el objetivo de flexibilizar el aborto en Irlanda era la ‘Open Society Foundation’ de George Soros. Para comprobar esto, nos basta con leer su plan estratégico para el período 2016-2019. En él, no en vano, se recoge el propósito de ‘contener, mitigar y revertir la tendencia de las leyes que conciben al feto como persona y de la enmienda constitucional’ y de generar ‘una robusta serie de organizaciones que defiendan los derechos sexuales y reproductivos’.

En este plan estratégico, destapado por Wikileaks, la organización de Soros prevé, además, que su acción en Irlanda se contagie a otros países católicos con leyes de aborto restrictivas: ‘Con una de las leyes de aborto más restrictivas, una victoria allí podría tener impacto en otros países europeos firmemente católicos, como Polonia, y probar que el cambio es posible, incluso en los lugares más conservadores’.

De acuerdo con los documentos filtrados, la ‘Open Fundation Society’ ha financiado diversas asociaciones abortistas irlandesas, entre las que cabe mencionar a la ‘Amnesty International Ireland’ (137.000 euros), a la ‘Irish Family Planning Association’ (132.000 euros) – que es una filial de Planned Parenthood en el país – y a la ‘Abortion Rights Campaign’ (25.000 euros). El objetivo de estas donaciones sería, tal y como la propia fundación de Soros reconoce, ‘trabajar conjuntamente en una campaña para repeler la enmienda constitucional irlandesa que garantiza igualdad de derechos para el feto que para la madre’.

1 comentarios en “Un sacerdote irlandés niega la comunión a un político abortista
  1. En su momento vendrá el tener por ley de Dios que quien en esta vida haya tenido su arte o parte abortando la continuidad de la vida huma en el seno materno, lamentará el haber nacido.

    Quien atenta contra la vida en éste su tabernáculo de la intimidad celular humana, atenta contra el Espiritu Santo en su sagrado templo humano.

    Y aquí lo escrito: Quien blasfeme contra el Espiritu Santo no será pernado ni en este siglo ni el proximo; será de eterna condenación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles