PUBLICIDAD

Giro de guión en el ‘caso Zanchetta’: entra Germán Arana

|

El Papa habría enviado en 2017 al obispo emérito de Orán, Gustavo Zanchetta, a ver al jesuita español Germán Arana, psiquiatra, hombre de confianza y antiguo confesor de Su Santidad, como hiciera con otros prelados con conductas homosexuales.

La portavocía vaticana sigue, contra viento y marea y a pesar de la abrumadora evidencia, negando que el Vaticano tuviera la menor noticia de que el obispo emérito de Orán, Gustavo Zanchetta, nombrado directamente por el Papa, quien le proporcionó un cómodo cargo en la APSA después de que presentara la renuncia ‘por enfermedad’, había sido acusado de conducta homosexual impropia.

Alessandro Gisotti, portavoz interino de la Santa Sede, ha respondido con una nota a las informaciones ofrecidas por Associated Press según las cuales Roma conocía, al menos, fotografías de Zanchetta desnudo en poses obscenas desde 2015: “En referencia a los artículos publicados recientemente por algunos órganos de información, y algunas reconstrucciones engañosas, puedo con firmeza repetir lo que ya he declarado el pasado 4 de enero”.

A estas alturas, ese ‘sostenella y no enmendalla’ frente a testimonios abrumadores da muy mala espina sobre lo que será la próxima reunión de obispos en Roma para tratar el asunto del encubrimiento de abusos sexuales.

Pero la última entrega del caso publicada por AP ofrece un nuevo dato muy interesante: tras su breve estancia en Corrientes, Zanchetta vino a Madrid, donde, según fuente fiables, disfrutó de la hospitalidad del arzobispo Carlos Osoro y donde, al parecer, fue a ver al padre jesuita Germán Arana, presuntamente por instrucciones del Santo Padre.

¿Quién es Germán Arana? Los habituales de InfoVaticana ya conocen parte de esta discreta figura clave en el pontificado de Francisco. Arana es un viejo colaborador del entonces cardenal Jorge Bergoglio, confesor y hombre de confianza, y ha tenido intervenciones clave en los casos más problemáticos. Al menos tres obispos con ‘problemas psiquiátricos’ han acudido ya a Arana por indicación del Santo Padre.

Uno de ellos fue Juan Barros, obispo emérito de Osorno por empecinamiento del Papa. No usamos la palabra a la ligera: Su Santidad se empeñó en el nombramiento de Barros para la diócesis de Osorno contra la opinión mayoritaria del episcopado chileno y, sobre todo, de las protestas de las víctimas del pederasta condenado padre Karadima, quienes aseguraban que el nuevo obispo asistía aquiescente a los abusos del sacerdote encarcelado.

También Barros pasó una temporada en España poco antes de ser nombrado obispo, acogido además por su buen amigo el arzobispo castrense Juan del Río. Barros asistió a las tandas de ejercicios que han hecho célebre entre el clero español al jesuita Arana, que fuera rector del seminario de Comillas, y Arana expuso a continuación el pertinente informe a Su Santidad. En aquel momento, y tras su nombramiento, Arana se convirtió en uno de los grandes defensores de Barros, llegando incluso a acompañarle en uno de los días más difíciles de su vida: la toma de posesión en la catedral de Osorno, donde fue agredido por el pueblo, como atestiguan varias fotos de aquella jornada en la que Arana hasta se dejó empujar por su amigo, como atestigua este vídeo.

Arana, de quien se dice que “susurra al oído del Papa” fue el encargado de la investigación previa al nombramiento episcopal de Juan Barros para la diócesis de Osorno en enero de 2015. La investigación, encomendada a Arana directamente por Francisco, tuvo lugar en los meses previos a la publicación del nombramiento en el Bolletino.

Otra ‘celebridad’ que consultó con Arana fue la ‘mano derecha’ del cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, su auxiliar en la archidiócesis de Tegucigalpa, Juan José Pineda Fasquelle, que presentó el año pasado su renuncia después de que se conocieran denuncias de abusos sexuales a seminaristas y cuestionables tejemanejes financieros.

¿Ven un patrón? Exacto: todos ellos -incluido Zanchetta- tenían problemas de conducta homosexual. De hecho, fuentes confirman al vaticanista americano del National Catholic Register, Edward Pentin, que el Papa envía a Arana “a todos los que tienen problemas, especialmente con la homosexualidad”.

No es exactamente una prueba incontrovertible, pero sí un indicio, por si hiciera falta, de que la Santa Sede conocía bien los ‘problemas’ de conducta homosexual del obispo de Orán.

PUBLICIDAD

12 comentarios en “Giro de guión en el ‘caso Zanchetta’: entra Germán Arana
  1. Con todo respeto, nadie sabía nada de nada. Pero ahorita esa ignorancia cambió, hay quienes saben y hay esperanza que algo se haga. En febrero tendremos un cuasi concilio con todas las CE del mundo para discernir sobre lo que todos saben como resolver y lo que hay que hacer e incluso está por escrito a quién y a quién no se debe ordenar sacerdote. Ha llegado la hora de cumplir con las responsabilidades graves que están en juego. El católico de a pié está esperando una respuesta y una solución definitiva y sobre todo que los pastores dejen de dar vueltas y cumplan su misión. Pidamos a María Auxilio de los Cristianos que el Señor ilumine a los obispos con una luz tan brillante que despierten y terminen con todo esto que al parecer lleva años pero que nadie sabía, ni conocía, ni encubría, ni ocultaba.

  2. Danneels, MacCarrick, Mahoney, O Connor, Maradiaga, Pineda, Riccaquiensoyyo, Cupich, Peña, Tolentino, Coccopalmerio-Capozzi, Capella, James Martin, Shonborn, Tobin buenas noches amor, Farrell, Wuerl, Zanchetta, Barros, Arana, homosexualismo. clericalismo, abusos, cobertura, mafia, no sabía, me enteré por la prensa. Está clarísimo que Francisco no forma parte de la solución, ni tan siquiera del problema. Es el problema, el problemón, pero no se irá, para evitar una condena penal. Habrá que redimensionar la inmunidad vaticana, que está al servicio de la Iglesia, y no al revés.

    1. ” Faltó Paglia “, nos dice José. Lo incorporamos por deméritos propios de murales homosexualistas y diócesis en bancarrota, además de ambiguo en la protección de la vida.

  3. No se lo pongan tan fácil a Bergoglio. Arana también fue enviado por el papa a ofrecer una reparación “ad libitum” al arzobispo Ureña, por la canallada cometida personalmente y con la ayuda de Omella contra él, tiempo después de la forzada y disfrazada renucia del prelado por inexistentes motivos de salud. Recuerden la figura de los “ojos y oídos” del soberano persa, y de eso hace miles de años, y verán que este Arana no es un simple recomponedor de virginidades problemáticas, sino un emisario directo, “senza lettera scritta” de Bergoglio.

  4. Arana no es psiquiatra.
    Araña conoce el mundo de psicología y tieneestudios en ese área.
    Es sacerdote.
    Dirige retiros para sacerdotes, que piensan en una forma de sacerdocio-social.
    Como conferenciante es ameno.
    Conoce el mundo teológico.
    Tiene experiencia docente.
    Tiene un refinado carácter.

    Es valioso.

    Mi duda cierta estriba en si concede capacidad operativa a la Gracia, si confía en la Providencia o más bien en el método científico.

  5. Va quedando clara y es interesante la línea editorial del Vaticano que impone Tornielli -personaje realmente peligroso, nada tonto- y ella es: minimización y negacionismo.

    Para lo primero tenemos el ejemplo de la reunión de febrero: no esperen nada, la idea es cajonear en el olvido el informe Viganó.

    Para lo segundo, el negacionismo, el ejemplo lo proporciona el caso Zanchetta.

    En verdad, Tornielli está dando un giro radical a la comunicación bergo gliana, mas de espaldas a la verdad que nunca. Se entiende la ida de Greg Burke y García Ovejero, no soportarían tanta falsedad.

  6. Sumen a Cupich a cargo de la preparación de la reunión de obispos de todo el mundo, más a Kasper anunciando un intento de complot o de cisma o lo que fuere, más Tornielli bajando el tono a lo que pueda suceder, da la impresión que existe alguna preocupación que no puedan contener a los pesos pesados de la Jerarquía que van a estar presentes y que con toda razón tendrán el deber de proponer soluciones definitivas. Wait and see……

    1. De lo que yo sí estoy seguro es de que el Espíritu Santo –al igual que Dios Hijo– no quitaría ni una jota y ni una tilde de la ley, y escribiría “ha dejado” con su hache.

  7. Barros ya era obispo y había sido Castrense y en otra diócesis antes de su nombramiento a Osorno. En cuanto a la acusación de haber estado presente cuando Karadina abusaba a chicos, no es creíble, y el que la hizo ha demostrado que ha mentido cuando prometió no demandar para pedir dinero y ahora anda pidiendo $600,000. ¿Acaso un pederasta hace sus fechorías delante de otros? Curiosamente, Juan Carlos Cruz, el que acusa a Barros y a otro obispo que era de Talca, solo acusa a los dos obispos de estar presente cuando Karadina supuestamente abusaba a él, cuando en el grupo de jóvenes de la parroquia había unos 50 chicos y no dice que ninguno de ellos presenció los abusos. Por otro lado, la definición de abusos es bastante fluida. Hasta el momento, no hay pruebas de nada en contra de Barros. Francisco es el que creó todo ese lío haciendo caso a los consejos de Arana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles