PUBLICIDAD

El problema de la comunicación vaticana es que hay demasiada

|

«Mi novia y yo rompimos por un problema de comunicación: teníamos demasiada». He recordado el viejo chiste viendo la escabechina que el Vaticano está llevando a cabo en su comunicación. Mi no solicitado consejo: menos comunicación propia, por favor, y menos intentos de controlar la ajena.

Uno no cambia de caballo en mitad de la corriente ni, según reza el más reciente adagio, entra a saco en su equipo de comunicación en medio de un desastre de imagen. Y, sin embargo, es lo que acaba de hacer el Vaticano al deshacerse de Greg Burke y su equipo, culminación -hasta ahora- de una remodelación que ha puesto a Andrea Tornielli al frente del ‘contenido editorial’, pasando así de voz oficiosa a voz oficial, y que también ha afectado al venerable Osservatore Romano.

Desde el primer día de su pontificado se advirtió que Francisco iba a dar una importancia desusada a la comunicación, creando un dicasterio específico y modernizando los añosos medios tecnológicos de la Santa Sede. Y, desde luego, no cabe duda de que es un Papa mediático, incluso locuaz, que ha hecho pasar el papado de ser un institución más bien reservada y reticente a convertirse en una fuente casi inagotable de titulares. Basta recordar que Vittorio Messori ganó notoriedad al lograr arrancar la primera entrevista a un Papa, Juan Pablo II, y repetir la hazaña con su sucesor, mientras que solo Eugenio Scalfari, fundador de La Repubblica, puede presumir de haber publicado unas cuantas con Francisco.

Y, sin embargo, es un desastre. De Roma parece llegar más ruido que luz, y la imagen de la cúpula eclesiástica es en estos momentos tirando a mala para el mundo exterior, y una cacofonía preocupante para los propios fieles. Y no, el asunto no nos parece que se solucione poniendo a Tornielli al frente o deshaciéndose de Burke, como tampoco pareció la mejor idea del mundo, en su día, poner al frente a Monseñor Edoardo Viganò con su bochornoso intento de ‘fake news’ a costa de una carta de Benedicto XVI.

Este último caso sirve bien para ilustrar nuestros temores sobre los esfuerzos de comunicación de la Santa Sede: que, en estos momentos, parecen más dirigidos a convertirla en un arma de propaganda y ‘photo-ops’ que de fluido canal de información fiable.

Lo peor que puede intentar el Vaticano en la segunda década del siglo XXI es controlar la información, que es lo que parece pretender. Desde luego, desde el estallido de la crisis de encubrimiento de abusos sexuales clericales -Segunda Parte- de este verano, el equipo vaticano está, comprensiblemente, en modo de control de daños. Pero en general el esfuerzo se me antoja diseñado por una persona que aún ve la comunicación como si siguiéramos en los años ochenta, un puñado de grandes grupos decidiera qué sabemos y qué no, e Internet fuera un juguetito marginal que, en el peor de los casos, se puede neutralizar.

Incluso si no pesara la consideración moral básica, el evangélico «la verdad os hará libres», todo intento de acallar, ocultar o maquillar las verdades va a traducirse en un remedio mil veces peor que la enfermedad. ‘Transparencia’ es una palabra que se repite tanto como se deja de practicar, pero se va a convertir en el único medio de que la jerarquía no quede doblemente comprometida con cada mala noticia.

Pero las revelaciones escandalosas, al menos para los fieles, son una parte no por espantosa más importante, sobre todo a largo plazo, que la confusión doctrinal. Y en esto no ha pecado Su Santidad por falta de comunicación, sino más bien por exceso. No se puede pedir a nadie que hable constantemente en las circunstancias más dispares y mida siempre sus palabras como si estuviera dictando una encíclica, pero tampoco puede pretender el sucesor de San Pedro que sus palabras tengan el mismo eco que el de cualquier otro, por mucho que se nos advierta de que no habla ‘ex cathedra’.

Se nos habla continuamente de descentralización, pero en una época de comunicaciones constantes, en todas partes y en tiempo real, ha sido inevitable que el centro del catolicismo, el Solio Pontificio, haya adquirido un peso inconcebible en cualquier otra época. Y eso es no solo insólito, sino insano, especialmente cuando no se apaga nunca el micrófono.

 

27 comentarios en “El problema de la comunicación vaticana es que hay demasiada
  1. Un exceso de información contradictoria y continua, más que «armar jaleo», lo que produce en la mayoría de los fieles, es una especie de «anestesia selectiva» ante determinada fuente o fuentes informativas, lográndose al final un efecto contrario al deseado.

    1. No creo que haya nadie que lea a Francisco o le oiga dos minutos sin desconectar. Yo soy lector empedernido y hace años que de Bergoglio sólo veo por encima los grandes titulares. La vida es demasiado corta como para… en fin.

  2. El problema no se arregla cambiando un papólatra por otro papólatra, un servil por otro servil, un pelota por otro pelota. El problema sólo se resolverá cambiando un papa no católico por otro católico de verdad. Queremos un papa de Verdad, que comunique el evangelio y las verdades eternas, en especial las escatológicas, tan olvidadas intencionalmente, y no el ambientalismo, el migracionismo, el ecumenismo ecumaníaco y el pauperismo.

  3. Gracias a este exceso de comunicación tengo una pésima imagen de este Papado. Basta ir a consultar cualquier entrevista especialmente las dadas a Scalfari para llenarse de tristeza y rabia a la vez, aunque cualquier laicista, progresista o anticatolico se llenaría de alegría de ver como hoy dia hasta el mismo Papa se encarga de meterle autogoles a la Iglesia.

  4. Todo buen TIRANO necesita una buena PROPAGANDA de agitprop. LOS LAVANDA dirigentes de Roma caminan hacia la VERDAD del Cardenal Sarah: Las LGTBI y el Islam son creaciones del Maligno. Si les añadimos el ateo Comunista es el camino empedrado que viaja hacia el INFIERNO.

    1. que se me hace que este sujeto lonelydriver es el mismo moderador de este sitio o el lo tiene contratado para dar sensacion de «libertad de expresion» en los comentarios de este sitio werb, uno coloca comentarios de acuerdo al punto de vista de este sitio web y no los publican, pero los floodeos obsesivos de este sujeto o de un tal «desidereo» los ponen aunque solo lleve insultos

      1. Estoy de acuerdo. A mí me han dejado de publicar comentarios, especialmente en los artículos de Carlos Estéban, algo que en su día comuniqué privadamente a Gabriel Ariza. Sobran los trolls en un sitio serio como éste. Menos mal que D. Francisco José Fernández de la Cigoña los mantiene a raya. Por dicho motivo, da gusto leer y participar en su Blog.

  5. A ustedes que veo aquí a muchos opinando y estando de acuerdo la mayoría aquí en lo que dicen,y que tambien les digo estoy de acuerdo solo con la verdadera Santa Iglesia Católica y no la falsa,por esto quiero preguntarles que hacen ustedes siempreetidos aquí estando de acuerdos muchos de ustedes?acaso no sería mejor que enseñen lo que saben a muchos que están siendo engañados en otros medios de comunicación del vaticano como lo son aciprensa? Hasta ewtn les digo,porque nada hacen hablando ustedes mismos lo que ya saben,y no quiero decir con esto que abandonen este espacio,claro que no,este espacio es importante,pero si tienen tiempo de entrar en otros espacios seria mejor,gracias!

  6. Hombre, yo creo que los ahogafiestas y depresivos también tienen derecho a escribir diciendo que todo está negro porque ellos lo ven muy negro…
    Mi pregunta es por qué todos tienen que aprovechar este pseudo medio informativo para hacerlo???

    1. lo que está negro es el futuro del neomodernismo misericordítico, carente de vocaciones, pero que quiere morir matando desde dentro y desde arriba. El catolicismo, su futuro, está más que asegurado, porque es de Dios y manda vocaciones a quien las pide: » Rogad al dueño de la mies que envíe operarios a su mies «.

      1. exacto Bezunegui. El modernismo aunque se esta cargando el presente de la Iglesia no tiene futuro, esta condenado a muerte, es la verdadera Iglesia catolica la que sobrevivira y volvera a ser grande, no esta pseudo iglesia misericordista con el error y el pecado pero dura contra el catolico fiel.

    2. La verdad es que son aguas fiestas los que llevan la verdad y así les ahoga la fiesta a quienes tanto disfrutan de la aberración de este mundo en el anticristo y lo hacen burlándose de DIOS!y embriagandose con la sangre de sus santos entregados a la prostitución que tanto les complace! A ver si llega a servirte el alimento? Porque te digo que yo lo gane!

      1. Falta un escrito moderador a ver si lo públicas? También digo que respondí a quien se hace llamar un católico normal y aparecioi respuesta en otro comentario!

  7. Pero fue el mismo Francisco quien, apesar de que él mismo nombrara a Burke y García Ovejero, también los ha eludido de mil maneras al entregar la publicidad de su pensamiento a otros, lo que él considera «amigos». Entre ellos se encontraba Eugenio Scalfari, quien recientemente atribuyó al Papa un pensamiento sobre la Creación lejos de lo que la Iglesia siempre ha enseñado y sin que la Sala de Prensa haya podido o esté dispuesta a refutar ciertas afirmaciones. Pero quien realmente quería entender el pensamiento del Papa, sus estrategias, el sentido de algunos gestos y palabras, en estos años ha tenido que seguir especialmente lo que escribieron algunos escritores «favoritos»: Antonio Spadaro, director de Civiltà Cattolica, y Andrea Tornielli, coordinador del sitio web Vatican Insider.

  8. ¿No dice nada Infovaticana de la noticia tremenda de hoy de El País, de cuánto se sabía y desde cuándo se sabía en el Vaticano del pecado horrible de la pederastia, (El que escandalice a uno de estos pequeñuelos etc. decía Jesús) relatado nada menos que por el Prefecto de la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada? La Verdad es imparable, y más una Verdad (Con mayúscula a propósito) como ésta y nadie puede esconderla cuando llega al gran público. Así que espero mañana verla en Infovaticana, convenientemente analizada (Por si hay algún exceso de El País, que me parece que no por lo que he leído) y tratada. Ya sé que se va a caer muchos palos del sombrajo y mitos que no tienen razón para serlo, pero la Verdad al servicio de Dios tiene mucha más importancia que lo que pueda quedar oxidado y herrumbrado, que de toda manera quedará inevitablemente.

  9. Sigo sin entender, don Carlos , sus criterios de «moderación». Usted publica cosas mucho más «duras» que las mías en el fondo y en la forma. ¿Por qué no los explica para que pueda ser más «suave» y «moderado» . ¿Usted qué quiere? ¿ Mano de hierro en guante de seda ? ¿Mano de seda en guante de seda…?

  10. Está muy bien eso de “menos intentos de controlar la opinión ajena”, escrito por quien censura continuamente, deja claro la clase de hipócritas que sois

  11. Hablar de poder en Tornielli se me antoja excesivo. Tendrá todo el poder que el poder quiera que tenga mientras sirva al poder. Me parece una pobre persona. Se ha equivocado de señor. Más aún: Ha cambiado al Señor por alguien que nunca ha demostrado ser un señor, sino un falso y perseguidor de los católicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles