Francisco tacha de inmisericordes a sus 264 predecesores

|

Su Santidad ha hecho una defensa del cambio en la secular doctrina católica sobre la pena de muerte, en la que ha achacado a todos sus predecesores en la Sede de Pedro de ser insuficientemente misericordiosos o, al menos, menos que él.

«En siglos pasados», los papas ignoraron «la primacía de la misericordia sobre la justicia» al usar la pena de muerte, ha declarado el Santo Padre en una alocución dirigida a una delegación de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, a la que llamó «forma inhumana de castigo», que es ahora «siempre inadmisible». «Ahora» y «siempre» parecen contradecirse ligeramente, pero nos limitamos a recoger las palabras de Su Santidad.

Las palabras del Papa se refieren al cambio, este pasado 2 de agosto, del punto 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica relativo a la licitud de la pena de muerte, que si hasta ahora se interpretaba de modo mucho más restrictivo que en los siglos anteriores, hoy queda ya completamente descartada. Reza así:

Durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común.

Hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves. Además, se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado. En fin, se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.

Por tanto la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona», y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo.

En su momento, la brusca iniciativa papal, llevada a cabo sin consultas ni estudios, generó un enorme debate sobre si había que considerar magisterio infalible lo que, al fin, contradecía un magisterio no menos infalible anterior y, en general, si la Iglesia podía ‘cambiar’ en cuestiones morales, en cuyo caso no habría manera de determinar cierto lo que se diga hoy, sabiendo que un Papa lo puede cambiar mañana.

Pero por las palabras pronunciadas ayer por Su Santidad, el caso recuerda al pasaje en que Cristo habla de cómo Moisés permitió el divorcio «por la dureza de vuestros corazones». Según dijo, el nuevo punto «ahora expresa el progreso de la doctrina de los últimos Pontífices, así como el cambio en la conciencia del pueblo cristiano, que rechaza una pena que daña seriamente la dignidad humana». Pero no se aferren con fuerza a ello, porque nada impide que la conciencia del pueblo cristiano vuelva a cambiar.

Si antes se admitía por parte de la Iglesia la pena de muerte como recurso válido del gobernante legítimo, eso se debe a una comprensión insuficientemente desarrollada de los «derechos humanos», ha afirmado el Papa. «El recurso a la pena de muerte a veces se presentaba como consecuencia lógica y justa», añadiendo que «incluso en el Estado pontificio se ha recurrido a esta forma inhumana de castigo, ignorando la primacía de la misericordia sobre la justicia».

Y por eso «la nueva redacción del Catecismo también implica asumir nuestra responsabilidad por el pasado y reconocer que la aceptación de esta forma de castigo fue la consecuencia de una mentalidad contemporánea, más legalista que cristiana, que sacralizó el valor de leyes carentes de humanidad y de misericordia». Otra vez esa «mentalidad contemporánea» que, obviamente, no será la misma dentro de cincuenta, cien o quinientos años.

Sin embargo, Francisco sostiene que el cambio «no es una «contradicción con la enseñanza del pasado», sino el «desarrollo armonioso» de la doctrina, una doctrina que antes consideraba legítima la pena de muerte como último recurso de la autoridad legítima y hoy, a la luz del Evangelio, «es siempre inadmisible porque viola la inviolabilidad y la dignidad de la persona «. Tras lo cual instó a todos los estados que continúan usando la pena de muerte a «adoptar una moratoria con miras a abolir esta forma cruel de castigo».

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
69 comentarios en “Francisco tacha de inmisericordes a sus 264 predecesores
      1. José: No te hagas problema. Francisco no necesita que le den ideas. Más, me parece que hizo un comentario jocoso al respecto cuando la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII. No recuerdo bien cómo fue su comentario, pero sí que hacía referencia a su futura canonización.

  1. Menos mal que Francisco no es Dios, al menos de momento. En el juicio final nos condenaría por «rígidos», el único pecado condenable, junto con el de inmisericorde, que viene a ser lo mismo. De todos modos, puestos a ser immisericordes, yo prefiero serlo con los criminales, no con las víctimas, como es él.

  2. Me parece bien.

    ¿Va a prohibir y execrar claramente el aborto como consecuencia lógica de lo anterior?

    ¡Ah, ya! Que el feto es un ser vivo pero no un ser humano…

    ¡Se me olvidaba, perdón, perdón!

  3. La pena de muerte va contra el V mandamiento y contra el Evangelio, os guste o no. Perdonad, bendecid a los que maldicen. Jesús nunca habría defendido la pena de muerte, es más,Él mismo la sufrió injustamente. Y algunos presos son ejecutados y se descubre que eran inocentes. No tenemos derecho a quitar la vida a nadie, salvo defensa propia inminente. Cadena perpetua sí, en casos sin posibilidad de reinserción. En ese aspecto los papas antiguos eran menos cristianos, como cuando apoyaban oficialmente numerosas guerras.

    1. exacto Ud. mismo lo dice Jesus sufrio la pena de muerte y protesto? no! es mas le dice a Pilato: «No tendrías ningún poder sobre mí si no se te hubiera dado de arriba»

        1. Hay mucha hipocresía en vuestras respuestas. La doctrina de Jesús y de Dios es clarísima. Solo ÉL es dueño de la vida.
          La pena de muerte es anticristiana y anticatólica.
          La Iglesia española tiene mucha vergüenza en sus espaldas, y mucha de ella labrada no hace demasiado tiempo.
          Salvo en el caso de defensa propia (en el sentido correcto), la vida es intocable.
          ¿Acaso os creeis que delante de Dios podreis defender vuestras ideas?

          1. La pena de muerte está prevista en la Torá, sin embargo Jesús vino a dar el verdadero sentido a la Ley de Dios.

    2. Marcopolo: Me parece que se lo tendrás que explicar a Dios y darle tus razones, porque la pena de muerte figura como totalmente legítima en las Sagradas Escrituras inspiradas por Él.
      Quizá el próximo paso del Papa Francisco sea pretender la eliminación del infierno. Se tendrá que poner de acuerdo con Dios.

      1. Quién esté libre de pecado tire la primera piedra, dijo el Señor cuando querían matar a la adúltera. Si Jesús pensase como ustedes, habría dicho: Adelante con la pena de muerte.

        1. Marcopolo: ¿No te parece que hubiera sido una excelente oportunidad para abolirla? Pero no lo hizo. O, tal vez, no se dio cuenta y nadie se lo advirtió. ¡Qué pena! Si Francisco hubiera estado ahí, seguro que se lo sugería.

    3. La pena de muerte se entiende que es la defensa propia del Estado, no es el derecho a matar sino el derecho a defenderse. La Iglesia siempre ha enseñado que la pena de muerte es legítima, y el magisterio que se enseña igual a lo largo del tiempo es infalible y carece de error, pero que sea legítima no significa que haya obligación de ponerla. La Iglesia no enseña que haya que matar sino que enseña que el Estado tiene legitimidad para defenderse. Son cosas diferentes. Y ademas el magisterio verdadero de la iglesia añade que la pena de muerte, en caso de que la haya, sirve para la redencion del reo, porque puede servir como la deuda que tiene que pagar en vida para poder alcanzar el cielo. Mucho hablar de perdon pero muchos reos ni lo quieren ni se arrepienten de nada, pues si no se arrepienten de nada, de qué perdon me estás bablando.

    4. No entiendes nada de nada, te escudas en argumentos buenistas y superficiales y no sabes, ni quieres salir de ahí, te complaces de tu propia ignorancia y pretendes que los demas nos contagiemos de ella. Desgraciadamente, estos son los argumentos que actualmente triunfan……que pena…..

  4. Aprovecho para hacer un comentario sobre el libro de Paco Pepe que acabo de leer. Si bien soy de la parte que piensa que, no solo el espíritu del concilio sino también el mismo concilio vaticano II fue causa del desastre que hoy vivimos (baste leer el libro de Gherardini o de De Mattei), postura que el autor no comparte, sin embargo, me parece que la obra que está haciendo es muy buena y que seguirá dando frutos positivos más que hoy el espíritu del «qué dirán» está al orden del día dentro del mundillo eclesiástico. Más allá de lo anecdótico sobre lo que dice de la película de Mel Gibson, se nota el amor a la Iglesia y creo que su falta de formación teológica pueda ser causa que no entienda lo que está en juego con los documentos del último Concilio y el debacle que le siguió. Muy buena la frase de Maeztu sobre las derechas y las críticas afines. Mucho de esto sucede con los distintos nacionalismos en varios países católicos del mundo. Rezo por usted!

  5. Le falta muy poco para ser EL ELEGIDO, junto con Xi Jinping el mas cercano comunista. Dos universos autocomplacientes, donde Jesús Cristo es muy lejano y sin grabadora.

  6. Acabo de leer el libro de Paco Pepe. Me parece muy buena la obra que está haciendo y si bien no estoy de acuerdo con su posición sobre que el mal actual no tenga raíz en el Concilio Vaticano II (baste leer el libro de Gherardini y De Mattei, ambos en español) y algunas cosas secundarias, pienso que el amor a la Iglesia que manifiesta con su labor en el blog, haga tanto bien y ayude a evitar más desmanes de esta jerarquía actual eclesiástica embebida del espíritu del mundo.

  7. Perdon Marco Polo pero a todos le pregunto lo mismo y se van por la ramas. Usted tiene una situación de un loco que está matando 20 personas en un colegio . Tiene al francotirador del grupo con el sujeto en la mira. Pregunta y yo que estoy al mando, yo repito tomo la desicion de matarlo. Este es un caso de pena de muerte por desicion personal. Usted seguramente esperaría unos cuantos.muertos más y en lo posible que le dispararan en la uña y que al atraparlo le dieran cafe. Usted es un hipócrita

    1. Si lees mi primer comentario, con gafas y detenidamente, verás que digo textualmente «salvo defensa propia INMINENTE». El caso que citas no es pena de muerte, es un caso inminente y en desarrollo, defensa propia, está justificado. Ahora bien, asesinar a un sujeto que ya está preso no es algo inminente, por tanto ya no tenemos ese derecho porque no estamos salvando ninguna vida (el sujeto ya encerrado en prisión no podrá continuar su comportamiento amenazador en el exterior). Dios es el dueño de la vida, no nosotros. La pena de muerte no es de justos, sino de justicieros. Y mucho menos de Dios. Jesús dijo claramente no matarás no odiarás a tu hermano. La pena de muerte va contra el amor y el perdón, la hayan defendido uno o mil papas.

      1. Perdón que entre aquí, pero a mí parecer, al que se está salvando con la pena de muerte es al sujeto que dices, pues cuántos no habrán entrado al cielo gracias al arrepentimiento de último momento, como ocurrió con San Dimas, si él no hubiera muerto así, tal vez se habría condenado, y la pena de muerte se le da a un verdadero asesino, no como en la India a la pobrecita de Asia Bibi, con perdón del Papa, creo que es más caritativo por los culpables y por los que corren riesgos con ellos, de que exista la «desgraciada», pena de muerte

      2. EXCELENTE RESPUESTA, esa es la interpretación acertada, tiene lógica, fundamento moral y jurídico, la única posibilidad de que un homicidio pueda tener carácter jurídico, es bajo una causa de justificación, en este caso la legitima defensa, previo cumplimiento de sus condiciones, no haber provocado al agresor, que la agresión sea ilegitima y la necesidad del medio empleado para matar. No esta justificado que un policía mate sino en los casos de legitima defensa. Ahora bien si condenamos la EUTANASIA ordenada por un tribunal, porque no vamos a condenar la PENA DE MUERTE como sentencia de un órgano jurisdiccional. Hay quienes en su afán por desprestigiar a FRANCISCO, se oponen sin fundamento a cualquier disposición, iniciativa de este Papa

  8. Más cruel que la muerte es la tortura de una cadena perpetua a estar dentro de una limitada prisión. ¡Qué manía con denigrar a la muerte que es de lo mejor de esta vida!

  9. Es muy difícil comprender, cómo puede ser tan ignorante, superficial y parcial, un obispo de la Iglesia. Más cuando ocupa la sede Petrina. El «consuelo» es que existieron algunos peores. Y me pregunto, cuántos son -qué porcentaje- los otros iguales a él. En la Argentina, calculo, un 70%.

  10. La Iglesia es la transmisora fiel del mensaje que trajo Jesucristo, el Papa ni nadie tiene el poder para corregirlo y menos cambiarlo

    Pilatos – ¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?»
    Jesucritso- «no tendrías sobre mí ningún poder si no te hubiera sido dado de arriba»

    Yo entiendo que con esa contestación Jesucristo confirma que la pena de muerte es un poder que Dios concede al gobernante. La pena de muerte es una protección al inocente que no puede evitar el mal, el delincuente puede evitarlo lo único que tiene que hacer es no hacer el mal que contiene esa condena. Cuando de ninguna otra forma se puede evitar el mal es justo aplicar esa condena. La justicia es misericordiosa de lo contrario no es justicia y la misericordia es justa sino no es misericordia

  11. Me gustaría muchísimo saber la opinión de Benedicto XVI al respecto. Pero es muy discreto y se callará lo que piense. Qué pena.
    De todas formas, me quedo con su Catecismo y de San Juan Pablo II.

    1. Pues si se calla es un cobarde y tendrá que responder ante el Altísimo por ello. Tanto la condena de la Pena Capital como la justificación que da son HEREJÍAS FORMALES.

      1. Al renunciar, renunció a cualquier manifestación sobre cualquier tema excepto aquellas que le pida el Papa. Es como si hubiera muerto, la diferencia es que está rezando por la Iglesia, si hubiera muerto estaría pidiendo por la Iglesia directamente.

        1. Pero sigue siendo obispo y que haya sido prefecto de la CDF tiene mucho peso: «Mas, cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión» (Gál. 2:11). Y que esté esta plaga de Egipto (o las diez juntas a la vez) llamada Francisco es consecuencia directa de sus actos.

  12. Francisco es muy «humilde»… Resultaría que la Iglesia lleva 2.000 años en el error, pero ha tenido que venir él para mostrarnos a todos la verdad. Muy humilde, sí señor.

  13. Las Sagradas Escrituras, son la Palabra, el Logos de Dios, volcado por escrito por inspiración de la Ruah Santa, para que los hombres accedamos con certeza a algo de la Verdad Divina, a aquella ínfima porción que cabe en la mente humana. Es llamativo que en esas Sagradas Escrituras, el Divino Legislador haya legislado muchas veces la pena de muerte, quizás porque no era conciente de la dignidad y los deechos humanos. Incluso Jesús, el Verbo de Dios Encarnado, ante la mujer adúltera no rechazó la pena de muerte como ilícita, sino que dispuso que el verdugo debía carecer de pecado, y claro… ¡todos tenían alguno!

  14. Tristes tiempos de confusión y ambigüedad doctrinal, tiempos de constantes rebuznos. Que paradoja, Lutero que es casi canonizado en esta época de oscuridad, era el que representaba al Papa como un asno con tiara. Al final, sujeto tan funesto va a resultar ser profeta…de calamidades.

  15. Si todos los papas anteriores a Francisco erraron en un asunto de la moral, ¿por qué hemos de creer lo que nos cuenta el actual? Francisco cree afirmar su autoridad con estas declaraciones heréticas, pero la socava totalmente.

  16. Infovaticana haciéndole el juego al enemigo… un titular tendencioso y la peña a la gresca… Ojalá fueseis rigoristas de verdad, porque seríais Santos.

  17. La falsificación de la misericordia consiste en la misericordia sin justicia. Si alguien dice que la pena de muerte a un asesino en serie que no se arrepiente de nada es injusta y que el Estado no tiene ni siquiera legitimidad para defenderse y proteger a la sociedad es porque no está muy bien de la cabeza. La dignidad humana no es absoluta como enseña el vaticano II, sino que la dignidad humana se adquiere o se pierde por los actos morales que se hagan. ¿Pero de qué dignidad hablan, de la que idolatra al hombre que adquiere dignidad por la encarnacion de Dios en la naturaleza humana? Eso es falso. Dios no ha dignificado la naturaleza humana por la encarnacion sino que el hombre se dignifica haciendo el bien con ayuda de la gracia. El que hace el mal pierde la dignidad. Cual dignidad tenía Hitler o Stalin? Cómo no va a ser legitimo defenderse de tales mamarrachos?. Hasta al demonio le dan ellos la dignidad aunque no la quiera.

  18. Las ejecuciones capitales , un espectáculo maravilloso . Durante la revolución francesa , las mamas ( les tricoteuses ) iban con su tejido en las manos acompañadas por sus hijitos , a ver como rodeaban las cabezas bajo la guillotina ……

  19. En una entrevista en una revista española , al gran pensador Gustave Thibon , le preguntan cuál era su oración preferida.
    Contesto …… » El Salve Regina , donde la Misericordia desarma a la Justicia «.

  20. ¿Se habrá acordado, el Papa Francisco, de poner como condición sine qua non, para la firma del acuerdo con el Partido Comunista de China, la abolición de la pena de muerte? China es el país con el más alto índice de aplicación de la pena de muerte del mundo entero.
    Hechos como el presente ponen de manifiesto una de las características principales del Papa Francisco: su incoherencia.

  21. En mi opinión, los articulos escritos por el sr. Carlos Esteban me parecen bastante equilibrados ya que expone con claridad el tema a tratar desde «ambos lados» de la posible opinión a crear o compartir con las gentes de a pie, como éste mismo artículo.
    Pero los titulares que propone me parecen que directamente «matan» el artículo por sensacionalistas o fuera de sitio; de tabloide inglés barato o casi prensa amarilla, vaya.
    Parece que se los escribe otro o algo así.
    Yo pienso que la pena de muerte va directamente contra la Ley de Dios, sin más.

    1. Comparto su opinión .
      Cuanto a lo que dice : » Parece que se lo escribe otro …». me parece acertado y común en esta página .
      Todos nos acordamos que la carta que mando Mons. Vigano pidiendo la renuncia a Francisco ,
      se la escribió Tosatti , colaborador de InfoVaticana .

    2. Pues piensa equivocadamente. La pena de muerte es una sanción por un delito gravísimo que aplica un tribunal que ha aplicado las máximas garantías antes de dictar la resolución y en beneficio de la sociedad. Es algo muy diferente al exterminio físico y deliberado de un ser humano por otro ser humano, que es lo que va contra la Ley de Dios.

      1. No creo estar tan equivocado cuando pienso que sólo Dios es el Señor de la Vida y nadie somos quién para ponerla o quitarla, cosa que aplico al aborto o la eutanasia por ejemplo.
        Por eso lo decía, siendo ése mi pensamiento último en el tema.
        Eso sí, lo que comentas para justificar la pena de muerte no se le puede llamar «sanción» a una cosa y «exterminio» a la otra, cuando el fin en sí es el mismo: la muerte de alguien (sobre la que ni tú, ni yo tenemos ningún poder; así que no la apliquemos alegremente por si se nos va de las manos).
        No nos hagamos trampas al solitario tampoco para «justificar» nuestra justicia o vena justiciera.

  22. Me parece por lo menos curiosa y monstruosa la opinión de algunos que dicen que cuando Jesús le contesta a Pilato :
    «No tendrías ningún poder sobre mi si no te hubiera sido dado por arriba »
    , piensan que ese poder lo recibió para condenar el justo inocente .

  23. No creo en cábalas, pero con la de aficionados a que la gitana Macarena les lea la mano que hay hoy día en España, es raro que nadie haya reparado en que el numeral del PapaPaco es 265 y que esos tres dígitos suman 13, el número de Satanás. Espero no haber escandalilzado a nadie, con algo en lo que, además, como ya he dicho, no creo, pero las matemáticas son las matemáticas.

  24. Por supuesto que la dignidad del hombre puede perderse para dejar de ser hombre y convertirse en bestia. Las mismas Escrituras lo dicen:

    «Y pondré sobre ellos cuatro géneros de males —declara el SEÑOR—: la espada para matar, los perros para despedazar, y las aves del cielo y las bestias de la tierra para devorar y destruir». Jeremías 15,3 .

    Abundan la referencia a «las bestias de la tierra» como castigo al pecado de los hombres en toda la Biblia: Lev 26,22; Ez 14,20-22; Ez 33,27; Jer 12,9; etc.

    De modo que si la palabra de Dios llama «bestias» a aquellos separados de Él pero de los que se servirá para castigar el pecado de su pueblo, mal puede decir el obispo de Roma que la dignidad de la persona no se pierde aún después de haber cometido crímenes muy graves.

  25. De todas formas, me quedo con su Catecismo y de San Juan Pablo II.A ese es al que seguir, y a Santo Tomas de Aquino, que va la deformación número!!!!!!!. Y Lo que dice Roberto de Mattei. con gran caridad, como todo debe ser.

  26. Bueno, la pena de muerte es «inadmisible» con algunas excepciones. Si la aplica la dictadura totalitaria de China contra cualquiera que se mueve es fantástica y es la mejor aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia, según el sr. Sorondo, el principal asesor de Francisco.

    1. Tienes toda la razón y eso es fantástico como dices .
      Los que admiten la pene de muerte ( tradición de la Iglesia en 2000 años ) y que defienden la doctrina Social de la Iglesia como dicen (tradición ), son muy cerca de la dictadura china .

      1. p.s., tan torpe como siempre y tan incapaz de entender las ironías. A la expresión «dictadura totalitaria» iba a añadir, pero por redundante no lo he hecho, la expresión «atea». Hay, básicamente, dos visiones del hombre; la que lo concibe como un ser racional creador de riqueza, y la que lo percibe como un mero depredador de recursos. La primera, es la católica, y la segunda es la liberal, atea o democrática. Hay quienes como el sr. Sorondo quieren someter a la Iglesia al mundo, en vez de entender que es la Iglesia Católica y apostólica la que ilumina al mundo desde la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles