PUBLICIDAD

Dolido, James Martin corrige al Papa sobre los sacerdotes homosexuales

|

Al mediático jesuita americano Padre James Martin, colaborador del semanario America, asesor vaticano y autodenominado apostol de los LGBT, no le han sentado nada bien las palabras del Papa desaconsejando la ordenación de homosexuales.

Que el Papa haya dicho que “en nuestras sociedades parece incluso que la homosexualidad está de moda” es “erróneo e hiriente”, ha dicho el padre James Martin en un comentario vertido en la red social Twitter. “Va contra la opinión de cualquier psiquiatra prestigioso y, más importante, contra la experiencia de las personas LGBT. Hace poco le dijo a @jccruzchellew “Dios te hizo asó”, que parece acercarse más a lo que cree”. Martin, formidable intérprete de lo que el Papa cree de verdad, se refiere al  libro entrevista ‘La fuerza de la vocación’, en el que Fernando Prado, claretiano, entrevista al Papa, quien recuerda que la Iglesia no puede admitir al seminario o a las órdenes religiosas a personas que muestran tendencias homosexuales profundamente arraigadas.

Martin tiene buenas razones para estar irritado. Hace pocas semanas, ante una de las frecuentes críticas que recibe en Twitter por parte de católicos ortodoxos, Martin se pavoneaba sobre sus respaldos en la alta jerarquía que ‘probaban’ que sus opiniones sobre la homosexualidad eran doctrinalmente correctas. Y ahora sale el Papa diciendo cosas como que en “la vida consagrada y en la vida sacerdotal, ese tipo de afectos no tienen cabida. Por eso, la Iglesia recomienda que las personas con esa tendencia arraigada no sean aceptadas al ministerio ni a la vida consagrada. El ministerio o la vida consagrada no es su lugar”.

Pero Martin insiste en que el Papa no ha dicho exactamente que no deba haber sacerdotes homosexuales, sino que estos deben, como todos, vivir el celibato. En un tuit en el que enlaza un artículo del ultraprogresista semanario británico The Tablet sobre el particular, comenta: “Esto se acerca más a lo que dijo @Pontifex. Contrariamente a lo que dicen muchos titulares engañosos, no estaba gablando en contra de los sacerdotes gays, de otro modo no hubiera dicho que tienen que ser “impecablemente responsables”. Está contra los sacerdotes gays que no llevan vidas célibes”.

Martin incurre aquí, sospecho que deliberadamente, en varios equívocos. El primero es que desaconsejar o incluso prohibir que se ordenen varones con tendencias homosexuales arraigadas no significa que un gay ya consagrado sacerdote deje de serlo, ni siquiera que merezca ser secularizado por el mero hecho de sufrir esas peculiares tentaciones si no actúa sobre ellas.

El Papa, con sus comentarios, no hace más que confirmar instrucciones dadas por su predecesor, Benedicto XVI, para que no se ordene a seminaristas con estas tendencias, en línea, por lo demás, con la práctica tradicional de la Iglesia. Pero, una vez ordenado, un sacerdote lo es para toda la eternidad, un carisma que no elimina siquiera la secularización forzosa o voluntaria, que meramente le aparta del ejercicio de su ministerio. Y tampoco esta sanción se prevé para los ya ordenados que presenten esta tendencia y no incurran en actos escandalosos o habituales siguiendo la citada inclinación.

En segundo lugar, como puede comprobar quien se interese por consultar foros en los que intervienen sacerdotes homosexuales u homosexualistas, no es raro que entre algunos de estos clérigos se establezca una definición estricta de ‘celibato’ como imposibilidad de casarse válidamente, no necesariamente de mantener relaciones sexuales.

Sin embargo, Martin no está del todo falto de razón cuando asegura que eso no es “lo que el Papa realmente piensa” en este particular. No porque él pueda saberlo con certeza, sino porque no es fácil para nadie deducirlo de las ambiguas acciones, mensajes y gestos del pontífice.

John-Henry Westen analiza esta desconcertante ambigüedad en un artículo publicado LifeSiteNews en el que señala: “El Papa Francisco ha establecido un patrón de expresar algo controvertido para distraer la atención de otra declaración controvertida. Por ejemplo, el famoso “¿Quién soy yo para juzgar?” -que desencadenó una campaña que habría de llevar al Papa a la portada del órgano gay The Advocate- de hecho se produjo en respuesta a una pregunta sobre un sacerdote homosexualmente activo”.

Westen pasa luego a citar otras declaraciones y decisiones de Francisco, hasta 17, donde el Papa parece contradicir la doctrina que se aprecia en este libre de entrevistas y que tanto ha dolido al Padre Martin.

62 comentarios en “Dolido, James Martin corrige al Papa sobre los sacerdotes homosexuales
  1. Nos hemos vuelto locos? El Seminario se creó, entre otras cosas, para que el chico no se enamore de una chica, algo normal a su edad. Si metes a un homosexual en un seminario o convento lo metes en un paraíso para él. No se hable sólo de castidad porque también existen los enamoramientos que en teología antigua se llamaba “amistades particulares”.

    1. Precisamente. Y como es imposible evitar que un seminarista homosexual entre, pues eso. Los seminarios son un nido de homosexuales… No hace falta ninguna conspiranoia marxista para entenderlo. Fuera me insultan. Dentro me junto con otros y me respetan… Y cuando sea sacerdote pues ya veremos…

      1. Es imposible evitar que entre, pero es posible detectarlo y hacer que salga, que es lo que se hizo siempre. Bastaba una mirada de alguien que se posaba sobre alguien para que el primer alguien se largara, discretamente, eso sí. Y el confesor y el director espiritual también estaban para algo. No digamos nada si se trataba de un afeminado. Que no, que era dificilísimo que un homosexual llegara a ser sacerdote.

  2. ¿Pero no fue el mismo Martin el que dijo que los homosexuales no están obligados a guardar la castidad? Ah, entiendo, celibato (entendido como “no casarse”) sin castidad ¿será eso?

  3. En la foto, bajo el brazo izquierdo, la madre Martin tiene una botella de vodka “Absolut” con los colores de la “bandera gay”.

    Es que esa tía loca no defiende la homosexualidad “amplio sensu”, sino que justifica neuróticamente la suya propia.

    Lo realmente significativo del asunto es que tiene poderosos “padrinos” (madrotas, que no madrinas) en Roma, que le usan como portavoz.

    Una auténtica mafia de maricas, que no respeta nada. Ni al mismo Cristo.

  4. Me alegro de la confrontación, y espero que haya otras que vayan ajustando la pantalla hasta llegar a una buena visibilidad de la verdad. Las ideas de James Martin junto con él al final se caeran.
    Lo del Papa y la moda de la homosexualidad le ha sentado fatal, y asusta la hipocresía de no admitir, que la mayoria de homosexuales no han nacido asi sino que son de vicio u otras causas.

    1. Lean biografías de internados, cárceles, cuarteles y barcos. Se van a sorprender…a veces vicio, a veces debilidades. Sin la gracia de Dios todo es maldad.

  5. También se ven varias Biblias en su librero, si él busca en Eclesiastės, encontrará que hay un tiempo para cada cosa, no puedo plantarse uno a su capricho en aquello que Dios no aprueba,

  6. Lonely esta saliendo del armario….
    Genero Fluido, pobre, llegar a los 66 años con tamaña confusión.
    Es triste observar que gente añosa, se dedica a mirarse el ombligo en forma onanista, estéril.
    El mundo es bastante complejo y complicado para perder el tiempo mirándose a si mismo como Narciso.
    A mi me enseñaron que contra las tentaciones y defectos se pelea, se intenta superarlos.
    Exhibir impúdicamente las propias debilidades y lacras, intentando justificarlas no ayuda a nadie.
    A quién le interesa la “tendencia sexual” de James Martin, la de Lovely o la mía ?
    A cada uno y a dios, a quien todos, todos damos y daremos cuenta de nuestros actos.
    Basta de palabrerío marica!!!

    Nota, la observación de la Botella es confesión de parte.

    1. Yo, por el contrario, creo que esta 5ª dimensión del género fluido a la que ha llegado Lonely le posiciona mejor que a mí (y quizá los demás) para especular sobre algo que en su día suscitó sus polémicas:
      el sexo de los ángeles.

  7. Os voy a dar una referencia: Buscad en el libro de los Dialogos de Santa Catalina de Siena el capitulo CXXIV DE COMO EL PECADO CONTRA NATURA REINA ENTRE ESOS MISMOS MINISTROS (PERSONAS CONSAGRADAS) Y DE LA VISION QUE ESTE ALMA (SANTA CATALINA) TUVO SOBRE ESTE PECADO. …. En este capitulo Dios Padre (pues es el que habla) dice claramente que si bien son los diablos los que incitan a este pecado tan grave …. los mismos diablos se van para no ver ese tipo de fornicacion. Yo no acabo de entender esta prioridad que se da a estas actitudes cuando al final esta o bien la condenacion eterna o bien si uno se arrepiente y se confiesa acabar purgando en el purgatorio el tiempo decidido por Dios que suele ser toledano. Buscad en la primera aparicion de la Virgen de Fatima lo que dice la Virgen de la chica AMELIA cuando le preguntan donde esta esa chica difunta: Estara en el purgatorio hasta el fin del mundo contesto la Virgen. Esto es historico. A buen entendedor. Avisar al Papa por favor

  8. Excelente disertación sobre el tema, por parte de Mons. Héctor Aguer, Arzobispo Emérito de La Plata, alguien que conoce el tema desde adentrom, que afirma que en ciertas diócesis hay un número elevado de presbíteros homosexuales, que se protegen entre ellos, que forman una loggia o lobby.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles