PUBLICIDAD

“Con mi hermano sucedió así. Y financio misiones en África”

|

Un documento de los abogados del arzobispo Carlo Maria Viganò ofrece una perspectiva clara de lo que ha sido un asunto fuertemente instrumentalizado, que han utilizado la situación judicial como un pretexto con el hermano para disminuir la credibilidad de su testimonio sobre el problema de McCarrick. “Con mi patrimonio, financio misiones en África”, ha dicho el ex nuncio.

(Por Marco Tosatti)- Un documento de los abogados del arzobispo Carlo Maria Viganò ofrece una perspectiva clara de lo que ha sido un asunto fuertemente instrumentalizado por algunos órganos de prensa y sitios de apologética católica, que han utilizado la situación judicial como un pretexto para intentar disminuir la credibilidad del testimonio dado por el ex nuncio en los Estados Unidos sobre el problema de McCarrick, su encubrimiento y complicidad, en Estados Unidos y el Vaticano, y su influencia en la “política” de nombramientos episcopales y cardenalicios. Debemos recordar que, hasta ahora (han pasado casi cien días), ese testimonio no ha sido aún desmentido; y que, en efecto, la carta abierta del cardenal Ouellet, aunque de tono muy severo hacia Viganò, ha confirmado lo que al principio algunos ponían en duda, es decir, la existencia de medidas restrictivas tomadas por Benedicto XVI con respecto a McCarrick. Dura también desde hace casi cien días el silencio del Pontífice, involucrado directamente en el caso de McCarrick por el testimonio directo del ex nuncio. Tampoco en este caso ha habido desmentidas.

Ha habido, en cambio, muchos ataques “ad personam”, al estilo de los tribunales, y cuando se difundió la noticia de que el tribunal civil de Milán había ordenado a Carlo Maria Viganò el pago de un millón ochocientos mil euros a su hermano Lorenzo por una disputa sobre la división de una herencia, ha iniciado de nuevo la operación de demolición de la figura del arzobispo. Pero el documento hecho público ayer por los abogados cuenta una historia muy diferente, como podéis ver. Y no se excluye que haya consecuencias legales para quienes -en los periódicos y en la red– se han dejado arrastrar por el entusiasmo polémico de hablar sobre fraudes y robo. Aquí está el documento:

“En relación con las recientes noticias infundadas que aparecieron en múltiples órganos de prensa y otros medios, respecto a una presunta condena por ‘fraude’, ‘robo’ o sustracción de dinero, en perjuicio de su hermano, don Lorenzo Viganò, monseñor Carlo Maria Viganò especifica lo siguiente:

1) El Tribunal de Milán, con sentencia núm. 10359/2018 del 9 de octubre de 2018, le ordenó a monseñor Viganò pagar, respecto a una solicitud judicial para la división de bienes muebles e inmuebles y la compensación de las relaciones recíprocas dar/tener con su hermano don Lorenzo Viganò, la cantidad económica aproximada de €1,8 millones, en relación con una solicitud inicial de don Lorenzo Viganò de casi €40 millones, una cifra que es macroscópicamente irreal en comparación con el valor real de los activos de toda la propiedad común entre los dos hermanos;

2) con la sentencia antes mencionada, que ninguna de las dos partes impugnó y que, por lo tanto, llegó a ser definitiva, el Tribunal de Milán rechazó todas las otras cuestiones planteadas por don Lorenzo Viganò, quien inició la causa contra su hermano, negándose a cualquier mediación por parte de la familia.

3) monseñor Viganò ya ha pagado voluntariamente todas las sumas establecidas por la sentencia;

4) don Lorenzo Viganò, como resultado de la sentencia, percibió sustancialmente lo que habría percibido si hubiera aceptado las propuestas transaccionales hechas por su hermano, pro bono pacis (“por el bien de la paz”), en el curso del juicio;

5) durante más de 10 años, don Lorenzo Viganò ha sometido a mons. Viganò a un asedio judicial y una campaña de auténtica difamación real en la prensa, sin informar a los complacientes periodistas de que el frente por ellos liderado, ha perdido, hasta ahora, el total de las más de 10 causas civiles, penales y administrativas propuestas;

6) no obstante, el arzobispo Viganò siempre ha guardado silencio ante dichas agresiones, para evitar una posterior instrumentalización de los procedimientos legales familiares, que no tienen nada que ver con los otros asuntos “institucionales” conocidos en que los que está involucrado;

7) los bienes muebles e inmuebles fueron recibidos por los dos hermanos como una herencia indivisa de sus padres, que eran empresarios en el campo industrial;

8) mons. Viganò ha destinado la mayor parte del patrimonio mencionado a obras de caridad y de religión, entre las que se encuentran la construcción de un seminario en Nigeria y un Carmelo en Burundi, y continuará haciéndolo;

PUBLICIDAD

9) en cuanto a las dolorosas relaciones personales con su hermano, monseñor Viganò ama profundamente a su hermano don Lorenzo y nunca dejará de esperar y rezar para que su hermano se reconcilie con él y, así, reanudar las relaciones con él, a lo cual se ha negado desde noviembre de 2008, en forma unilateral, total y repentina, cuando huyó de Milán acusando a su hermano mons. Carlo Maria de querer secuestrarlo. También por esta razón, incluso teniendo razones válidas, monseñor Viganò no ha impugnado la sentencia de primera instancia, a pesar de que la considera, en muchos aspectos, errónea e injusta;

10) monseñor Viganò tiene la intención de confiar a sus abogados el proceso de cualquier intento de difamación en su contra”.

El documento no lo dice, pero varias veces, en el curso de los últimos años, Carlo Maria Viganò ha intentado, incluso con la mediación de algunos obispos, convencer a su hermano para que haga las paces con él y con otros miembros de la familia que apoyan a Carlo Maria Viganò en esta querella. Pero, sin embargo, ni siquiera estas mediaciones episcopales han tenido suerte. Y, en cualquier caso, siempre debemos recordar que por muy desafortunado y ciertamente doloroso para la familia Viganò sea este asunto, no tiene nada que ver con el problema mucho más grave por el cual el ex nuncio ha saltado a las primeras páginas de las crónicas.

 

Publicado por Marco Tosatti en su blog; traducido por Pablo Rostán para Infovaticana.

12 comentarios en ““Con mi hermano sucedió así. Y financio misiones en África”
  1. Después del Vaticano II han quedado muchos aspectos en la Iglesia que no son esenciales y la riada moderna y posmoderna se ha llevado mucho de lo bueno. El cardenal Parente, teólogo italiano muy importante, dijo que la crisis ya estaba prevista y la reforma para atajarla estaba descrita en las cuatro encíclicas principales de Pío XII. La decadencia actual del Vaticano es de tal magnitud que vale más que no se sepa toda la verdad. ¿O si?

    1. La decadencia es total, si, y veras cuando venga el próximo. Ya es hora de dar el salto a los de Lefevre. Alli es donde teneis que estar. Y llevaros a Iraburu con vosotros

      1. Pues mira: La Revista 30 Giorni, bien informada, dice que no se puede descartar que M. Lefebvre sea canonizado en el futuro junto a Fray Savonarola, condenado por el papa Borgia, como santos que denunciaron los males dentro de la Iglesia. El futuro no siempre es hacia delante sinó circular (según algunos je je).

  2. Jeronimo.
    No logro relacionar tu comentario con el texto del articulo, quizás era para otro .

    Me parece adecuada la explicación, yo no sabía nada del tema, pero seguramente el zurdaje mediático Bergoglista en algun momento va a ensuciar a Viganó, porque decir la verdad, no es gratis.

    1. Estoy metido en lecturas espirituales clásicas y padres de la Iglesia y cuando leo estas noticias veo una decadencia del Vaticano y de los mismos fieles militantes. Para esta decadencia había unos remedios en las cuatro encíclicas principales de Pío XII: Iglesia; Liturgia, Biblia y Errores Actuales. Veo en este artículo una burocracia eclesiástica que ha entrado en esclerosis. de ahí las palabras de mi comentario.

        1. No soy intelectual pero recomiendo la lectura de Ejercicio de perfección y virtudes cristianas del Padre Rodríguez. Ha transformado, con la gracia de Dios, a los corazones mas duros.

    2. Chester, estas prejuiciado, no puede ser que pongas en duda la palabra del resto y la de este obispo le hagas merecedor de credibilidad, desde mi óptica no es creíble quien escandaliza, me parece un cura de telenovela, de esos que se prestan para todo tipo de artilugios

  3. Dice el refrán que “los parientes no se eligen” y, evidentemente, Mons. Carlo Maria Viganò no fue favorecido en el reparto. Pero, sea el que sea que le ha tocado en suerte, no le va a faltar nunca la protección divina. De eso no tengo dudas.

  4. Pobrecito tan íntegro él, tan caritativo…. tan millonario y tan perseguido… no hay derecho tener que vivir tan escondido, vaya usted a saber por qué. Un auténtico Puigdemont creyente!! Sniff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles