PUBLICIDAD

Gotti Tedeschi: ¿Qué pasa en la Iglesia? Lo explica el libro de un jesuita español…

|

Estimados seguidores de Stilum Curiæ, Ettore Gotti Tedeschi nos ha escrito para confiarnos su indignada reflexión sobre un libro de cristología firmado por un jesuita español, que había sido rector de la Universidad Pontificia de Madrid, profesor en esa Universidad, y que, por lo tanto, ha difundido lo que veréis, de manera directa e indirecta, en las mentes de decenas, cientos, tal vez miles de futuros sacerdotes.

De Ettore Gotti Tedeschi a Marco Tosatti

Querido Tosatti, me gustaría contribuir a comprender el misterio, cada vez más complicado, de lo que está sucediendo en la Iglesia, pero querría hacerlo citando como base y punto de partida el pensamiento de un ilustre teólogo de la Iglesia, que escribió un libro sobre este tema, la cristología. Dicho “esclarecedor” libro, que ha obtenido la “aprobación eclesiástica”, tiene el título: Cristología para empezar – Ed. AdP, 2006. El autor es un jesuita español muy conocido, el padre José Ramón Busto Saiz, sacerdote jesuita, rector (a la fecha de la publicación) de la Universidad Pontificia (Comillas) de Madrid, profesor de exégesis y teología. Leyéndolo, me resultó natural decirme a mí mismo: “¡Ah!¡Ahí está! Ahora se entiende…”. Me gustaría saber si también le pasa a usted, Tosatti. La presentación anuncia que el libro es una “síntesis de las conferencias dadas a los educadores de los colegios de la Compañía de la Compañía de Jesús”; a continuación, se explica que el texto sirve para empezar a adentrarse en el misterio de Jesucristo después de la exégesis histórico-crítica y el redescubrimiento de su humanidad por parte de la teología, en la segunda mitad del siglo XX.

Por lo tanto, se introduce a Walter Kasper y su obra Jesús es el Cristo, que es (definida) clave de toda la teología. El autor continúa explicando qué ha cambiado en la cristología con el Concilio Vaticano II, qué nos ha hecho un poco más “adultos”. Y para hacerlo cita las sugerencias de Karl Rahner sobre el riesgo pasado de herejía inconsciente, que consistía en el hecho de que, para considerar a Jesús como el verdadero Dios, se dejaba demasiado en segundo plano el hecho de que Él es verdadero hombre y que tuvo una historia humana que debe ser investigada históricamente. A partir de los años 60 se comprende, por fin, que para creer en Dios es necesario que Dios sea creíble. (¡Caramba! me he dicho, ¿quieres ver que el padre Sosa tiene razón?). Por lo tanto, no como los evangelios nos transmitieron a Jesucristo, porque los evangelios no son obras históricas, dan testimonios sospechosos y los presuntos autores (excepto quizás uno) no son testigos presenciales de lo que relatan, se contradicen, no mencionan las fuentes, probablemente estaban influenciados por los destinatarios de su trabajo que querían que la historia de Jesús fuese interpretada así, para ayudar a la fe. Los evangelios, por lo tanto, deben ser leídos críticamente.

El libro menciona a María una sola vez, cuando menciona que la concepción y el nacimiento virginal de Jesús pertenecen a la fe de la Iglesia. Nosotros, en el Credo, confesamos que Jesús nació de la Virgen María, pero este misterio no se deduce de la investigación histórica; de hecho, no es accesible más que a la fe. Jesús predicó el Reino de Dios, sin describirlo nunca, y explicó que este reino llega gratuitamente a todos, independientemente de nuestras acciones. Es decir, significa que el reino de Dios se ofrece gratuitamente a todos sin necesidad de merecerlo porque Dios nos ama independientemente de lo que hagamos. Si debiéramos merecer el amor de Dios, entonces Jesús (se pregunta el autor) ¿sería probablemente un falso profeta?

Sin embargo, los primeros destinatarios del amor de Dios son los pobres (materiales) porque -deja entender el autor-, se intuye que la inequidad en la distribución de los bienes es el origen de todos los males (no el pecado original, que es completamente ignorado). Por lo tanto, todos son hijos de Dios (pobres, marginados, pecaminosos), pero los elegidos son los pobres materiales, ya que el mayor pecado (la inequidad) se ha cometido contra ellos.

La oración del Padre Nuestro, entonces, no ha salido de los labios de Jesús tal como la recitamos, decimos que ha sido adaptada por las comunidades primitivas para comunicar la concepción de Jesús y sus seguidores. Nuestro inspirado autor resalta que en esta oración Jesús desea una vida dedicada a la producción y al reparto equitativo de los bienes de este mundo, naturalmente en relación con la Creación, perfumada de ambientalismo. La relación con Dios tiene lugar, de hecho, a través del entorno que nos rodea, cosas, animales, personas, porque la Creación es el cuerpo de Cristo y, por lo tanto, cada vez que se violenta la Creación, se violenta el Cuerpo de Cristo, por lo tanto, se hace daño a Dios. Y aquí el autor enseña a transformar los mismos evangelios (a pesar de que él mismo ha puesto en duda la veracidad de los mismos) para afirmar lo que quiere. Afirma que la frase “Danos hoy nuestro pan de cada día” no está presente en ningún evangelista. Según él, Mateo dice “danos hoy nuestro pan del mañana” y Lucas, “el pan del mañana dánoslo cada día“. Tal vez yo tenga un evangelio equivocado, pero Mateo 6, 9-13 y Lucas 11, 3 dicen lo que yo recito en el Padre Nuestro.

Hablando de la Eucaristía, explica que para los cristianos es la repetición de la última cena de Jesús. La explicación dada de por qué los judíos deciden matar a Jesús es muy intrigante: porque ha expulsado a los mercaderes del templo, poniendo en discusión el sistema social judío. De hecho, por este motivo Caifás cumplió con su deber de hacerlo condenar. Jesús se buscó él mismo su muerte. ¿Tal vez en complicidad con Judas mismo? Que entonces debería ser rehabilitado…

El hecho más importante de nuestra fe, la Resurrección, en resumen, es tratada como profesión de fe vinculada a experiencias místicas. Quien resucita al hombre es Dios y, al decir que Jesús resucitó, estamos diciendo que Dios es el resucitador de los muertos. Sobre la Resurrección no hay evidencias y los testigos no son fiables, incluso son probables mentirosos, nada concuerda con lo que afirman. Jesús es reconocido, después de la muerte, con los ojos de la fe. Pero si la Resurrección no ha sido demostrada, los Sacramentos no son divinos y han sido establecidos por un hombre, tal vez perfecto, tal vez pecador (en cuanto hombre ¿podría no serlo?, se pregunta el autor).

Al final, ¿cuál ha sido la obra de Jesús? Amar incondicionalmente, como Dios Padre. Y la historia está hecha de la correspondencia de este amor. Pero, como recuerda nuestro autor, la famosa explicación de san Anselmo sobre la necesidad de la encarnación de Dios por la lógica de la Redención ya no se sostiene, porque es inaceptable que Dios exija la muerte de un inocente. Por lo tanto, esta explicación debe cambiarse explicando que la salvación ya se ha obtenido, no debemos merecer realmente nada. ¡Dios no es meritocrático! Caramba. Pero entonces, nos preguntamos, ¿Jesús, de quién es el Salvador? ¿Y de qué nos ha salvado? Pero, ¿por qué debíamos ser salvados?

Querido Tosatti, se diría que antes del Concilio Vaticano II Dios se había encarnado, había sido crucificado para asumir las culpas del pecado original, había resucitado y nos enseñaba que para resucitar también nosotros tenemos que quererlo y merecerlo.

Después del Concilio Vaticano II, nuestra salvación parece lograrse sólo reproduciendo a Jesús en nosotros; Jesús que ya ha salvado a todo y a todos, ya nos ha reconciliado, ya nos ha hecho perdonar. Dios ya nos ha dado la salvación, no debemos ya merecer nada. Para los cristianos no existen los Diez Mandamientos que pertenecen al Antiguo Testamento.

PUBLICIDAD

He querido resumir, mal desde luego, porque no soy teólogo. Todo esto servía para explicar qué puede enseñarse en un seminario o en una Universidad Pontificia. En el libro nunca se habla de pecado original, de Satanás, del mal, del infierno, de la gnosis, nunca en todo el libro. ¿Quizás porque ya no tienen que existir?

 

Publicado por Marco Tosatti en su blog, Stilum Curiæ; traducido por Pablo Rostán para InfoVaticana.

29 comentarios en “Gotti Tedeschi: ¿Qué pasa en la Iglesia? Lo explica el libro de un jesuita español…
    1. La exégesis bíblica por el método histórico crítico está condenada por la Iglesia católica. Si esa exegesis la consideran ahora válida están creando un problema que lleva a la apostasía. Claro, no es dogma de fe, pero el verdadero magisterio ordinario infalible de la iglesia lo condena aunque no sea dogma. El magisterio ordinario hay que creerlo para ser católico, sobretodo si condena. Ahí empieza el error, se ha dado la libertad al error con el vaticano II. Y ahora, el magisterio q ya era definitivo se elimina y se pone lo contrario. No hay legitimidad para hacer tal cosa, se están equivocando los papas de ahora por abrir una caja q ya estaba cerrada.
      Esta exegesis está condenada pq es la racionalista protestante, no es la católica. Consiste en interpretar la biblia sin tener en cuenta lo que dice la Sagrada Tradición. La biblia significa lo que la Tradicion dice que significa, no hay ninguna otra interpretación.

      1. El magisterio verdadero dice que los evangelios son totalmente históricos y sus autores son los que la tradicion ha dicho siempre que son sus autores. Y lo que significa el texto es lo que ha significado siempre. No hay y no es posible ninguna otra explicación investigacion o especulación que lo pueda contradecir, no hay vuelta de hoja, ya es definitivo y el tema ya está cerrado. No se puede abrir aunque el Papa quiera. No existe absulutamente ningún tipo de error en la biblia, es INERRANTE absolutamente, es absolutamente histórica en lo q siempre se ha dicho que es histórica. No se contradicen los evangelistas en nada. Ese es el magisterio verdadero.

        1. Es falso y herético decir o sugerir que la Biblia es inerrante sólo en materia de fe y costumbres como se enseña. Es inerrante absolutamente. Magisterio definitivamente cerrado. El libro ” jesus de nazaret” no es exegesis católica, es la exégesis personal del autor. El magisterio verdadero es todo lo contrario de ese libro. No hay contradicción en el día de la pascua entre san juan y los sinópticos. No hay añadidos de otros autores de otras épocas. No hay un jesucristo de la fe diferente del histórico que haya que buscar. Jesucristo ya es el de la biblia más lo que diga la tradición que es jesucristo. La tradicion no evoluciona a otra cosa, es siempre la misma sin cambiar. La tradicion viva es un fraude porque es la eliminacion de la tradicion, si evoluciona no puede ser fuente de revelacion. La tradicion es fuente de revelacion pq no evoluciona. Jesucristo SÍ puso los ritos de los 7 sacramentos y sí dijo cómo se hacían, por eso no evolucionan a los de Pablo VI.

    1. … vaya… una sóla palabra, bastará para condenarte
      ¿qué hacemos con las diversas versiones que hay en cada lengua?… sólo en castellano hay unas cuantas con bastantes palabras diferentes.
      ¿O la versión que sirve de verdad es la que está en latín… pero… ¿la vulgata o las otras? ¿Son esas las palabras que no hay que cambiar?…¿o son las de los escritos en griego previos… o tal vez el (presuntamente) en arameo perdido…?
      Contando con que traducir es interpretar porque lo que significa una palabra en un idioma de otra época admite bastantes discusiones… No sé es un lío maldecir al que cambie ‘una sola palabra’

  1. Pese a quien pese, hay que empezar de nuevo la Compañía de Jesús de San Ignacio. En otro astillero, pero con los mismos cimientos fuertes de siempre, que la volvieron a levantar dos veces en la Historia.

    En otro astillero, ya que el actual salvo excepciones, no contiene hijos de San Ignacio desde hace más de 40 años.

    Pese a quien pese.

  2. Qué lejos está este señor del P. Loring, que tanto bien hizo con sus libros. Y los dos jesuítas. El primero trabajando toda la vida para levantar la fe en Jesús Dios, el otro par derribarla. Y a lo mejor comían juntos.

    1. Por desgracia sí. Pudieron estar comiendo en la misma mesa. Y el P.Loring, como el P.Mendizábal, P.Iglesias, P.Bidagor…. construían Iglesia, mientras estos otros elementos, encima apoyados por sus jefes (hoy Sosa…) la corroen en sus cimientos.

      Pero eso se acabará. Y a los buenos, hoy perseguidos, se les verá como referentes. De los malos nos acordaremos solo como ejemplo a no seguir.

  3. Pero qué mamarracho!
    La gnosis de ayer,sacando su enesima cabeza hoy.
    Reducción del Misterio inconmensurable a lo creible,a lo razonable.Sueño masónico….
    Ahora bien.Yo lanzo el siguiente reto.Pongamos entre paréntesis el Credo,y pongamos entre paréntesis todos los credos de la tierra:
    La existencia.La incuestionable existencia.La insobornable existencia.La tozuda existencia,…,es razonable,es creible,es diquiera minimamente comprensible?…
    Y,sin embargo, está ahí,izandose ante nosotros,conteniendonos a nosotros,como un Misterio envolvente ante el qué sólo cabe rendirse silenciosamente.
    Como para que toda esta caterva dr teologuelos de tres al cuarto vengan con reduccionismos “creíbles”.
    i Payasos !

  4. Excelente articulo, el verdadero problema no son las consecuencias que pueden ser graves, sino las idead. El Cardenal Brandmuller lo decia se permitio sembrar el error con las logicas consecuencias en la vida. Necesitamos sana filosofua y tendremos sana teologia, conocer el Magisterio, la Sagrada Tradicion.

  5. La verdad es que, el autor del artículo es honesto: no es teólogo. Es decir, no se entera, tiene un buen lío. Entre otras cosas el tal libro está publicado, al menos, diez años antes de haber sido nombrado rector y… nadie ha condenado sus contenidos. Ni tan siquiera lo ha planteado nadie; ni San Juan Pablo II ni el teólogo Ratzinger… Este Tossatti es un pobre despistado con ganas de lio.

  6. Que no se entera,dice Jos.
    Más allá de circunstancias insubstanciales,la realidad es que toda una legión de pigmeos cascuezos como el que cita Tedeschi,nos ha llevado a donde nos ha llevado.Legion que,no es que no tengan ni idea de teología,que no la tienen:Es que no tienen ni barrunto de filosofía,de metafísica.Cualquier set humano que medite lo más mínimo,ipso facto se encuentra inmerso en el Misterio,en el asombro de ser,en la pregunta por el ser.Un perro,un gato,un caballo pueden ser,y de hecho son,naturalistas.El hombre,a poco que piense,a poco que se libre de huidas hacia detras-o hacia delante, como hoy es tan frecuente-,siente la mordida irremediable del Misterio.

  7. Por algo sacaron el juramento de Pio X, Satanás esta suelto, aca en Bs As, el Dia que comenzaba el G 20, oh casualidad hubo un Sismo. Hay que discernir los signos.

  8. En gracia del debate, aceptemos que Jesús no es el que dicen los evangelistas; que Jesús es el que dicen los tratadistas actuales. Examinemos entonces a los tratadistas. Apliquemos el mismo rigor metodológico que aplican a los evangelistas. Y exijamos que, resistiendo una discusión seria, demuestren de modo irrefutable que Jesús es el que dicen ellos.

  9. Los progres no creen en la Divinidad de Jesucristo. Son nestorianos o arrianos. El “Jesús” de ellos es una persona humana, no una Persona divina. No creen en la Encarnación. Por tanto, no son cristianos.

  10. LONELYPOLLAS
    Anda majete, vete a dar lecciones historia y de teología, a tus amigos, mientras te soplan la nuca. Hay que se cretino, pero muy cretino para venir aqui a escribir semejantes mamarrachadas. Eres bobo con ínfulas.

  11. LonelyGay 6 de 23 entradas en el Blog.
    Ocupa el 26 % de todas la intervenciones.

    Y ya es tan grotesco, que se hace inexplicable que lo sigan dejando entrar a ensuciar.

    Una característica de los que no son de izquierdas, es caer en el papanatismo de dejar que los enemigos te escupan el asado.

    Por favor, no dejen que por ser bobos se arruine infovaticana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles