PUBLICIDAD

El Vaticano aprueba que un sacerdote homosexualista dirija una universidad católica en Alemania

|

Roma ha cedido y la Universidad Católica de St. Georgen tendrá como rector al sacerdote jesuita Ansgar Wucherpfennig, inicialmente vetado por sus opiniones heterodoxas sobre la homosexualidad y el sacerdocio femenino, entre otras.

Hace poco más de un mes nos sorprendía la noticia de que el Vaticano había negado su placet al nombramiento del nuevo rector de la Universidad Católica de St. Georgen, en Francforte del Meno, Alemania, por sus declaraciones menos que ortodoxas vertidas en 2016 al diario Frankfurter Neue Presse. Roma, antes de dar su necesaria aprobación, pidió al sacerdote que se retractara, a lo que se negó en una carta.

Y ahí hubiera quedado la cosa, con el sacerdote abandonando un puesto que ocupaba desde 2014, pero Wucherpfennig contaba con el apoyo del obispo de Limburg, Georg Bätzing y del Provincial de los jesuitas alemanes, Johannes Siebner. Y hoy en día no es mucho decir que la Biblia es «ambigua» en su condena de la sodomía («abominación de la desolación» quizá sea una traducción errónea, después de todo), así que el Vaticano ha recogido velas y  Wucherpfennig se queda para iluminar a las almas de futuros alemanes sobre la versión más progresista, avanzada y ‘renovada’ de la fe. El propio superior de los jesuitas, el Padre Sosa -le recordarán por su comentario sobre la inexistencia de magnotófonos en tiempos evangélicos-, se encargó de darle la buena noticia de este ‘nihil obstat’.

Los jesuitas alemanes apenas disimulan en su nota que consideran este cambio de postura de Roma -concretamente, de la Congregación para la Educación- como un espaldarazo tácito a las arriesgadas opiniones del sacerdote, que declaró a continuación que personalmente espera que la doctrina de la Iglesia seguirá desarrollándose en apertura, que es lo que exploraba él mismo con sus palabras a la prensa.

Aisladamente, la noticia tiene mucha menos relevancia que si se toma dentro del contexto de muchas otras en la misma línea, especialmente de la prohibición vaticana a que la Conferencia Episcopal de Estados Unidos tome medidas para investigar el encubrimiento de abusos sexuales y la votación de ésta en asamblea contra la propuesta de sugerir al Vaticano la conveniencia de aclarar, con los documentos de sus archivos, el caso del ex cardenal pedófilo Theodore McCarrick.

La excusa dada por Roma para esta intempestiva prohibición es que esperaban crear el marco apropiado en la reunión episcopal que se dedicará a este asunto el próximo febrero, para aplicarlo a toda la Iglesia. Pero el hecho de que recientemente las conferencias episcopales de Francia e Italia hayan tomado iniciativas propias para combatir esta lacra con el placet de Roma desmonta este pretexto.

Por lo demás, resulta igualmente incomprensible que el cardenal Roger Mahony, arzobispo emérito de Los Ángeles, haya podido dirigirse a la asamblea de los obispos americanos en referencia a este asunto. Mahoney, que cayó en desgracia después de que se probara que había encubierto sistemáticamente abusos de niños por sus sacerdotes mientras presidió la archidiócesis, tiene prohibido todo ministerio público. El Papa Francisco hizo amago de rehabilitarle, nombrándole representante suyo en un acto de conmemoración pero tuvo que echarse para atrás frente a las multitudinarias protestas. Y, sin embargo, no solo ha podido participar en la asamblea y dirigirse a sus colegas para tratar un asunto para el que está especialmente poco cualificado, sino que lo hizo en el sentido de que los obispos, como «hermanos» que eran, no debían estar acusándose unos a otros. Una abierta y descarada defensa de la ‘omertà’ que no ha sentado particularmente bien en el laicado norteamericano.

30 comentarios en “El Vaticano aprueba que un sacerdote homosexualista dirija una universidad católica en Alemania
  1. Dentro de la Iglesia: Un homosexual, sea hombre o mujer, que consigue llegar al día de su muerte casto de mente y cuerpo como un niño al nacer; yo estoy seguro que será uno más los 144 mil privilegiados que llevan en su frente el nombre del Padre y el del Cordero. (Apocalipsis 14.1-5)

    Los demás, llegado el día, solo seremos confesores en el mejor de los casos.

    1. Está claro que no es el caso, rastri

      Además un sacerdote homosexual casto no haría alarde ni defensa de su homosexualidad, porque no deja de ser un déficit.
      Ahora nos ha dado por idealizar al sacerdote homosexual casto. Benedicto XVI prohibió que se ordenaran. Y sí el aspirante es buen católico y ama a Dios, él mismo desistirá, porque está claro que Dios no le llama al sacerdocio.
      Déjate de progresias absurdas.

  2. Homosexualista es una palabra inventada. No existe (según el diccionario de la RAE).

    ¿Por qué motivo necesitan ustedes inventarse palabras nuevas para elaborar su discurso?

  3. Un buen catolico con inclinaciones homosexuales no querria ser sacerdote pues ve el tremendo daño que estan haciendo a la Iglesia los homosexuales que se hicieron sacerdotes

  4. «Homosexualista» es un término que se entiende perfectamente para referirse a alguien que «abraza la defensa de la no discriminación de los homosexuales y niega que las prácticas homosexuales sean pecado para el cristianismo moderno» (una rama más del pensamiento LGTBI).
    Tampoco está en el diccionario «misandria», pero los que saben qué quiere decir «misoginia», «misantropía», lo entienden; y el feminismo de género lo incluye.
    No obstante, si algún filólogo propone otro mejor que el que ha usado el periódico, adelante.

    1. No discriminar y negar que sea pecado son dos cosas completamente distintas, incluso a nivel legal. Lo primero puede llegar a ser delito. Lo segundo le importa un comino al 99.999% de los católicos (lo del pecado, digo… o lo de vivir en pecado, etc… como demuestra el uso generalizado del preservativo, la no asistencia a misa, el no casarse por la Iglesia, etc…).

      Sobre «misandria» no tengo ni idea. Jamás había oido esa palabra.

      Repito: Quien necesita inventarse palabras para elaborar su discurso tiene un problema su discurso, no con las palabras.

      1. Me parece que deberias distinguir entre los que son católicos solo de bautismo, como por ej. Hitler, de los católicos verdaderos
        que son creyentes, y que como tales procuran seguir lo que dice la santa madre Iglesia.

        1. Los católicos «de bautismo» también son católicos, oiga usted…

          Pero es que Hitler REZABA… Hitler IBA A MISA, oiga usted…

          www . nobeliefs . com/nazis.htm

  5. Lo de la ambiguedad de la Biblia, me parece de una falsedad sin nombre, pues hay varias lecturas que se refieren a la homosexualidad: Levítico 18 22-23, Levitico 20, 13; Deuteronomio 23,17-18; Primera de Reyes 14,24; Primera de Reyes 15, 12; Primera de Reyes 22, 47; Jueces 19, 22; Segunda de Reyes 23, 7; Romanos 1, 26-27; 1corintios 6, 9; 1 Timoteo 1, 8-10; 2 Pedro 2, 6; Judas 1, 7; Exodo 19, 4-5; Genesis 19, 1-29.
    Como se ve hay mucha «ambiguedad» en el tema. Ningún cristiano puede defender la homosexualidad como práctica, ni tampoco a los que la practican, en todo caso compadecer.

    1. A ver… Argia. Es un pecado más, ¿no? Parece que fuera el único pecado que hay…

      En la Biblia básicamente se dice que a los homosexuales hay que matarlos, que es lo que se hacía antes. Por eso la Iglesia necesita cambiar su discurso. Si se escribiera hoy muy probablemente se prohibiría la venta de la Biblia por incitar a la violencia contra los homosexuales. La denuncia le caía seguro…

      1. La Iglesia lo que tiene que reconocer es que es un pecado grave, lo que quiero demostrar es que no hay ninguna AMBIGUEDAD en la biblia cuando este pecado se juzgaba de una forma tan clara y con tanto rigor.
        En cuanto a juzgar los tipos de castigos a los pecadores hace miles de años creo que es perder el tiempo, los castigos han ido cambiando con el tiempo, lo que no cambia es que lo que era pecado lo sigue siendo.

        1. Ya… usted cree que es perder el tiempo. A mí me parece muy relevante que su libro sagrado diga que hay que matar a los homosexuales… A usted le parece un «detallito» porque usted no es homosexual…

          Cuando el 99.99% de los católicos usan preservativos, tienen sexo antes del matrimonio, etc, etc… que se centren ustedes en un colectivo al que le importa un comino lo que diga la Iglesia… un colectivo minoritario…

          ¿Quieren ustedes salvar almas? Pues céntrense en lo importante, hombre…

      2. El Levítico, donde aparecen esas penas durísimas para muchas cosas, es un compendio de leyes semejantes a otras del mismo entorno. Por eso fue necesario que se manifestara el Amor de Dios. Mientras, otros pueblos de la época practicaban el canibalismo, ejercían la esclavitud en gran escala y se mataban sin misericordia ninguna por los vencidos. El pueblo judío de la época fue de lo más civilizado que pudo haber.

        1. Mientras, en pleno siglo XX y XXI hemos demostrado que los actuales humanos superamos con mucho las bestialidades de los antiguos de 1.000 años antes de Cristo, desde el genocidio del aborto a las bombas atómicas, las guerras mundiales y otras lindezas. No es para presumir.

  6. Es evidente que una facción de la Iglesia Católica ,se está dejando arrastrar por la corriente ideológica moderna ,del Sistema Democrático.

    Después del » Milenio » cristiano,el Diablo ha sido soltado de su prisión, y está engañando a las naciones de los cuatro ángulos de la Tierra.

    El Reino de Dios,es un Gobierno real y teocrático formado por Tres Personas .

    El Nuevo Orden Mundial que se está fraguando ahora ,no tiene nada que ver con los regímenes políticos de la Cristiandad ,anteriores a la Primera Guerra Mundial.

    Hay un facción de la Iglesia que no ha entendido esto ,y cree que es una cuestión de adaptación al Nuevo Orden; como fue Edad Media.

    No es lo mismo el absolutismo monárquico de los reyes de la Casa de Austria ,que el régimen comunista chino.

    Hay quien dice que la Iglesia , » SIEMPRE «, se ha adaptado al Sistema de turno ; pero lo de ahora no tiene nada que ver con lo de » SIEMPRE «.

    La Iglesia ; no puede eliminar ,( Romanos: 1 )

    1. Muy buena pregunta. La respuesta es que es muy fácil atacar a una minoría… Meterse a diario con el 99.99% que usar preservativos no es tan fácil, ¿verdad? Porque igual le dan una patada en el trasero a todos estos, y pone la X en el IRPF tu tía…

      1. No se ataca a ninguna minoria, se defiende a la Iglesia de esa minoria que quiere cambiar la revelación dada por Dios sobre como quiere que vivamos sus hijos. Tu injusticia ya me resulta malvada, si ni tu ni Lonelydriver creeis en la biblia, ni en la Iglesia ¿ Que haceis én esta página?, cuando ni siquiera sois capaces de aprender o pensar. Os creeis dueños de la sabiduría, pero vuestra sabiduría es solo humana, y sin Dios uno no es nada.

        1. ¿Cambiar la revelación? A esa minoría le importa un comino la revelación… lo que quieren es vivir su vida, tranquilos, sin palizas, sin insultos.

          Repito: Si ese es el motivo para atacar a esa minoría (que se le ataca, con insultos, con palizas…), informe a los suyos que a esa minoría LE IMPORTA UN COMINO la revelación o cualquier otro precepto de la Iglesia, y NO quieren cambiar nada de nada. Sólo que les dejen vivir… que les dejen pecar.

  7. La palabra » homosexualista «no está registrada en el diccionario de la RAE.
    A algunos de los blogueros y comentaristas de infovaticana quizás se le podía aplicar también el neologismo por la obsesión que tienen con el tema de la homosexualidad.

  8. Si alguien pagara a alguien para venir a un blog que leen cuatro gatos a escribir cuatro comentarios… la verdad… me sorprendería mucho mucho… No puedo hablar por LonelyDriver, pero a mí por desgracia no me paga nadie. Ojalá.

    Hago notar, de todas formas, que aunque yo estuviera a sueldo de algún «lobby» LGTB eso ni me daría ni me quitaría la razón ni en uno sólo de los muchos comentarios que he hecho. Y ustedes lo saben.

  9. Chester Ton, estoy de acuerdo. El camino es el bloqueo, pero como no va a pasar, lo mejor es la indiferencia, porque da la impresión que su objetivo, más que aportar, es provocar y así evitar que nos centremos en el tema que nos ocupa
    Sus repetitivos comentarios llevan al hartazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles