PUBLICIDAD

Intervención del cardenal Sarah en el Sínodo: proponer el ideal cristiano manteniendo la doctrinal moral católica

"Menospreciar el sano idealismo de los jóvenes puede causarles un grave daño, porque cierra las puertas a un verdadero proceso de crecimiento, madurez y santidad"
|

La enseñanza moral de la Iglesia “es clara” y no debería ser diluida “escondiendo la verdad con el fin de atraer a los jóvenes en el seno de la Iglesia”, ha dicho el cardenal Robert Sarah.

En su intervención de la semana pasada en el Sínodo (se puede leer el texto íntegro más abajo), el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos dijo que es una cuestión “de proponer con valentía y honestidad el ideal cristiano, manteniendo la doctrinal moral católica”.

Dijo que los jóvenes tienen la “inconfundible característica” de buscar en todos los ámbitos de la vida “ideales elevados y exigentes”, una característica que no debe ser menospreciada.

Por lo tanto, “respetar y fomentar el idealismo de los jóvenes puede llegar a ser el recurso más valioso para una sociedad que desea crecer y mejorar”.

 

***

Los jóvenes y la enseñanza sobre la doctrina moral (IL 196-197)

Los jóvenes han presentado varias peticiones en el ámbito de la doctrina moral. Por un lado, piden claridad por parte de la Iglesia sobre cuestiones que les preocupan de manera especial: libertad en todos los ámbitos y no sólo en las relaciones sexuales, la no discriminación por motivos de orientación sexual, la igualdad entre hombres y mujeres, también dentro de la Iglesia, etc. (cf. IL 53). Por otro lado, piden una discusión abierta y sin prejuicios sobre cuestiones morales, e incluso esperan un cambio radical, un giro real de la enseñanza de la Iglesia en esos ámbitos. En práctica, piden “que la Iglesia cambie su enseñanza”(Documento Final, Encuentro Presinodal, II Parte, n. 5).

Sin embargo, la doctrina de la Iglesia sobre dichas cuestiones es clara: basta con citar el Catecismo de la Iglesia Católica (cf. Sección II, Capítulo II, Art. 6). La doctrina de la Iglesia es clara, sobre todo, respecto a la ampliamente discutida cuestión de la homosexualidad (cf. CCC ns. 2357-2359; los dos documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe: Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, de 1986; Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propuestas legislativas sobre la no discriminación de las personas homosexuales, de 1992). Que las personas a las que hacen referencia estos documentos no compartan su contenido, es otro tema; pero la Iglesia no puede ser acusada de falta de claridad. En todo caso, lo que hay es una falta de claridad por parte de algunos pastores cuando exponen la doctrina. En este caso, la persona que ejerce el munus docendi debería hacer un examen profundo de conciencia ante Dios.

Se trata, por lo tanto, de proponer con valentía y honestidad el ideal cristiano manteniendo la doctrina moral católica, y no diluyéndola escondiendo la verdad con el fin de atraer a los jóvenes en el seno de la Iglesia. Los mismos jóvenes lo expresan en el documento final del Encuentro Presinodal: “Los jóvenes tienen muchas preguntas acerca de la fe, pero desean respuestas que no sean diluidas o con fórmulas pre-fabricadas” (Documento Final, Encuentro Presinodal, III Parte, n. 11).

Tal vez deberíamos recordar el pasaje del Evangelio en el que Jesús no reduce la exigencia de su llamada al joven rico que quiere que le siga (cf. Mc 10, 17-22). Además, una característica inconfundible de los jóvenes es su deseo de continua búsqueda de ideales altos y exigentes en todos los ámbitos, no sólo en el de los sentimientos y emociones, o del trabajo, sino también en ámbitos como la justicia, la transparencia en la lucha contra la corrupción, en el respeto de la dignidad humana. Menospreciar el sano idealismo de los jóvenes puede causarles un grave daño, porque cierra las puertas a un verdadero proceso de crecimiento, madurez y santidad. Por lo tanto, respetar y fomentar el idealismo de los jóvenes puede ser el recurso más valioso para una sociedad que desea crecer y mejorar.

+Robert Cardenal Sarah

Prefecto, Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

 

Publicado por Edward Pentin en The Register; traducido por Elena Faccia Serrano para InfoVaticana.

8 comentarios en “Intervención del cardenal Sarah en el Sínodo: proponer el ideal cristiano manteniendo la doctrinal moral católica
  1. Creo que ha llegado la hora de que el papado deje de ser eurocentrico (el actual pontífice, lo es; aunque haya nacido en América) para ir a otras visiones más cercanas al ideal cristiano original dejando de lado toda la contaminación ideológica de occidente

  2. Muchos de los que aquí comentan parecen tener de la Iglesia actual la visión de un puti-club, olvidándose que su Fundador se entregó a la muerte por ella para rescatarnos y es el Único Juez. Los demás sólo son comentadores pasajeros que pretenden ocupar su lugar y decirle como debe juzgar. La última palabra la tiene el Amor (1 Cor 13).

    1. ¿Quien fue que dijo que Dios no juega a los dados?

      Pues eso. Nuestra salvación no depende de un dios arbitrario y caprichoso. Por eso antes de “entregarse a la muerte” como bien dices, se pasó tres años predicando.
      ¿predicando el qué?
      Predicando la conversión y la penitencia, justo lo que ahora muchos prohombres de la iglesia están tergiversando cada día.

      Por lo demás, tienes razón: Dios tiene la última palabra !

  3. Con todo respeto presenta dos advertencias muy precisas (espero que no sean proféticas con relación al documento final).
    La Doctrina de la Iglesia es CLARA, puede ser aceptada o no pero sigue siendo CLARA.
    “En todo caso, lo que hay es una falta de claridad por parte de algunos pastores cuando exponen la doctrina”. Es cierto y peligroso y por eso le pide a los pastores a los que les falta claridad que hagan un examen de conciencia muy serio ante Dios. No ante los hombres.
    No duda el Cardenal un momento al contrario avisa oportunamente.
    En la forma, lugar y modo en que lo ha dicho se presenta no como una reflexión, una opinión, sino como un pedido fundado: en materia de claridad doctrinal y docencia doctrinal Dios es inevitable. Busquen la claridad de Dios primero y luego hay que exponerla fielmente.

  4. Conozco personas que me han dicho quejas contra la Iglesia, y que se van a cambiar a otra, !pues que se cambien!, Porqué la Iglesia se tiene que adaptar al mundo, y no al revés ?, Me refiero a La Iglesia, y si Ella se queda con pocos miembros, sigue siendo un cuerpo, cuya cabeza es Jesucristo, que si los jóvenes quieren estar en él, bueno, si no, ¿Pues qué se le va a hacer?,. La Iglesia no puede hacer rebajas, como si fuera tienda de escaparates

  5. Los jóvenes piden, quieren etc. y una retahila de cosas que yo no digo que no sean buenas, pero que quizas lo mejor sería a la hora de discernir su vocación cristiana, pedirle a Jesus que es lo que Él quiere de ellos.
    Si son ellos los que plantean las “condiciones” o situaciones a lo mejor se creen que es Jesus el que les tiene que seguir a ellos, y no viceversa.
    Tengo que reconocer que no entiendo este “ambientillo” espiritual.
    Yo creo que la vocacion es una llamada de Dios, y que uno lo único que se tiene que plantear es si responde o no primero, y luego en caso afirmativo el Señor ya se encarga de decirte lo que quiere, y ponerte las circunstancias y personas para desarrollarla. Por su puesto que la ayuda de un hombre de Dios es inestimable, como la doctrina de la iglesia católica, que es la que te marca para que no te salgas del guión.
    El buzon de sugerencias se puede plantear en el camino de la vocación para ir mejorando.

  6. Cuando veo en internet los videos de testimonios de conversión como el de María Vallejo Nájera, o bien el testimonio de conversión de Gloria Polo de Colombia, o bien el testimonio de conversión de Amparo Medina, así como de muchos otros se confirma que en el momento en que estas personas han tenido una visión clara, perfecta y radical del Amor de Jesucristo y el de la Santísima Virgen ven al mismo tiempo que con la vida que llevaban no se salvaban y se iban derechas al infierno. Esas personas fueron sometidas, por Dios a un Juicio Particular para que nos dieran testimonio de que la tradición sobre el pecado debe de explicarse ya que nos la jugamos si no respetamos y cumplimos con los Diez Mandamientos y si caemos alegremente sin arrepentirnos en los Siete Pecados Capitales. No se puede decir que el mal está bien y que la vida moral de las gentes ha cambiado y por lo tanto que hay que adaptar la moral de la Iglesia. Eso es un pecado grave de la parte del Clero ya que nos llevan al infie

  7. Digo yo que la doctrina moral católica tendrá algo que ver también con “Laudato si”., “Evangelii Gaudium”, y todo lo que tenga que ver con la doctrina social de la Iglesia, que afecta a los jóvenes y mucho.
    Que parece que lo único que les quita el sueño a muchos son los asuntos que tiene que ver con la
    moral sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles