Zuppi: la Iglesia va a dejar de ser «distante, legalista y obsolescente»

|

De la Iglesia Evangélica americana solía decirse en tiempos de Reagan que era el Partido Republicano en oración, y es tentador aplicar la analogía al presente sínodo y presentarlo como el pensamiento progre en oración. Solo que como de oración se habla poco y se ve menos, quizá sería mejor definirlo como el progresismo con gorros raros.

La rueda de prensa de hoy ha empezado con Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, contándonos que se ha planteado la idea de crear un Consejo Pontificio de la Juventud cuyo presidente podría ser una mujer y cuyo rango estaría a la altura de cualquier otro dicasterio. Es decir, que podría ser ninguneado por Su Santidad o los miembros de su consejo de cardenales -C9- con los mismos honores con que lo han sido la Comisión para la Protección de la Infancia o la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, para no agotar los ejemplos.

Es un secreto a voces que uno de los principales ‘mandatos’ para los que fue elegido Francisco fue la reforma de la Curia, y su método parece consistir en la multiplicación de nuevos departamentos. Que el presidente de la hipotética comisión sea una mujer es casi obligado en una Curia decidida a seguir las directrices del pensamiento laico dominante en todo lo que resulta factible, con el retraso de rigor.

La presidente de esta nueva comisión podría ser, digamos, Sor Alessandra Smerilli, del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, que ha participado en la rueda de prensa. El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora es una congregación de la gran familia salesiana cuyo principal objetivo es la formación integral de los jóvenes, y Sor Alessandra entiende lo de ‘integral’ de un modo tan extremo que ha reconocido que su intervención en el Sínodo se ha centrado en el Medio Ambiente. ¡Laudato sì!

«No es posible oír el grito de los jóvenes y de los pobres sin atender al grito de la Tierra, porque son una misma cosa». Confío en que esta identidad entre el grito del pobre y el (suponemos que metafórico) ‘grito’ de la Tierra no pase al documento final y se convierta en magisterio ordinario, porque plantea serios problemas conceptuales. Pero si el objetivo de la hermana era elegir un asunto que complazca a Su Santidad, no hay duda de que ha acertado de lleno.

Luego hemos oído a Monseñor Matteo Zuppi, Arzobispo de Bolonia, decir que «si queremos alejarnos del clericalismo, de la lógica del nacionalismo, que también es peligroso, necesitamos comunión, esto es lo que puede ayudar a la Iglesia a responder a los muchos interrogantes a los que se enfrenta». Hasta ahí, nada hay a lo que un George Soros fuera a hacerle ascos, o que necesite Gracia, sacramentos, Redención o, ya puestos, jerarquía.

Zuppi ha profetizado que, en el futuro, «la Iglesia no será algo distante, obsolescente, difícil de entender o legalista, sino que será algo en lo que los jóvenes puedan ser protagonistas en una lógica de comunión», implicando que hasta ahora no lo ha sido y llevamos estos dos mil últimos años sin hacernos entender por los jóvenes, por lo que debemos suponer que la Iglesia Católica ha llegado a sus actuales 1.500 millones de fieles por crecimiento vegetativo. Y, por cierto, Eminencia: si va a dejar de ser algo difícil de entender, yo le sugeriría evitar palabras como «obsolescente».

Y pasamos al cardenal etíope Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Arzobispo de Addis Abeba, que también ha tenido la buena fortuna de tratar otro tema cercanísimo al corazón del Santo Padre: la inmigración procedente de África en Europa. Souraphiel ha criticado, como es costumbre inveterada en nuestro tiempo, la respuesta europea a la crisis migratoria, recordando que «en el pasado muchos europeos emigraron, y tuvieron mejores oportunidades que los emigrantes de hoy», cuando se están «cerrando las fronteras», para terminar preguntándose: «¿Dónde están los valores cristianos de Europa?».

Muy buen pregunta, Eminencia. Así, a bote pronto, se me ocurre que los valores cristianos tienen cierta vaga relación con la doctrina cristiana, y esta era más seguida cuando los pastores se dedicaban a predicarla en lugar de hablar de los gritos de la Tierra, de los movimientos migratorios o del protagonismo de los jóvenes.

El periodista del National Catholic Register Edward Pentin ha pedido a Ruffini una lista de los miembros del Sínodo con derecho a voto, y Ruffini ni siquiera ha podido responder a la pregunta de si el Cardenal Baldisseri lo tiene.

Es, ya sabemos, la Iglesia de la apertura y la transparencia, pero dentro de un orden y según. Por ejemplo, dice Ruffini que los nombres de los participantes en los grupos divididos por idiomas -los ‘círculos menores’- «no se han revelado para tratar de reflejar el espíritu del Sínodo que es la comunión y la colegialidad. El Secretariado del Sínodo no quiere que los grupos generen un debate de quién dijo qué». Lo que en un lenguaje menos «distante, legalista y obsolescente» se conoce como responsabilidad y transparencia. O como que cada palo aguante su vela.

Le han preguntado a Zuppi sobre el prefacio que escribió a la traducción italiana del libro de James Martin, el jesuita autodenominado apóstol de los LGTBI, entrando de lleno en lo que muchos ven como el elefante rosa en la sala del Sínodo. Ha respondido hablando -por alejarse de toda obsolescencia y en un saludable espíritu de ‘parresía’ e independencia de juicio- de ‘acompañamiento’. Ha dicho que el «ministerio pastoral con las personas homosexuales es un tema importante. Hay distintas sensibilidades. Este es un tema pastoral, no ideológico».

Curioso que lo diga, porque visto desde fuera parece un ‘sínodo’ eminentemente ideológico. Aunque quizá eso sea lo que hoy se entiende por «pastoral».

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
24 comentarios en “Zuppi: la Iglesia va a dejar de ser «distante, legalista y obsolescente»
  1. Madre mía! Que orquesta tan bien orquestada, tocando todas las teclas imaginables para emitir una sinfonia al gusto del mundo,estará en el top de los 40 principales, pero no dejará de ser una cancióncilla de temporada, que pasara de moda con la misma temporada ! Que pena dan; ver cómo se venden por 30 monedas….que es lo único que van a conseguir…..Gracias por enseñarnos el verdadero camino, el camino estrecho, que va en dirección contraria.

    1. Zuppi fue el chambelán obsecuente que fichó la ETA para su penúltima comedia de «entrega de armas» mediática. Y al vendido le faltó tiempo para esconder la Cruz pectoral en el bolsillo de la camisa en cuanto vio una cámara.

  2. Ante la sarta de gansadas, solo se me ocurre una precisión: ¿Obsolescente u obsoleta? Porque no son lo mismo. Y si es obsolescente ¿de qué aspectos? ¿Es obsolescencia programada? Si no tienen nada inteligente que decir, ¿por qué no se quedan calladicos, con bonete rojo y todo?

    1. Sarta de gansadas… Es que no se puede definir de otro modo. Qué pena. Por primera vez envidio a los no católicos; en vez de sufrir, pueden carcajearse a su gusto con estas gansadas

  3. ¿Pero cuando se acaba este «sínodo de los jóvenes» y dejan esta cuadrilla de insultar a la Iglesia casi a diario, para recibir los aplausos del mundo?

  4. Va a dejar de ser obsolescente porque la clerigalla progresauria va a a desaparecer y existir. Solo sobrevivirá la Tradición. Los seminarios y la Santa Misa auténtica lo demuestran. Adios progretas????

  5. Esto no es la esposa de Cristo, su Iglesia. Esto es otra cosa, quizá otra rama de la New Age o quizá una tenida masónica. Se parece mucho, tanto que no me extrañaría verlos con mandil.
    A un paso de abrazar el panteísmo, o eso parece entre tanta pachamama, tanto indigenismo. Y tan poco Cristo.
    Con el panteísmo lo tendrían resuelto, pues si todos somos una chispa de Dios -incluido un gato y un árbol-, todas las posturas, opiniones, modos de vida, etc, son válidos y deben acogerse. Sí, parece que la nueva herejía será no ser relativista.

  6. El Papa, los Cardenales, Arzobispos y Obispos… se enteran de lo que se enteran! Los que están en el día a día con los jóvenes (de dentro y de fuera de la Iglesia) son los sacerdotes… Y éstos sí saben bién cómo están los jóvenes y lo que piensan!!! Me pregunto: 1. Para qué ha convocado el Papa este Sínodo? 2. Está tratando de verdad el tema de la FE en los jóvenes (gran y difícil reto HOY) y el tema de la crisis vocacional en los jóvenes (sus causas, qué hacer etc.)? 3. Se nos van a ofrecer algunas ideas algo originales para saber qué podemos hacer o se va a repetir lo que ya sabemos? 4. Se nos va a dar una visión desde LA FE DE LA IGLESIA, que tiene su centro en JESUCRISTO o se va a hacer un análisis desde las ciencias humanas (que son muy buenas), que seguramente lo harían ellas mejor que la propia Iglesia? 5. Tendrán en cuenta que los jóvenes necesitan ESCUCHAR la Verdad (de Cristo) que les lleva a la conversión y a la vida nueva, que es posible desde la fuerza de la Gracia?

  7. Esta clase de gente son de los que llevan cincuenta años conduciendo a la Iglesia hacia el precipicio, y ahora quieren que se tire abajo; así tentaba el demonio a Jesús. ¡Y encima se atreven a hablar de una Iglesia obsolescente!

  8. Reconozcamos que la Iglesia católica se acabó. Estos momentos son a escala mundial, la crucifixión de Nuestro Señor, la consumación del numeral 677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).

  9. 675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el «misterio de iniquidad» bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

  10. ¿Qué parte de «la Iglesia es indefectible» no entienden los que viven citando ese pasaje del Catecismo como si ahí se hablara del fin de la Iglesia? Nuestro Señor dijo que las puertas del Infierno no prevalecerán contra la Iglesia. No dijo «no prevalecerán hasta que esté cerca el fin», sino «no prevalecerán».

    La indefectibilidad, además, es una nota necesaria en la Iglesia, porque si no fuese por la fe en la indefectibilidad, a cada rato habría un grupo diciendo que la Iglesia se acabó, y el asunto quedaría librado a la discusión.

    Pero no se puede tener indefectibilidad hasta cierta fecha, y sin que esa fecha esté dicha de antemano, porque entonces de nuevo, a cada rato algún grupo estaría diciendo que esa fecha ya llegó.

  11. El articulista pretende erigirse en pitoniso eclesial y ni siquiera sabe que monseñor Zuppi no es cardenal. Así que, señor Esteban, quite ese «cardenal Zuppi» del titular si quiere que le tome un poco en serio.

  12. No sé si Zuppi es cardenal, pero son todos deprimentes ¡Qué tropa ! Se creen que los jóvenes son idiotas. En realidad, nos toman a todos por idiotas. Son un aburrimiento. No solo se van a largar los jóvenes, se larga cualquiera que escuche tanta memez.

  13. Vamos a ver… No hay que escamdalizarse. Es normal que un prologuista del Padre Martin quiera que los adolescentes se acerquen a la Iglesia, a ser posible que se pasen por la suya.

  14. Lleco 55 años en la Iglesia. Es decir, desde que nací, y NUNCA he encontrado a la Iglesia ni distante, ni legalista ni obsolescente!!! Qué malos eras los anteriores Papas, obispos, sacerdotes etc…. y QUÉ BUENOS SON O VAMOS A SER LOS DE AHORA!!! Para morirse de risa… Siempre igual….. Ufffffff Qué aburrimiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles