PUBLICIDAD

La crisis de los abusos hunde la popularidad de Francisco entre los católicos de EEUU

|

Vuelve a caer la popularidad del Papa en las encuestas en Estados Unidos. Esta vez la hace el gigante de la demoscopia Pew Research y, sobre todo, viene tras los recientes escándalos en la Iglesia.

Seis de cada diez creyentes americanos censuran la respuesta del Papa a los escándalos de encubrimiento de abusos sexuales que han asolado la Iglesia americana este verano, según una reciente encuesta hecha pública por la demoscópica Pew Research.

Hablamos de ‘católicos’ en sentido estricto, contable, es decir, los bautizados que no han apostatado expresamente. Entre los que asisten al menos a la misa dominical, la confianza en Su Santidad está en un 24% entre los varones y en un 23% entre las mujeres.

Solo tres de cada diez católicos adultos piensa que Francisco esté haciendo una labor ‘excelente’ o incluso ‘buena’ con respecto a la cuestión de los abusos. Eso es una caída de casi un cuarto -un 24%- con respecto a 2015, y de un 14% cuando la empresa planteó la misma pregunta el pasado enero. Decir que la tendencia es bajista es quedarse muy cortos.

En líneas generales es todavía una figura popular entre los católicos americanos -en su sentido más amplio-, con siete de cada diez que tienen una opinión positiva de su persona en general; es en el asunto revelado por el Informe Viganò y por el gran jurado de Pensilvania donde el Santo Padre ‘pincha’ en opinión de los católicos americanos, aunque lo segundo no está dejando de influir en lo primero, como indican los números.

La tendencia es especialmente alarmante porque Francisco es un Papa que comenzó con unas cotas de popularidad muy altas, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Aunque nunca llegó a superar a las máximas alcanzadas por Juan Pablo II, solo ahora se acerca a las mucho más modestas de Benedicto XVI.

Las encuestas, más si son realizadas por líderes del mercado como Pew, ofrecen una información de conjunto sin duda interesante, pero no hacen, en este caso, más que confirmar lo que cualquiera que compare las masas que reunía Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro durante el Ángelus y el escaso número que atrae Francisco podía comprobar ‘in situ’. O las menguantes concentraciones populares en sus viajes, con mención especial de su aparición en el pasado Encuentro Mundial de las Familias en Dublín, que ofreció desoladoras imágenes aéreas.

La encuesta indica, además, una fuerte polarización siguiendo líneas ideológicas, de modo que la opinión que tienen de él los votantes progresistas (demócratas, en el caso americano) es muy superior, aunque también descendente, de la que mantienen los conservadores (republicanos), lo que parece sugerir que el posicionamiento de Su Santidad con respecto a asuntos políticamente sensibles -como la inmigración masiva o el cambio climático- han tenido un notable impacto en la opinión.

 

7 comentarios en “La crisis de los abusos hunde la popularidad de Francisco entre los católicos de EEUU
  1. Pobre hombre, no se da cuenta que nadie le cree.
    Nadie lo toma en serio.

    Cuando se fracasa de tal forma, cuando todo el mundo se da cuenta de que eres un mentiroso, hay que retirarse.

    Tiene el ejemplo de Ratzinger, que cuando se dio cuenta que no podia, renunció.

    Recemos para que Dios le abra los ojos, o que se los cierre para siempre

  2. “Tiene el ejemplo de Ratzinger, que cuando se dio cuenta que no podia, renunció.”

    Cuando se dio cuenta que no podía con la banda de Bergo glio, para ser más exactos. Y se dió cuenta que no tenía la espalda ancha del santo polaco detrás suyo sosteniéndolo, quien luchaba sin desfallecer nunca ante esta mafia que luego puso a Bergo glio en la Silla de Pedro, usurpándola.

    En este sentido es muy valioso el testimonio del Cardenal Ratzinger acerca de la renuncia que le presentó al Papa Woytla, causada por las feroces críticas a su Dominus Iesus, renuncia que fue rechazada de plano por San Juan Pablo II, quien le confirmó que siguiera al frente de la CDF.

    1. Delirio, solodiarrea, delirio de quien confunde el deseo con la realidad. Lo único que se ha hundido es la imagen de la Iglesia. Esa que lleva décadas, más de un siglo, ocultando sus delitos. El Papa Francisco, el Dulce Cristo en la Tierra, su Santidad, nuestro querido Bergolio, lleva sobre si la Cruz, como todos los buenos católicos, de esta Iglesia que ha dado la espalda a Cristo, buscando el poder y la gloria perdida, tradicional y herética.

  3. Puede ser que haya un espíritu de cuerpo en la desprestigiada Iglesia de EE. UU. , de fieles y consagrados, buscando culpables afuera del conjunto que abarca “God Bless America”. Porque difícilmente la mayoría de los ciudadanos estadounidenses esté en contra del Papa por alguna supuesta tolerancia sobre conductas sexuales. Y seguramente todavía muchos están confundidos por la artera identificación que hizo Viganò de homosexualidad con el abuso a menores. Ya se impondrá la verdad. A favor de la Iglesia comenzando por el Papa. Ya será debidamente enjuiciado el infidente ex nuncio.

    1. No es exactamente una identificación, es más bien una consecuencia de la homosexulidad. Contado por varios testimonios de homosexuales estos suelen abusar de niños-adolescentes y convertirlos en homosexuales, muchos de esos abusados seguramente nunca hubieran sido homosexuales sino se hubiera abusado de ellos. Y al parecer no son uno ni dos sino un tanto por cien bastante alto. Por los informes de EEUU se puede ver que la mayoria de abusos son homosexuales.
      Cuando un pecado es contra natura las consecuencias son todavia peores.

  4. Argia. Aquí el orden de los factores altera la conclusión. Sin duda que el abuso, a menores varones, es principalmente consecuencia o propio de la homosexualidad (hay delitos aberrantes por simple odio, pero es otro tema). Por supuesto que es una relación (homosexualidad – pederastia) a la que hay que atender para con prudencia prevenir esta tragedia. Pero al mismo tiempo sabemos que de NINGUNA manera NI ‘lejanamente’ todas las personas homosexuales sean abusadores de menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles