PUBLICIDAD

St Luke, el ‘gulag’ americano para sacerdotes ‘rígidos’

|

Cuando el arzobispo de Chicago, Blase Cardenal Cupich, se enteró de que un cura de su diócesis, el padre Paul Kalchick, había permitido que sus feligreses quemaran una bandera arcoriris que había presidido la misa de consagración de su parroquia, la Resurrección, decidió que Kalchick tenía problemas mentales y determinó que ingresara en el Instituto St Luke. Kalchick prefirió desaparecer antes que obedecer esa orden.

Lo curioso es que Kalchick no tenía por qué obedecer esa orden de su obispo, y no solo porque el hecho de permitir que sus parroquianos quemaran un símbolo político que había estado profanando la iglesia desde su fundación no es locura alguna, sino porque el propio Código de Derecho Canónico le da la razón.

El Canon 220 especifica que el sacerdote tiene derecho a una privacidad que quedaría violada con un examen psquiátrico no voluntario. Por si hiciera falta confirmación, la Congregación del Clero dejó claro en un caso muy similar al de Kalchick en 1998 un superior no puede ordenar a un sacerdote sujeto a su autoridad que se someta a un examen psiquiátrico, y que este no incumple su obligación de obediencia al superior negándose a ello.

En teoría, la Iglesia no deja por completo a sus sacerdotes a merced de los obispos, sino que le reconoce derechos. En teoría. La práctica es bastante más complicada e incluso, en ocasiones, algo aterradora.

Para empezar, el sacerdote puede no conocer el canon en cuestión. O puede pensar que compensa más someterse a una semana o dos de tratamiento que enfrentarse a las iras de su obispo, que tiene mil formas ‘regulares’ de hacerle la vida difícil. O, simplemente, obedece porque cree que su primer deber es el de obediencia al superior. Y se va a St Luke.

El Instituto St Luke tiene una historia, digamos, cuestionable. Fue fundado por un sacerdote, homosexual activo, que acabó acusado de desfalcar una importante cantidad de dinero que gastó en sus amantes. Sus métodos psiquiátricos son una mezcla del pansexualismo freudiano y de conductismo, escuelas de difícil compatibilidad con la doctrina. Además, no es barato en absoluto, y las diócesis que mandan allí a sus curas ‘problemáticos’ gastan sumas considerables en mantenerlos.

Pero, en un sentido retorcido, compensa con creces. Porque St Luke funciona a modo de ‘gulag’ para sacerdotes conflictivos. Ni siquiera es necesario ser enviado allí: la propia posibilidad de que ese sea el resultado de una muestra de rebeldía suele funcionar como elemento disuasorio.

Porque quienes acaban en St Luke son, abrumadoramente, los sacerdotes considerados ‘conservadores’. Los ‘rígidos’, los ‘tradicionales’. Y no es que todos los obispos americanos sean modernistas o que no haya sacerdotes modernistas que pongan en un brete a su superior. Pero el obispo, humano al fin, sabe que el cura ‘progre’ a) no va a obedecer y b) va a hacer de su caso un ‘show’ mediático que haga quedar al prelado como un inquisidor intransigente.

Por el contrario, los sacerdotes ‘conservadores’, precisamente por serlo, tienden a obedecer y, en cualquier caso, saben que no pueden contar con la simpatía del entorno mediático y cultural.

Para los malos obispos, St Luke cumple tres funciones tan valiosas que compensan hasta el último penique de lo que cuesta el tratamiento. El primero es como castigo o, en su caso, amenaza disuasoria contra ese molesto sacerdote que se niega a la ‘acogida’ a grupos LGTBI en su parroquia o que se empeña en denunciar las innovaciones heréticas de tal o cual compañero de sacerdocio.

No es un castigo baladí, como bien sabían los soviéticos, que enviaban a menudo a los disidentes a manicomios en preferencia a destinos carcelarios en Siberia. Cuando, además, todo parece contradecir las creencias más íntimas, la tortura se hace difícilmente soportable

Así describe su experiencia un religioso en carta dirigida al sacerdote bloguero Padre  John Zuhlsdorf

PUBLICIDAD

“Una vez allí, la impresión del poder de aquel lugar sobre mi futuro se hizo abrumadora. Sabes que tú y el futuro de tu vocación dependen de un informe positivo de esa gente. Vi y oí ese mismo miedo en los otros que conocí allí. Me sorprendió el número de jóvenes, especialmente de aquellos atraídos por la tradición. También […] es absolutamente cierto que no existe privacidad alguna ni forma de comunicación con el exterior. Nada más llegar te hacen firmar un consentimiento al respecto.

Específicamente, uno de los médicos que me evaluaban mencionó lo raro que le resultaba que no hubiera sido sexualmente activo en el instituto y que no hubiera experimentado con actos homosexuales. Dijo que tal comportamiento era parte normal del desarrollo. La inmednda mayoría de los pacientes estaba muy medicada. […]

“Lo que vi y oi en el curso de seis meses [en St Louis, otro instituto similar al que fue trasladado]: me animaron personalmente a masturbarme (era un procedimiento habitual, como comprobe luego)/ se me dijo que si conseguía “permiso para salir” podía buscar alguna cita exploratoria “para ver cómo resultaba”/ Vi otros sacerdotes y religiosos que luchaban contra tentaciones homosexuales a los que se animaba constantemente a identificarse total y abiertamente como gays/ Rezar la Liturgia de las Horas o asistir a misa entre semana se evaluaba como “rígido”.

“Nadie tomaba en serio los votos de la vocación propia. A uno de los sacerdotes, que se convirtió en un buen amigo, le había mandado allí por precidicar contra la anticoncepción”.

Se hacen una idea, ¿no?

Un segundo fin es la recopilación de información. El sacerdote o religioso se somete a examenes psiquiátricos que, naturalmente, examinan los aspectos más íntimos de la personalidad, incluidas acciones, pulsiones, temores y deseos pasados. Todo lo cual entra en un informe que se envía al ‘preocupado’ superior. De modo que el sacerdote, aunque salga cuerdo, equilibrado y con su fe intacta de la experiencia, se lo pensará dos y hasta tres veces antes de hacer algo que moleste a quien tiene un dossier completo de sus intimidades.

Y hay un tercer objetivo realmente terrible. En el caso de sacerdotes pedófilos, abusadores seriales, el obispo puede mandarlos a St Luke -o instituciones similares- para que vuelvan con un informe firmado por los facultativos afirmando que el sujeto está ‘curado’ y ya no es una amenaza para nadie. De este modo, en caso de que surja un escándalo, el obispo puede alegar que tomó las medidas oportunas, mientras que el informe del instituto le da ‘permiso’ para volver a encomendarle al abusador un nuevo cargo pastoral.

El instituto, que depende del dinero de la diócesis, no suele tener problemas para complacer al obispo.

 

21 comentarios en “St Luke, el ‘gulag’ americano para sacerdotes ‘rígidos’
  1. Esto me recuerda un lugar tenebroso, es la 4 planta de la Clínica universitaria de Navarra, eso es que vivir el Gulag para quien se da cuenta de que ha caído en manos de una secta. Me extraña mucho que otros lo imiten tan bien, lo dudo.

    1. Masja, no diga estupideces. Mi esposa estuvo ingresada allí, yo pasaba a visitarla todos los días, una vez por la mañana y otra por la tarde. El trato fue exquisito, humana y profesionalmente. Y ella está muy agradecida.

  2. Y solamente la Iglesia en China tiene problemas?
    Lo que lo que le hacen a los sacerdotes en esos lugares parece sacado de una película de terror .
    Al no aceptar que los abusos son cometidos en su gran mayoría por sacerdotes homosexuales se está “arriando” a la opinión pública y a los pobres católicos ingenuos a aceptar que el celibato y la “homofobia” son los culpables de todo el problema .

  3. Mientras leo está basura, estoy escuchando a Kavanaugh cómo llora. Impresionante la raza que nos trae Trump a primer línea. Está si que es una noticia hoy en USA, y no la difamación cobarde. Pero esta es la forma de ganarse la vida de algunos. Simple.

    1. Masja el abuso a niños o a personas que han confiado su crecimiento espiritual a una persona que se supone que le va a guiar en el camino hacia Dios, es gordísimo y gravísimo.Y en cuanto a esa señora hizo más teatro que Concha Velasco en todos sus años de carrera. Sólo hacía falta verla para darse cuenta que estaba teatralizando. No tiene ninguna comparación una fiesta entre iguales adolescentes, que el abuso de un director espiritual hacia su discípulo, los miembros de ciertos movimientos os habeis vuelto ciegos y sordos, estais muy cómodos en vuestros lobbys espirituales y sacais las uñas para que no os toquen vuestra capillita.

  4. Por un lado los abusos a niños, por otro , los abusos a sacerdotes, por otro, corrupción y miseria moral. Seguro ya no tarda mucho en que Dios ponga orden, y mucha cuenta darán los dirigentes de las naciones, y no solo los actuales, los pasados, que también hicieron un batidero del demonio

  5. Esto es totalitarismo al estilo sovíetico por parte de la mafia lavanda vaticana contra los sacerdotes “disidentes”:
    huffingtonpost.com/armine-sahakyan/a-surge-in-psychiatric-pu_b_9398020.html

    Hace unos días un tribunal francés ordenó que Marine Le Pen se someta a una evaluación psiquiátrica; “Este régimen empieza a asustar”, declaró la política “disidente”:
    actualidad.rt.com/actualidad/289202-marine-le-pen-examen-psiquiatrico

    Otro ejemplo: Kanye West secuestrado, internado a la fuerza en una institución mental por apoyar a Trump y denunciar al Estado Profundo:
    infowars.com/kanye-west-kidnapped-forcibly-taken-to-mental-hospital/

  6. La mafia que controla este pontificado naturalmente hace uso de los mismos mecanismos de censura que estamos sufriendo en nuestros países cuando osamos disentir de lo políticamente correcto: “islamofobia”, “homofobia”, “delitos de odio”…, la censura llevada al extremo de considerar mentalmente enfermos a quienes disentimos de este proyecto totalitario de destrucción del Occidente cristiano para el establecimiento del Gobierno Mundial de la élite globalista.

  7. MASJA,
    es la mejor definición, como “nombre” que identifica a la perfección a un “troll”. Leyendo sus comentarios a veces pienso: si al menos supiera escribir y expresar lo que quiere decir, se le podría leer, pero es tal el lío mental que tiene, que mezcla el Gulag soviético con no sé que asunto de los líos mentales de una clínica de Navarra. Sería un notable novelista de crónicas de terror.

  8. Masja, es evidente que usted disfruta maltratándose y siendo maltratado. El diccionario dice que eso es propio de quienes padecen masoquismo. Viene por aquí, por Infovaticana, a maltratarse: a “leer basura”. Y comenta con tanto descriterio, que no queda más que decirle verdades dolorosas. Por ejemplo, todas esas acusaciones contra Kavanaugh, de mujeres que nunca en 35 años dijeron nada, y vienen ahora a decir que el tipo trató de abusar de ellas, las considera dignas de crédito. Usted lo fuerza a uno a pensar que nunca ha reparado en que los demócratas, que son de izquierda, quieren fuera a Kavanaugh por ser católico, provida y puede echar atrás la sentencia del caso Roe-Wade.

    1. Kavanaugh, pobre desgraciado, llorón como todos, cuando se les pilla, manipulador, cómo todos los abusadores. En España estamos hartos de ver a “católicos provida” llorando en la cárcel por ladrones y corruptos.

  9. Masja es un mandao.Le envían aquí a hacer marcaje,como en el futbol,y a tratar de tocar pelotas.Tengamos misericorditis con él,pues debe pasarlo fatal.Si a mí me obligaran a entrar en el antro deVidal y Badtante,no lo soportaría.
    Pieta,sorelli,pieta con lui!

  10. Esto lo arregla el papa declarando que cuando dijo que la iglesia no es un refugio para homosexuales en realidad estaba diciendo esto porque es un refugio no sólo para ellos sino para todos.
    Esto, viste … chévere
    Aunque no ocurrirá mañana, día de San Miguel Arcángel custodio de ISRAEL, ocurrirá el día 1 de octubre fiesta del Santo Ángel Custodio de España (trasladada al día 2 por el concilio vaticano segundo).

  11. Espeluznante ¡¡¡, los sacerdotes que hayan salido “vivos” de alli, me refiero con Fe, y sin que sus capacidades mentales hayan sido severamente dañadas, ¿no han denunciado la situación a obispos y cardenales normales, que parece que también los hay en EEUU ?, despues de haber sufrido esa experiencia tan fuerte, ¿ que más les da lo que ocurra? esos dos amigos que se comentan en el articulo, ¿han hecho algo?. Tienen que tener alguna prueba de lo que alli pasa. Y tan bien cabe la posibilidad de que las pruebas que se presenten lo haga un periodista de investigación que sea catolico, y que consiga lo publiquen junto con un estudio a fondo.
    Y ¿como podemos saber que esta información es verdad, si no se puede demostrar todo esto?
    Hoy en día hay mucho confusionismo y muchas mentiras, es importante que los católicos sepamos la verdad, sino nunca vamos a poder estar unidos.

  12. Espeluznante, no se puede decir más, unicamente exclamar ¡Cuanta basura hay en la Iglesia! ¡Con cuanta porquería se está maltratando a la Esposa de Cristo! Ven Señor, por favor, no tardes más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles