PUBLICIDAD

‘Si ha habido abusos en las inmatriculaciones persíganse, pero no deslegitiman un sistema justo’

|

El pasado martes La Sexta entrevistó al director de este portal para un programa especial sobre las inmatriculaciones de la Iglesia Católica. A continuación la grabación de la entrevista.

¿Fueron las inmatriculaciones un “regalo” de Franco a la Iglesia?

Antes de nada una aclaración. La inmatriculación no es un modo de adquirir la propiedad, sino la mera inscripción, declarativa y no constitutiva, de la titularidad sobre un bien en un registro público, cuando se hace la primera inscripción de ese bien en el registro. Aclarado ese extremo, podemos seguir hablando.

De todos modos, la Iglesia Católica, aunque no hubiera sido beneficiaria de esa particular disposiciónde la ley, podría haber acreditado, vía expediente de dominio, la posesión pacífica de ese bien durante siglos. No creo que haya debate, más allá del debate artificial creado por la izquierda anticristiana, que usará los abusos y casos extremos para hacer una enmienda a la totalidad.

¿Cómo interpretamos que Franco excluyera la inmatriculación de “los templos destinados al culto católico”? ¿Quería que fueran del pueblo y no de la Iglesia?

No era más que esfuerzo del legislador de dotar de mayor agilidad al reconocimiento registral de un derecho de propiedad incuestionable desde todos los puntos de vista. En el derecho romano ya existía la prescripción adquisitiva, conocida como usucapio, en virtud de la cual la permanencia en la posesión de un bien, con carácter pacífico y continuado durante un plazo, hacía propietario al que poseía.

En ningún caso se estaba permitiendo que la Iglesia Católica se apropiara de bienes que no le pertenecían, sino sencillamente se estaba dando agilidad y seguridad jurídica a la inscripción registral, meramente declarativa, de bienes que nadie ponía en cuestión que pertenecieran a la Iglesia Católica, por supuesto respetando que cualquiera que alegara un título de mejor calidad sobre el bien pudiera oponerse a la inscripción. De este modo, la Iglesia Católica pudo inscribir en los diferentes registros de España más de 4.500 inmuebles entre templos, ermitas, casas parroquiales, iglesias y catedrales.

Además, y aunque no procede ahora abundar en ese aspecto, la citada norma se aprobó como “compensación” a la Iglesia Católica frente a la desamortización llevada a cabo en los años 30 del siglo XIX por el masón Mendizábal, el proceso mediante el cual las órdenes religiosas y las diócesis perdieron la gran mayoría de sus bienes raíces por considerarles “manos muertas”, y que pasaron a engrosar el patrimonio de los nobles y burgueses.

¿Cómo interpreta que Aznar permitiese inmatricular también templos?

Entiendo que en un estado confesional católico no hubiera duda sobre la titularidad de los templos, considerados “res extra commercium”, y que en los 90 se equipararan, en coherencia con la aconfesionalidad del estado, a otros bienes, y por tanto se sometieran al mismo régimen jurídico.

¿Todas las iglesias deben ser de la Iglesia?

Habría que ver caso a caso. En principio entiendo que la propiedad de los lugares destinados al culto, y que han sido poseídos pacíficametne durante siglos por la Iglesia debe estar fuera de toda duda razonable.

¿Aunque las levantara el pueblo?

¿Qué es “el pueblo”? Ni el pueblo es el ayuntamiento, ni el ayuntamiento es el pueblo. Quien las levantó no lo hizo por tener un sentido de pertenencia al municipio, sino precisamente por ser y sentirse parte de esa Iglesia. Sugiero a los que quieren arrebatar al culto las iglesias que no recurran a las intenciones de los constructores, pues entre los testimonios se encontrarán a hombres que levantaban felices una ermita, parroquia o santuario para el culto a su patrón o patrona, no para engordar el patrimonio de su corporación municipal.

Los bienes eclesiásticos, ciertamente, pertenecen al ‘pueblo’, pero no a la comunidad civil cuyo representante es el ayuntamiento, sino al pueblo de Dios, a la comunidad cristiana históricamente organizada en la parroquia y diócesis

Tiene cierto sentido que si un templo iglesia tiene 500 años, no está a nombre de nadie y se usa para el culto, la titularidad sea de la Iglesia, ¿no?

Hombre, en todos los ordenamientos existe la prescripción adquisitiva, o usucapión. Esque aunque originariamente hubiera tenido otro propietario, la acreditación por parte de la Iglesia de haber poseído un bien pacíficamente durante siglos es título más que válido de propiedad.

¿Qué le parece que la Iglesia haya inmatriculado bienes que no se dedican al culto, como fincas, plazas públicas, campos de fútbol, parques…?

El sistema de inmatriculaciones es un sistema justo, como lo son el sistema de transplantes o el de adopciones. que haya quien haya utilizado esos procedimientos o mecanismos para su propio beneficio personal no seré yo quien lo defienda, y por supuesto debe perseguirse, pero esos abusos no deslegitiman un sistema que tiene toda la legitimidad.

¿Qué necesidad tiene la Iglesia de poseer más cosas?

La Iglesia no tiene necesidad de poseer nada, y en esto rige el principio de subsidiariedad: Si el culto estuviera garantizado no es necesario que sea la propia Iglesia como tal la propietaria de los bienes. En absoluto. Pero la propiedad por parte de la Iglesia parece hoy por hoy la forma más segura de garantizar el culto.

¿De qué otros privilegios disfruta la Iglesia en España?

Me sorprende que me pregunten esto en La Sexta: Estoy seguro de que usted conoce mucho mejor que yo la respuesta.

No pagan el IBI por edificios destinados al culto. ¿Deberían?

Están exentas del IBI TODAS las entidades sin fines lucrativos, excepto los afectos a explotaciones económicas no exentas del Impuesto sobre Sociedades.

¿Se cumple o tampoco lo pagan por otros inmuebles NO destinados al culto?

Le repito: No seré yo quien defienda los abusos cometidos en nombre de la Iglesia. Si hay casos concretos, persíganse, pero no deslegitiman la exención fiscal.

Lo mismo sucede con el impuesto de construcciones y obras, el ICIO.

Le digo lo mismo.

Hablemos de los profesores de la asignatura de Religión: elegir y gestionar el trabajo de los profesores, que se pagan con dinero público… ¿es también un privilegio?

Permítame alejar el foco de la pregunta. No creo que el estado deba constituirse en educador de nadie, sino que deberían ser los padres los que elijan qué modelo educativo quieren para sus hijos.

O sea que está usted en contra de la escuela pública.

Estoy en contra de la escuela en manos del estado. Creo que todo el mundo tiene derecho a elegir la educación que quiera para sus hijos, y creo que el estado tiene la obligación, en virtud del principio de subsidiariedad, de ayudar a quien no pueda pagar una educación básica. Pero creo que los colegios deben estar en manos privadas, y de este modo se evitarían muchos problemas, como por ejemplo esta pregunta que usted me hace.

Rajoy acabó con las inmatriculaciones. ¿Cree que fue por algún tipo de ‘sensatez democrática’ o para blindar las inmatriculaciones que ya estaban hechas?

No me siento capaz de enjuiciar la actuación de un presidente del gobierno tan calamitoso como ese señor del que usted me habla.

¿Qué espera de la lista de bienes inmatriculados que va a publicar próximamente el gobierno?

Efectos jurídicos ninguno, pero los españoles, lamentablemente, empezamos a acostumbrarnos a una forma de hacer política que no busca solucionar problemas de las personas, sino sembrar odio, rabia y división entre los españoles, y desenterrar fantasmas del pasado.

¿Cree que la lista será suficiente, insuficiente, será positivo porque reabrirá el debate, será un brindis al sol…?

Le vuelvo a decir lo mismo. Si se descubren abusos persíganse.

¿Todo esto sucede porque España aún no ha conseguido ser verdaderamente un estado aconfesional?

Que no, que no. que no se líe. Estamos hablando de cosas jurídicamente razonables y lógicas para quien no se aproxima a ellas desde una ideología totalitaria.

Que se publique una lista que demuestre que la Iglesia ha puesto a su nombre parques, garajes, murallas, plazas… ¿no deja por los suelos su imagen, ya metidos en plenos siglo XXI?

La Iglesia no es una agencia de márketing. Si se han cometido abusos en su nombre, los católicos estamos más que interesados en que se persigan y se enjuicie a los culpables.

¿Cómo solucionamos este asunto? ¿Lo dejamos como está? ¿Desinmatriculamos todo? ¿Cambiamos la ley…?

O tratamos de entender, en un análisis desideologizado, las razones de un sistema justo, lógico y que ofrece absolutas garantías de seguridad jurídica.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

4 comentarios en “‘Si ha habido abusos en las inmatriculaciones persíganse, pero no deslegitiman un sistema justo’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles