PUBLICIDAD

Francisco, en Gaudete et exsultate: “No es sano amar el silencio y rehuir el encuentro con el otro”

|

Ha dicho el Papa en una reciente homilía en Santa Marta que la respuesta ante los ataques debe ser el silencio, ese mismo silencio que en Gaudate et Exsultate consideraba “insano”.

El silencio, ¿es bueno o malo, conveniente o no? De acuerdo con Su Santidad, la respuesta debería ser ‘a la gallega’: depende. En la homilia de su primera misa en Santa Marta desde el estallido del escándalo del Informe Viganò, el Santo Padre nos enseña que “con las personas que buscan solamente el escándalo, que buscan solamente la división”, el único camino a seguir es el del “silencio” y la “oración”, lo que contrasta con lo que nos dice en el punto 26 de Gaudete et exsultate (“No es sano amar el silencio y rehuir el encuentro con el otro”), o con el 152 (“Pero ruego que no entendamos el silencio orante como una evasión que niega el mundo que nos rodea”).

Por supuesto, no es absolutamente incompatible que algo sea bueno en una circunstancia y malo en otra, pero siembra cierta perplejidad los momentos que elige Francisco para elogiar el silencio, casi tanto como su crítica aparentemente general en Gaudete.

La oportunidad de la defensa de una silencio que se presenta indisimuladamente como ‘crístico’ nos plantea ciertas dificultades.

El Santo Padre elogia exactamente el camino por el que él mismo optó en el avión de vuelta de Irlanda, como respuesta a la pregunta de una periodista sobre el informe recién hecho público del arzobispo Carlo María Viganò, hoy en paradero desconocido; y parece limitarlo, en la ocasión, como reacción ante las acusaciones de “las personas que buscan solamente el escándalo, que buscan solamente la división”.

Creo que advertirán inmediamente el problema: ¿quién soy yo para juzgar si la persona que me acusa “busca solo el escándalo y la división”? Esa misma persona podría pensar lo mismo de mí; podría, si se dejase arrastrar por el espíritu del juicio y comportarse como un pepinillo avinagrado, achacarme un espíritu de división o incluso el deseo de escapar a mis responsabilidades.

Jesús, en efecto, eligió el silencio ante sus acusadores porque, siendo Dios, podía leer los corazones y saber -no suponer- que su intención era torcida. Doy por hecho que Su Santidad no se arroga esa misma facultad.

Una dificultad añadida a esta de la imposibilidad de juzgar las intenciones del acusador -siguiendo el principio ‘De internis, neque ecclesia’, ni la iglesia puede entrar en el alma de los seres humanos-, es que la actitud elegida se parece demasiado a la estrategia procesal que cualquier jurista avezado reconoce en casos similares. Los americanos lo llaman “acogerse a la Quinta Enmienda”, y es común entre los detenidos este silencio.

De hecho, los precedentes no son demasiado halagüeños si centramos el caso en acusaciones contra clérigos en relación con los escándalos de abuso en la historia reciente. Que recuerde, el último en compararse con Cristo guardando silencio ante las acusaciones fue Marcial Maciel, el diabólico fundador de los Legionarios de Cristo. Cuando Maciel recibió la notificación de la Santa Sede destituyéndole ante las acusaciones, la Legión emitió una nota de prensa cuyo segundo punto reza así: “Frente a las acusaciones levantadas con él, declaró su inocencia y, siguiendo el ejemplo de Jesucristo, decidió no defenderse en modo alguno”.

No es un precedente tranquilizador. Como quizá tampoco lo sea que Su Santidad aproveche una homilía para elogiar la postura que ha elegido seguir.

Por lo demás, el Santo Padre puede estar acertado al recomendar el silencio ante las acusaciones -sin juicio de intenciones- como una mortificación añadida para perfeccionamiento del alma. Pero tenemos dos razones, creemos que de peso, para pensar que el consejo no es aplicable a este caso.

En primero lugar, el fiel que se niega responder a las acusaciones que se hacen contra él tiene que tener como límite el escándalo: no hay virtud en dejar que otros piensen que hechos escandalosos son ciertos si no lo son. No solo porque la verdad nos hace libres y hay que confesarla a tiempo y a destiempo, sino porque esa obligación es especialmente grave cuando la falsedad puede llevar al desánimo y al escándalo del prójimo.

En segundo lugar, no estamos ante una acusación privada, algo que afecte exclusivamente al alma de Jorge Bergoglio, sino ante una denuncia que daña a la Iglesia misma. El Papa puede decidir que no responder a la humillación de un falso testimonio levantado contra él purifica su alma, pero aquí no se trata de él, sino de más de mil millones de fieles católicos que quieren conocer la verdad y que, en su abrumadora mayoría, están más que dispuesto a creer al Santo Padre.

Por el honor de la Iglesia, por la edificación de los fieles, para que brille la verdad, Su Santidad podría acabar con la insoportable zozobra de tantos y disipar las acusaciones con la sencilla orden de que se muestren los documentos que prueban su inocencia. Eso le imploramos.

20 comentarios en “Francisco, en Gaudete et exsultate: “No es sano amar el silencio y rehuir el encuentro con el otro”
  1. “”Hijo de hombre, te he puesto como un vigía para la casa de Israel: si oyes una palabra que salga de mi boca, inmediatamente se lo advertirás de mi parte. 18.Si le digo al malvado: ¡Vas a morir! y si tú no se lo adviertes, si no hablas de tal manera que ese malvado deje su mala conducta y así salve su vida, ese malvado morirá debido a su falta, pero a ti te pediré cuenta de su sangre. 19.En cambio, si se lo adviertes al malvado y él no quiera renunciar a su maldad y a su mala conducta, morirá debido a su falta, pero tú habrás salvado tu vida. 20.Si el justo deja de hacer el bien y comete la injusticia, pondré una piedra delante de él para que se caiga y morirá. Si tú no se lo has advertido, morirá a causa de su pecado, se olvidarán de las buenas acciones que haya hecho, pero a ti te pediré cuenta de su sangre. 21.Pero, si tu adviertes al justo para que no peque y siga sin pecar, vivirá gracias a tu advertencia, y tú habrás salvado tu vida.”

  2. “En primero lugar, el fiel que se niega responder a las acusaciones que se hacen contra él tiene que tener como límite el escándalo: no hay virtud en dejar que otros piensen que hechos escandalosos son ciertos si no lo son. No solo porque la verdad nos hace libres y hay que confesarla a tiempo y a destiempo, sino porque esa obligación es especialmente grave cuando la falsedad puede llevar al desánimo y al escándalo del prójimo.”.
    “En segundo lugar, no estamos ante una acusación privada, algo que afecte exclusivamente al alma de Jorge Bergoglio, sino ante una denuncia que daña a la Iglesia misma. El Papa puede decidir que no responder a la humillación de un falso testimonio levantado contra él purifica su alma, pero aquí no se trata de él, sino de más de mil millones de fieles católicos que quieren conocer la verdad y que, en su abrumadora mayoría, están más que dispuesto a creer al Santo Padre”.

    Especialmente, tratándose del Vicario de Cristo.

  3. El problema es que el Santo Padre os conoce a la perfección. Así como sabía que si respondía a las Dubia sería el cuento de nunca acabar y habría nuevas Dubia, sabe perfectamente que diga lo que diga le váis a seguir odiando y manipulando. Jesus dejó también sin respuesta a los fariseos varias veces, o les respondía con otras preguntas.

    1. El “santo” padre OS conoce a la perfección. Sabe que, diga lo que diga, le seguiréis solapando, y comparándolo con Jesús, irracional y patológicamente.

      1. Excelente respuesta Fer. Quiera Dios que estos papólatras tomen conciencia del daño que están haciendo a la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo y, también, al mismo Papa Francisco.

        1. Un Jesús “rarito” que se han creado ellos mismos, con base en sus propios intereses y parafilias. No, por supuesto, el Jesús auténtico, histórico, de los evangelios.

    2. El problema de Begoglio es que el lobby homosexual altamente degenerado y abusador le ha encumbrado al poder. Ahora tiene que devolver favores encubriéndoles de todas las tropelías.
      Y tú, eres cómplice también por defenderlo. Hasta ahora nadie ha podido desmentir ninguna de las afirmaciones de Vigano.

    3. Apreciado señor: Confieso que he alzado mi voz contra este Papa y sus erróneas afirmaciones sobre la doctrina, su persecución a todos aquellos que han mantenido la misa bimilenaria de la Iglesia, como los franciscanos de la Inmaculada o su sectarismo al mantener a personas malvadas o satánicas (McCarrick o James Martin), encumbrarlas y protegerlas. Pero le digo a usted que no lo he hecho por odio al santo Padre, a quien no conozco en persona ni jamás he hablado con él. Lo hago por salvar mi propia alma, porque si callase, Dios me pediría cuentas de mi silencio y de no haber reprochado sus malas acciones al malvado. Pero si lo hago, si denuncio el mal y el malhechor continúa pecando, sólo él se condenará.

  4. Decir una cosa y luego lo contrario es peronismo puro y duro. Para entender a Francisco, hay que entender el pernismo. He visto en blogs argentino que los autores de los mismo están convencidos de que Francisco va a dimitir, porque un peronista nunca dimete. El militó en el peronismo antes de ser jestuita.
    ““con las personas que buscan solamente el escándalo, que buscan solamente la división” Este es un jucio durísimo y ciertamente caritativa.
    Otro hábito de Francisco es lanzar denuncias furibundos contra otros cuando resulta que el defecto lo tiene él mismo.

  5. Jesús NO GUARDO SILENCIO contestó inmediatamente a Pilato,
    (Jn 18:33-38) “Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? JESUS LE RESPONDIO: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí? Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho? RESPONDIO JESUS: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido…

  6. Al menos, después de este artículo, ya no se puede decir con plena propiedad ni de forma categórica que nadie absolutamente se ha leído la “Gaudete et exsultate”…

  7. Si el Papa ahora dice que “la Verdad es silenciosa, no es ruidosa”:
    1. Eentonces porque en el encuentro con cientos de miles de jóvenes en Paraguay, el Santo Padre reiteró su pedido y precisó que el “LIO” debe hacerse bien, ordenadamente, y a partir del conocimiento personal de Jesús. Ya en Brasil habia dicho y ha repetido muchas veces “HAGAN LIO” y ahora que le han cuestionado dice que es mejor guardar silencio como Jesus????
    2.- AH, Y luego el Papa agrego que la respuesta de Jesús a los fariseos de ayer y de todos los tiempos fue: Si USTEDES CALLAN, gritarán las piedras(Lc 19,40).
    3.- al celebrar la misa del Domingo de Ramos en este 2018, el Papa Francisco instó a los jóvenes a alzar la voz y NO QUEDARSE CALLADOS, o sea NO GUARDAR SILENCIO.
    4.- Jesus NO guardo SILENCIO y le respondio a Felipe Jn 14,8-14
    5.- San Pablo NO guardo SILENCIO cuando le acusaban y respondio a las acusaciones para que fuera justo el juicio Hech 25,10
    6.- Hay un silencio de evasion y complicidad a evitar

    1. El Papa Francisco pidió, encarecidamente, que “hagan lío”. Creo que el más obediente de todos ha sido Mons. Viganó.
      Posiblemente al Papa le faltó aclarar a qué clase de lío se refería. No podemos ser adivinos.

  8. “Obedeced a Mi Papa (Juan Pablo II y sus sucesores), suceda lo que suceda. Permanecedle fieles, y Yo os daré las gracias y la fuerza que necesitéis. Os exhorto a que permanezcáis fieles a él, y os alejéis de quienquiera que se rebele contra él. Sobre todo, no escuchéis jamás a nadie que le rechace. No permitáis nunca que vuestro amor por él se vuelva insincero. Pronto os enfrentaréis a una prueba como nunca habéis experimentado antes. Mis enemigos intentarán compraros con insidiosas palabras. El maligno ya está manos a la obra, y la Destrucción no está lejos de vosotros. El Papa ( Juan Pablo II y sus sucesores) tendrá que sufrir mucho. Ésta es la razón por la que seréis todos perseguidos, por proclamar la Verdad y por ser obedientes a Mi Papa. Por esa misma razón, os odiarán, porque sus acciones son malignas, y todo aquel que trabaja para el mal odia la Luz y la evita, por temor de que sus actos de Destrucción puedan ser descubiertos.” Jesús a Vassula Rydén, 1990.

  9. Cada minuto de silencio de Bergoglio acentúa el daño sobre la Iglesia Católica y sus sacerdotes. Con su silencio egoísta está dañando la reputación y el prestigio de muchos sacerdotes humildes y fieles. Fuera Bergoglio!

  10. Hay silencio vaticano para rato, salvo milagro divino. Insisto, será en cierto modo paradójico, pero será la justicia terrenal, la estadounidense para más señas, la que ponga coto y caducidad inexorable a ese silencio. Están en una cuenta atrás y lo saben, y en el ínterin acentuarán sus ataques a Viganó y a los críticos que, no es que tomemos al testimonio Viganó como dogma verdadero, sino que simplemente clamamos por una investigación de lo denunciado. Eso sí, hasta que llegue el momento de asumir las penas por sus delitos, la mafia rosa causará el daño que ya intuimos, en forma de Cisma de facto, entre una facción fariseica favorable a modificar la Evangelium Vitae y la doctrina sobre la sexualidad, y la Iglesia leal a Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles