PUBLICIDAD

Cupich desdeña el informe Viganò porque el Papa “tiene una agenda más amplia”

|

En lo que quizá sea la entrevista más torpe e inconscientemente reveladora de los últimos días, el Cardenal Blase Cupich, Arzobispo de Chicago, ha desdeñado el demoledor testimonio del Arzobispo Carlo María Viganò -en el que se le critica- alegando que el Papa tiene “una agenda más amplia”.

El Cardenal Cupich ha calificado las revelaciones del Informe Viganò -descrito en otras informaciones como una ‘bomba nuclear’- como una ‘madriguera de conejo’, es decir, una compleja distracción conspiranoica, añadiendo que el Papa tiene “una agenda más amplia”, como el medio ambiente o la inmigración.

Para acabar de arreglarlo, Cupich insinuó que quienes insisten en que el Papa debe responder a las acusaciones vertidas por Viganò actúan por ceguera ideológica y porque “francamente, no les gusta porque es latino”. Es lo que en el argot del debate político se llama “sacar la carta racial”.

Es difícil acumular tanta torpeza -y tan alarmante- en tan pocas palabras. Políticamente, por ir primero al aspecto menor desde un punto de vista cristiano, es un verdadero prodigio de insensibilidad irresponsable despreciar como “un asunto menor” el abuso sexual de miles de menores o la amenaza judicial que pende sobre toda la Iglesia americana tras la lectura del informe del gran jurado de Pensilvania y la creciente probabilidad de que otros estados emprendan acciones similares.

Por lo demás, Cupich, además de ser citado en el informe como uno de los obispos que fue elegido a dedo por el depredador McCarrick, junto a Tobin, Farrell y Wuerl, y definido como “arrogante”, preside una archidiócesis, Chicago, que será en el futuro investigada por la oficina de la Fiscal General de Illinois. Va a entrar en esa ‘madriguera’, le guste o no.

Como en las declaraciones de todos los obispos americanos afectados que han criticado el documento -Tobin, Weurl, McElroy-, Cupich habla más como un directivo en plena operación de contención de daños que como un pastor de la Iglesia católica, como puede verse por la absoluta ausencia de toda referencia a Dios en su mensaje.

Es solo una palabra, quizá, pero resulta casi deprimente pensar que el Papa tiene, como cualquier líder político o empresarial, una ‘agenda’ en lugar de tener una misión o un ministerio, pero lo devastador es lo que su cardenal, nombrado por él, cite como asuntos más importantes de esa misma ‘agenda’ el medio ambiente y la inmigración, es decir, dos asuntos ajenos por completo a la fe, dos problemas políticos sobre los que el sucesor de Pedro no tiene jurisdicción, ni medios para solucionarlos, ni capacidad.

Es como si Cupich -precisamente Cupich- estuviera confirmando las peores sospechas de quienes recelan de la ‘renovación’ que se prepara, y que por las palabras del cardenal parece una rendición total a los intereses de la opinión política dominante -¿hay un dogma más rígidamente moderno que el Cambio Climático, un asunto tan caro a la opinión progresista mundial que la inmigración masiva?- y un alejamiento de la pretensión sobrenatural de la fe.

Cupich parece, con sus candorosas palabras, confirmar la opinión del Padre Rosica cuando afirmó en un arrebato de adulación que Francisco había llevado a la Iglesia a “una nueva fase” y que sus decisiones no tenían que atenerse a la Tradición o la Escritura.

 

17 comentarios en “Cupich desdeña el informe Viganò porque el Papa “tiene una agenda más amplia”
  1. Esto, en cambio, sí que es una cagada descomunal por parte de un obispo que demuestra una y otra vez que la mitra le queda enorme. Y pensar que algunos vieron en él a un nuevo cardenal Bernardin…qué más quisiera él.

    1. Esos cardenales fueron precisamente los que -imbuidos del inconfesable racismo que bulle en el fondo de la cultura americana- promovieron a un “latino” acomplejado y parlero para que velara por sus ambiciones y demás turbios asuntos desde la Sede de Pedro. Pero, claro, subcontratar tiene estas cosas…

  2. Pues en la agenda del fiscal Shapiro sí está, y acusa al Vaticano de encubrimiento. No me parece realista por parte de este señor negar la urgencia del problema, cuando el informe Viganó parece redactado para una comparecencia judicial, y se está dando un curioso goteo de obispos USA que exigen que se investigue. Y obviamente, colaborarán si una investigación federal se produce. Tampoco parece que lo de Chile vaya mejor, ni Australia, ni Honduras. Y falta Europa. En Francia las cosas no están demasiado bien. Y en Italia. Yo no sé cuál es esa agenda tan amplia, pero me temo que la importante es la que es. Veo que el señor Cupich se cree un portavoz autorizado que conoce al dedillo la agenda del pontífice. Pues me temo que no es un buen asesor. Me temo que el Vaticano debería revisar su plantilla de asesores.

  3. Ni el papa, ni ninguno de los hasta ahora presuntamente implicados en la trama sodomita ha dicho que Mons. Viganó miente, ninguno. Intentan desacreditarle pero ninguno ha dicho que miente.
    Como dice el papa leamos el escrito de Mons. Viganó y saquemos nuestras conclusiones.

  4. Lo que sí que es verdaderamente torpe es publicar que Benedicto XVI ha dicho algo y que luego su portavoz declare que no es verdad y que Benedicto ni ha declarado ni declarará nada nunca sobre el asunto.
    Y claro, rectificar ustedes. ¡Que va!
    Nunca dejarán que la verdad les estropee una noticia interesada.

    1. Edward Pentin ha especificado cómo son correctos y no incompatibles tanto el desmentido de Gaswein sobre que el Papa emérito no ha comentado el escrito de Viganò, como su afirmación -de Julio pasado, cuando se dio a conocer las sanciones del P. Francisco a McCarrick-

      Aquí está el texto específico de Pentin -traducción de Google:

      “Lo que el Arzobispo Gänswein dijo es totalmente exacto: cualquier afirmación de que el Papa Emérito había visto el testimonio completo y lo había confirmado, no es cierto.

      El National Catholic Register tampoco informó esto.

      Lo que informamos, dado por una fuente cercana a Benedicto en julio, fue que Benedicto había emitido sanciones contra el entonces cardenal Theodore McCarrick, pero no podía recordar su naturaleza precisa.

      Esto no ha sido negado.

  5. Lo que es verdaderamente torpe es decir que Mac Carrick no abusó de menores para defender a Francisco, como hace Tornielli, y va y resulta que ha sido acusado de abusar de un menor, más de todos los seminaristas de los que abusó. Vamos a ver, esto no es una competición a ver quién es más torpe. Lo que necesitamos los católicos es la verdad y que se haga una profunda limpia en la Iglesia ¿ A alguien le preocupa eso?

  6. Estos lobos disfrazados de ovejas son parte de una red de pederastas internacionales, o agentes transnacionales que tienen que comparecer ante la justicia. El Papa debería saber que estos crimenes exigen la acción de la justicia Divina. Por lo tanto, si el es cómplice de esta red, no le queda mucho tiempo.

  7. Escalofrío da ver a esos dos sujetos de la foto!.
    Y Joaquín,de palmero.
    OLE Y OLE,CON OLE,
    VIVAN LAD RUMBAS.
    QUE HAGAN CERCA DE UN “COLE”
    NUESTRAS DOS TUMBAS.
    OLE,Y OLE,CON OLE,
    QUÉ CARDENALES.
    NADA MÁS QUE NOS MOLE
    QUE LOS CHAVALES…

  8. El problema es que están tan ciegos, tan hinchados en eso de la inmigración, la ecología y los gays más de la cuenta que en el fondo no se dan cuenta que no dicen nada católico y se le ve el plumero. La mayor agenda que debe tener un Papa sin duda alguna es esa ser Papa y confirmar en la Fe y gobernar la Iglesia.
    Si ocurre que lobos abusan del Pueblo de Dios el Papa tiene que hacer algo para defenderlo además de matar al mensajero y no decir nada. Muchos son los testimonios, mucho el escándalo y nadie dice que no es cierto, ni el Papa, que tira balones fuera.
    Se le ocurre al tontito este que hablar de agendas para liarla más, no se puede ser más metepatas y el problema es que se han creido los amos de la Iglesia y se han apoderado de esta consentidores, algún abusador que otro, corruptos y con agenda mundialista, vamos lo mejor de cada casa como vamos viendo.

  9. ¿A qué le llaman “latino” estos señores? Que no quieran confundir a la peña estos señores. Si nos referimos a latinos del Lazio, el papa es latino. De lo demás, na de na. Porque es hijo de dos italianos. Italianísimo de pura cepa. Nacido fuera de Italia, pero italianísimo al fin. De hecho, si no, no estaría donde está. Que esto os quede muy que muy claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles