El Papa evita hablar de Viganó y se refiere al aborto como la eliminación de «un ser vivo»

|

A continuación, la rueda de prensa del Papa en el avión de vuelta de Dublín en transcripción de Vatican Insider:

Se ha resuelto el caso de la nave “Diciotti”. ¿Tuvo usted algo que ver?

No, no tuve nada que ver. El que hizo todo el trabajo con el ministerio del Interior fue el buen padre Aldo (Bonaiuto, ndr.), que sigue la obra de don Benzi y trabaja para la liberación de las prostitutas. Y se metió inmediatamente la Conferencia Episcopal de Italia. El cardenal Gualterio Bassetti, que siguió el caso desde Irlanda, y el subsecretario don Ivan Maffeis, que negociaba con el ministro. No sé como estuvieron las negociaciones, creo que los migrantes serán acogidos en Rocca de Papa, en la comunidad del Mundo Mejor, y creo que van a ser más de cien.

Muchos advierten un chantaje a Europa sobre la piel de estas personas. ¿Qué piensa al respecto?

En el Deuteronomio, en los Mandamientos, Dios manda esto: acoger al extranjero. Es un principio moral. Pero es un acoger razonado, por este motivo hay que involucrar a toda Europa. Me di cuenta de esto con el atentado en Bélgica: los chicos que lo cometieron eran belgas, hijos de migrantes, no integrados y “guetizados”. La integración es la condición para acoger y se necesita la prudencia del gobernante al respecto, para acoger a cuantos puedan ser integrados, y, si no se puede integrar, es mejor no recibir. Después vi una video grabado a escondidas en donde se ve lo que le sucede a los que son enviados de regreso y que caen nuevamente en manos de los traficantes. Es doloroso: las mujeres y los niños son vendidos, pero los hombres reciben torturas, las más sofisticadas. Por este motivo, antes de mandarlos de regreso hay que pensar bien, bien, bien. Y luego hay otras migrantes que son engañadas con promesas de trabajo, y que acaban en las banquetas esclavizadas por los traficantes de mujeres.

El ex nuncio Viganò sostiene que le habló sobre los abusos cometidos por el cardenal McCarrick. ¿Es cierto?

Leí hoy en la mañana ese comunicado de Viganò. Digo sinceramente esto: léanlo ustedes atentamente y saquen sus conclusiones personales. No voy a decir ni una palabra sobre esto. Creo que el documento habla por sí solo. Ustedes tienen la capacidad periodística suficiente para sacar conclusiones, con su madurez profesional.

¿Qué surgió del encuentro con las ocho víctimas de abusos?

La propuesta, que hice yo, de pedir perdón hoy al principio de la misa sobre cosas concretas. Por ejemplo, por las madres núbiles a las que les quitaban los niños para darlos en adopción. Algunas cosas yo no las sabía; para mí fue doloroso.

En la Carta al pueblo de Dios usted invita a los fieles a luchar contra los abusos. ¿Qué es lo que pueden hacer?

Cuando se vea algo, hay que hablar inmediatamente: ¡esto es lo que debe hacer el pueblo de Dios! Muchas veces son los padres los que encubren el abuso de un cura, porque no le creen al hijo o a la hija. Hay que hablar.

En Francia hay un sacerdote que pide la renuncia del cardenal Barbarin de Lyon, por haber encubierto a sacerdotes pederastas…

Si hay sospechas, pruebas o medias pruebas, no veo nada de malo en investigar, siempre y cuando se haga sobre el principio jurídico fundamental del “nemo malo nisi probetur”, nadie es malo hasta que se demuestre. Muchas veces existe la tentación de considerar culpables a las personas inmediatamente, como hacen algunos medios de comunicación (no ustedes). Hace tres años explotó en Granada el problema de los llamados sacerdotes pederastas, un grupito de siete u ocho curas acusados de abusos de menores y de orgías. La acusación la recibí yo, en una carta que escribió un joven de veintitrés años. El arzobispo hizo todo lo que tenía que hacer y el caso llegó también al tribunal civil. Los curas fueron condenados en los medios de comunicación, se creó un clima de hostilidad y de odio hacia ellos, sufrieron humillaciones. La conclusión fue que todos eran inocentes y el denunciante fue condenado a pagar los gastos. El trabajo de ustedes es delicado, tienen que decir las cosas, pero siempre con la presunción legal de inocencia y no con la presunción de culpabilidad.

Marie Collins, que fue víctima de abusos, dijo que usted no está a favor de la institución de un tribunal en el Vaticano para juzgar las responsabilidades de los obispos en los abusos. ¿Por qué?

No, no es así. La estimo mucho y la quiero. La referencia es a mi “motu proprio” “Como una madre amorosa”, en el que se decía que para juzgar al obispo sería conveniente crear un tribunal especial. Pero después se vio que no se podía recorrer y que tampoco era conveniente, debido a las diferentes culturas de los obispos de diferentes países. Y entonces, ¿qué hacemos? Un jurado “ad hoc” para cada obispo, que no sea el mismo en cada caso. Cuando haya que juzgar a un obispo, que el Papa instituya el mejor jurado para ese obispo y para ese caso. Funciona mejor de esta manera. Ya han sido juzgados diferentes obispos. El último fue el arzobispo de Guam, que hizo una apelación. Ahora hay otro juicio en curso, y veremos como acaba.

En Irlanda como en otros países se han aprobado leyes que permiten el aborto. ¿Cómo se siente usted?

Ustedes saben qué es lo que pienso sobre el aborto: no es un problema religioso, no estamos en contra del aborto por motivos religiosos. Es un problema humano, existe el problema antropológico sobre la ética de eliminar a un ser vivo para resolver un problema.

¿Qué le diría a un padre cuyo hijo dice ser homosexual?

Lo primero que le diría es rezar, después que no condene, que dialogue, que comprenda, que deje espacio al hijo o a la hija. Después, depende de la edad en la que esto se manifieste, pero nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar al hijo o a la hija homosexual es una falta de paternidad o de maternidad. “Soy tu padre, soy tu madre; hablemos, no te alejes de la familia”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “El Papa evita hablar de Viganó y se refiere al aborto como la eliminación de «un ser vivo»
  1. En mi opinión, ante acusaciones tan graves, esta reacción del @Pontifex es como que un asumir de culpa:

    «[Las alegaciones] hablan por sí mismas. No diré una sola palabra. Leí esta declaración esta mañana. Y debo decir lo siguiente: lean el documento con cuidado y juzguen por vosotros mismos.

  2. Francisco hará como si la carta de Vigano no existiera. Es lo que siempre hace cuando alguien Le exige responsabilidades. El esta por encima del bien y del mal. Un estilo absolutista de «yo soy el rey y hago lo que me da la gana».

    1. EL MUNDO 26-1-2012 «Un arzobispo denunció al Papa la corrupción en la administración vaticana». Era Viganó. Ya con Benedicto XVI luchaba a brazo partido contra la sinvergonzonería en el seno de la Iglesia. Y lo pagó con el ostracismo de la curia. Vidal miente más que escribe.

      1. Lector, es habitual que entre los aspirantes a una púrpura que nunca llega (ni llegará) se levanten rencillas y delaciones. Algunos recordamos aquellos escándalos del Banco Ambrosiano, Marcinkus, la logia P2, que sin duda Viganó pudo conocer de sobra en la época en la que, por cierto, todavía callaba.

        Fred, es lo que tiene cuando el propio Cristo te ha autorizado a que ates y desates. Los demás poco que rascar tenemos ahí, como no sea ayunos y rosarios en cruz.

  3. Ya ignoró la Dubia. No me extraña nada que ahora use la misma táctica. Es un indigente moral instalado en la desfachatez. La diferencia es que ahora el tema Viganó tiene mucho más recorrido mediático y su silenciamiento u olvido es imposible. Mientras tanto va a sufrir la Iglesia.

  4. Sí Santidad, en nuestra madurez profesional rige este adagio: «quien calla otorga». Y su Santidad al callar, para que intentemos hacerle la ola, por no tener medio de defenderse de la realidad lo ha dejado absolutamente e inequívocamente claro: LO ESCRITO POR VIGANO ES VERDAD.

    Es cierto, que se necesitaría entrar en esos archivos que a lo mejor ya algunos monsigniori o gentileuomini estarán destruyendo pero cuando las investigaciones sigan profundizando, las palabras del Señor se harán hechos. Nada oculto que no llegue a saberse. Ahora toda la maquinaria Vaticana y todos los chupamedias a machacar a VIGANO. Esto se convertirá en el certificado de garantía de que esté ha contado toda la VERDAD

  5. Pues siempre dijo que no había que estar raca raca con el aborto que había otros temas. Los temas le van y le viene según le conviene a él no a la iglesia. Actúa como si la iglesia fuera él y no Jesucristo. En fin, nos ha tocado un político más en la iglesia, según las encuestas y según a los que los medios le interesa oir. Pero no se da cuenta que los medios y el orden son muy laxos con los temas sexuales, excepto uno que es la pedofilia y su obscurantismo eclesial. Ahí le van a dar los mismos que le rien las gracias.

    1. Totalmente de acuerdo contigo, María. Es un político, no un Papa. Mientras, la Iglesia va cada vez peor, está llegando a unos extremos insostenibles. ¡Cómo echo de menos a los Papas anteriores! Todos tenían autoridad y hablaban claro, aunque con Benedicto pudieron y lo echaron.

  6. Me parece de extrema gravedad que los medios sean tan «cautos» con un documento de la relevancia del que se está tratando. En un mundo donde los dimes y diretes, bulos y «fakes» están a la orden del día, la palabra de una persona solvente no vale nada porque no interesa. La carta, hasta el momento, no está teniendo la repercusión que merece. Por otra parte Bergoglio que tantas lecciones continuas da, debería actuar con hombría y aclarar las cosas. ¿Qué es eso de la «madurez profesional» de los periodistas? Parece algo así como «si saben lo que les interesa ya saben como tienen que actuar». ¿A quién tenemos a la cabeza de la Iglesia?

  7. Qué escaso pundonor cristiano tiene este Francisco con lo de Granada. No reconoce ni por un segundo que fue ÉL quien sin prudencia ni necesidad alguna llamó por teléfono al falso acusador reforzándole en su inicuo empeño. La llamada fue tan demagógica y buscaba tanto el eco mediático que el chico cuando descolgó no entendía nada:
    -Soy el Padre Jorge.
    -¿Cómo? ¿Quién?
    -Soy el Papa…

  8. No se puede no responderle a Viganó. Y no se ve muy bien qué se le podría responder ni cómo se podría probar que miente. Porque o dice la verdad, o miente descaradamente, ya que habla de sus propias experiencias personales. No hace interpretaciones que puedan ser discutidas, sino que cuenta hechos, y de esos hechos surge una acusación gravísima que no se puede ignorar sin más. Y no parece, leyéndolo, que mienta. Ni que sea un loco, tampoco, que podría ser la otra sugerencia defensiva, y vamos a ver qué cosas oímos en los días que vienen. Si el comunicado es tan evidentemente falso como sugieren las palabras del Papa, entonces ahí mismo lo debería haber refutado claramente, para bien de toda la Iglesia. Y de hecho no parece que ahora la situación pueda quedar así como está.

  9. Me quedo patidifuso. Así que los creyentes no estamos contra el aborto por motivos religiosos. Entonces lo de la excomunion latae sententiae por aborto ¿a qué se debe? ¿no es pecado? ¿es solo una cuestión antropológica y como tal susceptible de cambiar cambiando de antropología? ¿no hay ningún tipo de implicación teológica, ni de ofensa a Dios ni nada de nada religioso? Es algo increíble.

  10. Lo que opina sobre el aborto por cuestiones antropológicas me da mucha pena. No está en contra por fe sino porque se ha demostrado científicamente que es un ser vivo. Este hombre no necesita a Dios se basta a sí mismo ¡De pena, oiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles