PUBLICIDAD

El Encuentro Mundial de las Familias que debería cancelarse

|

A medida que se han ido conociendo los detalles de los escándalos de abusos homosexuales en Estados Unidos, Chile y Honduras y, con ellos, el alcance de la penetración gay en el alto clero católico, causa estupefacción que Roma no haya cancelado un Encuentro Mundial de las Familias organizado por el íntimo de McCarrick, Kevin Farrell, y que tiene como orador estrella al jesuita Padre James Martin.

Por si aún no quedaba suficientemente claro del aquelarre en que promete convertirse un Encuentro Mundial de las Familias con el «completamente sorprendido», mano derecha del entonces Cardenal Theodore McCarrick Arzobispo de Washington durante seis años, Kevin Farrell como organizador, tenemos al Padre Martin participando junto al obispo Peter Doyle de Northampton en una Conferencia Quest titulada ‘… un tiempo para construir’, anunciada con un carte en el que se puede ver la mano de un preadolescente ‘caminando’ sobre un puente con los colores del arcoiris hacia la mano de un varón adulto que, a su vez, ‘camina’ a su encuentro.

Eso, que incluso en una conferencia secular organizada por un grupo LGBTI supondría una intolerable insinuación de pederastia, cuenta, al parecer, con las bendiciones de la jerarquía eclesiásticas. Vayan haciéndose una idea.

Nada tiene demasiado sentido, empezando por el hecho de que el estrecho colaborador de McCarrick, que incluso vivió con él una larga temporada y al que le debe su meteórica carrera eclesial, Kevin Farrell, haya sido nombrado prefecto del flamante y recién estrenado Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

La otra piedra de escándalo es, naturalmente, la presencia estelar del mediático Padre Martin. De hecho, más de 10.000 personas ya han firmado una petición iniciada por la rama irlandesa de Tradición, Familia y Propiedad para que se excluya a Martin del evento, alegando que el jesuita «apoya la conversión transexual para niños» y «favorece que las parejas homosexuales se besen durante la misa».

Nosotros, en Infovaticana, no estamos de acuerdo con esa petición, no creemos que deba excluirse a Martin del Encuentro Mundial de las Familias previsto para dentro de unos días en Dublín: creemos que debe cancelarse todo el evento.

Sin Martin, los que han propuesto a Martin seguirán con el mensaje del jesuita. Sin Martin, queda Farrell. El Vaticano no puede permitirse permanecer sordo al clamor y la indignación de millones de fieles por lo que, como se hace más evidente por días, es el resultado de la infiltración de redes homosexuales en el corazón de la Iglesia, desde los seminarios a la propia Curia. Permitir que Farrell siga adelante con esta mascarada de promoción LGTBI es un nuevo escándalo que hará mucho daño a la Iglesia.

Nadie cree a Farrell. Es difícil creer que el vicario general, amigo y ‘convivente’ durante años de un depredador homosexual cuyos constantes abusos eran conocidos por tantos, ignorara incluso las tendencias de su superior. Y, si así fuera, sería un caso tal de ceguera y desconexión con la realidad que le haría absolutamente inepto para cualquier puesto de responsabilidad, mucho más para dirigir un dicasterio tan sensible.

Pero la primera opción es muchísimo más probable, y la fe no nos exige creer en la palabra de los obispos. Sobre todo cuando dicho obispo es el que dedicó un encendido elogio a la polémica obra de Martin, ‘Building a Bridge: How the Catholic Church and the LGBT Community Can Enter into a Relationship of Respect, Compassion, and Sensitivity’, único entre los obispos americanos.

El caso chileno sigue ‘sangrando’, con el ministerio público llevando al banquillo a la plana mayor de la iglesia nacional para responder de un número terrorífico de delitos sexuales, y en Honduras, el poderoso Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga ha empleado toda su autoridad para acallar las revelaciones sobre abusos homosexuales rampantes en los seminarios del país.

No, es el peor momento posible para celebrar un encuentro bajo la égida de Su Santidad, centrado en la aceptación de la homosexualidad, en tierra de un primer ministro que ya ha advertido que piensa pedir al Papa que apruebe las uniones gays.

 

PUBLICIDAD

20 comentarios en “El Encuentro Mundial de las Familias que debería cancelarse
  1. Mis hijos veinteañeros han cancelado una peregrinación a Roma y Vaticano que ya tenían pagada. Están asqueados de la jerarquía progre y de la sima de vicios, abusos e infidelidad que presienten se agazapa debajo. Y yo creo que abstenerse de asistir a sus enjuagues públicos es la actitud más digna y pacífica que pueden adoptar los creyentes de a pie.

    1. Es lo mejor que podían hacer. Aquí no queremos a nadie a disgusto. Medjugore, Garabandal, Torreciudad, son fantásticas y tranquilizadoras alternativas.

  2. ¿No será que tanta Misericordia, ganas de nueva pastoral de acercamiento a los LGTB y estas cosas, esconden la tendencia de esos famosos defensores? ¿Y si no sólo fuera tendencia si no que fuera algo más?. Porque lo parece, parece que el mensaje sea para tener misericordia con los mariquitas volvámonos todos mariquitas, claro a ellos se les hace muy fácil pues en elo fondo…..

  3. ¿Y han pensado en no ir?
    ¿Y en dejar que vaya el que quiera?
    ¿Donde aprobó, Sr. Esteban, la carrera de inquisidor?

  4. Creo que debe continuar ese show …para que acaben de meter todas las patas que deban meter…Yo conozco gente que niega categóricamente que James Martin va a ese encuentro…Así es que necesito desesperadamente que lo vean con sus propios ojos para que acaben de aceptar la espantosa realidad que tanto se empeñan en no ver: que nos están haciendo polvo la Iglesia en nuestras narices….

  5. El Mundo… El tercer enemigo del Alma. Convendría recordárselo a toda la clerigalla progre que campa por ahí jorobando y confundiendo a su rebaño!

  6. Y de no cancelarse, los asistentes verdaderamente católicos que asistan, deberían largarse de allí, ostentosamente, durante la ceremonia de inauguración, dejando claros los motivos de hacerlo así, mediante pancartas desplegadas; ¿no quieren «agit.prop»? pues darles un poco de su jarabe.

  7. La forma en que equiparan ustedes homosexualidad y pedofilia raya el delito. No existe esa relación.

    Si 80 de cada cien curas le mete mano a los nińos, y 20 a las niñas, eso significa que un 80 por cien de los curas son homosexuales, no que los homosexuales sean pederastas. Laven sus trapos y dejen vivir a los demás.

    1. La relación entre pedofilia y homosexualidad cada día es más evidente. Acaban de acusar a otros 300 curas en EEUU, pues bien la mayoría de los miles de abusos documentados son sobre niños varones .

      Esta claro que en la iglesia hay un problema de homosexualidad, y vinculado a este está el de la pedofilia. Solo el que no quiere ver no lo ve.

  8. Aquel Cura polaco que salio del closet, afirmo que el 50% del Clero en el Vaticano es Gay, y no tengo porque dudar, dado el lamentable estado de la situación. Falta conducción certera según la Escritura y la tradición.

  9. Tenemos que orar, pedir sabiduría, ser prudentes, al hablar en general dañamos, a la Iglesia fiel, a tantos sacerdotes buenos, que pagan por la cizaña, es un ataque del demonio, hay que orar, y tener cuidado a quien le compartimos estos datos, como han mencionado tienen, nombres los cabritos, que están llevando la peste entre las ovejas, sin pastor , no hay pastor, es un lobo.
    Tenemos que unirnos en torno al buen pastor, Cristo, oración y peregrinaciones al Vaticano para visitar a S Benedicto XVI, aunque no les permitan verlo, lleva pancartas y hagamos presencia, oremos en nuestros templos por la verdadera Iglesia y nuestro Papa Benedicto, rosarios a nuestra madre.

  10. Aún habiendo tanto homosexual , gracias a Dios, son muchos, los que no lo son, son muchos los que trabajan por el reino de Dios, por ellos, pidamos por éstos, que se olvidaron a quien sirven, y que Dios, ponga el remedio de tanta maldad

  11. Cansa un poquito leer tanta afirmación vacía. A ver, señores, ¿qué tal algún dato de vez en cuando?

    Veamos. Pennsylvania:

    https://www.pacatholic.org/resources/pa-catholic-statistics/

    Unos 2500 sacerdotes. Documentados 300 de ellos que le metían mano a los niños. Así por encima uno de cada 8 sacerdotes metiéndole mano a los niños. De un iceberg lo que se ve es sólo 1/9 del tamaño del iceberg. Ni de broma 1 de cada 8 profesores le meten mano a los niños, ¿verdad?

  12. Y no es posible que la obligación del celibato sea uno de los motivos por el que haya tantos homosexuales entre el clero? Muchos individuos con esta tendencia y que no quieren asumirla se consagran quizá con intención de reprimir su sexualidad de por vida en una institución que promueve la castidad. Es un propósito loable pero muy difícil de cumplir y así nos encontramos en la situación en que estamos, verdaderamente lamentable.

  13. Antonio Enrique:

    Eso es lo que opina un amigo mío. Yo opino que el paso por el seminario, toda la adolescencia viviendo con otros chicos, provoca el mismo efecto que en la cárcel, donde hombres que normalmente serían heterosexuales se «vuelven» homosexuales.

    Quizá sea una mezcla de ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles