PUBLICIDAD

Cupich tira balones fuera: “la homosexualidad no es el problema”

|

Como si respondiera a nuestra información de ayer, el Cardenal Blase Cupich, Arzobispo de Chicago y hasta hace poco buen amigo del ex cardenal McCarrick, ha declarado en la revista jesuita America que el problema no son los curas gays, sino el ‘clericalismo’.

Consultado por America sobre la actual ola de escándalos de abusos sexuales que vuelve a azotar la Iglesia estadounidense, el Cardenal Cupich ha quitado importancia al componente homosexual, añadiendo que hay que “ir con mucha cautela” antes de decidir que no debe ordenarse a sacerdotes con tendencias homosexuales.

No, el verdadero problema de fondo en esta crisis es el ‘clericalismo’, asegura Su Eminencia. “Estoy realmeI convencido de que la cuestión aquí radica más en una cultura de clericalismo en la que algunos que han sido ordenados se sienten privilegiados y, en consecuencia, protegidos, de modo que pueden hacer lo que quieran”, señala Cupich.

Para Cupich, que se tache a la homosexualidad de buena parte del clero de núcleo del problema no es meramente un error, sino algo maliciosamente buscado. Hace hincapié en que “no querría que esto se redujera de forma simplista al hecho de que hay algunos sacerdotes que son homosexuales. Creo que es una distracción que obvia el clericalismo, que es una parte mucho más profunda del problema”.

Para desgracia de Cupich y otros prelados americanos, es ese mismo clericalismo que deplora el que pretende quitar hierro al papel de la homosexualidad del clero en el presente y en pasados escándalos, y la opinión de los fieles laicos la que insiste en poner el dedo en la llaga, como hemos visto y seguimos viendo estos días.

Por lo demás, Cupich basa sus conclusiones en la entrevista con America en las conclusiones de un informe encargado por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos en 2011 a la Facultad John Jay de Derechi Penal (JJCCJ). Sin embargo, las conclusiones de dicho informe dicen exactamente lo contrario de lo que pretende el cardenal.

El informe inicial de la JJCCJ, hecho público en 2004 por la Oficina Nacional de Supervisión, encargada por el episcopado para investigar la crisis, revelaba que “el ochenta por ciento de las presuntas víctimas eran varones, y casi el 90 por ciento habían pasado de la pubertad”. El informe actualizado a que hace referencia Cupich reveló que “el 81 por ciento de las víctimas de abusos eran varones, y el 78 por ciento había pasado de la pubertad”.

En posteriores informes anuales sobre abusos sexuales en 2016 y 2017 se deja claro que la crisis de abusos sexuales clericales eran predominantemente homosexuales.

18 comentarios en “Cupich tira balones fuera: “la homosexualidad no es el problema”
  1. ¿No será que el clericalismo se acentúa especialmente con los curas homosexuales?
    Porque según el razonamiento de Cupich, si el porcentaje de abuso clerical hetero supone el 10%, mientras que el de abuso clerical homosexual casi llega al 90%, la conclusión es que clericalismo  y homosexualidad también están relacionados.
    Usted mismo.

  2. Como todo el mundo sabe, que un cardenal se beneficie a todos los seminaristas que pueda, que en Honduras haya un escándalo de relaciones sexuales entre seminaristas, NADA TIENE QUE VER CON LA HOMOSEXUALIDAD. La culpa, salta a la vista, es del clericalismo, la Iglesia no francisquista, los carcas, la Santa Inquisición y las Cruzadas.

  3. ¿No será que el clericalismo se acentúa especialmente con los curas homosexuales? Porque si, según el la opinión de Cupich, el clericalismo es el problema, el porcentaje de abuso clerical-hetero supone el 10% del total, mientras que el abuso clerical-homosexual casi llega al 90%. La conclusión lógica es que las variables de clericalismo y homosexualidad también están muy relacionadas.
    Usted mismo.

      1. ¡Yo pensaba que era el exceso de hospitalidad, que a todos se los querían llevar a dormir en sus propias casas!. De verdad que ya había oído la explicación absurda. Así como este fin de semana explicaban que la multiplicación de los panes y peces no era tal, sino que la gente había sido generosa: eso que Dios multiplica, pura invención colectiva. Estos sodomitas no se paran ante nada

        1. Esa explicación del “milagro de la generosidad” la dijo, el primero de todos, Bergoglio. Y ahí tienes a los demás mostrencos repitiendo la misma insolencia.

  4. Así es. El problema son los lapsi de la primera mitad del siglo XX. Ellos tomaron las riendas de la Iglesia a partir de 1950. Aquellos que apostataron durante la guerra de los cristeros, la guerra civil española, la segunda guerra mundial o la persecución comunista. Al lapsi se le reconoce por su manera de pensar: “Sí, pero no hay que ser tan radical”, “Sí, pero hay que tener en cuenta cada caso”, “Sí, pero…”. Si la fe se ha mantenido en países como México, España o Polonia ha sido por los que sí estuvieron a la altura de las circunstancias.

    Leía hace poco un artículo de don Jorge López Teulón sobre la España republicana en la que mencionaba la expulsión de los jesuitas de nuestro país. Una especial deferencia del que había sido una de sus alumnos más aventajados, Azaña, por la que pudieron abandonar con antelación nuestra patria sin sufrir persecución. ¿Dónde se refugiaron? Muchos de ellos en Holanda y Bélgica. El martirio es uno de los signos de la Iglesia apostólica.

  5. Excusatio non petita… ¿Pero este ciudadano Cupich no es un clérigo? ¿No es un clerical? Y por lo que expresa ¿No supone ser un clericalista redomado? Se viste de clerical , o sea de clérigo ¿Para quitar hierro a todo lo que va en el paquete homosexual?
    Si en serio arremete contra el clericalismo que lo demuestre quitándose las vestimentas clericales; él, Francisco, los “monjes” de Taizé, los lamas del Tibtet y así “subversivamente”. que se queden in puribus hombrecitos como todos los demás. Reducidos a la nada profana.
    Ya está bien de clerigalias latosas e impertinentes. que nos dejen en paz. Insufribles.

  6. Está clarísimo que el problema es el “clericalismo”…..el “CLERICALISMO GAY” del cual estos tres impresentables son referencia y otros más detrás de las bambalinas, que todavía no han salido del “Closet” pero que se distinguen a la distancia.

    Dentro de nuestra Madre la Santa Iglesia, son muchísimos los “gay” sin consideramos estos tres grupos: 1) los que son y practican; 2) los que son y no practican; 3) los que no son y no practican pero que ven con buenos ojos a los dos grupos anteriores……

    Saquen sus propias conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles