PUBLICIDAD

Janet Smith, profesora de Teología Moral: “Hay que erradicar las redes ‘gays’ en la Iglesia”

|

El problema de los abusos clericales no va a arreglarse con el cese de algunos obispos, mucho menos con blandas directrices burocráticas. El núcleo está en redes homosexuales dentro del clero que hay que erradicar, asegura Janet Smith, Catedrática de Teología Moral en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón de Detroit, a LifeSiteNews.

“Mucha gente cree que el escándalo sexual en la Iglesia consiste en que los obispos sabían lo de McCarrick y no hicieron nada al respecto”, asegura la profesora Janet Smith. “Y demasiados clérigos y laicos creen que si ruedan algunas cabezas y se pone en marcha algún mecanismo para denunciar a los obispos viciosos, podremos pasar página. ¡ERROR!”.

Para Smith, “el problema más profundo es la presencia de redes homosexuales en la Iglesia, probablemente en diócesis de todo el mundo y, sin duda alguna, en la Curia”.

No es que la homosexualidad activa sea en absoluto la única conducta pecaminosa a la que se entregan los malos curas, pero es esencial para entender todo el entramado de abusos, encubrimiento y corrrupción. “Erradicar las redes homosexuales de la Iglesia sería un gran paso para purgar la Iglesia de sacerdotes inmorales”, asegura Smith. “Y hacerlo nos ayudaría a encarar otros muchos problemas.

Durante años se ha hablado, no sin numerosos indicios y ocasionales testimonios, de redes homosexuales que llegan a la propia Curia y que han recibido el nombre genérico de ‘mafia rosa’. Estas redes se utilizan para proteger y promover a aquellos clérigos con posturas más favorables a la suya, y castigar y silenciar a los que tienen posiciones contrarias.

El caso de McCarrick es paradigmático de este sistema. McCarrick ha sido apartado de las funciones sacerdotales y privado de su capelo cardenalicio cuando le quedan dos años para los 90, por un abuso cometido hace medio siglo. En todo este tiempo, no solo ha llevado una vida de constante depredación de jóvenes seminaristas y sacerdotes de modo sobradamente conocido en su círculo, sino que ha influido decisivamente en la promoción de obispos como Farrell, Cupich, Tobin y Wuerl.

Ha tenido una carrera meteórica mientras se extendían los rumores sobre su comportamiento, llegaba a Roma una comisión para informar de sus depredaciones y las diócesis de Metuchen y Newark pagaban a denunciantes de abusos para comprar su silencio.

El propio Cardenal O’Malley, expresamente encargado por el Papa para atajar estos abusos, recibió una denuncia creíble contra McCarrick. Solo tres meses después estaba con el poderoso cardenal confraternizando alegremente con él en un homenaje.

Y mientras un montón de sacerdotes y ex seminaristas confiesan, normalmente en condiciones de anonimato, que todo el mundo conocía las andanzas del cardenal -al igual que numerosos periodistas-, sus colegas, incluso los más íntimos y antiguos amigos, tratan de hacernos creer que las acusaciones les han sorprendido enormemente.

Y por eso hay razones sobradas para creer en estas redes homosexuales, y por eso Smith cree que atajarlas ayudaría a la Iglesia deshacerse de todo tipo de conductas inmorales en su clero. “Tienden a protegerse unos a otros y a ayudarse a avanzar en su carrera eclesiástica”, insiste Smith. “Esto hace a veces que queden relegados los mejores sacerdotes”, que se quedan sin posibilidad de aceptar más altas cargas pastorales.

“Estamos recibiendo testimonios de seminaristas y jóvenes sacerdotes a quienes han acosado sacerdotes homosexuales y que no han recibido ayuda alguna de sus obispos; al revés, a menudo se les ha silenciado”, se lamenta Smith. “¿Cuántos jóvenes no habrán logrado sobrevivir al seminario o habrán abandonado el sacerdocio por esta razón? ¿Cuántos jóvenes rechazarán las sugerencia de una vocación sacerdotal por miedo a entrar en semejante ambiente?”

PUBLICIDAD

9 comentarios en “Janet Smith, profesora de Teología Moral: “Hay que erradicar las redes ‘gays’ en la Iglesia”
  1. Según esto no solo habría que erradicar de sus cargos a los clérigos homosexuales que ejercen como tales sino también a aquellos que sin serlo de forma activa, si que lo apoyan y promueven de forma clara ……quien se atrevería a llegar hasta la cúspide??

  2. Tengo la desafortunada noticia de una de estas redes en la diócesis de Sevilla. No hablo de este o aquel cura marquita, sino de una red articulada. ¿Por qué todos están mirando hacia otra parte?

  3. Erradicar las redes eclesiásticas homosexuales exige que la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana deje de apoyar la agenda LGTBI. Las desafortunadas declaraciones de Bergoglio y su política de nombramientos han fortalecido dicha agenda.

  4. La red que denuncia la profesora es actualmente dominante en la Curia Romana, con el papa Francisco como colaborador directo o indirecto por los hechos que apoya, que atentan a la Doctrina y que irán en aumento. NADIE se opone teológicamente ni denuncia protocolariamente dichos atentados en la Curia, por lo que el hedor seguirá in crescendo hasta el vómito y la náusea para que se atisbe alguna reacción. Actualmente el temor al papa o Superior es mayor que a Jesús Cristo, Dios.

  5. Recuerdo que hace ya bastantes años se solía decir en ambientes cristianos que el castigo venidero de Dios sobre el mundo empezaría, y con especial rigor, dentro de su Iglesia, con los suyos, por la consecuencias producidas en el conjunto de la Iglesia. Pero es que ahora ya no se habla de castigos divinos, sino de que todo está perdonado y pagado en la Cruz, como dijo el Papa en su plática que realizó en el viaje a Fátima. Y eso no es exactamente de ese modo, y estamos viendo adónde conduce ese pensamiento de que Dios es solo amor sin castigos, de los estragos que provoca esa mentalidad laxa en lo moral y en el temor. San Pablo conocía toda la verdad por revelación, y bien que nos advierte de la cólera y la venganza de Dios sobre el mundo y sobre los pecados graves.

    1. Es cierto, parece que sea anacrónico y que hace feo hablar de esas cosas, pero estamos viendo continuamente, especialmente en el clero, las catastróficas consecuencias de esa mentalidad tolerante y suavizadora de la moral,y no digamos ya entre los seglares.

  6. Para los que se preguntan ¿qué hacer? darles una respuesta parcial en cuanto que no arregla definitivamente el problema pero lo pone al descubierto: denunciarlo en estos sitios. Y esto es mucho más de lo que sucedía antes de disponer de internet. Y sin olvidar lo sucedido en Granada. Que no sólo hay pedófilos. También hay calumniadores.

  7. Lo que se va a hacer con esto está muy claro: “la señora Janet Smith es una retrógrada, una rígida y una anticuada. En definitiva, una facha”. Y a otra cosa mariposa ( nunca mejor dicho…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles