PUBLICIDAD

El gobierno indio se plantea prohibir la confesión

|

La Comisión Nacional de las Mujeres, una agencia dependiente del Gobierno nacionalista indio, recomienda al Ejecutivo que prohíba en todo el territorio nacional el sacramento de la penitencia.

La excusa está en dos supuestos casos de extorsión a mujeres por parte de sacerdotes en el confesionario, uno en Kerala y el otro en el Punjab, informa Asia News. Ambos casos aparecen citados en la recomendación elaborada por la Comisión de las Mujeres, hecha pública a finales del pasado mes, en la que se pide una prohibición nacional de la confesión como medida “para evitar la extorsión por parte de los sacedotes”, quienes, según la Comisión, “obligar a las mujeres a divulgar sus secretos”.

El presidente del episcopado indio, Cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, ha protestado firmemente lo que considera una violación abierta de la libertad religiosa. “Me ha indignado oír esta petición”, ha señalado Su Eminencia, al tiempo que recordaba que la libertad religiosa está consagrada en la Constitución del país. “Demuestra una absoluta falta de comprensión de la naturaleza y el significado del sacramento de la penitencia”.

Al frente de la Comisión Nacional de las Mujeres está Rekha Sharma, nombrada en 2015 por el partido gobernante, el Bharatiya Janata Party (BJP), famoso por su hostilidad contra el cristianismo. En algunos estados indios donde el BJP gobierna en mayoría se han aprobado de hecho leyes que prohíben la conversión a cualquier confesión cristiana.

Gracias ha recordado a la Comisión que tiene prioridades más urgentes en una sociedad como la India, donde las actitudes hacia la mujer no son exactamente ejemplares.

La noticia llega en un momento en que los católicos empiezan a sentir nuevos frentes de persecución. En Israel, el Patriarcado Latino de Jerusalén ha expresado “gran preocupación” sobre la nueva Ley del Estado-nación israelí, que al convertir el país en “un Estado para el pueblo judío”, dejaría desprotegida a la población que habita el territorio sin ser hebreo, como, por ejemplo, los cristianos de Tierra Santa.

También en China los observadores alertan de que el Partido Comunista ha iniciado una agresiva ‘sinificación’ de la Iglesia Católica china, que los acuerdos con la Santa Sede ha dejado parcialmente bajo su control.

9 comentarios en “El gobierno indio se plantea prohibir la confesión
    1. El acto de contrición es más difícil de lo que parece. Y el problema no es no poder comulgar – en muchos sitios de misión no se puede- sino el perdón de los pecados y la formación de la conciencia.
      Como Dios que da los mocos da el pañuelo, esperemos que se resuelva a mejor. Él tiene sus caminos.
      Si en Españ se hiciera eso, hasta podría funcionar como psicología inversa.

  1. Sin confesión, en el caso de tener pecados graves en la conciencia, no se puede comulgar, salvo el caso de contrición perfecta, que no es algo tan común. Por eso prohibir la confesión y prohibir el catolicismo es la misma cosa.

  2. Bueno, es lo que pasa cuando se acepta la democracia como dios. En esta “religión” el pueblo es soberano. Eso quiere decir que el pueblo mediante sus representantes hace lo que le da la gana. Ya dice en la Biblia que Dios es el rey y debe serlo por encima de todos. En la parte práctica, esto quiere decir que ningún soberano, sea el pueblo o quien se proclame como tal, no puede hacer leyes contrarias a las que Dios ha hecho.
    La India ve al cristianismo, especialmente el católico, como una amenaza. La madre Teresa mostró el espíritu de servicio a los más pobres y eso continúa siendo un peligro basado en la aceptación de tu status y tus desgracias. Ella cuidaba a intocables y eso puede suponer el fin de un sistema como el indio.

  3. Jopé, se me acaba de ocurrir una idea genial: ¡Que la prohíban también en España y lo mismo la gente se anima a acudir al sacramento por aquello de la atracción de lo que no se debe hacer!

  4. Los hindúes del sati y las castas, si fueran coherentes, deberían prohibir también el ejercicio del psicoanálisis o cualquier práctica psicológica que incluya contar al psicólogo sus traumas sexuales o no sexuales. Y después extender a los médicos la prohibición de hacer pruebas para conocer alguna verdad con la que podrían exorsionar a su paciente.
    Dicho esto, recordemos que en España si alguien quisiera ir a un psicólogo para recibir tratamiento contra sus tendencias pedófilas ante el temor a que tales tendencias le pudieren llevar al acto (o sea al delito) el psicólogo le tendrá que decir que la ley le obliga a denunciar a cualquier “paciente” de ese tipo (¡Vaya manera de prevenir!). Y otra más conocida: un homosexual que quiera cambiar de orientación y va a pedirle apoyo psicológico a un psicólogo, el psicólogo también tendrá que decirle que la ley se lo prohibe (so pretexto de que la homosexualidad no se “cura” [o sea solo es políticamente correcto “curar” la heterosexualidad]).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles