Universidad escocesa expulsa al capellán por un acto de reparación tras el Orgullo Gay

|

El padre Mark Morris, capellán de la Caledonian University de Glasgow, ha perdido su empleo de forma fulminante tras convocar una jornada de reparación tras la Marcha del Orgullo Gay en la ciudad escocesa. El opispado de la ciudad no se ha pronunciado.

Si ayer fue el padre Larkin, hoy le toca al padre Mark Morris: el caso es que defender la doctrina tradicional de la Iglesia se está convirtiendo en una actividad de riesgo.

Morris ha perdido fulminantemente su puesto como capellán de la Caledonian University de Glagow. ¿Su ‘pecado’? Celebrar una jornada de oración -quince decenas del Rosario durante dos días en el interior de la capilla- en desagravio por el despliegue blasfemo de la Marcha del Orgullo Gay en la ciudad escocesa, según informa la página web bbc.com.

La Archidiócesis no ha salido en defensa del sacerdote, no vaya a ser, y se ha limitado a declarar que “conoce la decisión de la universidad”.

La oración de reparación de Morris consistió en rezar 15 decenas del Rosario y fue celebrada dos días después en el interior de una capilla.

Mientras, al otro lado del Mar de Irlanda, el episcopado irlandés se afana en la preparación del Encuentro Mundial de las Familias, auspiciado por el Vaticano, que tendrá como uno de sus ponentes estrella al jesuita padre James Martin, director de la revista America, asesor vaticano para las comunicaciones y, sobre todo, gran defensor de la ‘inclusión’ del mundo LGBTI en la Iglesia, y de eso precisamente versará su alocución a las familias.

La universidad escocesa puede, naturalmente, suprimir su capilla. Sería un gesto clarificador. Pero mucho nos tememos que la conserve, contratando para el puesto de Morris a un sacerdote ‘menos rígido’, que no dé quebraderos de cabeza a las autoridades universitarias -ni, de paso, al obispado- tomándose la doctrina católica demasiado en serio.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “Universidad escocesa expulsa al capellán por un acto de reparación tras el Orgullo Gay
  1. ¿Blasfemia?, ¿ahora desfilar es también una blasfemia?, ahora ya no hace falta ni acostarse con alguien, solo con desfilar ya basta para estar en pecado, al final todo el qur haya estado a menos de un kilometro de un gay o de alguien que tenga un gay en la familia ya va a acabar excomulgado

    1. José:
      ¿Has visto fotos de tales «desfiles»?
      No sé por qué, pero me parece que sí y que sólo tratas de engañar a los bobos.
      Hasta es posible que participes alegremente en ellos.
      Además de blasfemos, pudieran ser vistos como un atentado contra la dignidad de los propios «desfilantes», así como contra el buen gusto.

      1. Los he visto por la tele y no me gustan, pero no voy a montar un show porque no me gusten, Jamás he ido a un desfile gay, pero si lo hiciera sería responsable de mis actos no de los actos de los demás, ¿acaso este sacerdote se siente responsable de lo que hacen otros?, no creo, solo está haciendo un postureo, mas agravian a Dios otras cosas y no por eso monta un show

        1. Desfilar en el orgullo no es ni la mayor blasfemia ni el mayor pecado, claro esta. Pero la diferencia con la mayoría de los otros pecados y blasfemias esta en que es un espectáculo público, patrocinado por las autoridades y expuesto abiertamente a los niños. Por eso se entiende una reparación pública por parte de la Iglesia. Luego los que hayan pecado y quieran volver es asunto privado de ellos que se resuelve en el confesionario. Pero lo público se resuelve públicamente, y como las autoridades y el pueblo en general no parece que vayan a vestirse de saco y ceniza, algo tiene que hacer la Iglesia. Aunque sea una reparación en una capilla perteneciente a una institución (la Universidad) que supongo que habrá colaborado oficial y activamente en los actos del orgullo.

    2. José, mucho me temo que te has olvidado de partes muy importantes de la Escritura. ¿Has olvidado lo que es el «escándalo»? Te lo recuerdo: el escándalo es la incitación al pecado, a realizar, a defender lo malo. ¿Has olvidado lo que dijo Nuestro Señor respecto al escándalo? Te lo recuerdo: «Imposible es que no vengan escándalos; mas ¡ay de aquel por quien vienen!». Con esa marcha, los que participaron de ella llamaron a lo que es malo (y es malo, más que malo, es abominación, porque lo dice Dios, no nosotros), bueno (se sienten orgullosos del mal que practican). ¿Has olvidado lo que dice el libro de Isaías respecto de esto? Te lo recuerdo: «¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios a sus propios ojos e inteligentes ante sí mismos!» —> Continúo mi respuesta en otro post.

      1. José, ¿olvidaste que decía Isaías de los orgullosos de su mala conducta? Te lo recuerdo: «Pues Jerusalén ha tropezado y Judá ha caído, porque su lengua y sus obras están contra el SEÑOR, rebelándose contra su gloriosa presencia. La expresión de su rostro testifica contra ellos, y como Sodoma publican su pecado; no lo encubren. ¡Ay de ellos!, porque han traído mal sobre sí mismos». ¿Olvidaste que dijo el apóstol Juan respecto de las enseñanzas contrarias al Evangelio? Te lo recuerdo: «Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza, no lo recibáis en casa, ni lo saludéis, pues el que lo saluda participa en sus malas obras».
        Si después de leer esto, te parece malo que se critique a la marcha de «este orgullo» (un orgullo que lleva al fuego eterno), entonces lo lamento por tu alma, porque hallas tropiezo en las palabras de Dios.

    3. José: ya sabemos que lo tuyo no tiene remedio. Eres gay, y, además, orgulloso de serlo. Allá tú con tu orgullo. Pero, por muy orgulloso que te sientas (dime de qué presumes…), no por eso deja de ser pecado. Que no te lo quieres creer. Tú verás. Hombre, si tienes alguna neurona en activo, reflexiona. No sea que te des cuenta demasiado tarde.

  2. Perdone mi comentario sobre algo secundario y puramente formal, pero es que me hiere. ¿Por qué no encabeza su artículo como «Una Universidad escocesa… » en vez de decir «Universidad escocesa», saltándose el artículo? Es el estilo periodístico de la lengua inglesa (los titulares sin artículo), pero no el nuestro.
    Disculpe de nuevo; sé que este detalle parece una tontería; pero me atrevería a decir que el preservar la belleza de nuestro idioma hasta armoniza un poco con la inspiración general de un portal católico que defiende la fe, y también nuestras tradiciones…
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles