Padre Oko: «Hay una mafia gay dentro de la Iglesia»

|

«Hay una mafia gay dentro de la Iglesia», asegura el sacerdote polaco Dariusz Oko, que en 2012 publicó un vídeo denuncia contra la ‘homoherejía’, en declaraciones a la web Church Militant.

Los últimos escándalos de pedofilia que siguen asolando la Iglesia, desde la connivencia de obispos chilenos con los cómplices del Padre Karadima hasta la posesión de pornografía infantil del diplomático vaticano Carlo Capella, tienen un denominador común: son todos ellos de carácter homosexual.

Más escandaloso resulta el caso del Cardenal McCarrick, el poderoso Arzobispo Emérito de Washington, que ha sido recientemente retirado de las funciones sacerdotales por un abuso cometido hace muchas décadas.

El caso de McCarrick, en una alocución en la Vilanova University en 2013 reveló que se la había pedido que presionara para la elección de Bergoglio como Papa, es paradigmático, ya que todos los observadores se preguntan cómo se pudo seguir promocionando dentro de la jerarquía un hombre del que, por fuerza, muchos debían conocer sus inclinaciones.

De McCarrick podía decirse cualquier cosa menos que fuera una figura marginal, o que estuviera mal visto por quienes hoy cortan el bacalao en Roma. En 2016, el Cardenal Blaise Cupich, Arzobispo de Chicago y uno de los obispos americanos más entusiastas de la ‘revolución francisquista’, fue el encargado de entregar a McCarrick el premio ‘Espíritu de Francisco’, ocasión que Cupich aprovechó para elogiar al emérito por su “propia forma exclusiva de dejar una marca en la Iglesia”.

Quién sabía y quién calló son las preguntas que se hacen muchos periodistas cercanos al caso, pero hay otra que nos parece aún más oportuna: ¿por qué? Y responderla nos lleva de vuelta a las palabras del Padre Dariusz Oko en entrevista concedida a Church Militant.

«[Los homosexuales] crean estas uniones informales y se infiltran en la Iglesia», sostiene Oko, para quien esta infiltración alcanza los puestos más elevados de la jerarquía. «Definitivamente, hay un problema con los obispos homosexuales en la Iglesia Universal. El Papa Benedicto depuso a setenta de estos obispos que, o bien taparon escándalos de pedofilia o ellos mismos mantenían una activa vida homosexual.»

¿Es posible que existan tantos sin una estructura que los encubra e incluso les promocione? La web Catholic Culture da algunos nombres, solo de obispos americanos: Dan Ryan de Springfield, Ilinois; Tom Dupre de Springfield, Massachussetts; Patrick Ziemann de Santa Rosa; Kendrick Williams de Lexington; Keith Symons de Palm Beach; Lawrence Soens de Sioux City; Joseph Hart de Cheyenne; Anthony O’Connell de Palm Beach; Robert Lynch de St. Petersburg; y Rembert Weakland de Milwaukee. En ninguno de estos casos el depredador homosexual fue denunciado por la jerarquía eclesiástica que, sin embargo, era la que estaba en mejor posición para conocerlos.

Oko explica el mecanismo. «Exactamente igual que en el Ejército, en la policía o en el mundo del arte, una vez que alguien con tendencias homosexuales llega al poder, normalmente sus subordinados son también homosexuales, y así van creando una pirámide. Lo mismo está sucediendo con estos obispos que deliberadamente nombran a personas con las mismas tendencias».

Esto, a su vez, tiene un efecto inmediato sobre la pastoral y, en ocasiones, sobre la predicación de la doctrina. «Tratan de orientar la Iglesia hacia un planteamiento más emocional, de ‘diálogo’ con todo el mundo, convirtiendo la Iglesia en un ‘espacio seguro’. No les gusta el enfrentamiento»

Las palabras de Oko explicarían, ciertamente, muchas de las cosas que vemos hoy en la Iglesia, desde la prominencia que está obteniendo el jesuita Padre James Martin, seleccionado por Roma como ponente en el próximo Encuentro Mundial de las Familias en Irlanda, o las vigilias de oración «contra la homofobia» organizadas en Italia y España con el beneplácito de los ordinarios.

También por eso muchos temen que el Sínodo de la Juventud el próximo octubre, cuyos documentos preparatorios ya son indicio de una atroz manipulación de las ‘voces de los jóvenes’, se utilice para consagrar un ‘cambio revolucionario’ de la doctrina católica con respecto a la homosexualidad.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
20 comentarios en “Padre Oko: «Hay una mafia gay dentro de la Iglesia»
  1. Pues teniendo en cuenta que tienen voto de castidad, debería ser indiferente que fueran homosexuales o heterosexuales. A no ser que aquellos no lo cumplan, claro. Ya decían los psiquiatras Vallejo-Nájera, padre e hijo, que los homosexuales tenían muchísimos problemas psicológicos, que no solo se trata de la atracción por personas de su mismo sexo..

    1. Que va, es solo una astucia lingüistica, si un hombre abusa de una niña de ocho años, ¿lo calificamos de heterosexual o de pederasta?, obviamente de pederasta pero no de heterosexual, es solo pederasta, si abusa de un niño de ocho años es pederasta y homosexual, aunque nunca haya tenido relaciones con hombres adultos y por tanto no es homosexual y aunque tambien conste que abuse de niñas, las cosas son fáciles cuando la verdad no importa

    2. Pero no debes preocuparte por ello, antes si viviamos ennun ambiente opresor y era dificil no terminar neurótico, hoy en día la homofobia va desapareciendo, muchos adolescentes ya son aceptados por su familia y tirnen amigos y ya no sufren la tortura del odio y la soledad, todos los trastornos que nos causana la homofobia desparecerán en algunas décadas, veo adolescentes gays muy felices un lujo que a los de mi generación no se nos permitió

      1. José, con el debido respeto, y sin afán de molestar, ¿Cómo ves el futuro feliz, lleno de gays, si ésa forma de vida no procrea descendencia?, Si de verdad ésto funcionara , se acabaría el género humano, pero todo pasa, y ésto, pasará, y yo deseo que tú seas feliz, de corazón

        1. A ver… nadie se vuelve gay porque se permita a los gays decir que lo son… Ahora va a resultar que como se les puede ver por la calle a todo/a heterosexual se le va a ocurrir… ser homosexual! Y los niños van a decir: «anda, mira que buena idea, yo también»…. Pero ¿en qué mundo vivimos? ¿Tan difícil es tener un poco de cordura?
          Tranquilo, los heterosexuales seguirán siéndolo pero la población en occidente descenderá no por los gays sino porque nadie quiere la incomodidad de tener hijos y tener que mantenerlos… eso es otro problema que se llama egoismo. Eso no os interesa a los obsesionados con el sexo como si eso fuera el único asunto pecaminoso.

          1. Josè, las palabras se las lleva el viento, el ejemplo, arrastra, -èso dice el dicho, y es verdad, que si èsos niños que dices ven la famosa celebraciòn de orgullo gay, tienen un tio gay, ven pelìculas gays, caricaturas gays, en la escuela clases de ¨gaysismo¨, pues, terminaràn siendo gays,. Bueno, una vez asì, tan solo se desearìa que se respetaran a si mismos, que es èso de andar con todas sus verguenzas al aire, dà pena ajena

  2. Ellos desacreditan a los buenos sacerdotes, que gracias a Dios, hay muchos aùn, pero nosotros hacemos juicio sumario contra todos, los de ley, tambièn son vìctimas.

  3. ¿Hay algún estudio sobre castidad perpetua, -contrario al instinto natural-, neurosis y pederastia?, a lo mejor por aquí se encontraba una explicación racional sin necesidad de relatos conspiranoicos

    1. EStán los que no tiene voto de castidad y son pederastas homo y hetero en mayor proporción que los que tienen voto. Pederastas hay en la familia, padres, tíos, amantes de la madre, amigos, etc . pero meten poco ruido. O mejor dicho no encuentran tanto eco en las noticias, no tienen morbo.

  4. Si hay estudios
    Y no crea problema la castidad. El problema lo crea la falta de ella o los que ya tenga el individuo por otros motivos y los saque por ahí. No neurosis ni gaitas, es la libertad asumiendo o no la virtud. Lo mismo que el que quiere robar y que no sea pecado

    .

  5. Si funcionan de forma piramidal, ya sabemos quien es la cabeza invisible de la mafia gay dentro de la Iglesia, el gran protector y promotor de ellos, la cabeza visible de la Iglesia Católica. Es notorio que el papa Francisco no busca ni promociona la castidad y menos la Santidad, sino la Iglesia del mundo para el mundo.

  6. «….ocasión que Cupich aprovechó para elogiar al emérito por su “propia forma exclusiva de dejar una marca en la Iglesia”.» Ehm.

    Más que casos de abusos de niños, lo que hay son relaciones con adolescentes, donde se ve más claro el componente homosexual evidente e innegable. Este sacerdote ha estado investigando muy profundamente el tema y habla basado en muchos datos concretos. Se sabe de seminarios que en su momento han sido comparados con «la jaula de las locas», y en EE.UU. los hay tales que si no se es homosexual se les dice que no tienen vocación. En suma, que cuando la putrefacción va alcanzando dimensiones solares no alcanza con todos los dedos del mundo.

    1. Es que cuando las relaciones son con adolescentes masculinos se tilda de pederastia pero cuando es con adolescentes femeninas se considera una simple falta contra la castidad, yo estoy harto de ver una nena de 15 años entrar en un bar y oir algún tipo decir «quince años, la niña bonita» y todos los tipos se rién, solo se considera pederastia cuando la relación es homosexual, si es heterosexual al señor casi le aplauden

  7. Mafia gay? Yo más bien creo que en la Iglesia hay hombres y mujeres que buscan la santidad y viven en ella y otros, pobres desgraciados, que se dejan arrastrar por sus concupiscencias y por los que hay que orar y velar para que no hagan daño a inocentes. Pero, MAFIA? Me parece unpoco exagerado y nada edificante. Hay muchas personas que entraron en la Iglesia por necesidad y no por vocación y son estas personas las que no pueden cumplir con los votos inexcusables de castidad y de celibato. Son pobres almas torturadas en un ministerio para el que no han sido llamados y que sirven de tropiezo a los débiles. Cuantas almas no se habrán perdido por culpa de estos miserables? Cuanta gente no se acerca a la Iglesia y se pierde ese gozo por su culpa?. Oremos para que El Señor limpie su casa de degeneración, perversión y corrupción. Oremos por todos ellos para que encuentren la luz, se arrepientan, pidan perdón y tengan salvación.

  8. Independientemente de que toleremos o maldigamos la homosexualidad, lo cierto es que es un hecho patente, una abominación para quien así prefiera verla, y la única realización afectiva posible para muchísima gente (pero minoría en términos relativos, y para tranquilidad de catastrofistas demográficos). Con evidencia comprobada de no poder sentir atracción por el otro sexo. Pero claro, no falta quien está convencido de que esta gente no tiene más solución que la continencia. Y así nunca nos pondremos de acuerdo.

  9. Y también es cierto que muchos se dedican a acusar y no sólo de eso. Es muy fácil cargarse a la gente mientras se les van colando por otro lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles