PUBLICIDAD

El Papa sobre el documento alemán de intercomunión: “¡Es restrictivo, no es abrir a todos!”

|

En su entrevista con los periodistas en el vuelo de regreso, Francisco volvió a descalificar el proselitismo, como un freno al ecumenismo, y asegura que el documento de los obispos alemanes sobre la intercomunión le pareció ‘restrictivo’.

A continuación, la rueda de prensa del Papa.

 ¿Cuáles fueron los momentos importantes de este día? 

Fue una jornada de encuentros variados, la palabra correcta para la jornada es “encuentro”. Cuando una persona se encuentra con otra, esto toca el corazón y siempre da gusto. Fueron encuentros positivos, bellos. Empezando por el diálogo con el presidente, que no fue de cortesía, sino profundo, sobre argumentos mundiales profundos, y con una inteligencia que me sorprendió. Luego los encuentros que vieron ustedes. El que no vieron fue el encuentro en el almuerzo, que fue muy profundo, tocando muchos argumentos. En el que nos quedamos más tiempo fue el de los jóvenes, porque todas las confesiones están preocupadas por los jóvenes. Y el pre-sínodo que se hizo en Roma atrajo mucho la atención, había 315 jóvenes, también agnósticos… Esto, tal vez, ha despertado un interés especial. Encuentro humano, ninguna descortesía, ninguna formalidad. Encuentros humanos.

 Usted a menudo habla de pasos concretos que hay que dar en el ecumenismo. Hoy dijo: veamos qué es posible hacer concretamente. Los obispos alemanes decidieron dar un paso, para la comunión del cónyuge protestante, y entonces nos preguntamos por qué el arzobispo Ladaria escribió una carta que parece un poco un freno de emergencia. Después del encuentro del 3 de mayo, se había dicho que se tenía que encontrar una solución unánime. ¿Será necesario que intervenga el Vaticano? 

Esta no es una novedad, porque en el Código de Derecho canónico está previsto lo que decían los obispos, la comunión en los casos especiales. Ellos veían el problema de los matrimonios mixtos. El Código dice que el obispo de la Iglesia particular, de una diócesis, debe ocuparse de eso. Está en las dos manos. Los obispos alemanes, puesto que habían visto que no estaba claro (algunos sacerdotes tal vez no actuaban de acuerdo con el obispo) quisieron estudiar este tema e hicieron ese estudio, que, yo no quiero exagerar, pero duró más de un año, bien hecho. Y el estudio es restrictivo: lo que los obispos querían es decir claramente lo que está en el Código. Yo, que lo leí, dije: “¡Es restrictivo, no es abrir a todos!”. Quisieron hacerlo para la Iglesia local. La cosa se deslizó a la Conferencia Episcopal alemana, pero el Código no prevé esto, el Código no prevé la Conferencia, porque una cosa aprobada por una Conferencia Episcopal se vuelve inmediatamente universal. Y esta fue la dificultad, no el contenido. Enviaron el documento, luego hubo dos o tres encuentros, y el arzobispo Ladaria envió aquella carta, pero con mi permiso, no lo hizo solo. Yo dije que sí, que es mejor dar un paso hacia adelante y decir que el documento todavía no está maduro, y que había que estudiar más la cosa. Luego hubo otra reunión y, al final, estudiarán el argumento. Creo que este será un documento de orientación, para que cada uno de los obispos diocesanos pueda ocuparse de lo que ya el derecho canónico permite. No hubo ninguna frenada. Cuando visité a la Iglesia luterana de Roma, respondí según el espíritu del Código de Derecho Canónico, lo que ellos ahora buscan. Tal vez no hubo una información correcta. El Código permite que sea la Iglesia particular, no la Conferencia Episcopal. Pero la Conferencia puede estudiar y dar líneas orientativas.

 Vimos que también el secretario general del WCC habló sobre la ayuda a los refugiados. Conocemos el incidente de la nave “Aquarius” y los casos de la separación de familias en Estados Unidos. ¿Cree que algunos gobiernos instrumentalicen el drama de los inmigrantes? 

Yo he hablado mucho sobre los refugiados. Los criterios están en lo que he dicho: acoger, acompañar, acudir e integrar. Me he referido a todos los refugiados. Luego he dicho que cada país debe hacer esto con la virtud del gobierno que es la prudencia, debe acoger a los que puede, a los que pueda integrar, dar trabajo. Este es el plan tranquilo, sereno, sobre los refugiados. Aquí estamos viviendo una oleada que huye de las guerras y del hambre, en África, y persecuciones en Medio Oriente. Italia y Grecia han sido muy generosas al acoger. En el Medio Oriente: Turquía, de Siria; el Líbano, tantos, tiene tantos sirios como libaneses, y luego está Jordania. Existe el problema del tráfico de migrantes y también está el problema de que en algunos casos deben volver por acuerdos… Y yo he visto las fotografías de las cárceles de los traficantes, que inmediatamente separan a las mujeres y a los niños de los hombres. Las mujeres y los niños van solo Dios sabe a dónde. Hay un caso que conozco, que los traficantes se acercaron a una nave y dijeron: “Dennos a las mujeres y a los niños y llévense a los hombres”. Y las cárceles para los que han vuelto son terribles. En los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial se veían estas cosas. Y también mutilaciones, y luego los arrojan a las fosas comunes. Por esto los gobiernos se preocupan de que no vuelvan y caigan en las manos de esta gente. Hay una preocupación mundial, sé que los gobiernos hablan sobre esto y quieren firmar un acuerdo, modificar el de Dublín y todo esto. En España, ustedes han visto el caso de esta nave en Valencia, ¡pero todo este desorden! El problema de las guerras es difícil de resolver, el problema de la persecución en el Medio Oriente y que también está en Nigeria, el problema del hambre se puede resolver. Tantos gobiernos europeos están pensando en un plan para invertir inteligentemente en esos países, ofreciendo educación: sin ofenderlos, pero es la verdad, en el inconsciente colectivo hay un lema feo: hay que explotar África. “Eh, son africanos, tierra de esclavos”. Esto debe cambiar con este plan de inversiones, de educación, para hacer crecer, porque el pueblo africano tiene muchas riquezas culturales, gran inteligencia, niños inteligentísimos… Este será el camino a medio plazo. Pero por el momento deben ponerse de acuerdo, los gobiernos, para seguir adelante con esta emergencia. Vayamos a América: hay un problema migratorio grande, también en América Latina, migraciones internas. En Argentina, del norte al sur, y gente que deja el campo y va a las grandes ciudades, y están las villas. Y luego está la migración exterior. Concretamente, sobre Estados Unidos, yo estoy con lo que dicen los obispos de ese país, yo estoy con ellos.

 ¿Usted cree que la Iglesia católica debería unirse a las llamadas Iglesias de la paz y dejar a un lado la idea de guerra justa?  

Puso el dedo en la llaga. Hoy, en el almuerzo, un pastor dijo que el primer derecho humano es el derecho a la esperanza. Hablamos sobre la crisis de los derechos humanos hoy. La crisis de los derechos humanos se ve claramente, se habla de un poco de derechos humanos, pero tantos grupos o algunos países toman sus distancias… no hay fuerza, entusiasmo, la convicción de hace veinte años. Y esto es grave, porque debemos ver las causas. ¿Cuáles son? Hoy los derechos humanos son relativos. También el derecho a la paz es relativo, en una crisis de los derechos humanos. Luego, pregunta usted por la paz… Yo creo que todas las Iglesias que tienen este espíritu de paz deben unirse y trabajar juntas, como dijimos en los discursos de hoy (tanto yo como los demás que hablaron). La paz es una exigencia, porque existe el riesgo de una guerra… Alguien dijo, esta tercera Guerra Mundial, si se hace, no sabemos con cuáles armas se hará. Pero si hubiera una Cuarta, se hará con palos, porque la humanidad será destruida. Cuando se piensa en el dinero que se gasta para armas… La paz, la fraternidad, todos los conflictos, no hay que resolverlos como Caín, sino con al negociación, con el diálogo, con las mediaciones. Estamos en crisis de mediaciones… crisis de esperanza, de derechos humanos, crisis de paz. ¿Hay religiones de guerra? Es difícil comprender esto, pero existen ciertamente algunos grupos pequeños, en casi todas las religiones, que son fundamentalistas y buscan la guerra (incluso nosotros los católicos tenemos alguno). Es muy importante tener esto delante de los ojos.

Antes de despedirse de los periodistas, añadió: «hoy fue una jornada verdaderamente ecuménica, y, durante el almuerzo, dijimos una bella palabra: “En el movimiento ecuménico debemos quitar del diccionario una palabra: «Proselitismo»”. ¿Claro? No se puede tener ecumenismo con proselitismo». Después llamó a monseñor Angelo Becciu, que hizo su último viaje como Sustituto de la Secretaría de Estado. Francisco quiso felicitarlo, ofreciéndole a todos un dulce sardo, como el nuevo purpurado.

 

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

21 comentarios en “El Papa sobre el documento alemán de intercomunión: “¡Es restrictivo, no es abrir a todos!”
  1. Las intenciones detrás de este embrollo sólo las conoce Dios, pero me parece que no estaríamos inmersos en él ni estaríamos vigilantes y alerta si hubiera la certeza de que lo que se persigue está en línea con el Magisterio precedente.

    1. Exactamente, hasta que medio año después salgan los obispos de alguna región eclesiástica abriendo de par en par las puertas a la intercomunión con la “bendición” de Francisco en forma de carta publicada las Acta Apostolicae Sedis… El guión de esta película ya nos lo conocemos.

  2. Cuando desde la Conferencia Episcopal de Alemania se decidió abrir el melón de la intercomunión se nombró como justificación el caso de algunos matrimonios mixtos, que estarían en peligro debido a que el cónyuge protestante no puede acceder a la Comunión; me parece que no hace falta ser muy inteligente para entender que en este tipo de situaciones ni hay peligro de muerte ni “necesidad grave”, premisas establecidas por el Derecho Canónico como excepción para dar la Comunión a protestantes, por lo cual todo apuntaría a que estamos ante el segundo acto de la obra iniciada con Amoris Laetitia en dirección a la disolución de la Eucaristía, en este caso a través del flanco de la intercomunión, y a una progresiva “descentralización” de la Iglesia unversal.

  3. ¡Es restrictivo! El mismo proceso invariable desde el concilio Vaticano II: las puertas que se dice que siguen cerradas siempre tienen gateras, por donde se cuela el gato, por donde circulan las excepciones con libertad y en número siempre creciente.
    El uso de la lengua vulgar en la liturgia, la comunión en la mano, la comunión repartida por laicos, la incineración, las monaguillas etc.
    Siempre el mismo proceso invariable: primero un poquito, después más, finalmente el río de lava que calcina y destruye todo.
    Pero de Dios nadie se burla.

    1. monotemático -igual de monotemático Hitler contra los judíos o de la izquierda contra la derecha- hace de chivo expiatorio de todos los males eclesiales al Santo Concilio Vaticano II.

      1. ¡Monotemático, dijo la sartén al cazo! El papa de san Galo etc.
        Pero mi mención del sacrosanto y admirable Vaticano II vale en este caso como referencia puramente temporal, sin entrar en discusión de causas: el uso de la lengua vulgar en la liturgia, la comunión en la mano, la comunión repartida por laicos, la incineración, las monaguillas etc., son todos ellos casos post-Vaticano II en que se empezó con una aplicación restrictiva y gradualmente se ha llegado al completo desbarajuste de nuestros días. Igual proceso hoy con la comunión a adúlteros y protestantes.

  4. Pues a quien le parezca restrictivo que se vaya a cualquier ‘confesión’ buenrollista y chupipandista, ya sea anglicana, protestante, nueva era, etc. en las que su doctrina es un parque temático en que cada uno utiliza las atracciones como le venga en gana y según su propio criterio y derecho a de decidir.

    Que Dios nos bendiga, nos guarde de todo mal y no lleve a la vida eterna.

    S2

    1. Como debe ser, uno se como la carne y tira el hueso, se acepta de la religión aquello que le ayuda a uno a progresar espiritualmente y se desecha lo que dificulta el progreso, es pueo sentido común. Tragar todo lo que te echen porque otros te han dicho que es lo bueno es una actitud demasuado infantil

  5. Entonces ¿lo de salvar almas nos olvidamos de ello? Como no se puede hacer proselitismo….pues Su Santidad debería pensar que si los españoles de hace siglos no hubiesen practicado el proselitismo, su negociado sería ahora muy reducido. Dicho sea con todos los respetos de un fiel hijo de la Santa Iglesia Católica Romana

  6. Una de cal y otra de arena. No, pero sí. El malabarista de las palabras. Muy jesuitico. Y satánico, como el padre de la mentira.
    “Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no. Lo que pasa de ahí viene del Maligno” (Mt. 5, 37).

  7. Mikel,

    ¿Consideraría una situación de necesidad grave el debilitamiento del vínculo matrimonial? ¿No habló Juan Pablo II de la familia como iglesia doméstica? ¿No cree que el cónyuge puede ser la persona más adecuada en la transmisión de las enseñanzas de la Iglesia?

    Los dogmas son dogmas de fe sobrenatural. Y lo contrario de la fe es la duda por lo que creer es tanto adherirse como no disentir. Quien no disiente, asiente, porque disentir es argüir según la razón natural lo que no se acepta según la razón sobrenatural. Si a un católico se le pregunta sobre cualquier dogma es probable que no sepa expresar los motivos por los que cree pero eso no significa que no crea. Quien duda y se mantiene en su duda no puede acercarse a comulgar sea católico o protestante.

    Es decir, la grave necesidad ya no se reduciría a la Unción y a Pascua sino que se extenderían al Matrimonio como remedio y consolidación de la unión conyugal. Una sóla carne, sí, pero por Cristo, con Él y en Él.

  8. Este hombre no es católico. O sea, mientras se haga discretamente en una diócesis no pasa nada, pero si se amplía a una CE, es chungo porque se entera todo el mundo. ¿Pero de qué va este tío, dónde deja la universalidad de la Iglesia?:

    «Quisieron hacerlo para la Iglesia local. La cosa se deslizó a la Conferencia Episcopal alemana, pero el Código no prevé esto, el Código no prevé la Conferencia, porque una cosa aprobada por una Conferencia Episcopal se vuelve inmediatamente universal. Y esta fue la dificultad, no el contenido.

  9. Pero ¿donde están los obispos? La labor de denuncia que deberían hacer, por cobardía, por miedo a ser depuestos, se la dejan a algunos como Eijk, Burke, Brandmüller, Schneider y poco más. Son los que se llevan todas las bofetadas. Pero ¡que vergüenza! Este usurpador de la sede petrina está destrozando la Iglesia en nuestras narices, y los Pastores (malos Pastores) jugando al parchís, como si no fuera con ellos…Tienen miedo a perder el puesto… Lo peor no es perder el puesto, sino la vida eterna.

  10. No puede ser y además es imposible que los fundamentalistas católicos (movimiento dentro del cristianismo que afirma su adhesión a los fundamentos de dicha fe) busquemos la guerra, puesto que Jesús Cristo, al ser nuestro guía y Señor, entregó su vida por el perdón de nuestros pecados y la paz entre las personas, por lo tanto no podemos mancillar ni alterar el fundamento de su mensaje y nuestra Fe. Me temo que el papa Francisco y su habitual perversión del lenguaje, está hablando de la teólogos de la liberación, del pueblo y del pobrismo que se hacen guerrilleros revolucionarios para imponer por las armas su personal y manipulada Doctrina Social de la Iglesia al estilo del comunismo Chino o del socialismo del siglo XXI chavista.

  11. Me parece muy buena la profundidad del pensamiento del Papa en cuanto destaca que la diferencia entre la Iglesia Católica y la Luterana reside en que no coinciden en el tema de la transubstanciación y que en el caso concreto que un Luterano crea en la misma de la manera de la Fe Católica podrá ingresar a la comunión ya que habrá dejado de ser luterano de conformidad con el canon 844 del CIC. La explicación del misterio de la transubstanciación es tan sólida en el reportaje aéreo que los Obispos alemanes deberán adherirse a la misma, de forma tal que aún en el caso concreto deberá cumplirse el canon 844.

    1. Y a mi me parece de una superficialidad muy grande decir tal cosa. Porque el luteranismo es mucho más que eso. Eso es tan solo una consecuencia de su particular visión. Para empezar, es errónea su posición respecto a la libre interpretación de las Escrituras. Es erróneo su pensamiento de que el hombre es incapaz de no pecar. Es erróneo de que solo la Fe es suficiente para salvarse. Es errónea su postura sobre los Sacramentos. Es erróneo su concepto de la Eucaristía como simple banquete conmemorativo. Etc., etc. En resumen, su Fe, no es la fe de la Iglesia.

  12. ¿Quiénes son los de la Conferencia Episcopal alemana para decidir que no dar la Comunión al cónyuge protestante de una persona católica debilita el vínculo matrimonial? Por esa regla de tres, ¿qué impide que mañana salgan diciendo que no recibir otro sacramento también hace peligrar un matrimonio mixto?
    Todo esto está profetizado, quieren cargarse el catolicismo, hay que estar ciego para no darse cuenta de la estrategia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles