El Papa recuerda que «la familia es hombre-mujer y califica el aborto de «nazismo de guante blanco»

|

Francisco ha denunciado que el aborto es lo mismo que lo que hacían los nazis pero «con guantes blancos» en un discurso improvisado ante el Forum Familia, una organización de la que forman parte 25 asociaciones italianas pro vida. «El siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos», ha explicado el Papa.

«Está de moda, es habitual. Cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa: la primera oferta es ‘¿lo tiramos?’. El homicidio de los chicos. Para resolver una vida tranquila, se tira un inocente», ha continuado Francisco. En su discurso también ha pedido a los gobiernos que favorezcan la natalidad y ha asegurado que tener hijos es la inversión más grande que puede hacer un país. «No os canséis de ayudar al crecimiento de la natalidad en Italia, sensibilizando a las instituciones y la opinión pública sobre la importancia de dar la vida a políticas y estructuras más abiertas al don de los hijos», ha considerado.

«El nacimiento de hijos constituye la más grande inversión para un país y es la primera condición de su prosperidad futura», ha agregado. Por otro lado, ha definido el aborto como «una atrocidad» al compararlo con lo que hacían los espartanos con los niños con malformaciones. Y ha manifestado: «Cuando de chico la maestra nos enseñaba lo que hacían los espartanos cuando nacía un niño con malformaciones: lo llevaban al monte y lo tiraban para abajo para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo. Una atrocidad».

Y sin ir demasiado lejos en el tiempo: «En el siglo pasado todo el mundo se escandalizó por lo que hacían los nazis. Hoy hacemos lo mismo, pero con guante blanco», denunció el Pontífice. «¿Por qué –preguntó alzando la voz– no se ven enanos por las calles? Porque el protocolo de muchos médicos dice: “Viene mal, deshagámonos de él”».

Es doloroso constatarlo, pero hoy funciona así. También «doloroso», según el Papa es que «hoy se habla de familias diversificadas, de diferentes tipos de familia. Sí, es verdad que “familia” es una palabra análoga, también se dice “la familia de las estrellas”, la “familia de los árboles”, “la familia de los animales”… Pero la familia a imagen de Dios es una sola, entre hombre y mujer… El matrimonio es un sacramento grande».

Así, ha criticado «las lógicas individualistas y egoístas» por las que se guía el mundo frente al «amor de Jesús por los niños» que declara lo «sagrado e indisoluble» del puesto que ocupa la familia en el proyecto de Dios. Y ha añadido: «No es raro que pierda el sentido de la belleza y de los lazos estables, del compromiso hacia las personas, del cuidado sin condiciones, de la asunción de responsabilidad a favor del otro, de la gratuidad y del don de sí».

«Por este motivo es difícil comprender el valor de la familia, y se termina con concebirla según las mismas lógicas que privilegian al individuo en lugar de las relaciones y el bien común», ha sentenciado. Finalmente, ha reclamado a las instituciones civiles que favorezcan y hagan crecer «familias sólidas y serenas que se ocupen de la educación de los hijos y se hagan cargo de las situaciones de debilidad».

Por ejemplo, en la “Amoris laetitia” se insiste mucho en la ayuda a los novios en la preparación al matrimonio. «La familia es una aventura bella y hoy, lo digo con dolor, vemos que muchas veces se piensa en comenzar una familia, hacer un matrimonio, como si fuera una lotería. “Vamos, si va, va, si no va, borramos la cosa y empezamos otra”», anotó el Papa. Y contó, al respecto, una anécdota personal: «En Buenos Aires una señora me dijo: “Ustedes los curas son listos: para volverse curas estudian 8 años y luego, si después de algunos años la cosa no funciona, mandan una buena carta a Roma que les da el permiso de dejarlo y casarse. A nosotros nos dan un sacramento para toda la vida, con unas 3 o 4 conferencias de preparación. Esto no es justo”».

Desgraciadamente, muchas veces hay demasiada «superficialidad» en relación con el «don más grande que Dios ha dado a la humanidad: la familia, ícono de Dios», subrayó el Pontífice. Es un don, aunque la pareja en cuestión sea atea: «Puede darse que un hombre y una mujer no sean creyentes, pero si se aman y se unen en matrimonio son imagen y semejanza de Dios, aunque no crean… Es un misterio», dijo el Papa.

De cualquier manera, añadió, sirve «un catecumentato para el matrimonio»; «se necesitan hombres y mujeres que ayuden a madurar». Empezando por las cosas pequeñas, como, por ejemplo, la preparación de la fiesta de las nupcias. Y afirmó: «lo importante es amarse y recibir el sacramento, y después hagan las fiestas que quieran», pero no funciona cuando «lo secundario sustituye a lo importante».

Una válida preparación de las parejas jóvenes, además, es importante «también para la sucesiva educación de los hijos». Otro buen desafío: «No es fácil educarlos, son más listos que nosotros en el mundo virtual, saben más que nosotros… ¡Educar al sacrifico de la vida familiar no es fácil!». Sobre todo es difícil hacerlo en este tiempo de crisis, económica y social, que parece impedirle a muchos padres que «pierdan tiempo» con los hijos. «Para ganar hoy hay que tener dos trabajos. La familia no es tomada en consideración», observó Francisco, animando, una vez más, a no vivir bajo esta «cruz» y «esclavitud» del trabajo y de sus horarios excesivos, sino a privilegiar el tiempo que hay que pasar con los niños. «Jueguen con los hijos, no les digan que no molesten», exhortó el Pontífice.

«Los hijos son el don más grande», insistió. Siempre, incluso cuando «están enfermos»: «los hijos que se reciben como vengan, como Dios los mande». Pero también hay parejas que no los quieren: «Una vez me encontré con unos que se habían casado diez años antes, sin hijos. Es muy delicado, porque los hijos se quieren, pero a veces no llegan. En cambio supe que ellos no querían hijos. Pero esta gente tenía en la casa tres perros y dos gatos», contó Francisco.

En su reflexión dedicó también un poco de tiempo a la traición: «Una cosa que en la vida matrimonial ayuda mucho es la paciencia, saber esperar», porque «hay en la vida situaciones de crisis fuertes, feas, en las que también llegan tiempos de infidelidad». Además de la paciencia sirve mucho «el perdón»: «muchas mujeres (pero también a veces lo hace el hombre), en el silencio han esperado, viendo hacia otro lado, esperando que el marido volviera a la fidelidad». Esta es «la santidad que perdona todo porque ama», subrayó Francisco.

Y contó otra anécdota personal: «A mí me gusta saludar en las audiencias a las parejas que celebran su aniversario de matrimonio. Una vez había una pareja que cumplía 60 años. Hace tiempo se casaban jóvenes. Me encuentro a esta pareja y le pregunto si tiene el mismo amor. Y se miraron y tenían los ojos llenos de lágrimas. No se me olvida nunca. A veces una familia que crece no es un amor de novela, sino un verdadero amor. Estar enamorados toda la vida, con tantos problemas que hay».

«Otra cosa que pregunto en los aniversarios: ¿quién de ustedes ha tenido más paciencia? La respuesta es: los dos. A los jóvenes esposos, la pregunta es siempre: ¿se han peleado? Es importante no acabar el día sin hacer la paz. La guerra fría del día siguiente es muy peligrosa. La vida de familia es un sacrificio –concluyó el Papa–, un buen sacrificio».

Publicamos a continuación el texto entregado a los participantes en la audiencia, aunque el Papa ha improvisado su discurso, y no ha leído este texto:

Discurso del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas:

Os  doy la bienvenida y un afectuoso saludo a vosotros  y a vuestro presidente, a quien agradezco sus palabras. Este encuentro me permite conocer de cerca el Foro de la Familia, que nació hace 25 años. Reúne a más de quinientas asociaciones, y es realmente una red que destaca la belleza de la comunión y la fuerza del compartir. Es  una «familia de familias» particular, de tipo asociativo, a través de la cual experimentáis la alegría de vivir juntos y al mismo tiempo, asumís el compromiso haciendo vuestra la fatiga del bien común, que hay que construir todos los días, tanto en el ámbito del  Foro, como en el más amplio de la sociedad.

La familia, que promovéis de diversas maneras, está en el centro del plan de Dios, como demuestra toda la historia de la salvación. Por un misterioso designio divino, la complementariedad y el amor entre el hombre y la mujer los vuelven cooperadores del Creador, que les da la tarea de generar nuevas criaturas a la vida, preocupándose de su crecimiento y su educación. El  amor de Jesús por los niños, su relación filial con el Padre Celestial, su defensa del vínculo matrimonial, que declara sagrado e indisoluble, revela plenamente el lugar de la familia en el plan de Dios:  al ser la cuna de la vida y el primer lugar de la acogida y del amor, tiene un papel esencial en la vocación del hombre, y es como una ventana que se abre al misterio de Dios mismo, que es Amor en la unidad y trinidad de las Personas.

Nuestro mundo, a menudo tentado  y guiado por  lógicas individualistas y egoístas, no pocas veces pierde el significado y la belleza de los vínculos estables, del compromiso con las personas, del cuidado incondicional, de la asunción de responsabilidad en favor del prójimo, de la gratuidad y del don de uno mismo. Por esta razón, es difícil entender el valor de la familia, y se acaba por concebirla según la misma lógica que privilegia al individuo en lugar de las relaciones y del bien común. Y esto a pesar del hecho de que en los últimos años de crisis económica la familia ha representado el amortiguador social más poderoso, capaz de redistribuir los recursos según las necesidades de cada uno.

Por el contrario, el pleno reconocimiento y el apoyo adecuado a la familia deberían  ser el primer interés por parte de las instituciones civiles, llamadas a favorecer la creación y el crecimiento de familias fuertes y serenas, que se ocupen de la educación de los hijos y atiendan las situaciones de debilidad. De hecho, quien aprende a vivir relaciones auténticas dentro de la familia, será también más capaz de vivirlas en contextos más amplios, desde la escuela hasta el mundo del trabajo; y quien se ejercita en el respeto y el servicio en el hogar podrá también practicarlos mejor en la sociedad y en el mundo.

Ahora bien, el objetivo de un apoyo más fuerte a las familias y de su valorización más apropiada, debe lograrse a través de una obra incansable de sensibilización y de diálogo. Este es el compromiso del Foro desde hace veinticinco años, durante los cuales habéis llevado a cabo un gran número de iniciativas, estableciendo una relación de confianza y colaboración con las Instituciones. Os insto a que continuéis este trabajo haciéndoos promotores de propuestas que muestren la belleza de la familia, y que casi obliguen, porque son convincentes, a reconocer su importancia y preciosidad.

Os animo, por lo tanto, a dar testimonio de la alegría del amor, que ilustre en la Exhortación Apostólico Amoris laetitia, donde recogí los frutos del providencial itinerario sinodal sobre la familia recorrido por toda la Iglesia. De hecho, no hay mejor argumento que la alegría que, transparentándose desde el interior, demuestra el valor de las ideas y de las vivencias e indica el tesoro que hemos descubierto y deseamos compartir.

Movidos, pues, por esta fuerza, seréis cada vez más capaces de tomar la iniciativa. El apóstol Pablo le recuerda a Timoteo que «Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de fortaleza, caridad y prudencia» (2 Tim 1: 7). Que ese sea  el espíritu que os anime también a vosotros enseñándoos el  respeto pero también la audacia, a involucraros y buscar nuevos caminos, sin miedo. Es el estilo que pedí a toda la Iglesia desde mi primera y programática Exhortación Apostólica, cuando utilicé el término «primerear«, que sugiere la capacidad de salir con valor al encuentro de los demás, de no encerrarse en la propia comodidad, sino de buscar  los puntos convergencia con las personas, de construir puentes yendo a buscar el bien donde sea que esté (cf. Evangelii gaudium, 24). Dios es el primero que primerea con nosotros: si realmente le hemos conocido, no podemos escondernos, sino que debemos salir y actuar, utilizando nuestros talentos.

¡Gracias porque os esforzáis por hacerlo! Gracias por el esfuerzo que  hacéis, como requiere vuestro estatuto  en favor de una  «participación activa y responsable de las familias en la vida cultural, social y política» (2.1.b.), y de la «promoción de políticas familiares adecuadas que protejan y apoyen las funciones de la familia y sus derechos «(2.1.c.). Continuad, además, en  el ámbito de la escuela, fomentando una mayor participación de los padres y alentando a muchas familias a un estilo de participación. No os canséis de apoyar el crecimiento de la natalidad en Italia, sensibilizando a las instituciones y a la opinión pública sobre la importancia de dar vida a políticas y estructuras más abiertas al don de los hijos. Es una verdadera paradoja que el nacimiento de los hijos, que es la mayor inversión para un país y la primera condición de su prosperidad futura, a menudo represente para las familias una causa de pobreza, debido a la falta de apoyo que reciben o a la ineficiencia muchos servicios.

Estas y otras cuestiones deben tratarse con firmeza y caridad, demostrando  que vuestra sensibilidad acerca de la familia no se debe etiquetar de confesional para culparla – erradamente – de ser sesgada. Se basa, en cambio, en la dignidad de la persona humana y por lo tanto puede ser reconocida y compartida por todos, como sucede cuando, también en los entornos institucionales, nos referimos al “Factor familia» como elemento de evaluación política y operativa, multiplicador de la riqueza humana, económica y social

Gracias de nuevo por este encuentro. Os insto a  continuar vuestro compromiso al servicio de la familia y de la vida, e invoco la bendición de Dios y la protección de la Sagrada Familia de Nazaret para todos los miembros del Foro. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí.

Con información de Vatican Insider y la Oficina de Información de la Santa Sede.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
20 comentarios en “El Papa recuerda que «la familia es hombre-mujer y califica el aborto de «nazismo de guante blanco»
  1. En ningún momento de este discurso al Forum Famila menciona el Papa Francisco la palabra «aborto».

    Es cierto que en su discurso «improvisado» (no en el escrito, «consignado») es crítico con los exámenes que se hacen a menudo en los primeros meses del embarazo para saber si el niño viene con deformaciones o problemas y califica de homicidio («omicidio dei bambini») acabar con la vida de esos niños. En el discurso «consignado» (que es el traducido en esta página de Infovaticana) ni siquiera menciona estos casos de aborto eugenésico (que, por otra parte, creo que no son ni los más numerosos ni los más escandalosos).

    Por lo demás, me ha parecido muy bueno su discurso animando a la estabilidad del matrimonio y a tener hijos y ocuparse de ellos.

    http://w2.vatican.va/content/francesco/it/speeches/2018/june/documents/papa-francesco_20180616_forum-associazioni-familiari.html

  2. ¿Y esto lo dice ahora? ….seguramente se ha enterado de las críticas a su silencio ante lo de Irlanda y Argentina. Que saque la Amoris Laetitia y la tire a la chimenea, y llame a capítulo a James Martin y entonces, solo entonces empezarè a creerle…

  3. Espero que algunos se hayan quedado ya tranquilos de lo que piensa el papa sobre el aborto, o quizás estan buscando alguna palabra o frase que no dice exactamente lo que quieren oir ? puede ser que si dentro de un mes llame al aborto «interrupción del embarazo», vuelvan a criticarlo y a decir
    que no está en contra del aborto ?
    «A buen entededor pocas palabras» pero a mal pensante, que encima se cree muy listo, no hay ninguna capaz de penetrarle ¡¡¡

    1. Argia, una pregunta: interpreto que te parece bien que el Papa no abra la boca ante el referéndum irlandés ni ante la votación en Argentina, sino justo después (y de perderse ambos por cierto). Es así, ¿no? Vale, pues a mí no. ¿Me puede seguir pareciendo mal? Te pregunto

  4. En cuanto al uso de los términos, solo faltaría que en un discurso a asociaciones pro vida empleara lo de interrupción del embarazo…. Lo que se critica es que sea tan políticamente correcto. Yo nunca he dicho que no esté en contra del aborto, sino que no sea claro en todo momento y prefiera el aplauso fácil. Por cierto, te insisto, porque no te diste por enterado/a (a mal pensante, que encima se cree muy listo/a no hay palabra capaz de penetrarle) en que la expresión “interrupción voluntaria del embarazo” NO ES CORRECTA para referirse al aborto. Pero te dará lo mismo.

  5. Argia, ya os ha dejado tranquilos a unos cuantos, para que vayais a Dublín, porque los movimientos eclesiales estaban un poco fríos. Pero luego resulta que sus esbirros dicen y hacen otras cosas. O bien este hombre no tienen ningún poder, cosa que lo dudo o es lo que yo digo para que vayais a Dublín y sigáis tranquilitos en vuestra zona de confort.

  6. Y después de todas las «franciscadas» a cuenta de los gays (¿quién soy yo para juzgar…?, «Dios te ha hecho gay» y sobre todo, tolerar a ese siniestro P. Martin y darle relevancia en el foro de las familias en Irlanda), ¿ahora nos sale con esto, volviendo a la sana doctrina tradicional? ¿en qué quedamos? Me parece que lo que le pasa al porteño es que es bipolar.

  7. Pues yo esto tampoco lo entiendo. Si el aborto es tan grave como el nazismo, ¿cómo es posible que en las dos ocasiones en las que podría haberlo denunciado/combatido (Irlanda y Argentina), haya permanecido callado? ¿No es colaboracion por omisión? Pregunto.

  8. En ningún momento de este discurso al Forum Famila menciona el Papa Francisco la palabra «aborto».

    Es cierto que en su discurso «improvisado» (no en el escrito, «consignado») es crítico con los exámenes que se hacen a menudo en los primeros meses del embarazo para saber si el niño viene con deformaciones o problemas y califica de homicidio («omicidio dei bambini») acabar con la vida de esos niños. En el discurso «consignado» (que es el traducido en esta página de Infovaticana) ni siquiera menciona estos casos de aborto eugenésico (que, por otra parte, pienso que no son ni los más numerosos ni los más escandalosos).

    Por lo demás, me ha parecido muy bueno su discurso animando a la estabilidad del matrimonio y a tener hijos y ocuparse de ellos.

    http://w2.vatican.va/content/francesco/it/speeches/2018/june/documents/papa-francesco_20180616_forum-associazioni-familiari.html

  9. En ningún momento de este discurso al Forum Famila menciona el Papa Francisco la palabra «aborto».

    Es cierto que en su discurso «improvisado» (no en el escrito, «consignado») es crítico con los exámenes que se hacen a menudo en los primeros meses del embarazo para saber si el niño viene con deformaciones o problemas y califica de homicidio («omicidio dei bambini») acabar con la vida de esos niños. En el discurso «consignado» (que es el traducido en esta página de Infovaticana) ni siquiera menciona estos casos de aborto eugenésico (que, por otra parte, pienso que no son ni los más numerosos ni los más escandalosos).
    (En la web Vaticano – La Santa Sede pueden consultarse ambos discursos).

    Por lo demás, me ha parecido muy bueno su discurso animando a la estabilidad del matrimonio y a tener hijos y ocuparse de ellos.

  10. Como buen populista, le dice a cada uno lo que quiere oír, pero :
    (Lc. 6.43-44)
    15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
    16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
    17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.
    18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
    19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
    20 Así que, por sus frutos los conoceréis. «

  11. Es admirable con qué facilidad cambia Francisco su discurso. Podía haber hablado duro sobre el tema del aborto en Irlanda; pues no, ni una sola palabra. Podía haberse pronunciado sobre el aborto en su propia patria; nada de nada, prefirió hablar del mundial de fútbol. Ahora, de repente, cambia de discurso y actúa de manera diferente a como piensa. CINISMO PURO ELEVADO AL CUADRADO.

    1. Es que el auditorio era el Forum Familia, una organización de la que forman parte 25 asociaciones italianas pro vida. Supongo que ya conocerás el chiste de Perón, ¿no? Pues eso.

  12. Lo ha clavado.»..de guante blanco,…y de sotana blanca en su caso».
    Poco le importa la matanza nazi de seres inocentes que tendrá lugar en su Argentina. Ni apoyo les ha prestado para oponerse a semejante crimen. Se retrató.

    Hoy dice una palabrita mona y a los que pudieran albergar alguna duda se les cae la baba por semejante individuo.
    Poco recuerdan que para palabras bonitas las de la Palabra de Dios, y el Díablo no tiene problema en mencionarlas a menudo. Ya lo hizo hace tiempo durante las tentaciones de Jesús en el desierto, pero no para instruirle,que no lo necesitaba Jesús, sino para intentar confundir al mismísimo Dios que las pronunció- el colmo de la soberbia y la arrogancia,como no podía ser menos en semejante ser infernal.
    Este siervo de semejante ser no llega al nivel de su amo, pero debiera bastar el ejemplo expuesto para que algunos ingenuos e incautos cambien . La inocencia no debe conllevar ingenuidad. El incauto corre el riesgo de dejarse arrastrar en breve por el mal

  13. Ahora nos sale con esas. Aún no ha respondido por su bazofia de Amoris laetitia a quien le pidió aclaraciones, con su excepción a la prohibición de comulgar para según que adúlteros (dependiendo del discernimiento del sacerdote). «¿Quién soy yo para condenar la homosexualidad?»- dijo- y ahora nos sale con la definición católica de la familia, la prohibición del aborto (mientras trabaja activamente contra la Humanae Vita) y más historias. El tío facilita vestiduras sagradas para una profanación pública en la gala Met y, por supuesto, el padre James Martin es invitado al sínodo de la familia y ahora dice que la familia es, pues eso, la familia. Por mi parte, este mentecato sólo tiene credibilidad cuando habla en contra de la Iglesia y la doctrina tradicional de la misma. Ahí sí dice lo que siente. Cuando es al revés, defiende la familia, condena el crimen del aborto, etc…, no le doy ninguna credibilidad. No la merece.

  14. Lo siento, pero a la vista de su trayectoria, a mí también me parecen palabras impostadas.

    Las ha dicho después de que su silencio clamoroso con respecto al aborto está produciendo ya auténtica indignación, y cuando al tinglado de Dublín, la reunión mundial de familias y familios, se le empieza a ver el plumero y puede volverse en contra de todos esos prelados, el Obispo de Roma el primero, que de hecho vienen trabajando en contra de la familia. Aquí sí que hay que aplicar lo de por sus obras les conocereis; demagogia ya tenemos suficiente.

  15. «Vuestra obediencia, ha venido a ser notoria a todos y por eso me gozo de vosotros. Pero quiero que seais sabios para el bien e ingenuos para el mal» Romanos, 16: 19.
    ¿ Hay algún católico en el mundo, incluidos la gente más sencilla, que no sepa que el aborto es un asesinato en el vientre de la madre ? ¿Hay algún catolico en Irlanda o Argentina que pueda dudar sobre lo que tiene que votar sobre el aborto?. De verdad, si tiene que decirnos el Papa lo que tenemos que votar sobre este tema, es que o no somos católicos, o somos gili…… En cuanto al resto de los mortales, tampoco nadie tiene que explicarles lo que es el aborto, y si votan a favor sobre todo hoy en día con la información que tenemos por ecografias etc. es porque ni aman a Dios, ni al prójimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles