PUBLICIDAD

Woelki recuerda la Presencia Real ante un protestante que llamó ‘galleta’ a la Hostia

|

“Como católico nunca hablaría de una ‘galleta’”, fue la respuesta del Arzobispo de Colonia, Cardenal Rainer Maria Woelki, a un conocido protestante alemán, el comediante Eckart von Hirschhausen, que llamó “galleta” a la hostia consagrada y exigió recibirla porque paga el impuesto de la Iglesia Católica en Alemania, el nefasto Kirchensteuer. “Usar este concepto solo demuestra que tenemos un entendimiento muy distinto”. Y concluyó recordando que la hostia consagrada “es el Santísimo Sacramento en el que los católicos encuentran a Cristo mismo”.

Pero si la respuesta de Woelki es un bienvenido recordatorio del extraordinario milagro de la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, una verdad de fe central que parece eclipsada en todo el confuso debate sobre la intercomunión, la ‘boutade’ blasfema de Hirschhausen pone el dedo en la llaga de uno de los aspectos menos discutidos de todo el asunto.

Me refiero al hecho de que se trate de ‘cónyuges’. La razón por la que quien se confiesa luterano quiera participar de la Sagrada Eucaristía católica sigue siendo un misterio inexplicable, por más que teólogos alemanes de la talla del Cardenal Walter Kasper han tratado de elaborarlo con alambicados jesuitismos. Pero si aceptamos que un protestante pueda tener ‘hambre de eucaristía’ y aun confesar (sin, misteriosamente, convertirse al catolicismo) la doctrina católica sobre la Eucaristía y eso le haga lícito recibir la comunión, la norma debería aplicarse a cualquiera que esté en ese caso. ¿Por qué solo a los cónyuges de los fieles católicos?

Y aquí entra lo que parece ser la justificación más realista de este embrollo: el citado Kirchensteuer. Los alemanes que se confiesan fieles de una religión deben pagar a su jerarquía un impuesto no pequeño a su jerarquía, siendo el único modo de librarse la apostasía. En el caso de un matrimonio mixto que comparta patrimonio, el cónyuge luterano sentirá que está pagando el impuesto católico, y a la inversa. Y, tradicionalmente, quien paga, manda.

De esta forma, los no católicos en estos matrimonios consideran que están financiando a la Iglesia alemana y que, como ‘clientes’, tienen derecho a opinar sobre sus asuntos internos. Es una lógica absolutamente perversa, pero muy acorde con la actual ‘mentalidad de mercado’. Por su parte, para la jerarquía esto supone un incentivo peligrosamente tentador para aguar de la doctrina todo aquello que pueda molestar a su ‘clientela indirecta’ a fin de no perder una fuente de ingresos que la convierte en una de las iglesias nacionales más ricas del catolicismo universal.

El intercambio del que hablamos tuvo lugar en el Katolichentag, un encuentro de católicos de habla alemana que ha tenido lugar este año en Münster, y es significativo que las palabras blasfemas del comediante luterano fueran recibidas con una salva de aplausos por parte de los participantes, mayoritariamente católicos.

8 comentarios en “Woelki recuerda la Presencia Real ante un protestante que llamó ‘galleta’ a la Hostia
  1. Mi más caluroso aplauso para el Cardenal. Va siendo hora de ver en qué está cada uno y defenderlo. Tengo entendido que el Señor le dijo a Santo Tomás de Aquino, después de haber escrito sobre el misterio de la Transustanciación, y después de muchas horas de oración y estudio: bien has escrito Tomás y, en lo que es posible a vuestra naturaleza humana, lo has explicado adecuadamente (la frase no es textual). El ataque al misterio Eucarístico ha sido constante a través de lo siglos pero parece más recrudecido en la actualidad. Y hoy, en cierto sentido, nos debería ser más fácil creer en él porque, en lo humano, hemos entrado en otros tipos de conocimientos de física que no son los convencionales. Sin embargo el que no quiere creer, aunque vea milagros patentes no lo hará.

  2. Pues que despierten ya, Dios mío!!!
    Acaso no se dan cuenta que la idea es pisotear, humillar y si fuera posible destruir a Jesús- eucaristía???
    Y de que todo ese horror está saliendo de donde debería ser custodiado como el tesoro más grande que tenemos???
    No les duele???

  3. Creo que ya se lo escribió el cardenal Eijk a SS Francisco. El Papa quiere que se solucione este “problema” a la manera del anticristo; que todos queden contentos: «Al observar que los obispos, y sobre todo el Sucesor de San Pedro no mantienen fielmente la unidad el Depósito de la Fe contenido en la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura, No puedo menos que pensar en el artículo 675 del Catecismo de la Iglesia Católica, que dice: “Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la Tierra desvelará el misterio de iniquidad bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la vedad”»

  4. Ese señor de la “galleta”, ni siquiera debe ser luterano, porque los luteranos creen en la consustanciación, por otra parte si fuera luterano, sería una contradicción con lo que denunciaba Lutero, la simonia, comprar con dinero las indulgencias, aqui quiere comprar con dinero la Eucaristia.
    En cualquier caso es !!! PATETICO !!! Y MUY TRISTE SOBRE TODO ESOS “CATOLICOS” QUE APLAUDIAN SU GRACIA . Quiero pensar que a lo mejor no eran católicos los que aplaudian, porque en esa reunión parece que habia muchos que no lo eran, estaba hasta Merkel.

  5. Dice la secuencia, que : Es pan para los hijos de Dios, no hay que darsela a los perros,. Y qué valor puede tener ése comediante , si hasta las mulas doblaron sus patas, en respeto a la Santa Eucaristía, Mejor que agrande su repertorio de chistes el payaso comediante, que le espera mucho público a donde va

  6. Esta historia pone el dedo en la llaga.
    Me recuerda una película brasileña, una comedia (Nuestra Señora Aparecida, me parece se llama) en que un sacerdote oficia una misa de difuntos (y en latín, además) para el fallecido perro faldero de la señora rica del pueblo, la cual amenazó al cura con dejar de aportar a la Iglesia si no se satisfacía su deseo.
    A esto hemos llegado.

  7. El cardenal ha respondido con caridad. Lo que no entiendo es que si en verdad, había mayoría católica en ese encuentro, que aplaudieran ante el insulto a Jesús sacramentado. Que Dios los perdonen, porque no saben lo que hacen. Pero no puedo evitar sentir rabia porque le falten el respeto a mi Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles