PUBLICIDAD

La probable sucesora de Merkel, partidaria de la ordenación de mujeres

|

Los católicos somos hasta tal punto el muñeco de pimpampún de la modernidad, estamos tan abajo en la cadena trófica de la progresía dominante, que recibimos con desproporcionado alborozo la noticia de que ‘uno de los nuestros’ figura en alguna alta posición política de algún país occidental.

Es el caso de Annegret Kramp-Karrenbauer, que el pasado febrero fue nombrada secretaria general de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido que gobierna en coalición en Alemania y que está considerada como la ‘heredera natural’ de la canciller Angela Merkel.

Su nombramiento fue saludado casi más con alivio que alegría por los católicos europeos. Solo que, siendo alemana, las probabilidades de que fuera una católica ‘progresista’ eran demasiado altas, incluso figurando en un partido de derechas.

PUBLICIDAD

Y, bingo: Annegret Kramp-Karrenbauer, en el suplemente religioso del diario alemán Die Zeit, ha declarado que “ojalá llegue la ordenación de las mujeres”.

Kramp-Karrenbauer llega a decir que podía imaginarse a sí misma como sacerdotisa, pero que sabía que eso era imposible.

“¿Qué les falta, que no pueden recibir la ordenación? Aparte del hecho mismo de ser mujeres, nadie me puede responder a esa pregunta de forma positiva”.

La sucesora probable de Merkel recuerda que las mujeres “determinan la labor diaria de la iglesia” y que, por tanto, eso debería reflejarse en su estructura de poder. “Buena parte de lo que vemos hoy como un conjunto de normas ha evolucionado a lo largo de los siglos, moldeado por las instituciones, no por Jesús”.

Kramp-Karrenbauer no es exactamente excepcional en esto. La Iglesia alemana es un cúmulo de paradojas: es una de las más cercanas al Papa, pese a ser también una de las más heterodoxas y no exactamente ‘periférica’; es también una de las que experimentan mayor fuga de fieles y mayor crisis de ordenaciones siendo, en cambio, de las más ricas.

Esto último se explica por el Kirchensteuer, el impuesto que deben pagar ineludiblemente los fieles salvo que apostaten y que, en la riquísima Alemania, supone una verdadera fortuna. La parte ‘mala’ es que los fieles se convierten así, de algún modo, en ‘clientes’ de una empresa, que deberá contentarlos para evitar perderlos.

Esta diabólica dinámica coadyuva a que la Iglesia alemana, para contentar a unos fieles influidos por las ideologías ambientales, esté en la vanguardia de las novedades eclesiales, desde la intercomunión a la interpretación laxa del Capítulo 8 de Amoris Laetitia, pasando por la demanda de la abolición del celibato, una cuestión que se planteará sin duda el próximo Sínodo de la Amazonia.

4 thoughts on “La probable sucesora de Merkel, partidaria de la ordenación de mujeres
  1. Cuando ya no hay verdadera fe en Jesucristo y su Obra, cualquier cosa es posible.
    Alemania, como nación hace mucho tiempo que ha apostatado de Jesucristo.
    Ahora recogen frutos agrios, bien alejados de los frutos que da la acción y presencia del Espíritu Santo de Dios.
    Cuando estén bien adentro del barro, y no puedan salir de él, quizás entonces levantarán la cabeza en busca del Único que puede redimirnos.

  2. Pues si no llega la tal Annegret, se van a sacar de la manga, a otra Annegret, el caso es fregar a la Iglesia, a como dé lugar, !áh! , y rapidito, porque hay prisa

  3. Estamos hasta las narices de dirigentes “católicos” como para no sentir terror ante una más, como es el caso. Recordemos a la impresentable Pelosi y al no menos impresentable Kerry, que mandaban mucho o al menos eso nos decían. El único que se ve bueno es el actual vicepresidente que ha hecho algunas cosas buenas. El resto de los dirigentes “católicos” mejor que no. Con amigos como esos, la Iglesia no necesita enemigos.

    Echenique

    Tiene razón, las mujeres fueron muy importantes en la predicación de Jesucristo, podía haber nombrado apóstol a alguna, que las había con indudables méritos. Sus razones tendría y no vamos a enmendarle la plana, digo yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles