PUBLICIDAD

‘¡El sello del Bautismo no se borra nunca!’

|

En la audiencia general de este miércoles, el Papa Francisco ha recordado que “la Iglesia nos ha regenerado a la vida eterna en el Bautismo”. “¡Renacidos hijos de Dios, lo somos por siempre! El bautismo no se repite, porque imprime un sello espiritual indeleble“, ha asegurado.

En la audiencia general que ha tenido lugar este miércoles en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha dedicado la catequesis al Bautismo: “La regeneración”, (Carta de San Pablo a los Romanos 6,3-4).

Tras resumir su discurso en diversas lenguas, el Santo Padre ha saludado en particular a los grupos de fieles presentes procedentes de todo el mundo. La audiencia general ha terminado con el canto del Pater Noster y la bendición apostólica.

A continuación, la catequesis del Papa: 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

La catequesis sobre el sacramento del bautismo nos lleva a hablar hoy del lavacro santo acompañado de la invocación a la Santísima Trinidad,  o sea el rito central, que, propiamente “bautiza” – es decir, inmerge – en el misterio pascual de Cristo (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1239). San Pablo recuerda a los cristianos de Roma el significado de este gesto, preguntando en primer lugar: “¿Es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte?” Y luego responde: “Fuimos, pues, con Él sepultados por el bautismo en la muerte a fin de que al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos… así también nosotros vivamos una vida nueva” (Rom 6: 3-4). El Bautismo nos abre la puerta a una vida de resurrección, no a una vida mundana. Una vida según Jesús.

¡La pila bautismal es el lugar donde participamos de la Pascua de Cristo! El hombre viejo es sepultado, con sus pasiones engañosas (véase Efesios 4:22), para que renazca una criatura nueva. En efecto las cosas viejas han pasado y han nacido otras nuevas (véase 2 Cor 5, 17). En las “catequesis” atribuidas a San Cirilo de Jerusalén se explica así a los recién bautizados, lo que les ha sucedido en el agua del bautismo. Es hermosa esta explicación de San Cirilo: “Nacéis y morís en el mismo instante y la misma onda saludable se convierte para vosotros en sepulcro y madre ” (n. 20, Mistagógica 2, 4-6: PG 33, 1079 – 1082). El renacimiento del hombre nuevo requiere que se convierta en polvo el hombre corrompido por el pecado. Efectivamente, las imágenes de la tumba y del seno referidas a la pila, son muy eficaces para expresar la grandiosidad de lo que sucede a través de los sencillos gestos del Bautismo. Me gusta citar la inscripción que se encuentra en el antiguo Baptisterio romano de Letrán, donde se lee, en latín, esta frase atribuida a Sixto III: “La Iglesia Madre da a luz virginalmente mediante el agua a los hijos que concibe por el soplo de Dios. Cuántos habéis renacido de esta fuente, esperad el reino de los cielos”. [1] Es bello: la Iglesia que nos da a luz, la Iglesia que es seno, es madre nuestra por medio del Bautismo.

Si nuestros padres nos generaron a la vida terrena, la Iglesia nos ha regenerado a la vida eterna en el Bautismo. Nos hemos convertido en hijos en su Hijo Jesús (véase Rom 8:15, Gal 4: 5-7). También sobre cada uno de nosotros, renacidos del agua y del Espíritu Santo, nuestro Padre Celestial hace resonar con amor infinito su voz que dice: “Tú eres mi hijo amado” (Mt. 3,17). Esta voz paternal, imperceptible para el oído pero bien audible desde el corazón de aquellos que creen, nos acompaña a lo largo de la vida, sin abandonarnos nunca. Durante toda la vida el Padre nos dice: “Tú eres mi hijo, el amado; tu eres mi hija, la amada”. Dios nos ama tanto, como un Padre y no nos deja solos. Esto desde el momento del Bautismo. ¡Renacidos hijos de Dios, lo somos por siempre! El bautismo no se repite, porque imprime un sello espiritual indeleble: “Este sello no es borrado por ningún pecado, aunque el pecado impida al Bautismo dar frutos de salvación ” (CIC, 1272). ¡El sello del Bautismo no se borra nunca! “Padre, pero si una persona se vuelve un malhechor, de los más famosos, de esos que matan a la gente, que hace injusticias, ¿el sello se borra?”. No. Para vergüenza suya, hace estas cosas ese hombre que es hijo de Dios; pero el sello no se borra. Y sigue siendo hijo de Dios, que va contra Dios pero Dios no reniega nunca a sus hijos. ¿Habéis entendido esto último? Dios no reniega nunca a sus hijos. ¿Lo repetimos todos juntos? “Dios no reniega nunca a sus hijos”. Más fuerte, que o yo soy sordo o no lo he entendido: (lo repiten más fuerte). “Dios no reniega nunca a sus hijos”. Vale, así está bien.

Incorporados a Cristo a través del Bautismo, los bautizados son, pues, conformados a Él, “el primogénito de muchos hermanos” (Rom 8:29). Mediante la acción del Espíritu Santo, el Bautismo purifica, santifica, justifica, para formar en Cristo, de muchos, un solo cuerpo (1 Co 6:11, 12, 13). Lo expresa la unción crismal “que es un signo del sacerdocio real de los bautizados y de su agregación a la comunidad del pueblo de Dios” (Rito del bautismo de niños, Introducción, n. 18, 3). Por lo tanto, el sacerdote unge con el santo crisma la cabeza de todo bautizado, después de pronunciar estas palabras que explican el significado: “Dios mismo os consagra con el crisma de la salvación  con el Crisma de la salvación para que entréis a formar parte de su pueblo y seáis para siempre miembros de Cristo, sacerdote, profeta y rey. “(ibíd., 71).

Hermanos y hermanas, la vocación cristiana estriba en esto: vivir unidos a Cristo en la santa Iglesia, partícipes de la misma consagración para llevar a cabo la misma misión, en este mundo, dando frutos que duren para siempre. En efecto, inspirado por el único  Espíritu, todo el Pueblo de Dios participa de las funciones de Jesucristo, “Sacerdote, Rey  y Profeta”, y tiene las responsabilidades de misión y servicio que se derivan de ellas (cf. CCC, 783-786). ¿Qué significa participar en el sacerdocio real y profético de Cristo? Significa hacer de sí mismo una oferta agradable a Dios (cf. Rm 12,1), dando testimonio a través de una vida de fe y de caridad (cf. Lumen Gentium, 12), poniéndola al servicio de los demás, siguiendo el ejemplo del Señor Jesús (ver Mt 20: 25-28; Jn 13: 13-17). Gracias.

_____________________________________

[1] «Virgineo fetu genitrix Ecclesia natos / quos spirante Deo concipit amne parit. / Caelorum regnum sperate hoc fuente renati ».

PUBLICIDAD

 

Saludos en las diversas lenguas

Saludos en francés

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua francesa, en particular a los fieles de Canadá y de Francia. Hermanos y hermanas, recordemos  cada día nuestra vocación bautismal haciendo de nuestra vida una oferta agradable a Dios y poniéndola al servicio de los demás. ¡Que Dios os bendiga!

Saludos en inglés

Saludo a los peregrinos de habla inglesa presentes en la audiencia de hoy, especialmente a los que proceden de Inglaterra, Finlandia, Indonesia, Filipinas, Canadá y Estados Unidos de América. Dirijo un saludo particular a los “pequeños agricultores” llegados a Italia de varios países, con gratitud por su contribución a la nutrición de todos en nuestro mundo. En la alegría de Cristo Resucitado, invoco sobre vosotros y sobre vuestras familias el amor misericordioso de Dios nuestro Padre. ¡Qué el Señor os bendiga!

Saludos en alemán

Me complace recibir a los peregrinos de habla alemana. Saludo en particular a los Caballeros del Santo Sepulcro de la Sección de Santa Hildegarda y a las Monjas del Divino Redentor que celebran 25 años de profesión religiosa. En cuanto bautizados somos regenerados a una nueva vida nueva en Cristo y llamados a continuar su misión, llevando su amor y su evangelio a nuestros prójimos. Os bendigo a todos de todo corazón.

Saludos en español

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. En este tiempo pascual, los invito a considerar la grandeza de la vocación cristiana que recibimos en el bautismo, y vivirla unidos a Cristo en la Iglesia, de modo que pueda dar frutos abundantes en una vida de fe y de caridad, al servicio de los hermanos. Muchas gracias.

Saludos en portugués

Queridos peregrinos de lengua portuguesa, ¡bienvenidos! Saludo cordialmente a los varios grupos parroquiales, a los Misioneros Redentoristas y a la Familia Franciscana del Brasil, así como a los que pertenecen al “Instituto para o Desenvolvimento Social”, de Lisboa. ¡Qué este peregrinaje consolide en vuestros corazones el sentir y el vivir con la Iglesia, perseverando en la oración cotidiana del Rosario! Así os podréis encontrar cada día con la Virgen Madre, aprendiendo de Ella a colaborar plenamente con los planes de salvación que Dios tiene para cada uno. ¡Que el Señor os bendiga así como a vuestros familiares!

Saludos en árabe

Dirijo una cordial bienvenida a los peregrinos de lengua árabe, ¡en particular a los que proceden de Oriente Medio! Queridos hermanos y hermanas, el mes de mayo está dedicado a la Virgen; os invito a cultivar la devoción a la Madre de Dios con la oración cotidiana del Rosario, rezando en particular por la paz en Siria y en el mundo entero. ¡Qué el Señor os bendiga!

Saludos en polaco

Saludo cordialmente a los peregrinos polacos. Queridos hermanos y hermanas, ayer la Iglesia en Polonia celebró la solemnidad de vuestro patrón San Estanislao, obispo y mártir. Él dio la vida como defensor del Evangelio, de los valores morales y de la dignidad de cada hombre. Que su heroico ejemplo sea para todos vosotros guía en vuestra cotidianidad, en la vida personal, familiar y social. Que su intercesión os sostenga en  las sendas de la verdad y del amor. ¡Qué Dios os bendiga!

Saludos en italiano

Dirijo una cordial bienvenida a los peregrinos de lengua italiana.

Me complace recibir a las participantes en los Capítulos Generales de la Hermanas de Nuestra Señora de la Merced, de las Misioneras Hijas del Calvario, de las Hermanas Franciscanas Misioneras del Niño Jesús y de las Hermanas Franciscanas Siervas de María. Animo a todas a ser fieles a Cristo para que, siguiendo el ejemplo de María Santísima, podáis hacer que resplandezca la alegría del Evangelio.

Saludo a la Comunidad de Borgo Ragazzi Don Bosco de Roma, a las parroquias, en particular a las de Salerno y de Preturo di Montoro, a la Asociación Laicos Amor misericordioso, a los jóvenes de Civitanova Marche y a los grupos de estudiantes, en particular a los de Florencia y de Gioia del Colle.

Un pensamiento especial para los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados. Estamos en el mes de mayo, tiempo dedicado a la Bienaventurada Virgen María. Cultivad la devoción a la Virgen, con la oración cotidiana del Rosario, para que como la Madre de Dios, acogiendo a los misterios de Cristo en vuestra vida, seáis cada vez más un don de amor para todos. ¡Gracias!

9 comentarios en “‘¡El sello del Bautismo no se borra nunca!’
  1. De acuerdo con Ud. Echenique, además Cristo hablaba de hacerlo todo nuevo, y no de regenerar nada.
    El Bautismo cristiano es un nuevo nacimiento a la vida intratrinitaria, como gracia que se nos da por la muerte y resurrección de Jesucristo. Adán y Eva, antes de pecar, no eran hijos de Dios. Nosotros, somos en Cristo hechos hijos en el Hijo y como le dijo Jesús a Nicodemo, nacemos de nuevo a una vida sobrenatural que por el pecado habíamos perdido por completo.

  2. Mejor dicho, por el Bautismo, entramos a ser partícipes de la vida intratrinitaria que se nos obsequia. Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo hacen morada en el bautizado, que queda hecho hijo en el único Hijo de Dios, Jesucristo.

  3. Dorli, no reciba si ignorancia. Textos neotestamentarios hablan de regeneración y los partes de la iglesia también se llenan la boca de esta expresión. Newman mismo en el anglicanismo tuvo uno de sus choque respecto a que se ordenasen obispos que negaban la regeneración bautismal.
    La regeneración refiere a la nueva creación, al cambio sustancial, al regreso a la situación primera del hombre, a la generación en el Hijo.

  4. Regenerar es un generar de nuevo algo que en su dia ya fue generado.
    Sólo somos hechos hijos en el Hijo unigénito de Dios Padre, encarnado en María Inmaculada, sufriente, crucificado y muerto y resucitado al tercer dia, ascendido por su propio poder a la derecha de Dios Padre. El Baustismo cristiano como todo sacramento es fruto de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, por lo tanto, ese ser hechos hijos en el Hijo no es regeneración, sino una Novedad, a la que, sin Cristo, nadie tiene acceso, ni antes, ni durante, ni después. Nacemos a la vida intratrinitaria como Gracia que se nos da por los méritos infinitos del Señor.

  5. Disculpen mi falta de ignorancia. Hace poco, cuando un niño le preguntó si su padre ateo estaba en el cielo, el papa le respondió, entre otras cosas que Dios no abandona a sus hijos si son buenos; es decir, este señor era hijo de Dios, según el papa, aunque fuese ateo, era hijo de Dios. En un video de enero de 2016 el papa dijo que aunque seamos de diferentes religiones hay una certeza “que todos somos hijos de Dios”. Ahora el papa dice, como lo hemos creído siempre los católicos, ahora dice que nos hacemos hijos de Dios por el bautismo. entonces, si es así, No todos somos hijos de Dios. Creo que hay una seria contradicción, cuando conviene todos los seres humanos son hijos de Dios, pero ahora solo los bautizados. O todos somos hijos de Dios o solamente los bautizados. ¿o será que dependiendo del auditorio se dice lo que la gente quiere escuchar? La verdad es una. el papa debería aclararse y definirse

  6. Dorli, 1Pe 3:

    “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo quien, por su gran misericordia, mediante la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva”

  7. No soy teologo pero por mi experiencia personal diria que Dios hace nuevas todas las cosas, no es una regeneracion. Las traducciones biblicas a veces no son del todo exactas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles