PUBLICIDAD

La historia nunca escrita del Concilio Vaticano II

|

La editorial Homo Legens publica la obra del historiador Roberto de Mattei Concilio Vaticano II. Una historia nunca escrita. Un libro que ayuda a comprender la situación actual de la Iglesia a través de la reconstrucción de uno de los episodios más relevantes de su historia. Puede adquirirlo ya en la tienda de InfoVaticana.

El largo cortejo de los Padres Conciliares salió de la Puerta de Bronce, atravesó en línea oblicua la Plaza de San Pedro, subió la escalera y avanzó lentamente hacia el interior de la Basílica. Al frente, los superiores de las órdenes religiosas, los Abades generales y los prelados nullius; a continuación, los Obispos, los Arzobispos, los Patriarcas, los Cardenales, y, por último, en silla gestatoria, y entre los aplausos de la multitud, Juan XXIII. Mientras el cortejo de los Padres avanzaba solemnemente, los cantores entonaban el Credo y después el Magnificat. Todos los Padres, al entrar en la iglesia, se quitaban la mitra blanca, proseguían en dirección al altar central, se inclinaban ante la Cruz, en un breve gesto de homenaje, y tomaban su puesto. El cortejo era largo, casi cuatro kilómetros: participaban cerca de tres mil dignatarios de la Iglesia.”

Así describe el historiador italiano Roberto de Mattei en el libro Concilio Vaticano II. Una historia nunca escrita el comienzo del acontecimiento más importante del siglo XX para la Iglesia Católica. Iniciado por Juan XXIII en octubre de 1962 y clausurado en diciembre de 1965 por Pablo VI, este concilio ecuménico marcó un cambio profundo en la vida de la Iglesia.

                Comprar aquí                 

La historia del Concilio Vaticano II, sin embargo, “está por ser escrita o, al menos, por ser completada”, como afirma De Mattei en la introducción de su obra que presenta ahora la editorial Homo Legens. El autor reconstruye históricamente este acontecimiento, que no finalizó con su solemne sesión de clausura, sino que, por el contrario, prosiguió en los años posteriores con su aplicación y recepción.

Tras el Concilio Vaticano II se abrió una viva discusión interpretativa en el seno de la Iglesia, en la que se enfrentaron dos escuelas: la que proponía una hermenéutica de la continuidad -una lectura del concilio a la luz de la tradición de la Iglesia- cuyo máximo exponente fue Joseph Ratzinger y, por otro lado, la conocida como “Escuela de Bolonia”, que defiende que el concilio produce una ruptura de la Iglesia Católica con su historia y su tradición, dando paso a una “nueva Iglesia”.

De Mattei ofrece una historia “nunca escrita” de un concilio que prometía ser un nuevo “Pentecostés” para la Iglesia y que, sin embargo, dio paso a un periodo de crisis y dificultades, especialmente en los ámbitos doctrinal y litúrgico.

“Mi libro nace de un profundo amor a la Iglesia, a su magisterio y a sus instituciones, “in primis” al papado”, explica el autor en un artículo en el que subraya que “no hay mejor modo de expresar la propia adhesión al Papa y a la Iglesia que el de servir, en todos los campos, a la verdad”. “No debemos, pues, temer decir la verdad sobre el Concilio Vaticano II”, añade este historiador.

Concilio Vaticano II. Una historia nunca escrita acerca al lector a los acontecimientos iniciados en Roma hace sesenta años, a sus raíces y consecuencias, a través de la información recogida en documentos de archivos, diarios, correspondencia y testimonios de muchos de sus protagonistas. Profundizar en estos hechos es imprescindible para poder comprender la situación en la que se encuentra hoy la Iglesia, seis décadas después de la apertura de un Concilio que nunca llegó a cerrarse del todo.

PUBLICIDAD

4 comentarios en “La historia nunca escrita del Concilio Vaticano II
  1. La falta de una condena al comunismo de forma contundente, profunda y teológica propició que “el humo de satanás” influenciara en la Iglesia intentando cambiar su tradicional y milenaria Doctrina, cada vez con mas vehemencia y descaro con este papado, tanto el blanco como el negro Sosa.

  2. Mis referencias más sólidas sobre el Sacrosanto Concilio Vaticano II, son participantes directos del mismo: San Juan Pablo II, San Juan XXIII, Beato Pablo VI, Benedicto XVI, el Cardenal Alfredo Ottaviani y uno de los mejores filósofos católicos de todos los tiempos: Julián Marías.

    De los no participantes directos se pueden mencionar varios de reconocida solvencia, por ejemplo, José María Iraburu.

  3. “El Rin desemboca en el Tiber” de Ralph Wiltgen es también una muy buena obra para leer sobre el tema. Escrita por alguien que participó en el CVII y las fuentes son directas de los mismo documentos preparatorios sobre los que “dialogaban” los obispos del CVII y de las “conferencias de prensa” que se daban en distintos lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles