PUBLICIDAD

Carta abierta a Cáritas: ‘Solicito mi baja con dolor de corazón y esperando que recapaciten’

|

Una socia de Cáritas denuncia el apoyo de la institución en Cataluña al manifiesto “El catalán, lengua común” de la Plataforma per la Llengua en el que se afirma que el catalán debe ser la lengua vehicular de la enseñanza y pide que se tramite su baja. 

Estimada Doña Natalia Peiró, Secretaria General de Cáritas Española,

Soy socia de Cáritas desde hace varios años. Me di de alta en la asociación cuando pusieron en marcha un programa para paliar los efectos de la crisis económica entre las personas más desfavorecidas. Tras años apadrinando niños en un país de Iberoamérica, supe que la ONG que lo auspiciaba era un ente corrupto. Fui de las últimas en darme de baja, porque prefería creer que, al menos, algo de lo que aportaba llegaría a los niños. Recalé en Caritas pensando que la motivación religiosa daba a sus voluntarios y a sus directivos un bagaje de fortaleza y dedicación.

Muy a mi pesar hoy le pido que tramite mi baja. No lo hago por motivos económicos, puedo seguir pagando los 10 euros mensuales, pero no quiero ni debo apoyar a quien da alimento al que lo necesita, pero quiere privar a los niños de algo tan importante como es recibir la mejor educación, a una institución que se aprovecha de la necesidad de integración del colectivo de inmigrantes para dirigirlos hacia una ideología determinada.

Ayer leí el manifiesto de la organización nacionalista Plataforma per la Llengua, que Cáritas ha suscrito, en el que se afirma que el catalán debe ser la lengua vehicular de la enseñanza. Apoyan ustedes a quienes defienden que el español sea eliminado como lengua de instrucción en Cataluña. Defienden ustedes, por lo tanto, que se discrimine a los niños de lengua materna español, que no pueden disfrutar del beneficio de estudiar en su propio idioma, mientras los niños catalanohablantes sí gozan de lo que en esa parte de España se ha convertido en un privilegio, ahora también con el beneplácito de Cáritas. La Iglesia Católica, que durante siglos se esforzó en llevar la alfabetización en lengua materna a todos los rincones del mundo, aplaude que en España unos niños no puedan estudiar en la suya habiendo recursos para hacerlo.

Desconozco si se han dejado ustedes llevar por el ambiente viciado que se respira en los lugares donde el nacionalismo se hace endémico, o si algún beneficio recibido o por recibir les ha ofuscado, pero resulta incomprensible y triste que una institución cuyo nombre significa caridad, amor y bondad, no solo discrimine y perjudique a estos niños, sino que desprecie a toda la comunidad hispanohablante, y utilice la necesidad de integración de los inmigrantes en beneficio de los intereses políticos de un sector. Díganme sino cómo debo interpretar que en el manifiesto que ustedes apoyan se diga que: el catalán es sinónimo de cohesión, es la lengua que nos une, es la lengua de arraigo, el idioma con el que queremos construir la sociedad, usándolo se es reconocido como propio del lugar y se participa en la construcción del país.

Una institución unida a la Iglesia Católica, religión que ensalza el valor de la persona como ser individual y libre, no debe utilizar estas expresiones propias de personas de ideología totalitaria, que quieren construir una sociedad al margen de los deseos e intereses de las personas.

Por todo lo expuesto solicito mi baja a partir del día de hoy. Les aseguro que lo hago con dolor de corazón y esperando que recapaciten, por el bien de las personas a las que ayudan, por el bien de sus 85.000 voluntarios, y de las personas que comprobamos cómo cada vez nos quedan menos entidades en las que confiar.

Gloria Lago. Presidente de Hablamos Español y de Galicia Bilingüe

1 comentarios en “Carta abierta a Cáritas: ‘Solicito mi baja con dolor de corazón y esperando que recapaciten’
  1. Cáritas no está para esto sino para ayudar, como institución de la Iglesia, a los pobres por amor a Cristo. Si no lo hace por amor a Dios, sólo es una ONG, que es lo que quieren algunos de sus directivos y componentes. Y es triste y para retirarle el apoyo si lo que hace es apuntarse a estas cosas. Y no sólo Cáritas, en Cataluña parece que todo se confunde (¿siguen presumiendo de sentido común, como hace años? cada vez demuestra menos). ¿Qué tiene que ver una universidad, que debería ser señera de universalidad, en esto? ¿Y qué un club deportivo, se juega en «idioma» o con los pies, y pensar también lo hacen sus seguidores con los pies? ¿Y los sindicatos? ¿Están para hablar griego o japonés o para defender honestamente a sus trabajadores?. ?Cataluña está enferama? Pues un grupo grande de catalanes lo están y los afiliados a diversas organizaciones, que pagan cuotas o entradas para ver espectáculos , también. Pero quizá lo más grave es, efectivamente, Cáritas como abanderada de Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles