PUBLICIDAD

El Papa rechaza por tercera vez la renuncia del obispo Juan Barros

|

De los muchos enigmas que rodean al Papa Francisco, uno de los más desconcertante es el que se refiere a su empecinamiento en nombrar, primero, obispo de Osorno a Juan Barros y, luego, en mantenerlo pese a la opinión en contra de la mayoría de sus colegas en Chile, del abrumador rechazo de los fieles de la diócesis y de la protesta multitudinaria de las víctimas de abusos clericales.

Y ahora hemos sabido por la prensa chilena de un agente más que le pide al Papa en vano que destituya a Barros: el propio Barros. El obispo de Osorno, leemos en el diario chileno La Tercera, habría presentado la renuncia a Su Santidad tres veces, para verla rechazada las tres veces.

Barros es uno de los que fueran en su día ‘protegidos’ del popular sacerdote Fernando Karadima, que fuera acusado, hallado culpable y condenado por abusos sexuales a menores. Las sospechas de connivencia, sino complicidad, de Barros en las actividades ilícitas de Karadima, a cuyo círculo íntimo pertenecían, movieron a una mayoría de obispos chilenos a desaconsejar al Papa su nombramiento para presidir la diócesis de Osorno.

El Papa hizo caso omiso a la recomendación de la Conferencia Episcopal Chilena y llevó a cabo el nombramiento, supuestamente por recomendación de uno de sus hombres de confianza, miembro chileno del consejo de cardenales conocido como C9, que actúa a modo de ‘consejo privado’ de Francisco, Francisco Javier Errázuriz Ossa.

En su reciente visita a Chile y Perú, Francisco se enfrentó por primera vez a protestas públicas por su presunto desprecio a las víctimas de abusos, a quienes en aquella ocasión llegó a calificar de ‘calumniadores’ en el coloquio con los periodistas en el avión en su viaje de vuelta.

El Papa defendió entonces su decisión de mantener a Barros en su puesto alegando que ninguna de las víctimas se había dirigido a él con acusaciones concretas, pero poco después estallaba el confuso escándalo de la carta. Una de las víctimas de Karadima, hoy ya adulto, había escrito una carta detallando los abusos de los que, asegura, Barros fue testigo presencial y aquiescente, dirigida a la comisión formada por el propio Francisco al inicio de su pontificado para tratar con las víctimas, con el ruego de hacerla llegar a Su Santidad.

La cabeza de dicha comisión, el Cardenal O’Malley, admite no solo haberla recibido y leído, sino también haberla entregado en mano al propio Francisco que, a su vez, niega haberla recibido.
La confusión no ha llegado a aclararse, y el asunto parece oscurecerse aún más con la nueva revelación de las tres renuncias de Barros.

El pasado 20 de marzo, el enviado del Papa para investigar la situación de los abusos clericales en Chile, el arzobispo maltés Charles Scicluna, llegaba al Vaticano con su informe y un documento inesperado: una carta de renuncia de Juan Barros. Esta vez la presentaba en un tono más firme, al parecer, y con carácter irrevocable, sospechándose que en las dos anteriores se había tratado de un mero gesto prácticamente obligado por las circunstancias.

Pero tampoco esta vez ha estado Francisco dispuesto a aceptar la dimisión del polémico obispo, lo que ha llevado a Juan Carlos Claret, portavoz de la Agrupación de Laicos de Osorno, a declarar al diario chileno La Nación: “Esto demuestra que en último término todo lo que estamos viviendo pudo haber sido evitado, porque si el obispo Juan Barros en conciencia, a pesar de todo el daño que ha causado, ha querido ponerle punto final, y el Papa no se lo acepta, la responsabilidad por tanto no radica en Juan Barros”.

16 comentarios en “El Papa rechaza por tercera vez la renuncia del obispo Juan Barros
  1. Otra vez el periodista light con el mismo tema. ¿No será que le faltan conocimientos de los hechos? ¿No cabe ni remotamente que sin ACCESO a la totalidad de las pruebas el Santo Padre este actuando con prudencia? Por favor, alguna vez hay que estudiar los temas en serio

  2. El núcleo del problema es una cuestión de hecho:
    – si Barros, discípulo de Karadima u sujeto a la autoridad del mismo, supo en su día de los crímenes de éste (abusos a menores) y si con su silencio de alguna manera los consintió (“qui tacet placet”) o al menos los encubrió.

    Yo ignoro si esta acusación es cierta o no:
    – por una parte tenemos la afirmación rotunda de una de las víctimas de Karadima
    – por otra parte, la negación no menos rotunda del propio Barros

    Tengamos en cuenta unas precisiones:
    1º No se acusa a Barros de abuso a menores, sino de pasividad ante los abusos de Karadima
    2º No se trataría de complicidad pues no habría tenido una participación positiva en los hechos.
    3º Tampoco sería propiamente “connivencia” puesto que Karadima era superior de Barros (hay que deshacer un posible malentendido; aunque Karadima era sacerdote y “ahora” Barros es obispo, “entonces” no era sino un subordinado, por lo que su caso no puede equipararse totalmente con el de otros obispos)

  3. Otra vez Ricardo Blaine defendiendo lo indefendible e insultando a los demás, como calificando de light a un periodista que se ha acreditado más que de sobra con su trabajo.

  4. Seguramente Barros sabrá antecedentes de Francisco, que vamos conociendo con detalle, como el informe desfavorable de Kolvenbach a su nombramiento de obispo, que lo podrían poner en serios apuros. Sugiero otra entrada de Carlos Esteban sobre el caso Capozzi, el de las bacanales drogatas gays en su apartamento de lujo vaticano, sostenido por el ya caído Coccopalmerio a los 80, edad récord. ¿ Quienes asistían a esas bacanales ? ¿ había presencia de menores, como más de una información ha dado a entender ? ¿ Porqué no se juzga a Capozzi y demás eclesiásticos del lobby gay, tan poderoso en el vaticano francisquita y al que no se le hace frente sino, al contrario, se le protege ?

  5. Barros, Capella, Capozzi : Tres bombas que le pueden explotar a Francisco en su cara, pero como goza de la protección de los scálfaris laticistas para demoler la Iglesia, pues no pasa nada, de momento, porque va a ir a más.

  6. Me parece que, lamentablemente, el Papa Francisco está acumulando malos antecedentes con respecto a este tema. Son demasiadas casualidades.
    Recemos por el Papa Francisco para que se abra a la iluminación del Espíritu Santo.

  7. Verdaderamente no se comprende. Si varias víctimas del ex-párroco Karadima, acusan al obispo Barros de presenciar y encubrir todo, aunque él se proclama inocente, lo que la prudencia obliga es a hacer exactamente lo contrario, es decir, a no darle un nombramiento para no escandalizar a los católicos chilenos, ni a las víctimas. No hay que olvidar que Francisco le nombra obispo de Osorno el 15 de enero de 2015 y las denuncias por abusos contra Karadima se dan a conocer en 2010. El proceso civil que inicialmente se archivó y que fue reabierto gracias al proceso canónico paralelo que finalizó en enero de 2011, le encontró culpable de los referidos abusos con violencia y abuso de la potestad eclesiástica, culpabilidad confirmada por la Santa Sede en junio de 2011, tras la última apelación de Karadima, suspendido de por vida, como se le lee en Wikipedia. El obispo, sea inocente o no, se encuentra en una situación denigrante y sería un acto de caridad admitirle la dimisión.

  8. Que se vaya de una vez por incompetencia manifiesta en las finanzas vaticanas y en la pederastia, multiplicada por fomento de la homosexualidad. Para lo que sí tiene gran competencia es para demoler la doctrina, la moral y la Iglesia.

  9. Echenique has entrado de nuevo en tu zona de delirio. “Esta mañana, a sugerencia del Promotor de Justicia, el Juez Instructor del Tribunal Estatal de la Ciudad del Vaticano emitió una orden para el arresto de Mons. Carlo Alberto Capella. La provisión fue hecha por la Gendarmería del Vaticano”.Parece mentira que un abogado – supuestamente – no sepa que los procesos requieren tiempo. Sigues insultando cuando hay hechos concretos de combatir a la pedarastía. ¿Lo hizo alguno de los papas anteriores? Esto ultimo no implica un juicio de valor.

  10. Isaac ….

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja
    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja
    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

  11. recuerdo que sin ACCSESO a pruebas Francisco misericordió a un obispso de no digamos dónde, este obispo buscó por todos loe medios hablar con Francisco, sin éxito. El obispo que nombraron en reemplazo de éste llegó a destruir todo lo que el misericordiado había hecho, al punto de negarse a ordenar a un grupo de diáconos simplemente porque no estaban indoctrinados en la Teología de la Liberación. Hoy día esos diáconos siguen siendo diáconos, es decir, de transitorios se conviertieron en permanentes por el prejuicio del obispo bergoglioano. ¿Y ahora hay quien tiene el descaro de decir que Francisco está actuando con prudencia en el caso de Barros? ¿Cómo es que no tiene los c.o.j.o.n.e.s de hacer lo mismo que hizo con el obispo que acabo de aludir? De paso, ese obispo murió sin ver justicia.

  12. Esta es una sarta de errores (al menos).
    1. Es mentira que a través de Mons. Scicluna, u otro emisario o vía, Monseñor Barros hubiere presentado -por tercera vez- su renuncia al Papa.
    2. El propio aludido monseñor Barros lo dejó en claro ante la prensa en declaraciones emitidas por canales de televisión abierta de Chile (Megavisión, Chilevisión, Canal13, TVN).
    3. Por tanto, miente Infovaticana al afirmar que “El Papa rechaza por tercera vez la renuncia del obispo Juan Barros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles