PUBLICIDAD

¿Tolerancia Cero?

|

La noticia del día, en sentido estricto, periodístico, es la detención hoy de Carlo Alberto Capella, el ‘número tres’ de la Nunciatura de Estados Unidos en Washington, que ha sido detenido por posesión de pornografía infantil por orden de un juez instructor vaticano.

Pero lo realmente noticioso -lo escandaloso, si lo prefieren- es que Capella anduviera en libertad por la Ciudad Eterna hasta ahora, un mes después de que las autoridades norteamericanas solicitasen -y viesen rechazada- la extradición del acusado al Estado Vaticano, que previamente había llamado a Roma a Capella para librarle de la justicia estadounidense.

Previamente, la judicatura americana había pedido al Vaticano que despojase a Capella de su inmunidad diplomática, a lo que también se negaron en Roma. El delito del que es reo Capella está previsto, por lo demás, tanto en la legislación norteamericana como en la vaticana.

En su momento no se dieron explicaciones sobre una actitud que choca tan frontalmente, no ya con la supuesta política de ‘tolerancia cero’ en estas cuestiones abanderada a bombo y platillo por Su Santidad al inicio de su mandato, sino con la justicia más elemental e incluso las normas de cortesía diplomática entre dos Estados amigos.

Tampoco ahora sabemos por qué Capella estaba libre, casi un año después de las graves acusaciones, doblemente graves en un sentido no meramente penal, sino por su condición de sacerdote y representante de la Santa Sede.

¿Qué razón puede haber para esta actitud, tan brutalmente incompatible con la imagen que pretende dar la Santa Sede en este aspecto? ¿No se ha aprendido nada de la terrible crisis de la pedofilia clerical en Estados Unidos durante el pontificado de San Juan Pablo II?

Inevitablemente, esta desconcertante negligencia remite a otros casos recientes en los que la Santa Sede ha mostrado una inexplicable insensibilidad en cuestiones similares recientemente, sobre todo el oscuro asunto del empecinamiento de Su Santidad en nombrar, primero, y sostener, después a José Barros como obispo de Osorno, en Chile, contra el parecer de una mayoría de colegas y las protestas indignadas de las víctimas de abusos clericales.

El Santo Padre llegó a acusar a las víctimas de ‘calumniadores’ y aseguró que ninguna de ellas se había dirigido a él con las acusaciones. Sin embargo, poco después se supo que el Cardenal O’Malley le había entregado en mano la carta de una de las víctimas detallando los abusos de que fue objeto por el padre Karidima en presencia del ahora obispo.

Su Santidad negó haber recibido la misiva y el asunto quedó cerrado.

6 comentarios en “¿Tolerancia Cero?
  1. Más vale tarde que nunca, pero el arresto tardío deja en evidencia las supuestas reformas francisquitas. El nombre de Capella, por su parte, está asociado al de Capozzi, secretario del caído Coccopalmerio a los 80 años, promotor y disfrutador de bacanales drogatas gays en su apartamento de lujo de la iglesia pobre para los pobres, que se encuentra en paradero desconocido, sin que conste voluntad alguna de juzgarlo por sus escándalos o de reducirlo al estad laical. ¿ Y qué pasa con Barros ? ¿ está esperando Francisco a que nos aburramos de tantos barros y lodos ? Pues no lo va a conseguir. Algunos gozamos de memoria histórica no selectiva.

  2. Cuatro libros encargados por el hoy Papa Francisco aseguran que el padre Grassi es inocente
    En septiembre de 2010, poco después de que la Sala II del Tribunal de Casación bonaerense ratificara la condena original al padre Julio César Grassi por abuso sexual de un menor, la Conferencia Episcopal le encargó al abogado y jurista Marcelo Sancinetti un nuevo estudio de la causa y del juicio transcurrido en el Tribunal Número 1 de Morón. La tarea, terminada cuatro años después, produjo cuatro libros de edición privada titulados “Estudios sobre el caso Grassi”. En la primera página del último tomo, con fecha de julio de 2013, Sancinetti escribió: “Con ello concluyen estos ‘Estudios sobre el caso Grassi’ y la labor encomendada por la Conferencia Episcopal Argentina, en particular por parte del cardenal Bergoglio, entonces su presidente y hoy Su Santidad Francisco”.
    La Corte confirmó la condena contra el cura Grassi.

  3. El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, en entrevista con la revista Sábado, dijo que “hay muchos que no creen en su versión de que él nunca vio nada (presuntos abusos sexuales contra menores) ¿Que nunca haya visto nada siendo cercano a Karadima? Parece un poco extraño”. Además, el religioso afirmó que si él estuviera en los pies de Barros, ya habría dado un paso al costado. Es precisamente lo que piden los feligreses de Osorno, que también se reunieron con Scicluna.

    Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Nacional/2018/02/24/896381/Aumenta-la-presion-sobre-El-Vaticano-para-la-salida-del-obispo-Juan-Barros.html

  4. La Iglesia Católica NUNCA ha tenido tolerancia CERO sino tolerancia CIEN. Así lo demuestran TODOS los HECHOS.
    Arzobispo Wesolowsky, pederasta confeso que murió a gustito viendo la tele en el Vaticano.
    Cardenal Law, defensor de numerosos sacerdotes pederastas (unos 250 de unos 1000 sacerdotes en la diócesis de Boston, el 25%!!!), que ayudó a que escaparan de la justicia, moviéndolos de una parroquia a otra, permitiendo que siguieran violando a más criaturas.
    Etc… etc… etc… y más etc… hasta 4500 sacerdotes acusados de 45 mil sacerdotes en los EEUU (un 10%).

    ¿Cuándo han visto ustedes a un obispo acudir a comisaría a denunciar a un sacerdote, tras el testimonio de uno, dos, tres o más niñ@s?

    La actitud de la Iglesia Católica ha sido, es y seguirá siendo la de esconder debajo de la alfombra los casos que conoce, y defender con uñas y dientes a los sacerdotes pederastas.

    ¿Tolerancia cero? Ja. ¿”San” Juan Pablo II? Ja. Menudo santo…

  5. Aviso
    El usuario “Desidereo” es un conocido Troll (más bien Master-Troll-del-Universo) especializado en difundir fake-news sobre la Iglesia Católica en su modalidad “cómplice-de-pederastia”.
    Sigue difundiendo la infamia que tanto Wesolowsky como el Card. Law fueron amparados por el Vaticano para no ser alcanzados por la justicia civil.
    Ya ha sido refutado muchas veces en Infovaticana (con este nick y con sus anteriores, ya baneados), pero le da igual, como la peste negra, vuelve recurrentemente.
    Wesolowsky fue juzgado y CONDENADO en el Tribunal Vaticano en su modalidad canónica. Cuando el Vaticano lo iba a juzgar civilmente (dos procesos distintos), falleció por causas naturales EN PRISIÓN DOMICILIARIA. La Republica Dominicana reconoció la colaboración Vaticana en TODO MOMENTO:
    http://www.publico.es/sociedad/fallece-exnuncio-republica-dominicana-wesolowski.html
    http://ensegundos.do/2015/08/28/el-procurador-reconoce-colaboracion-de-el-vaticano-en-caso-de-jozef-wesolowski/
    SIGUE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles