PUBLICIDAD

Se necesitan exorcistas; razón: Vaticano

|

Se necesitan exorcistas. Con urgencia. Las posesiones presuntamente satánicas se multiplican, asegura la Asociación Internacional de Exorcistas, que agrupa a 200 católicos, anglicanos y ortodoxos. Estamos, aseguran, ante una “emergencia pastoral”.

The Guardian cita a un sacerdote anónimo de Sicilia quien afirma que el número de italianos que pretenden estar poseídos se ha triplicado, a medio millón al año.

Para responder a esta emergencia, la Santa Sede ha organizado un curso de formación que se impartirá en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum de Roma. “La lucha contra el Malvado empezó con el origen del mundo y está condenada a durar hasta el fin del mundo”, ha declarado a Vatican News Cesare Truqui, uno de los formadores de este curso. Para Truqui, “estamos en una fase crucial de la historia: muchos cristianos no creen ya en la existencia del diablo, se forman pocos exorcistas y ya no hay jóvenes sacerdotes dispuestos a aprender la doctrina y la práctica de la liberación de las almas”.

El pasado mes de febrero, el sacerdote irlandés Pat Collins recurrió a los medios para solicitar que se formen más exorcistas ante el aumento de casos de posesión. Collins recuerda que, en todos los casos en los que un sujeto o su familia acuden a la Iglesia afirmando estar poseídos, la primera providencia es en todos los casos remitirle a un profesional de la psiquiatría.

De hecho, la noticia de The Guardian está escrita con la mezcla de condescendencia y alarma fingida esperable en los medios laicistas, advirtiendo de que estas “prácticas que retrotraen a épocas marcadas por la superstición” pueden causar daños permanentes en la psique de quienes recurren a estos rituales.

Pero la realidad es que un respetuoso escepticismo es la actitud obligada y habitual de los sacerdotes a los que se acude con estas demandas, y remitir a un profesional de la psiquiatría y descartar posibles enfermedades mentales es el procedimiento normal. Solo cuando la psiquiatría se declara impotente se recurre al exorcismo, con todo tipo de cautelas y garantías.

El problema es que incluso entre el clero no es inusual que se descrea hasta de la posibilidad misma de la posesión diabólica o, aun admitiéndola, pocos son los sacerdotes dispuestos a adquirir la formación precisa para realizar exorcismos.

8 comentarios en “Se necesitan exorcistas; razón: Vaticano
  1. A ver si Francisco se aclara y nos aclara a todos de una vez. Si el infierno no existe y las almas de los pecadores impenitentes no son castigadas por toda la eternidad sino que resultan aniquiladas, gracias a la misericordia divina, el mismo argumento vale para los ángeles caídos, que habrían resultado aniquilados, por lo que ni existen los demonios ni, menos todavía, la posesión diabólica. ¿ O es que el Dios Misericordioso sólo es tal con los hombres, mientras que, con los ángeles caídos, es un Malvado ? ¡ Francisco aclárate, prego ! ¡ tendrás que invitar de nuevo a Scálfari al vaticano para otra de tus no entrevistas con desmentidos sin desmentir !

  2. Lo que ocurre es que el que un sacerdote vaya a estos cursos depende de su obispo. Éste es el que decide quién debe formarse y ejercer esa labor de exorcista. Sí el obispo no se preocupa del tema pues la diócesis se queda sin exorcista. En teoría esta labor, si se dieran casos, recaería entonces en el propio obispo, aunque muchos eluden problemas y mandan los casos a otros sitios.

  3. Pedir aclaraciones a quien no se aclara ni con omo es perder el tiempo. Yo le pido que se marche y deje libre el puesto a un católico de verdad y que tenga muy claro que el oficio de Pedro es confirmar en la fe, no sembrar confusión, lío, ambigüedad, perplejidad, herejía.

  4. El infierno es un estado y también un lugar. Por lo tanto, hay que decir: Así como el cielo es el lugar de la gloria de los ángeles, y, sin embargo, su gloria no disminuye cuando vienen a nosotros, porque consideran aquel lugar suyo (a la manera como tampoco decimos que disminuya el honor del obispo cuando no está sentado en su cátedra), así también se ha de decir que, aun cuando los demonios, mientras ocupan nuestra tenebrosa atmósfera no están encadenados al fuego infernal, sin embargo, sólo el saber que aquella prisión les corresponde es ya suficiente para que no disminuya su tormento. Por eso, en cierta glosa a Sant 3,6 se dice: Dondequiera que vayan, consigo llevan el fuego del infierno. A esto no se opone aquello que se dice en Lc 8,31: Rogaron al Señor que no los mandara al abismo. Si pidieron esto fue porque consideraban como castigo el estar excluidos de un lugar en el que podían perjudicar a los hombres.

  5. Echenique no puede ser más contradictorio. Pero si el que siembra confusión, lío, ambigüedad, perplejidad y herejía sedevacantista es… USTED!

  6. Qué paciencia tiene usted Sr. Echenique.!!! Espero que Dios le dé perseverancia para aguantar tanta descalificación y tanta ceguera. Ya se sabe que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y eso no tiene remedio. Pero es muy valioso que siga retirando de la vista las vendas que una infiltrada masonería ha colocado a la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles