Viganò se va… pero se queda

|

Monseñor Viganò ha presentado su dimisión al Papa como responsable de comunicación del Vaticano y Su Santidad ha aceptado su dimisión. No cabía otro resultado, después del torpísimo e indignante intento de engañar al mundo manipulando maliciosamente ni más ni menos que una carta del Papa Emérito Benedicto XVI. El único destino posible de quien es sorprendido en una maniobra tan vergonzosa es acabar en la calle.O, quizá, no.

No, Viganò se va, pero se queda. Esta comedia parece no ir a acabar nunca.

La carta de dimisión enviada a Su Santidad y hecha pública por la Santa Sede es ya bastante preocupante. Es larga -350 palabras para decir «dimito»-, y en ella monseñor dice que se va porque toda la polémica que ha rodeado su trabajo «desestabiliza la gran y compleja reforma que usted me había confiado».

Con todo el respeto, monseñor: aquí no se trata de nada complejo, y mucho menos, grande, sino de algo tan simple y mezquino como la mentira descarada. Es bastante estupefaciente que en una misiva tan relativamente larga, un ministro de la religión del perdón, en Cuaresma, haya sido incapaz de confesar el fallo -mintió- y expresar su arrepentimiento. Leyéndola sin contexto, uno nunca sabría que intentó engañar a todo el mundo usando una carta de rechazo de Benedicto XVI, sino que pensaría que todo es causa de un terrible malentendido.

Pero si extraña es la carta de dimisión de Viganó, la del Papa aceptándola no es menos intrigante. El Papa tenía todas las razones del mundo, y unas cuantas más, para responder con un lacónico «¡aceptada!», después de semejante ridículo internacional. En su lugar, contesta diciendo que acepta la dimisión «haciendo un gran esfuerzo» y tras una reflexión «prolongada y atenta».

Por más que le doy vueltas no veo muy bien qué hay que reflexionar aquí y cómo podría dudarse más de dos segundos en aceptar una dimisión tan justificada.

Pero la guinda, para el final. Como decíamos, Viganò se va, pero se queda. En la misma carta en que se acepta la dimisión, se le nombra ‘asesor’ de su sucesor, Lucio Adrián Ruiz.

Viganò era una apuesta personal del Papa, el flamante líder del flamante equipo que iba a llevar las anquilosadas comunicaciones vaticanas al S. XXI, y parece natural que le disguste que las circunstancias le obliguen a cambiarlo.

Francisco, hay que reconocerlo, tiene una forma bastante peculiar de gobernar la Iglesia. Exige lealtad absoluta y es, a su vez, extraordinariamente leal a su gente, a los elegidos. Y no lleva bien que le fuercen a deshacerse de ellos.

Lo de Viganò ha sido demasiado descarado y ha pisado demasiados callos, todos los medios internacionales sintiéndose engañados por el secretario de Comunicación, inadmisible para un Papa tan mediático.

Pero ha logrado mantener a otros colaboradores rodeados por el escándalo. Ahí sigue Monseñor Ricca, disponiendo en los dineros de la Iglesia (en el IOR), pese a todo lo que ha dado que hablar.

Ahí está el Obispo Barros, que sigue al frente de la diócesos chilena de Osorno, pese a las protestas vociferantes de las víctimas de abusos. Sobre todo, ahí sigue su mano derecha en Américan Latina, el Cardenal Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa, pese al escándalo de sus oscuros manejos financieros y de las graves acusaciones de naturaleza sexual contra su ‘úmero dos’, Pineda.

Si algo no es Francisco es formalista. No es su estilo. De hecho, la camarilla de íntimos colaboradores del Colegio Cardenalicio, el llamado C9, tiene a menudo un peso que supera el de las congregaciones en asuntos en las que estas serían las formalmente competentes.

Válgame todo lo anterior para justificar una sospecha: que Viganò no se ha ido, sencillamente Francisco ha consentido en cambiarle la etiqueta, el título, el nombre de su cargo, esos formalismos que le impacientan, pero que seguirá siendo el hombre de comunicación de Su Santidad a todos los efectos importantes.

Ojalá, naturalmente, me equivoque.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
23 comentarios en “Viganò se va… pero se queda
  1. Y ahora Viganó es más peligroso que antes. Tiene un pasado que lo condena, y le debe un favor al Papa de Soros-Clinton-San gallen. Quien tiene preferencia de gente con antecedentes turbios, son más fácilmente manejables y leales a quien pudiendo hundirlo, lo mantiene a flote como asesor. Configurando una burla a los católicos y en especial, a su sucesor, quien no queda bien parado en el inicio de su nueva misión. Es seguro que nadie querría estar tan bien asesorado. Pero acepta que le impongan esta nueva parodia de te vas-pero te quedas exhibida por la Iglesia Nuevo Paradigma.

    Mal comienzo para Lucio Adrián Ruiz con Viganó y Accenture, la multinacional pro-marica, aconsejando.

  2. Se va y se queda por dos motivos :
    1º. Porque el manipulador mayor del reino no es Viganó, sino Francisco, el máximo responsable del intento de manipulación del papa Benedicto.
    2º. Porque Francisco necesita su asesoramiento personal para otros intentos manipuladores, que confía salgan mejor parados, para obtener de Benedicto, ya al final de su vida, una legitimación que necesita para tapar la boca a quienes negamos abiertamente una legitimidad de ejercicio que ha perdido, si es que tuvo la de origen, cada vez más dudosa.

  3. Lo de la multinacional promarica es lo mismo que diría Jesús, y es para dejar claro que los catolicos no son homofobos sino que solo les critican para salvar su alma , es la caridad encendida de amor a Jesús lo que les mueve a condenar a los homosexuales, para nada tiene que ver el desprecio y el odio, eso es lo que ha querido dejar claro el autor con la expresión multinacional promarica, la gran delicadeza de la que habla el catecismo respecto a tratar a los gays. ¿A alguien le extraña que ningún gay se crea la hipocresia de los católicos y los demás representantes de Dios?

  4. Lo de la multinacional promarica es lo mismo que diría Jesús, y es para dejar claro que los catolicos no son homofobos sino que solo les critican para salvar su alma , es la caridad encendida de amor a Jesús lo que les mueve a condenar a los homosexuales, para nada tiene que ver el desprecio y el odio, eso es lo que ha querido dejar claro el autor con la expresión multinacional promarica, la gran delicadeza de la que habla el catecismo respecto a tratar a los gays. ¿A alguien le extraña que ningún gay se crea la hipocresia de los católicos y los demás representantes de Dios?

  5. Y no solo Ricca, Barros, Maradiaga y sus protegidos acólitos, se olvida vd del Coco de la palmera y su «mariacólito»; últimamente, el Vaticano, recuerda al Chicago de Eliot Ness, con tanto intocable.

  6. Sois como lobos al acecho, a ver si cae una ovejita y os la tiráis al cuello.

    Os imagino con la cabeza baja, husmeando por todos los rincones….

    ja, ja, es increíble lo que hay que ver y vivir, Carlos Esteban, con lo guapo que eres, porque no te dedicas a cuidar ancianos que están tristes y abandonados, a ayudar inmigrantes, a salir a las periferias y ayudar a prostitutas, drogadictos, en vez de estar metiendo el dedo en el ojo a la gente, y babeando por los rincones al acecho y con los dientes afilados….
    os sería de mucho provecho, y a la humanidad también….
    0zú¡

  7. Mi apoyo absoluto a Carlos Esteban, un periodista en serio, que no se calla, que no elude la triste realidad de ver a la Santa Madre Iglesia sometida a la Iglesia Nuevo Paradigma e informa sobre ello.

  8. Me parece que Viganó hizo lo que en ese momento sentía que le pedía Dios y él podía ofrecer. No era el ideal pero tras un discernimiento y seguimiento, se ha considerado que debe seguir con su función en el Vaticano , y para evitar críticas rigoristas, lo llamamos asesor y aquí paz y después gloria.

    Y es que, como dice la AL, una cosa es predicar y otra dar trigo.

  9. El objetivo era, es y seguirá siendo perverso. Da cosa nasce infatti tutto l’imbroglio? Dal tentativo di affermare una lettura teologica del pontificato di Francesco in aperta contrapposizione con il magistero di Benedetto XVI e Giovanni Paolo II facendola sponsorizzare proprio da papa Ratzinger, in nome di una presunta continuità. Un progetto perverso, che il Papa emerito ha immediatamente smascherato rifiutando di prestarsi all’operazione e facendo chiaro riferimento a uno dei protagonisti dei “volumetti” incriminati, quel Peter Hünermann del cui pensiero riferiamo nell’articolo di Luisella Scrosati (clicca qui). Ma certo non è il solo: basti ricordare che tra gli autori chiamati a celebrare il pontificato di Francesco c’è anche l’italiano Aristide Fumagalli, noto per le sue posizioni pro-gender.

  10. Mi agradecimiento a Sandro Magister, porque gracias a él se destapó este asunto.

    Bueno, Viganó ha sido degradado, algo es algo. De todas formas, los Papas en general no se caracterizan por su dureza en las sentencias: por ejemplo, Juan Pablo II no movió un dedo con el proetarra Setién, y con los obispos que encubrieron los casos de curas pederastas en Boston y otras diócesis americanas.

  11. Dos intentos francisquitas manipulatorio fallidos : el del papa Benedicto y el de san Pío de Pietrelcina, cuyas no absoluciones, hasta que hubiese arrepentimiento sincero y propósito de la enmienda de verdad , las condena la Amoris. Gracias a que san Pío no era nada pro misericorditis salvó muchísimas almas, que hacían cola en su confesonario a pesar de tratarlas con dureza , para que saliera todo el pus. http://comovaradealmendro.es/2018/03/francisco-visita-san-giovanni-existe-continuidad-entre-sus-ensenanzas-en-a-l-y-las-del-padre-pio/

  12. Es muy conocido el caso concreto de una actriz italiana, Lea Padovani, muy popular en los años 60 y que vivía en adulterio. Un día se acercó a San Giovanni, para confesarse. Ella fue tratada como todos los que iban a encontrarse con el santo en el sacramento de la reconciliación y no tenían un serio propósito de enmienda, a pesar de que era una persona altamente popular. El padre Pío no dudó en tratarla con la firmeza que su caso requería. ¡Nada de falsas misericordias! ¡Nada de engaños ni de “acompañamientos ni discernimientos pastorales”! ¡Nada de evaluar su conciencia de modo subjetivo! ¡Adulterio! El padre Pío no conocía los eufemismos, tan de moda en estos tiempos que vivimos. No llamaba al adulterio “situación irregular, o moral de caustica”. Llamaba a las cosas por su nombre. El pecado es pecado siempre, y si es mortal, la enfermedad a curar es severa, como lo debe ser la cura. ¡Contricción y propósito de enmienda!

  13. La subjetividad es asumirse plenamente la responsabilidad del pecado. » He pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digno .. «. Y no como hicieron Eva y Adán que echaron la culpa a los demás : » La serpiente me engañó » » La mujer que me diste me engañó. Pero Dios no apreció esa «subjetividad» y sin contemplaciones ni discernimientos, ni acompañamientos ni misericorditis, los expulsó del Paraíso. A Dios no le gusta la AL, ni sus atenuantes, que no precisa ninguna, ni tan siquiera invoca las agravantes, que normalmente suelen concurrir, pues Dios nos dá la gracia suficiente para no pecar. En cualquier caso las atenuantes, como el hijo, normalmente buscado para seguir pecando, no transforman un pecado grave en leve, y menos en el caso del adulterio consolidado, cuya inexistente ignorancia es, en cualquier caso, inexcusable.

  14. Asi que al inclito Portavoz del Trucho no le gustan los honores y los reconocimientos. Deben de ser los verdaderos, lo que realmente se merece, porque no tiene ninguno. Ahora bien los ajenos le chiflan, sobre todo si son inmerecidos. No hay mas que ver como decía que tenía que aceptar la dimisión del VIGANO, buen nombre para un mamporrero de segunda, con muchos esfuerzos.
    Ay si Berggolio se esforzase igual por dar buena doctrina a su Iglesia y contestar los Dubia. Esfuercese un poco Su Falsedad, para limpiar Roma de todos esos colaboradores y compinches suyos tan falsos y cínicos como usted, y haga su trabajo, y no pretenda tener el prestigio que usted no se ha ganado y nunca podrá obtener.
    A su edad si quiere tener prestigio vayase a Lourdes que dicen que hay muchos milagros, aunque uno tan gordo no se si caerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles