PUBLICIDAD

La huelga feminista y el enemigo invisible

|

Verdaderamente hay que quitarse el sombrero con el mercado, que no deja necesidad o demanda, por extraña que sea, sin satisfacer. De quienes nos trajeron el café sin cafeína, la cerveza sin alcohol y el chocolate que no engorda, hoy nos llega la última cuadratura del círculo: la rebelión inofensiva.

(Carlos Esteban / La Gaceta)– Seamos sinceros: la rebelión mola, la rebeldía vende, la revuelta da caché. Es así, al menos, desde el triunfo del romanticismo, allá por el siglo XIX, y la cosa ha ido a más y saltado a la educación y la cultura y todos los medios de comunicación. No se hacen canciones para alabar el conformismo ni películas que glorifiquen la obediencia a la autoridad. Me viene ahora a la cabeza el anuncio, hace años, de una famosa cadena de comida rápida que incitaba a los jóvenes a “saltarse las reglas”, aunque sospechamos que no se referían a la de pagar la consumición en sus locales.

Solo hay un problema: rebelarse contra poderes reales, contra los que de verdad mandan, es arriesgado, por decir poco. Se cuentan con los dedos de una mano quienes, y más entre las últimas y blandas generaciones, quieran de verdad arriesgar patrimonio, libertad, integridad física o vida por cualquier causa en la que posan de rebeldes. Qué digo: probablemente, ni la cobertura del wifi.

Así que el mercado, siempre eficiente, ha creado la rebeldía inocua, la que permite todas las satisfacciones emocionales de la barricada y la protesta sin ninguno de sus incómodos efectos secundarios habituales. Toda la emoción de asaltar el Palacio de Invierno sin el engorro de que la guardia zarista te pegue un tiro o te mande a Siberia. Y con la posibilidad de grabar toda la experiencia y transmitirla vía SmartPhone por las redes sociales.

Este día 8 es un día de esos, con la famosa huelga feminista. Se vende como una rebelión, un portentoso levantamiento de las oprimidas. Solo que sin tener a nadie enfrente, y sin que nadie haga otra cosa que ignorarlas o aplaudirlas.

¿Contra quién están?

Uno de los puntos más repetidos es la ‘brecha salarial’. Se les opondrán entonces las empresas, ¿no?

Pues no. Eche un vistazo. Las multinacionales y los bancos no han dicho ni mú contra esta huelga que, en puridad, debería ser ilegal en cuanto política. Por el contrario, muchas de las marcas más conocidas financian foros y congresos para debatir y encontrar soluciones a la famosa brecha, dejando así claro que no va con ellas. No sé, será el del bar de la esquina el que paga menos a sus empleadas que a sus empleados por el mismo trabajo.

¿Los partidos? Ni uno solo en todo el arco parlamentario se opone. En el partido del Gobierno, el más votado en las últimas elecciones, algunas de sus políticas amagaron con una ‘huelga a la japonesa’, en sentido contrario, pero su ‘macho alfa’, Rajoy, las ha desautorizado pidiendo “respeto” por la huelga. ‘Mansplaining’, creo que se llama eso.
De los grandes medios, ni hablo. Si tienen el buen gusto de leer el Trasgo, ya habrán visto cómo vienen las portadas de los diarios, aun los de la derechita acomplejada: la brecha es dogma, y mucho más. Pero, al fin, los medios pertenecen a quien pertenecen: échenle un vistazo a los accionistas de cada grupo, es aleccionador.

¿Qué queda, la jerarquía eclesiástica?

Nope. El Arzobispo de Madrid, don Carlos Osoro, no solo es partidario de la huelga sino que opina que la Virgen María también lo es. Igual o mayor entusiasmo han mostrado, entre otros, los obispos de Tarazona y Palencia.

Cierto, los de Alcalá –Monseñor Reig Pla- y San Sebastián -Monseñor Munilla– han mostrado su voto disidente. Pero, ¿alguien haría una huelga general para oponerse a Munilla?

Sin duda la Monarquía, esa polvorienta reliquia de tiempos pasados, supuesta guardiana de la continuidad histórica y la tradición, aunque no pueda opinar por el qué dirán constitucional, habrá fruncido el regio ceño ante la idea…

PUBLICIDAD

Pues tampoco. Su Católica Majestad la Reina de España, Doña Letizia, ha hecho público que despejará su agenda para no cumplir compromiso alguno tan señalado día. Una acitud enormemente altruista, habida cuenta que solo es reina por ese discriminatorio machismo que no ha dejado reinar a la Infanta Cristina, nacida antes que su real cónyuge.

Pues no me está quedando mucho más, realmente. Nadie se opone ni citan a nadie con nombre y apellidos; es una barricada sin enemigo. Y aquí es donde entra el mito: su verdadero enemigo, tan todopoderoso como elusivo es… (redoble de tambores)… ¡el Patriarcado!

¿No les parece perfecto? Lo de dar gran lanzada a moro muerto no es nada comparado con este maravilloso juego de manos, arte de birlibirloque. El Patriarcado está en todas partes y en ninguna, es una figura extraordinaria contra la que queda muy bien luchar pero nadie espera que recoja el guante y se presente en la batalla.

Y es entonces cuando pienso lo bien que le ha salido la jugada a la izquierda (no se engañen, esto es tan ‘transversal’ como una reunión del Politburó) y a las élites económicas.

El enemigo ausente de la izquierda

Verán, hubo un tiempo, cuando nació, en que la izquierda sí tenía un enemigo, los capitalistas, los dueños de los medios de producción, y un grupo populoso que defender, los trabajadores. Su receta, sí, fue siempre un desastre, pero al menos había eso, y los capitalistas, salvo aquellos que les financiaron en su día, les temían realmente.

Pero sucedió que la posguerra mundial desmintió todas las profecías apocalípticas de Marx y el proletariado, en lugar de depauperarse más y más, empezó a vivir mejor, a prosperar, a tener cosas. Seguía votando a izquierda mayoritariamente, pero cada vez menos a la radical, sobre todo después de que la caída del Muro nos permitiera vez lo que había al otro lado.

Así que la izquierda tuvo la luminosa idea de arrinconar a esos ‘traidores’ y buscar nuevos proletarios, es decir, nuevos grupos a los que aplicar el pueril y monótono esquema marxista de opresor/oprimido. Y lo encontraron: las mujeres con respecto a los hombres, cualquier raza con respecto a la blanca, los nativos contra los colonizadores, los inmigrantes contra los nativos, los homosexuales contra los heterosexuales o la Madre Tierra contra el ser humano.

Y las élites, fuera ya de peligro, sonríen y financian este cambio de enemigo que no les perjudica en absoluto.

12 comentarios en “La huelga feminista y el enemigo invisible
  1. Y las élites, fuera ya de peligro, sonríen y financian este cambio de enemigo que no les perjudica en absoluto.”
    De momento, porque son los comunistas quienes promueven estas movilizaciones y una vez que tomen el poder, la democracia liberal será desplazada por el socialismo del siglo XXI y la democracia popular que consiste en votar pero no poder elegir por falta de libertad de partidos se impondrá y estaremos en una dictadura chavista con unas élites comunistas.

  2. Me parece interesante el artículo de Esteban. Pero falle en algo esencial, esto es, que si bien actualmente no se ve contra quien están, promoviendo una entelequia vaga, AHORA, pero más adelante, en clima electoral van a concretar contra quién están. Ahora están sembrando y lo fundamental es que la izquierda va a manejar la marca, en el futuro, personalizando (a favor y contra).

    Esta película ya la vimos. Despotrican contra la burguesía y el capitalismo. Llegan las elecciones –o puede ser la dictadura, Castro, Maduro- y los administradores de este aparato ideológico-moral concretan gritando a los enemigos del momento: burgués!! capitalista!!! Con el resultado ya conocido: transforme luego en burgueses y capitalistas en sus peores formas. El dinero manda en ellos, los puros de la izquierda.

  3. Es que suena muy bien, a mi hija le han echado del curro porque es mujer, no dice (conozco a la hija), que es una petarda y allí donde va crea mal ambiente. Normal, cuando hay recensión los empresarios se quitan lastre. La misma madre, a mi hija no le han ascendido porque es mujer, lo dicho anteriormente.

  4. Las que invitan a la huelga es porque hacen huelga todos los días y quieren que los demás imitemos su holganza. Son unas infelices. Son de las que la culpa siempre la tienen los demás, ellas nunca. El fracaso vital y en todos los órdenes lo tienen más que asegurado. No soportan la felicidad de los demás, sobre todo si son mujeres. Quieren que todos y todas seamos infelices, como ellas. ¡ Qué vida más triste ! Se la han ganado a pulso. No quieren salir de su círculo vicioso, muy vicioso.

  5. Un cum laude para Carlos Esteban. Hay que inventarse reivindicaciones ficticias para que no reivindiquemos nada los realmente perseguidos por el pensamiento único, el islam religión de paz y la misericorditis en santa alianza contra los católicos en general y las familias numerosas en particular, con una ayuda familiar irrisoria y un matrimonio indisoluble no reconocido por el Estado ni, tampoco ahora, por la misericorditis de la comunión para todos.

  6. En Mejico cada 3 horas matan a una mujer, cada 40 minutos violan a una, en Reino Unido e Italia son dos a la semana las que matan, en España no recuerdo ahora la estadistica. En este momento las mujeres academicamente estan mejores preparadas, hay más y con mejores notas, pero la consecuencia no es que tengan los mejores puestos, ni los mejores salarios y asi un largo etc. que no es opinable, sino que son cifras que no se pueden manipular, que hablan de la injusticia de la sociedad.
    Pero no hace falta huelga, lo mejor es seguir como hasta ahora, porque hay un grupo de feministas radicales que son las que representan a todas las mujeres…., miren Sres. y Sras. que los que escribimos aqui creo que somos todos cristianos, que el segundo mandamiento de la ley de Dios es AMARAS AL PROJIMO como a TI MISMO, que si eso fuera asi por parte sobre todo de los cristianos, a lo mejor ya no existiria el feminismo radical, que a lo mejor no es más que la rabia acumulada de siglos de injusticias.

  7. Sin ánimo de polémica, no tengo intención alguna pues no conozco ninguna discriminación vigente. En todo caso haría huelga para acabar con los actuales privIlegios que disfrutan las mujeres en general y algunas en particular, derivados del sistema de cuotas exclusivas y excluyente para ellas, menor sanción penal en caso de maltrato de la mujer al hombre o menores exigencias a las mujeres en oposiciones y concursos, como menor altura, competiciones deportivas específicas para ellas, etc.
    ESTA ES MI RESPUESTA A QUIENES ME PREGUNTARON SI PENSABA PARTICIPAR EN LA HUELGA.
    Añado. Los hombres no somos culpables de que las mujeres, en general, bien por conciliación con las tareas del hogar o por otros motivos, tengan horarios más reducidos y retribuciones menores en la misma proporción o que no accedan a puestos directivos, bien porque no se presenten a tales puestos o porque no obtengan el resultado apetecido. Si se dá discriminación, esa mujer lo tiene fácil: sentencia favorable.

  8. Ni hablar, como siempre el HOMBRE (HUMANIDAD) metiendo la mano donde nunca debió ser, el ir en contra de la “naturaleza”, de la creación misma, el querer sentir que no se necesita más que así mismo para SER, error, error garrafal, Dios en su infinita misericordia/amor creo a la humanidad HOMBRE Y MUJER para COMPLEMENTARSE en todos los sentidos:Físico, biológico, social, espiritual, etc, etc, cada uno fué CREADO con los dones y carismas NECESARIOS para mantener el maravilloso equilibrio en la creación, lamentablemente hasta el día de hoy, dos mil años despúes de su Prescencia en la tierra para reanudar la maravilloamistad que se había perdido, con dolor veo que no a servido de mucho, porque muchos son los que cierran sus ojos, oídos y corazón a esa gran Bendición deser Hijos de Dios, y que en ese tenor, Dios solo busca nuestra Paz, Felicidad y Salvación, Dios se compadezca de sus hijos y nos guarde a todos los suyos en la palma de Su Mano,no sigamos dividiendo, solo sumémonos a JESUS.

  9. Pues si. El enemigo es tan invisible como el que mueve los hilos de las pobres mujeres que se creen libres y estan mas dominadas que los esclavos de hace 3 siglos. El enemigo es Dios y su Ley. Y el ideologo, el que mas odia a la Mujer, el imbécil y desgraciado satanás. Esto se parece cada vez a la guerra que describe San Pablo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles