PUBLICIDAD

La Constitución, el texto sagrado de la Conferencia Episcopal

|

Es de suponer que, en este orden de cosas, los obispos no se sorprenderán si el líder de algún partido responde a la consulta de un periodista sobre acción política recurriendo a los Evangelios o, todavía mejor, el Levítico.

Preguntado por la polémica asociación clandestina el Yunque, de origen mexicano, que llevaría algún tiempo extendiendo sus tentáculos en España, el portavoz de la Iglesia española -es decir, de la Conferencia Episcopal-, José María Gil Tamayo ha respondido que “las asociaciones secretas están prohibidas por la Constitución. No tiene ninguna cabida asociaciones así, que vayan por esta línea de oposición constitucional (….) cualquier colaboración estará en la concordancia de los fines y los medios lícitos para conseguir esos fines”.

Es de suponer que, en este orden de cosas, los obispos no se sorprenderán si el líder de algún partido responde a la consulta de un periodista sobre acción política recurriendo a los Evangelios o, todavía mejor, el Levítico.

Que la Constitución prohíbe las sociedades secretas es un dato sin duda interesante, pero imaginamos que si se pregunta al portavoz de los obispos, sucesores de los apóstoles, es esperable que responda haciendo referencia, si no a su fe, al menos a las disposiciones eclesiales.

No es, en realidad, que nos extrañe, en el sentido de que nos resulte novedoso. El desafío secesionista catalán ha sido una ocasión de oro para que hayamos podido ver a muchos de nuestros prelados invocando la Carta Magna y haciendo de ella una defensa tal que hubiéramos deseado ver en ellos igual entusiasmo con muchos otros aspectos morales que afectan a su grey. Después de todo, la Constitución no solo es mera obra de hombres, ajena por completo a la Iglesia, sino que incluso según su único intérprete autorizado, el Tribunal Constitucional, ampara sin discusión la supresión del no nacido en el vientre de su madre. Se nos ocurre que, quizá, tal vez, a lo peor, la Constitución no es la colina en la que nuestros obispos deban dar su más ardua batalla.

Aún es más triste que en la misma comparecencia Gil Tamayo vuelva a invocar la ley fundamental del Estado secular con referencia al disparate antropológico de las leyes de género. Se hablaba en concreto de la proposición de ley de igualdad LGBTI, lanzada por Unidos Podemos, y Gil Tamayo ha vuelto a oponerse alegando que esta proposición “contiene elementos anticonstitucionales clarísimos”. Menos mal; nosotros teníamos la impresión de que estas y otras leyes de igual materia -también las del PP, dejadas pasar sin mayor comentario o crítica- iban frontalmente contra toda la antropología cristiana y natural, que se oponen radicalmente a la esencia misma de lo que significa ser humano, y que en cuestiones de esta gravedad citar la Constitución, en un hombre que representa a la jerarquía eclesiástica, no parece mucho más oportuno que citar a Mortadelo y Filemón.

También, naturalmente, nos lleva a preguntarnos si la Iglesia tiene un modelo que vaya más allá de la Constitución -interpretada del modo que ustedes quieran- en particular, o las fuentes positivas del derecho en general. Desconcierta, por lo demás, que un estamento eclesiástico tan reacio a escapar del lenguaje político en cuestiones que comprometen la verdad última del ser humano tengan luego a mal, como es el caso del Arzobispo de Milán con el candidato italiano Matteo Salvini, que un político haga alguna referencia religiosa.

Seríamos los primeros en aplaudir que los políticos se limitaran a la política y los religiosos a la fe, pero no parece que estos últimos estén muy por la labor.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

9 comentarios en “La Constitución, el texto sagrado de la Conferencia Episcopal
  1. Pues nada, el día menos pensado, estos “Obispopótamus episcopalis” nos ponen las lecturas de la Santa Misa, tomadas de la “constituta” del 78, en vez de tomarlas de las Sagradas Escrituras. ¡Apañados estamos!

  2. … y si el Evangelio es contrario a la Constitución, apartemos el Evangelio, como ocurre con las leyes constitucionales que son criminales, contra la familia, etc. El Evangelio es secundario, para la Conferencia Episcopal, no se habla, ni se pide su aplicación, ni se respeta. Lo principal, LA CONSTITUCIÓN.

  3. Yo creo que ya tenemos políticos de sobra, y muy malos, viviendo de la democracia. Tenemos sobre nosotros políticos en los Ayuntamientos, en las Comunidades Autónomas, en el Gobierno del Estado, en la Unión Europea y en Naciones Unidas. Ahora también tenemos políticos en El Vaticano y en las Conferencias Episcopales.
    El único que falta es El Corte Inglés.
    Vale ya, no?

  4. Ahora esperamos un contundente escrito de la CEE en contra de la Masonería, que esa si que es secreta de verdad, y de fines inconfesables. ¿A qué si? Estamos ansiosos de conocerlo. Pero hay un pequeño pero. Y es que eso afectaría a algún que otro obispo y cardenal. ¿O no? Denuncie, señor Gil, denuncie. Que hay mucha tela que cortar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles