PUBLICIDAD

Burke, sobre los ‘dubia’: ‘No estamos liderando ningún tipo de movimiento’

|

En una nueva entrevista, el purpurado estadounidense alerta de “una politización de la vida de la Iglesia y de su doctrina” y sostiene: “No se trata de estar a favor de la «revolución de Francisco», como se la conoce popularmente. No se trata de ser «pro» papa Francisco o «contra» papa Francisco. Se trata de defender la fe católica”

“Nunca seré parte de ningún cisma, incluso si fuera castigado dentro de la Iglesia por lo que estoy tratando de hacer con buena conciencia, por enseñar la fe católica y defenderla”. El cardenal Raymond Leo Burke vuelve a manifestar públicamente su rechazo a un cisma en una entrevista publicada por Catholic World Report en la que aborda la situación actual de la Iglesia.

El purpurado afirma que es “una fuente de angustia” para él escuchar a la gente sugerir que él lideraría un cisma y declara: “Nunca abandonaré la Iglesia Católica, porque es la Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo, quien estableció a Pedro como el Jefe del Colegio Apostólico, como el principio de la unidad de la Iglesia en todo el mundo, y una vez que ya no tenemos fe en la presencia permanente de nuestro Señor en la Iglesia, también a través del oficio petrino, dejamos de ser católicos.”

Hace ya más de un año, junto a los otros tres firmantes de los “dubia”, Burke advirtió de “una gran confusión respecto a cuestiones muy importantes para la vida de la Iglesia”. Ahora alerta de que la confusión “está creciendo -digamos, casi exponencialmente en la Iglesia- con respecto a las verdades fundamentales”, especialmente la verdad sobre el matrimonio y la Eucaristía.

En este sentido, el cardenal asegura que sigue siendo “tan crítico como siempre” responder a las serias dudas que plantea Amoris laetitia para dejar clara la enseñanza y práctica constantes de la Iglesia, “de modo que las vidas de las personas se puedan establecer sobre la base firme de la vida de Cristo en nosotros”.

                Comprar aquí                 

Sobre los signatarios de los dubia, Burke recalca que nunca tuvieron otro objetivo que no fuera ser auténticos maestros de la fe: “No estamos liderando ningún tipo de movimiento. Nunca hemos intentado formar ningún tipo de movimiento. Simplemente hemos hecho nuestro mejor esfuerzo para defender a Cristo y su enseñanza en la Iglesia.”

En relación con la situación actual de la Iglesia, Burke alerta de “una politización de la vida de la Iglesia y de su doctrina”, alentada por ciertos líderes y teólogos. “No se trata de estar a favor de la «revolución de Francisco», como se la conoce popularmente. No se trata de ser «pro» papa Francisco o «contra» papa Francisco. Se trata de defender la fe católica”, sostiene este prelado para quien “defender lo que la Iglesia constantemente ha enseñado y practicado nunca puede verse como una especie de acción política contra el «otro» movimiento político”.

Burke califica de “rídiculo” y “muy perjudicial” que las personas que presentan las enseñanzas de la Iglesia “lo mejor que pueden”, sean acusadas de “estar en contra del Santo Padre” o de ser causa de división en la Iglesia, incluso hasta el punto de ser acusadas de dirigir un movimiento cismático en la Iglesia.

 

PUBLICIDAD

“Sabemos lo que es la fe católica, y debemos adherirnos a ella y defenderla, incluso si eso supone, como ha supuesto para muchos de nuestros antepasados, el martirio, o una especie de “martirio blanco”, del ridículo, de ser acusados de ser enemigos de la Iglesia”, defiende.

A continuación, puede leer la entrevista recogida por Catholic World Report y traducida por Infocatólica:

La situación sigue siendo motivo de gran preocupación, porque hay una confusión que está creciendo -digamos, casi exponencialmente en la Iglesia- con respecto a las verdades fundamentales, especialmente la verdad sobre el Sacramento del Matrimonio y la verdad sobre la Sagrada Eucaristía y la digna recepción de la Sagrada Eucaristía.

Lo escucho con frecuencia. Recientemente recibí una comunicación de un hombre al que no conocía y que vivía en una unión matrimonial irregular, a quien un sacerdote le confesó que los sacerdotes ahora han recibido del papa Francisco la facultad de declarar nulo un matrimonio en el sacramento -el de la Confesión-, y por lo tanto estaba permitido que el hombre en cuestión recibiera los sacramentos. El hombre me escribió diciendo que inicialmente estaba muy contento con lo que decía el sacerdote, pero que cada vez que recibía la Sagrada Comunión, su conciencia no le daba ningún descanso. Por lo tanto, me escribió, preguntando si es cierto que los sacerdotes ahora tienen la facultad de declarar nulo un matrimonio en el Sacramento de la Confesión. Le respondí, por supuesto de una manera amable, diciendo que ningún sacerdote, ni siquiera el mismo Papa, tiene la facultad de declarar nulo un matrimonio en el Sacramento de la Confesión, que su conciencia lo estaba molestando correctamente, y que él debería seguir su conciencia. Le sugerí que contactara con un sacerdote bueno y sabio para ayudarle a abordar su situación.

Este no es un caso aislado. Sé muy bien que este tipo de prácticas y otras continúan, que atacan a la Iglesia en su propio fundamento, a saber, la familia: la Iglesia doméstica, el primer lugar en el que la Iglesia cobra vida. Tiene que ser una fuente de profunda preocupación para todos nosotros para restablecer el correcto entendimiento del matrimonio como una gracia otorgada a aquellos que lo contraen para vivir el amor fiel, indisoluble y procreador. Por lo tanto, sigue siendo tan crítico como siempre responder a las serias dudas que Amoris laetitia ha planteado en las mentes de las personas, para dejar en claro la enseñanza y práctica constantes de la Iglesia, que de hecho no puede cambiar y no cambiará, de modo que las vidas de las personas se pueden establecer sobre la base firme de la vida de Cristo en nosotros, la vida de Cristo con nosotros en la Iglesia. De esa forma, se fortalecerá la vida familiar y se fortalecerá la vida de la sociedad en su conjunto.

Por tanto, el problema se ha vuelto más grave, y es más urgente que todos lo abordemos de la manera más efectiva posible.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Quiero decir: una exhortación postsinodal es una exhortación postsinodal. No es per se un documento magisterial. Un Papa puede usarla para enseñar algo, pero el papa Francisco nos dice que no está enseñando nada nuevo en el documento, y nosotros le creemos. Tampoco es un instrumento de gobierno de ningún tipo. No cambia la ley ni lo pretende. Entonces, ¿de dónde viene la confusión?

La confusión tiene sus raíces en una oposición de larga duración a las enseñanzas de Cristo sobre el matrimonio, y las enseñanzas de la Iglesia sobre la santidad de la Sagrada Eucaristía.

Siempre ha habido un cierto sector que se ha rebelado contra las enseñanzas de la Iglesia, y en los últimos tiempos lo hemos visto de manera muy evidente: por ejemplo, en todo el debate con respecto a la anticoncepción artificial que tuvo lugar en los años sesenta; pero también en la cuestión de las uniones matrimoniales irregulares, la cohabitación fuera del matrimonio; es todo un efecto, realmente, de la sociedad secular, en la cual ha habido en nuestro tiempo un implacable ataque a la santidad del matrimonio. Ahora lo vemos en una manifestación perfectamente horrible en la llamada ideología de género. Por lo tanto, no debería sorprendernos que estos temas se volvieran a plantear, incluso aunque se plantearan en el anterior Sínodo sobre la Familia [de 1980], tras el cual el papa San Juan Pablo II respondió tan bien, monstrando que la exhortación apostólica postsinodal no debe incluir  enseñanzas nuevas, sino exponer lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado con el fin de fortalecer la vida de la Iglesia y, por lo tanto, abordar las necesidades más importantes de la sociedad. San Juan Pablo II nos dio ese tipo de documento con Familiaris consortio.

Lo único que podemos hacer en términos de Amoris laetitia es leerla en la perspectiva de la enseñanza y práctica constantes de la Iglesia, y eso significa que no puede haber lo que algunos han llamado una revolución en la Iglesia Católica: la Iglesia ahora acepta que las personas que están divorciadas y cuyos matrimonios no han sido declarados nulos pueden entrar en un supuesto «segundo matrimonio»; revolución, también, en términos de la enseñanza constante de la Iglesia de que el acto conyugal tiene lugar correctamente solo dentro del matrimonio, en otras palabras, la cohabitación fuera del matrimonio es siempre y en todas partes un acto malo. Esa es la única forma en que podemos interpretar el documento. Somos católicos romanos. Cristo está vivo para nosotros en la enseñanza constante de la Iglesia, y nunca debemos alejarnos de Él, de la forma en que nos enseña y nos gobierna en la Iglesia.

Se podría sugerir, concediendo que leamos Amoris conforme a la constante enseñanza de la Iglesia, como base de nuestra comprensión del documento, que Familiaris consortio puso una especie de «sello petrino» a lo que ya era una práctica pastoral bastante difusa, que era – remoto scandalo – admitir a personas que estaban en situaciones irregulares al Sacramento de la Reconciliación y  la Sagrada Comunión, cuando estaban debidamente dispuestos a recibirlo, y en la medida en que se comprometieran a vivir en continencia. ¿En qué se diferencia de Amoris laetitia para provocar preocupación y confusión? ¿O no es necesariamente un problema con Amoris laetitia, sino con su implementación?

Bueno, por un lado, es un problema interpretativo. Por otro lado, ciertamente es un problema de aplicación.

La dificultad interpretativa es que el documento parece sugerir que hay casos aparte del que acaba de mencionar, que es el único caso posible en el que dos personas que viven juntas en lo que parece ser una unión matrimonial podrían recibir los sacramentos. Es decir, viven juntos porque, por alguna razón u otra, no pueden separarse, pero no viven como marido y mujer, sino como «hermano y hermana», manteniendo la castidad. Entonces estamos ante un problema interpretativo, y eso tiene que ser aclarado. Por ahora, al menos en algunos de los que afirman interpretar correctamente Amoris laetitia, habría otros casos. Supongo que fue expresado de una manera que puede ser útil para entender este problema de interpretación cuando, durante la primera sesión del reciente Sínodo de Obispos sobre la familia, en el que participé, un prominente cardenal dijo que el matrimonio es un ideal, pero no podemos exigir a la gente el ideal. La verdad del asunto es que el matrimonio no es un ideal. Es una realidad. Es un regalo de la gracia divina vivir en el amor de la Santísima Trinidad en un fiel e indisoluble amor vivificante, y por lo aquellos que entran en matrimonio, aquellos que confieren el Sacramento del Matrimonio el uno al otro, son llamados a vivir en fidelidad a esa gracia, incluso en un grado heroico.

De hecho, durante mis años de vida sacerdotal y como obispo y más recientemente durante toda esta crisis de la interpretación tras la primera sesión del Sínodo, he conocido a numerosos católicos que están divorciados y que viven ahora con fidelidad a su matrimonio. Es decir, no han intentado un segundo matrimonio, por así decirlo, sino que ahora ven su llamado a permanecer fieles al matrimonio que contrajeron y a orar por la salvación de su cónyuge que los dejó o a quien dejaron, como su deber principal. El Sacramento del Matrimonio existe ante todo para la salvación de los cónyuges, y así, cuando uno recibe dicho sacramento, el mayor deber es orar y trabajar por la salvación de la pareja, del cónyuge.

Esa es una verdadera dificultad en relación a la interpretación misma del texto, pero las aplicaciones son también problemáticas, y tenemos propuestas como las expuestas por los Obispos de Malta, que son simplemente contrarias a lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado. Esto no puede ser cierto. A menudo digo que necesitamos invocar con mayor frecuencia el principio fundamental de la lógica: el principio de no contradicción; que una cosa no puede ser y no ser a la vez. No podemos esperar que el matrimonio sea indisoluble y al mismo tiempo permitir entrar a alguien en una segunda unión. Eso es una contradicción.

Hay personas, que han sido escuchadas y que han encontrado la manera de expresar públicamente sus opiniones sobre esta cuestión, que han intentado, en todo caso, que el Santo Padre sea un participante voluntario o involuntario en esto. Me gustaría que hablara sobre ello.

Para mí, la clave siempre es la enseñanza constante de la Iglesia. Para responder a su pregunta, primero debo hacer una observación preliminar. Lo que me asusta mucho acerca de la situación actual de la Iglesia es lo que yo llamaría una politización de la vida de la Iglesia y de su doctrina . Esto es fácil de hacer por los medios seculares, pero también está siendo ayudado e instigado en la actualidad por ciertos líderes y teólogos de la Iglesia y otros comentaristas. No se trata de estar a favor de la «revolución de Francisco», como se la conoce popularmente. No se trata de ser «pro» papa Francisco o «contra» papa Francisco. Se trata de defender la fe católica, y eso significa defender el Oficio de Pedro para que el Papa lo haga bien. Y así, defender lo que la Iglesia constantemente ha enseñado y practicado nunca puede verse como una especie de acción política contra el «otro» movimiento político, como se llama -la «Revolución» en la Iglesia- y nunca puede verse como siendo contrario al oficio papal.

De hecho, el mayor servicio que cualquiera de nosotros puede dar al Santo Padre es decir la verdad de la fe, y esto lo ayuda a ser lo que el Concilio Vaticano II llama acertadamente el principio de la unidad de todos los obispos y de la Iglesia misma.

Simplemente no hay otra manera de verlo, y me parece en primer lugar ridículo, pero en segundo lugar muy perjudicial, que las personas que simplemente presentan las enseñanzas de la Iglesia lo mejor que pueden, sean acusadas de estar en contra del Santo Padre o sean acusadas de ser causa de división en la Iglesia, incluso hasta el punto de ser acusadas de dirigir un movimiento cismático en la Iglesia. Estas son técnicas que se utilizan para avanzar en ciertas agendas, y no debemos dejarnos intimidar por ellas o ser movidos a silenciarlas. Por el contrario, debemos ser exhortados, incluso Nuestro Señor mismo nos exhorta, a hablar de la verdad y dar testimonio de ella en nuestras vidas diarias.

Eminencia, solo para dejar las cosas claras en este punto: hay personas que han sugerido que usted es un disidente, voces que han sugerido que se inclina hacia tendencias cismáticas, incluso a un cisma abierto. Nadie en un lugar de responsabilidad en la Iglesia lo ha sugerido, pero sé que se está desafiando la fe de las personas. Entonces, me gustaría que tengan la oportunidad de abordar esto.

Sí, es una fuente de angustia para mí escuchar esto, que la gente sugiera que yo lideraría un cisma. Lo que también es una fuente de angustia para mí es ver a los buenos católicos, y en particular a los conversos a la fe católica, cuya fe está siendo tremendamente probada por la situación actual de la Iglesia, e incluso experimentan tentaciones de buscar a Cristo fuera del catolicismo, de la Iglesia, en el sentido de que están tentados a pensar que la Iglesia misma ha desertado de la Fe Apostólica. Podemos entender por qué esta es una gran dificultad para los conversos, que han venido a la Iglesia Católica porque ella, a lo largo de los siglos – a pesar de muchas pruebas y tribulaciones incluso dentro de la Iglesia – ha permanecido fiel – claramente con la ayuda de la gracia Divina – a la Tradición apostólica

Respondiendo directamente a la pregunta, como lo hice en el pasado: nunca seré parte de ningún cisma, incluso si fuera castigado dentro de la Iglesia por lo que estoy tratando de hacer con buena conciencia, por enseñar la fe católica y defenderla. Es lo que estoy obligado a hacer, ante todo como cristiano, pero más aún como obispo y cardenal de la Iglesia. Nunca abandonaré la Iglesia Católica, porque es la Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo, quien estableció a Pedro como el Jefe del Colegio Apostólico, como el principio de la unidad de la Iglesia en todo el mundo, y una vez que ya no tenemos fe en la presencia permanente de nuestro Señor en la Iglesia, también a través del oficio petrino, dejamos de ser católicos, y entramos en ese mundo de divisiones interminables entre los cristianos.

Por lo tanto, simplemente instaría a mis compañeros católicos, yo mismo intento hacerlo, a responder a la situación mediante la fidelidad a lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado, y eso no es un misterio para nosotros -está contenido en el Catecismo, de la Iglesia Católica, por ejemplo-, y permaneciendo fieles de esa manera también seguiremos siendo uno con Pedro; porque un Papa no enseña de manera diferente a otro Papa. Todos los Papas son sucesores de San Pedro. Son guardianes y promotores de la Tradición Apostólica, y por lo tanto, si permanecemos fieles a lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado, también seguiremos fieles a San Pedro: Ubi Petrus, ibi Ecclesia. Es una situación difícil, pero en cierto sentido es bastante simple: somos católicos romanos; sabemos lo que es la fe católica, y debemos adherirnos a ella y defenderla, incluso si eso supone, como ha supuesto para muchos de nuestros antepasados, el martirio, o una especie de “martirio blanco”, del ridículo, de ser acusados de ser enemigos de la Iglesia.

Sea lo que sea lo que eso implique para nosotros, al final, lo único que realmente importa es que permanezcamos fieles a Cristo y a lo que Él nos ha enseñado en la Iglesia.

Para poner un colofón a nuestra conversación de hoy: hay una narrativa de oposición que sin duda vende mucho: A veces [los que proponen esta narrativa] se colocan al lado de los co-signatarios de la Dubia, a la cabeza de ese «movimiento de resistencia». Es una buena historia si estuvieramos haciendo una película para Hollywood, supongo. ¿Corresponde a la realidad?

No. Le aseguro que esto no lo digo en alabanza ni a mí ni a los otros tres cardenales, a dos de los cuales ha llamado  Nuestro Señor a su presencia: el cardenal Meisner y el cardenal Caffarra. Nunca tuvimos otro objetivo en mente que no fuera ser auténticos maestros de la fe. Estábamos respondiendo, -seguimos respondiendo, el cardenal Brandmüller y yo-, a nuestra principal responsabilidad como obispos y cardenales: enseñar la fe. No estamos liderando ningún tipo de movimiento. Nunca hemos intentado formar ningún tipo de movimiento. Simplemente hemos hecho nuestro mejor esfuerzo para defender a Cristo y su enseñanza en la Iglesia.

Sigo muy inspirado por el cardenal Caffarra y el cardenal Meisner, y estoy en comunicación continua con el cardenal Brandmüller, y puedo asegurarles que eso es todo. El mundo secular quiere interpretar lo que hemos hecho con todo tipo de razonamientos mundanos, etc. Puedo asegurarles que, mediante la oración y el sacrificio, hemos intentado purificarnos de cualquier cosa que no sea el amor devoto a Cristo y su Iglesia.

21 comentarios en “Burke, sobre los ‘dubia’: ‘No estamos liderando ningún tipo de movimiento’
  1. ¿ A qué esperan Burke y Branmüller para la corrección anunciada, a que la misericorditis de la comunión para todos invada todos los ámbitos eclesiales y se amorileticie la Humanae Vitae ?

  2. San Pablo no necesitó tantas entrevistas para corregir a San Pedro. Entendió que debía hacerlo y lo hizo a la cara y en un tono claramente recriminatorio. La entrevista se me antoja decepcionante. No va a haber corrección. Siguen esperando la respuesta papal cuando esta respuesta ya la ha dado confirmando la interpretación heterodoxa de Buenos Aires, que ya no exige continencia alguna y hasta alaba la incontinencia como garantía de éxito de esa unión extramatrimonial y hasta publicándola en AAS con el sello de doctrina a la que se debe obsequio. El adulterio resulta premiado con la comunión, pero los cardenales, por lo que se ve, siguen esperando hasta que Dios los llame a su presencia y les pida cuenta de tanta espera indolente e indecente. El riesgo de cisma no vale porque ese cisma ya está de hecho : La Iglesia Católica y, pegada a ella, como un parásito, la nueva iglesia de la misericorditis del todo a 100.

  3. “los sacerdotes ahora han recibido del papa Francisco la facultad de declarar nulo un matrimonio en el sacramento -el de la Confesión-, y por lo tanto estaba permitido que el hombre en cuestión recibiera los sacramentos”. No se trata de ninguna practica nueva. Hay casos donde el matrimonio en nulo pero no se puede demostrar por falta de pruebas judiciales. Por ejemplo una parte se pasó a una secta protestante y no quiere colaborar. En casos particularmente difíciles los sacerdotes pueden luego del estudio debido considerar nulo el primer matrimonio y habilitar moralmente un nueva unión pero no un casamiento canónico. Por lo demás, mis respetos al Cardenal Burke que además sigue trabajando el puesto que le ofreció Francisco.

  4. ” En casos particularmente difíciles los sacerdotes pueden luego del estudio debido considerar nulo el primer matrimonio y habilitar moralmente un nueva unión pero no un casamiento canónico.”
    ¿ Dónde está establecido esto ? No nos saquemos de la manga lo que nos conviene. ¿ O vamos a dar por bueno cualquier praxis heterodoxa por el mero hecho de su reiteración en contra de la indisolubilidad del matrimonio y la prohibición absoluta del divorcio, establecidas por Jesucristo ?

  5. Echenique: La moral católica está por encima de las normas canónicas y hay casos en los que por circunstancias excepcionales no se puede acreditar la nulidad sea por falta de testigos, porque una de las partes no colabora, etc. Un moralista prudente, luego de valoradas las circunstancias, puede dar un juicio moral en el que habilita la nueva unión aunque no el matrimonio. Desde luego que se trata de un juicio prudente de un moralista sabio. Esto es una practica que llevas décadas en la Iglesia practicada facilitada por los Obispos mas ortodoxos.

  6. Esta claro que BURKE es un hombre de Iglesia, y es fiel. El problema no es el sino lo que tiene en frente y que le obliga a actuar.
    Ante la defensa de Bergoglio de dar la comunión sacrílegamente a los amancebados, BURKE esta obligado a actuar. Debería, el y todos los obispos honrados, declarar no ya la adhesión al documento de defensa de la Fe de los obispos de Kazastan, sino claramente rechazar por herética y anatema, la defensa de la comunión sacrílega por parte de Bergoglio, así como exigirle que explique bien clarito porque un protestante no puede comulgar en una misa católica.
    Si realmente BURKE tiene esa preocupación por la Iglesia que manifiesta debería actuar de inmediato, ya se han cruzado líneas rojas suficientes, para ello.
    No puedo entender que existan buenas razones para esperar como amablemente expone MERCEDES BROUARD. La situación ya lo demanda.

  7. Me da la sensación de que el cardenal intenta neutralizar a los católicos que ven un grave peligro en la Iglesia. Como si no tuviéramos que inquietarnos por la situación actual: simplemente vivir nuestra Fe según lo recibido, a la luz de la tradición y si hace falta pues como ” mártir blanco” , nada más.
    ¿Cómo vamos a vivir nuestra Fe a la luz de la tradición, si esa fuente a sido cortada hace décadas? La mayoría de los católicos de hoy en día, no hemos tenido acceso a ella.

    Todo muy blando en esos tiempos de lucha por la Fe. Tendrá sus razones para ser tan prudente y cauteloso. ¿No se ha dado cuenta que Fco ya ha respondido a las dubias?
    ¿O tiene ese cardenal una tendencia modernista -consevadora que le impide dar el salto valiente?

  8. Voy a volver a leer alguna palabra de Burke cuando cumpla con la corrección que prometió mientras tanto debo decir que todas sus expresiones no pueden ser tomadas en serio sino, en principios, como falaces y faltas de carácter y en cuanto a que no lidera nada es muy cierto, como dice el título.

  9. Echenique.
    Si sigues así te va a dar un jamacuco y no vas a poder seguir haciendo hijos.
    Nunca entenderá como has tenido tiempo de fabricar 8 vástagos y escribir los ladrillos que escribes.
    Hala rey, tómate un valium y a echarte la siseta.
    Por mucho que te enojes, Burka no va a corregir públicamente a Francisco jamás.
    No tiene lo que hay que tener y vive muy bien capamagneando por el mundo

  10. QUEIMADO BUJARRILLA
    ¿Pero que hace un muerde almohadas como tu abrevando por un blog católico? ¿Es que hoy no te han dao y vienes tu aquí a ..
    Tu a lo tuyo, a soplar y soplar como el lobo de los cerditos y deja estas cosas a los mayores.

  11. I have read and re-read Amoris Laetitia a number of times and I cannot understand what all the fuss is about. At the time that Amoris Laetitia was presented it seemed to me it was a Pastoral Document. There is no attempt to at rigidity. There is an attempt at mercy and to treat people like adults and to help people use and develop an informed conscience. In this there are links to Paul VI. As a man of learning I find it strange that Cardinal Burke continues to insist on the Dubia. He is an expert in Canon Law . It is interesting that those who have signed it are from Northern Europe or USA or from countries heavily influenced by those countries. I have not noticed there being an outcry from the Latin countries of Europe and South America. There is too much emphasis on the letter and not upon the person.

  12. En el capítulo 2 de la carta a los Gálatas, cuenta San Pablo lo que se ha dado en llamar el incidente de Antioquía. Es bien conocido. San Pedro se dedicaba a disimular ante los judíos para que éstos no se enfadaran por las exigencias del cristianismo naciente. Vamos, que ya en aquella época el Vicario de Cristo tendía puentes y planteaba el discernimiento. Ahora hubiera dicho: Si un judío quiere ser judío y a la vez ser cristiano, pero su conciencia está tranquila, puede acercarse a la comunión. Seguramente algunos querrían haber redactado alguna nota 305 en el Concilio de Jerusalén. Pero san Pablo lo impidió. Le cantó las cuarenta en bastos al Papa Pedro y puso las cosas en su sitio.

  13. Nadie se escandalizó. No hubo ningún problema, porque San Pedro era humilde (de verdad, no de boquilla) y supo aceptar la reprimenda. No era un dictadorzuelo y sabía perfectamente que la Iglesia no era su finca particular, ni su rancho, ni su cortijo. Como San Pedro era realmente bueno (y no de boquilla), ni había sido elegido hombre del año por las revistas gays de Antioquía, ni era celebrado por la web corintodigital.com como pobre y humilde, supo aceptar lo que San Pablo exigía. Y menos mal, porque eso salvó a la Iglesia. Es que entonces había las dos cosas: un verdadero Vicario de Cristo preocupado por la fidelidad al mandato del Señor, y un verdadero Obispo que dijo lo que tenía que decir.

  14. Después de más de cuatro años de que Bergoglio recibió la unción papal en marzo de 2013, es mucha el agua que ha corrido bajo el puente. Aparte de la carta sinodal Amoris Laetitia, la cual ha traído bastante roncha a la Iglesia, son muchas las palabras y gestos del papa que dan a suponer que él quiere no una revolución en la Iglesia, sino un cambio de paradigma, tanto en el desenvolvimiento de Ella como en las Enseñanzas que es el pilar base, junto con la Eucaristía y los demás Sacramentos, en el correcto funcionamiento de la institución cristiana. Si en lugar de analizar si los Obispos que tratan de hacerle ver que pueden haber errores que deben ser corregidos, él se empeña en hacerse el desentendido, es que algo de verdad hay en todo esto que él no quiere reconocer. Aparte, ha dicho muchas cosas que suenan a herejías, si es que no lo son. Habla del fracaso de Dios, del fracaso de Jesucristo, de que por las venas de Cristo corre sangre pagana, o de que Jesús pecó probablemente pecó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles