PUBLICIDAD

‘Soy pediatra. Esto es lo que hice cuando uno de mis pacientes, un niño, me dijo que era una niña’

|

Michelle Cretella, M.D., es presidenta del Colegio Americano de Pediatras, una organización nacional de pediatras y profesionales sanitarios dedicados a la salud y bienestar de los niños. En un artículo publicado en The Daily Signal explica cómo perjudica a los niños la ideología de género.

(Michelle Cretella /The Daily Signal)– “¡Felicidades, es un niño” o “¡Felicidades, es una niña!”.

Como pediatra desde hace casi veinte años, así es como empiezan muchas de mis relaciones con mis pacientes. Nuestros cuerpos declaran nuestro sexo.

El sexo biológico no se asigna. El sexo está determinado en la concepción a través de nuestro ADN y está grabado en cada célula de nuestro cuerpo. La sexualidad humana es binaria. O tienes un cromosoma Y, por lo que entonces serás un varón, o no lo tienes, y serás una mujer. Hay por lo menos 6.500 diferencias genéticas entre el hombre y la mujer, y esto es algo que las hormonas y la cirugía no pueden cambiar.

Una identidad no es biológica, es psicológica. Tiene que ver con los pensamientos y los sentimientos, que no son biológicamente innatos, puesto que pueden ser objetivamente justos, u objetivamente equivocados.

La información sesgada en los medios de comunicación dominantes sigue aumentando. Antes de que acabe 2017, hay algo que puedes hacer para combatir esta situación.

Si hoy entro en el despacho de mi médico y digo: “Hola, soy Margaret Thatcher”, mi médico me dirá que estoy delirando y me dará un anti-psicótico. Si en cambio entro y digo: “Soy un hombre”, me dirá: “Felicidades, eres un transgénero”.

Si yo dijera: “Estoy al borde del suicidio porque soy un amputado atrapado en un cuerpo normal, por favor, córteme la pierna”, me diagnosticaría un trastorno de la integridad de la identidad corporal. Pero si entrara diciéndole: “Soy hombre, quiero una doble mastectomía”, mi médico me la haría. En resumen: si quieres que te amputen una pierna o un brazo eres un enfermo mental; pero si quieres amputarte los pechos o el pene, eres un transgénero.

Nadie nace transgénero. Si la identidad de género estuviera de manera innata en el cerebro antes del nacimiento, los gemelos idénticos tendrían la misma identidad de género al 100%. Pero no es así.

Tenía un paciente llamado Andy. Entre los 3 y los 5 años jugaba cada vez más con niñas y con “juguetes de niñas”. Decía que era una niña. Remití a los padres y a Andy a un terapeuta. A veces el trastorno mental de un progenitor o el abuso son factores desencadenantes, pero la mayoría de las veces el niño percibe de manera errónea la dinámica familiar e interioriza una falsa creencia.

En medio de una sesión, Andy dejó el camión de juguete, agarró una Barbie y dijo: “Mamá y papá, cuando soy niño no me queréis”. Cuando Andy tenía tres años, nació su hermana, que necesitó cuidados especiales y requirió, por consiguiente, mayor atención por parte de sus padres.  Andy interpretó esto como: “A mamá y papá les gustan las niñas. Si quiero que me amen, tengo que ser una niña”. Con la terapia familiar, Andy mejoró.

Hoy, a los padres de Andy se les diría: “Esto es lo que Andy realmente es. Debéis aseguraros que todos lo tratan como una niña, porque si no podría suicidarse”.

Y a medida que Andy se acercara a la pubertad, los especialistas le harían tomar bloqueadores hormonales para que pudiera seguir siendo niña.

No importa si no hemos hecho pruebas con los bloqueadores hormonales de la pubertad en niños biológicamente normales. No importa si dichos bloqueadores, cuando son utilizados en hombres para tratar el cáncer de próstata, o en mujeres con problemas ginecológicos, causan trastornos de la memoria. No necesitamos hacer pruebas con ellos. Tenemos sólo que detener el desarrollo físico del niño ahora, o se suicidará.

Pero esto no es verdad. Cuando a estos niños con confusión de género se les apoya en su sexo biológico a través de una pubertad natural, la gran mayoría mejora. Sin embargo, castramos químicamente a niños con confusión de género utilizando bloqueadores hormonales de la pubertad. Luego, los esterilizamos permanentemente añadiendo terapias de sustitución hormonal, que también los ponen en riesgo de sufrir infartos, ictus, diabetes, cáncer e incluso los problemas emocionales reales que los expertos en género dicen que están tratando.

P.S. Si una niña que insiste en decir que es niño ha recibido testosterona diaria durante un año, podrá ser sometida a una mastectomía bilateral a los 16 años. Eso sí, la Academia Americana de Pediatría publicó recientemente un informe en el que urgía a los pediatras a prevenir a los adolescentes sobre los tatuajes aduciendo que, fundamentalmente, son permanentes y pueden dejar cicatriz. Pero esta misma Academia está 110 por ciento a favor de que adolescentes de 16 años que quieren una doble mastectomía se la hagan, incluso sin el permiso parental, siempre que la adolescente insista en que es un chico y que haya tomado testosterona diariamente durante un año.

Adoctrinar a todos los niños desde el jardín de infancia con la mentira que pueden estar atrapados en el cuerpo equivocado altera el verdadero fundamento de la experiencia que el niño tiene de la realidad. Si no pueden confiar en la realidad de sus cuerpos físicos, ¿en quién o en qué pueden confiar? La ideología transgénero en los colegios es un abuso psicológico que a menudo lleva a la castración química, la esterilización y la mutilación quirúrgica.

(Publicado originalmente por The Daily Signal. Traducción de Helena Faccia Serrano)

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

13 comentarios en “‘Soy pediatra. Esto es lo que hice cuando uno de mis pacientes, un niño, me dijo que era una niña’
  1. El mundo no quiere la verdad, por simple y maravillosa que esta sea, el mundo prefiere elaborarse sus propias “verdades” en armonía con sus deseos perversos.

  2. Echenique:

    El papa Francisco ha denunciado claramente la ideología de género. Por ejemplo, sin ir más lejos, en Amoris Letitia:

    “56. Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo»[45].”

    https://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20160319_amoris-laetitia.html

    Sabes perfectamente que acusas al papa Francisco de maldades que no ha cometido.

  3. RMN05 “Magisterio” “Dije que si una persona homosexual tiene buena voluntad y busca a Dios, yo no soy quién para juzgarla. (…) La religión tiene derecho de expresar sus propias opiniones al servicio de las personas, pero Dios en la creación nos ha hecho libres: no es posible una injerencia espiritual en la vida personal” “Una vez una persona, para provocarme, me preguntó si aprobaba la homosexualidad. Yo entonces le respondí con otra pregunta: ‘Dime, Dios, cuando mira a una persona homosexual, ¿aprueba su existencia con afecto o la rechaza y la condena?’. Hay que tener siempre en cuenta a la persona. Y aquí entramos en el misterio del ser humano. En esta vida Dios acompaña a las personas y es nuestro deber acompañarlas a partir de su condición. Hay que acompañar con misericordia. Cuando sucede así, el Espíritu Santo inspira al sacerdote la palabra oportuna”. “no podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos”

  4. Echenique….

    Tú eres como el niño, manifiestas tu trastornos … ” yo soy contra la misericorditis , yo soy anti Papa Francisco ” ..Necesitas una amputación …….

  5. Para amputación, la mayor de la historia, la que ha sufrido el evangelio de manos de la misericorditis aguda, que ha amputado todos los pasajes que nos hablan del infierno, del juicio y de la necesidad de la conversión, presentándonos un evangelio falso y blandengue par niños amputados trans y transtornados.

  6. Muy buen artículo. Vivimos en tiempos de tal culto a la sexualidad que se pretende normalizar hasta lo patológico o lo vicioso, en vez de procurar corregirlo. Algún día, cuando ya no se pueda ocultar el daño causado por la aberrante ideología de género, se pedirán responsabilidades a sus promotores; aunque es posible que antes se las pida Dios.

  7. Está claro que la mayoría no entiende lo importante, que significa tener las ideas claras ante el mundo y la vida, no se puede atentar contra la ley de Dios o ley divina, el hombre no es el fin ni el principio, el principio esta en Dios y en Dios esta el fin, el hombre no es dueño de su destino ni puede anteponerse al principio, porque no puede, eso solo pude hacerlo el creador.

  8. Gracias. Entiendo todo porque estoy informada. Este artículo deja entender que los pediatras rambien pueden ayudarnos a los padres a rechazar plenamente la teoría de género.
    Creo que sería más provechoso que los profesionales no usen el sarcasmo que habitualmente usan entre colegas al confrontar la ética profesional, porque la población poco informada se confunde.
    De todos modos es muy valioso el texto y gracias por publicarlo.

  9. Alberto Ramón Althaus:
    A ver si nos entendemos, Sr. Althaus: no caiga usted en la demagogia de los progres: aplicar el prejuicio a los que vamos en contra de lo establecido y la misericordietis a la progresía. La misericordia no excluye la justicia ni la objetividad.
    Y dígame: ¿el hecho de ser partidario de un tratamiento a la homosexualidad implica no tener misericordia con la persona homosexual? ¿El hecho de aceptar que un delincuente, pongamos por caso, o un alcohólico se sometan a rehabilitación, nos hace cómplices de poca misericordia contra ellos?
    Por favor, Sr.Althaus, déjese de mogigaterías, y piense que no se puede aceptar la demagogia de los que odian la concepción cristiana de la vida, aceptando sus mismos postulados. Por actitudes como la de usted, han llegado a dominar el mundo de las ideas mientras se frotan las manos con reacciones como la suya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles