PUBLICIDAD

Alberto Bárcena: «Marion-ética es una obra fundamental para entender el NOM»

|

El historiador Alberto Bárcena recomienda en InfoVaticana este libro como una joya para comprender el mundo que nos rodea.

Hace unos meses, providencialmente, cayó en mis manos un libro importante del que ni había oído hablar: un amigo sacerdote me lo dio diciéndome algo como: «No estás solo; hay más gente que habla de esto». Lo leí de inmediato y con el mayor interés; explicaba detalladamente cómo se había adueñado de nuestra civilización esa “nueva ética” que nos asfixia actualmente. Unas semanas más tarde, —abril de 2017— también de manera providencial, conocía a su autora, Marguerite Peeters, en la II Cumbre Transatlántica de la Red Política por los Valores, celebrada en el Parlamento Europeo, en Bruselas; y el pasado mes de mayo volvíamos a coincidir en otra cumbre a favor de la vida y la familia —organizada por One of Us— en Budapest, apoyando al gobierno de Hungría, uno de los pocos que defiende los verdaderos valores de Europa, los que la forjaron. Aunque sistemáticamente se le acuse de hacer lo contrario. Claro que quienes lo hacen se refieren a otros “contravalores”, los que han ido demoliendo todo el orden natural en Occidente. Y lo hacen desde el poder que ostentan en las organizaciones internacionales. Porque la crisis devastadora que vive Europa no ha sido, ni mucho menos, el resultado de una deriva extraviada del pensamiento occidental: se ha inducido cuidadosamente, mediante una estrategia de ingeniería social anticristiana, que tiene entre sus objetivos principales la imposición de una “nueva ética” destructiva del hombre. En ella se basa lo que se ha dado en llamar el Nuevo Orden Mundial, que sus autores, en un alarde de cinismo, prefieren llamar «Nuevo Consenso». Nuevo Orden Masónico titulé mi ponencia de Budapest, porque, en buena parte, han sido sus designios, los de la masonería, los que se han ido cumpliendo inexorablemente.

Marguerite Peeters es una autora nada corriente; muy pocas personas, aparte de ella, estarían en condiciones de realizar la denuncia que contiene este libro suyo, cuyo título se completa diciendo: Los “expertos” de la ONU imponen su ley; porque es así como ha sucedido, sin que las sociedades afectadas pudieran imaginarlo. Peeters ha seguido paso a paso —y lo cuenta— todo el proceso revolucionario iniciado al terminar la guerra fría. Empezando por explicar de dónde procede esa “nueva ética”, «deconstructora», que ha señalado el camino de los “expertos” empeñados en el desplome de la natalidad. Principalmente en el tercer mundo, pero también en el desarrollado, ya que se trataba de imponer unos «nuevos derechos», que no vienen a sumarse a los proclamados sino a sustituirlos. El principal, el que sirve para afianzar todos los otros, como explica la autora, es el «derecho a elegir»; elegirlo todo: desde el propio género, hasta el poder escoger entre la vida y la muerte de los más débiles: los no nacidos, los ancianos y los enfermos. ¡El hombre revelado contra Dios! Se trataba de «redefinir» la familia; realmente de destruirla, equiparándola legalmente con casi cualquier tipo de agrupación humana. Pero también era “necesario” erradicar los derechos de los padres en materia de salud —quieren decir sexo— y educación de los menores, suspendiendo la patria potestad sin el menor escrúpulo, siempre que les pareciera oportuno a los “expertos”. Y también, por supuesto, había que controlar la religión, como algo que los gobiernos deben «redefinir» asimismo; tal como solicitaba la señora Clinton hace dos años en su conferencia sobre feminismo en el Lincoln Center de Nueva York.

El instrumento principal de esta revolución fueron y siguen siendo las Naciones Unidas, a través de sus “expertos”; utilizando las grandes cumbres de los noventa, sobre «mujer» y «población», pero también logrando «consensos» nada representativos entre las agencias y comités de la ONU y un buen número de ONG, fundaciones, asociaciones y lobbies, partidarios todos de la nueva ética antinatalista. Estaba naciendo, artificialmente, un “nuevo tipo de democracia”, peligrosamente antidemocrática, que se ha bautizado como «participativa», que viene a sustituir, o al menos minimizar, a la verdadera; la representativa. Peeters explica cómo se creó el concepto de «partenariado»: acuerdos, tomados a espaldas de los parlamentos, y mucho más aún de la sociedad civil —a la que dicen representar—, para ir permeando en las legislaciones nacionales, siempre que sea posible, “sus” «nuevos derechos». El riguroso trabajo de Peeters nos permite entender cómo y para qué el presidente Obama —uno de los mayores ingenieros sociales del mundo actual— puso en marcha, con la inestimable ayuda de su Secretaria de Estado, la señora Clinton, la Iniciativa por los Gobiernos Abiertos. Tendente a esquivar a los parlamentos merced a los «partenariados» a nivel internacional, consciente, como todo ingeniero social, de que no era posible llevar a cabo su revolución por vía democrática. No deja de ser curioso que el actual Ayuntamiento de Madrid se uniera, en diciembre de 2016, a la Alianza de los Gobiernos Abiertos, financiada en buena medida por el magnate “revolucionario” George Soros, a través de su fundación, la Open Society. Un claro ejemplo de «partenariado» a gran escala que une a Obama, Clinton, Podemos y Soros en lo que podría parecer una broma de mal gusto. Después de leer Marion-ética se comprende mucho mejor. Termino con una advertencia de San Juan Pablo II que viene al caso siempre que hablamos de esta cuestión: «Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia». (Centesimus annus, 46). Marguerite Peeters lo ha demostrado y nos advierte en el mismo sentido.

Alberto Bárcena para InfoVaticana

En la búsqueda de más libertad y más independencia, InfoVaticana ha puesto en marcha un nuevo sistema de financiación: La venta de libros. Desde ahora, determinados títulos, especialmente recomendados, podrán ser adquiridos directamente en InfoVaticana, a un precio muy competitivo.

Comprando el libro en InfoVaticana, colabora para sufragar los gastos de funcionamiento de este portal.

Puede comprar el libro aquí.

4 comentarios en “Alberto Bárcena: «Marion-ética es una obra fundamental para entender el NOM»
  1. Este debe de ser parado de forma radical, ¿y cómo ? pues muy sencillo hay que airear todas estas maquinaciones y que la gente lo sepa y se entera de lo que quieren hacer con nosotros, si quieren hacerlo que lo hagan con ratones pero no con las personas, lo que está claro es que esta gente no distingue entre verdad y mentira entre el bien y el mal, no se puede destruir la realidad de la vida y del mundo ya que si esto se destruye al hombre, y claro todo esto, si se está haciendo, no se sabe en qué va a acabar, y mi me huele mal, y está claro que habrá muchísima gente muy perjudica le fastidiaran la vida y además sin darse cuenta, espero que los que sabéis de estos temas y los divulgáis, lo sigáis haciendo, pues por lo menos habrá más gente al tanto de lo que está gentuza nos está haciendo, que a mi juicio es una devastación del ser humano para conseguir el mundo que ellos quieren y creo que son peores que Hitler o que Stalin, ya que nos están minado sin darnos cuenta.

  2. Este debe de ser parado de forma radical, ¿y cómo ? pues muy sencillo hay que airear todas estas maquinaciones y que la gente lo sepa y se entere de lo que quieren hacer con nosotros, si quieren hacerlo que lo hagan con ratones pero no con las personas, lo que está claro es que esta gente no distingue entre verdad y mentira entre el bien y el mal, no se puede destruir la realidad de la vida y del mundo ya que si esto se hace, se destruye al hombre, y claro todo esto, si se está haciendo, no se sabe en qué va a acabar, y mi me huele mal, y está claro que habrá muchísima gente muy perjudicada le fastidiaran la vida y además sin darse cuenta, espero que los que sabéis de estos temas y los divulgáis, lo sigáis haciendo, pues por lo menos habrá más gente al tanto de lo que está gentuza nos está haciendo, que a mi juicio es una devastación del ser humano para conseguir el mundo que ellos quieren y creo que son peores que Hitler o que Stalin, ya que nos están minado sin darnos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles